<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español November 23, 2017 | Issue #33


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #32
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Oventik, el territorio donde se respira libertad

Los zapatistas de las alturas consolidan municipios autónomos


Por Alex Contreras Baspineiro
Jefe Sudamericano de Narco News

25 de abril 2004

“Scotol schiiltactic te Periodismo Auténtico taj can chcalboyuc”,
palabras en tzotzil que significan
“A todos los hermanos del Periodismo Auténtico queremos saludarles”,

Abraham, de la Comisión de Recepción Zapatista.

OVENTIK (Chiapas), 24 de abril de 2004).- “Está usted en territorio zapatista en rebeldía, el pueblo manda el gobierno obedece”, se lee en un gran letrero colocado en la carretera entre San Cristóbal de las Casas y Oventik, en el Estado de Chiapas (México).

Los hombres y mujeres indígenas que, en su gran mayoría caminan con el rostro cubierto, construyen en este territorio una nueva sociedad basados en el lema: libertad, democracia e igualdad.


Los zapatistas del Comité de Recepción en Oventik
Foto: Alex Contreras Baspineiro, D.R. 2004
“Nuestra organización no sólo es una respuesta al mal gobierno mexicano sino también al modelo neoliberal y a la política imperialista que se aplica sin piedad en nuestros pueblos”, afirma Abraham, uno de los responsables de la Comisión de Recepción de Oventik.

Con gran convencimiento señala que la situación en Latinoamérica es similar, producto de las imposiciones que hace Estados Unidos y otros países no sólo en cuanto a la producción agrícola ni al aspecto de educación, cultura y salud sino a las políticas económicas.

En el campamento de Oventik denominado “Resistencia y rebeldía por la humanidad” todos trabajan a la par porque se consideran iguales: los hombres en construcción o carpintería y las mujeres en limpieza o artesanía; resaltan a ambos lados del campamento una serie de viviendas de madera casi todas pintadas con murales relativos a Emiliano Zapata, Ernesto “Che” Guevara o el Subomandante Marcos.

Cuando ven a un “extraño” la mayoría de los zapatistas aunque son muy reservados, le saludan cordialmente. Antes de responder a las preguntas de un periodista, ellos interrogan. No sólo les interesa describir su situación sino conocer qué está pasando en otros pueblos.

A este su servidor le recibieron los comandantes zapatistas Ezequiel, Javier y Abraham.


Nuestro jefe sudamericano en la Junta de Buen Gobierno Zapatista
Foto: Agencia Narco News, D.R. 2004
Javier explica que ante el incumplimiento del gobierno mexicano a los Acuerdos de San Andrés (1996), ingresaron en una etapa de resistencia: el pueblo ya no acepta ningún programa del gobierno: en el aspecto de salud, construyeron una clínica central en esta población donde la atención y los medicamentos son gratuitos para las bases zapatistas y ahora se encuentran en la fase de implementar microclínicas en cada municipio, también formaron promotores y existen médicos voluntarios que les apoyan; la educación es auténtica con un programa educativo propio y con 150 estudiantes de secundaria que luego serán los maestros de los más pequeños, construyen nuevas escuelas; en el aspecto productivo formaron cooperativas para exportar directamente el café y, de sus productos de sobrevivencia, el maiz y el frijol y las artesanías, hicieron una fuente de ingreso para las mujeres zapatistas que organizadas en cooperativas se encuentran en la etapa de consolidar mercados a nivel nacional e internacional.

Junta de buen gobierno

La Junta de Buen Gobierno de Oventik, es la máxima organización de esta región, comprende siete municipios autónomos. Está compuesta por 14 representantes, todos con los mismos derechos y obligaciones, son dos voceros por municipio autónomo con una gestión de tres años. Si el pueblo que, les manda-obedeciendo, evalúa una mala gestión, puede cambiarlos.

“Cada día tenemos un chingo (mucho) trabajo pero como el pueblo nos mandó por este derecho, debemos cumplir la palabra del pueblo zaptista”, nos dice Roberto, uno de los miembros de la Junta de Buen Gobierno.

En las alturas del Estado de Chiapas están diseminados los siete municipios: San Juan de la Libertad, Magdalena de la Paz, San Pedro Poló, 16 de Febrero, Santa catalina, San Juan Apostol Cancuk y San Andrés de los Pobres, todos responden a la Junta de Buen Gobierno de Oventik.

“Una Junta de Buen Gobierno no es como el mal gobierno federal porque aquí lo primero que hacemos es cumplir con lo que prometemos en cuanto a todos los aspectos de nuestra organización”, agrega.

El lema “todo para todos, nada para nosotros” lo practican en forma diaria, caso contrario, serían similares a los políticos tradicionales que mienten, roban y explotan al pueblo, agrega Samuel, otro miembro de la Junta.

Este es uno de los lugares más altos y frígidos de la región, se encuentra ubicado entre los 2.400 a 3.500 metros sobre el nivel del mar y aproximadamente a 35 kilómetros de San Christóbal de las Casas. Desde aquí se divisa todo el territorio zapatista.

Desde el 10 de agosto de 2003, la organización de los cinco aguascalientes fue reemplazada por los caracoles: La Realidad o “Madre de los caracoles del mar de nuestros sueños”, Morelia o “Torbellino de nuestras palabras”, La Garrucha o “Resistencia hacia el nuevo amanecer”, Roberto Barrios o “Caracol que habla para todos” y Oventik.

Una nueva sociedad

En Oventik, todos los zapatistas utilizan el tradicional pasamontañas, el payacate (pañueleta) y también botas de combate; los grupos de apoyo son civiles y no utilizan ningún distintivo.

A un principio, la mayoría son serios, rígidos, concretos, pero sinceros. Están entrenados. Ni una palabra más ni una palabra menos; pero cuando a uno lo consideran “uno más de ellos” la situación cambia, existe mayor comunicación.

Hoy, durante casi toda la jornada se realizó una fiesta tradicional para inaugurar las oficinas de los municipios que construyeron en el caracol Oventik.

Decenas de hombres y mujeres indígenas tzotziles, choles y tzetzales con su vestimenta original y sus instrumentos musicales arribaron para compartir con los zapatistas las pequeñas obras que, para ellos tienen un significado especial: integrar a los siete municipios de la región.

Mientras los invitados celebraban la inauguración –por cierto, en todas las comunidades zapatistas está absolutamente prohibido el expendio y consumo de bebidas alcohólicas- el resto de la gente seguía trabajando, sólo hacían una pausa para observar el acontecimiento.

Ezequiel apunta que hoy el caracol Oventik está diferente con mucha gente que comparte un mismo acontecimiento, porque generalmente los días en esta región son tensos para los zapatistas en rebeldía.

Cada uno de los zapatistas tiene una ocupación. No tienen mucho tiempo para contestar cada respuesta de una entrevista: Comprendemos que tras esos rostros cubiertos, los hombres y mujeres zapatistas con una simple mirada, tienen mucho más que decir, escribir y construir…

Share |

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America