<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español December 13, 2017 | Issue #34


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #33
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Caen los mitos de la falsa guerra antidrogas en Bolivia

Después de años de lucha, el gobierno respeta el cultivo vigente y legal de coca en el Chapare


Por Alex Contreras Baspineiro
Jefe Sudamericano de Narco News

7 de octubre 2004

COCHABAMBA (BOLIVIA).- Uno de los mayores mitos de la “guerra antidrogas” en Bolivia se ha desmoronado en los últimos días: el gobierno de Carlos Mesa y la propia embajada de Estados Unidos en este país, han reconocido la existencia legal de 3.200 hectáreas de cultivos de coca en poblaciones del Trópico de Cochabamba.


Mercado de coca del Chapare
Foto: Gerardo Rojas D.R. 2004
Atrás quedaron los discursos de que toda la coca del Chapare va destinada al narcotráfico, que los consumidores son drogadictos o que los productores de coca son narcoterroristas; ahora es respetada esa coca.

El pasado 3 de octubre, gobierno y cocaleros firmaron un Acta de Entendimiento de nueve puntos que pacifica, coyunturalmente, la “zona roja” ubicada en este departamento.

“El Trópico de Cochabamba tiene un solo camino: continuar con la expansión de plantaciones de desarrollo alternativo en la región y mantener la erradicación hasta lograr coca cero”, afirmó el Embajador de Estados Unidos en Bolivia, David Greenlee (ANF, 27 de octubre 2003).

Ahora, el punto cuarto del convenio señala: “Se acuerda la reducción de todos los cultivos de coca en todo el Trópico de Cochabamba hasta un límite de 3.200 hectáreas hasta conocer los resultados del Estudio de la Demanda del Consumo Legal de la Hoja de Coca”.


Foto: Gerardo Rojas D.R. 2004
El quinto agrega: “Esta superficie de coca se distribuirá entre los 23 mil afiliados a las Seis Federaciones, incluyendo el área colonizada del Isiboro Sécure”.

El respeto a las 3.200 hectáreas de coca en las poblaciones del Trópico de Cochabamba, por parte del gobierno, no es casual sino es el resultado de años de lucha y enfrentamientos de los productores de coca en la guerra falsa de las drogas.

“Hay regocijo general en el Chapare porque haciendo cálculos a cada familia cocalera le corresponde a un cato de coca y eso es producto de varios años de lucha con los anteriores gobiernos que estaban sometidos a la Embajada de Estados Unidos”, aseguró el diputado y líder cocalero Evo Morales.

Según el máximo dirigente de los productores de coca, el convenio con el gobierno perforó la Ley 1008 del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas vigente en el país desde 1988.

Un cato de coca equivale a 1.600 metros cuadrados.

Un poco de historia

El pasado 28 de septiembre, en la población de Bustillos ubicada en el Trópico de Cochabamba (Chapare) se produjo un enfrentamiento entre efectivos de las Fuerzas de Tarea Conjunta y productores de coca donde Juan Choque Cruz de 38 años de edad recibió un impacto de bala en la frente, disparada por un uniformado, lo que le ocasionó la muerte instantánea y resultaron heridas 19 personas.


Evo Morales
Foto: Gerardo Rojas D.R. 2004
“Es el primer muerto a bala en el gobierno del presidente Carlos Mesa y esta situación no puede continuar así”, había sentenciado en esa oportunidad el diputado Morales.

El asesinato aún no esclarecido por autoridades de gobierno, produjo la reacción cocalera: miles cercaron los campamentos militares y bloquearon las zonas de acceso a sus comunidades; el gobierno tuvo que ceder y paralizar la erradicación forzosa de sus cultivos.

Ahora, la eliminación de cocales es voluntaria y organizada por las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba.

La Ley 1008 vigente desde el 19 de julio de 1988, denominada “draconiana ley” delimita tres zonas de producción de coca en el país:

  • Zona de producción tradicional.

  • Zona de producción excedentaria en transición.

  • Zona de producción ilícita.

La zona de producción tradicional es definida aquella donde histórica, social y agroecológicamente se ha cultivado la coca y la misma que sirve para fines tradicionales, comprende las áreas de las provincias Nor y Sur Yungas, Murillo, Muñecas, Franz Tamayo e Inquisivi de La Paz y Los Yungas de Vandiola que comprende parte de las provincias Tiraque y Carrasco de Cochabamba; la zona de producción excedentaria en transición es aquella donde el cultivo de coca es resultado de un proceso de colonización espontánea o dirigida, comprende las provincias Saavedra, Larecaja y Loayza de La Paz y las provincias Chapare, Carrasco, Tiraque y Arani de Cochabamba; la zona de producción ilícita de coca está constituida por aquella áreas donde queda prohibido el cultivo de coca, comprende todo el territorio nacional, excepto las zonas mencionadas.

Según los cocaleros, el actual ministro Saul Lara, ex asesor de esas organizaciones, fue uno de los artífices de la Ley 1008 que ahora fue vulnerada.

En todos estos años de lucha, los productores de coca plantearon a los diversos gobiernos, una pausa en la erradicación, el respeto a una cantidad determinada de coca o la legalización. Nunca fueron escuchados.

Desde la implementación de la Ley 1008 se estima que fallecieron más de 115 personas, la mayoría productores de coca y los menos uniformados. Ninguno de los culpables de los asesinatos fue esclarecido, ni los responsables sentenciados. Existe total impunidad.

El difícil futuro

Antes de la firma del Acta de Entendimiento se conoce que los personeros de gobierno hicieron una serie de consultas y llamadas telefónicas a la embajada de Estados Unidos.

El Ministro de Gobierno, Saul Lara, aseguró a los medios de comunicación que el acuerdo no vulnera la Ley 1008; por el contrario, contribuirá a cumplir con la meta de erradicación de 8.000 hectáreas de coca hasta fines de año.

“La Embajada de Estados Unidos y la cooperación internacional tiene que estar convencida y, no tenemos duda de ello, que este es un esfuerzo para cumplir nuestras tareas de cumplimiento de los esfuerzos internacionales, de nuestra ley con soberanía y en forma pacífica y consensuada con al dirigencia cocalera”, dijo el ministro.

También se conoció que la Embajada de Estados Unidos en Bolivia considera que el acuerdo da continuidad a la eliminación de cultivos de coca y no legaliza la producción de coca que se respetarán durante un año.


Coronel Jaime Cruz Vera
Foto: Jeremy Bigwood D.R. 2004
“La erradicación continuará porque los cocaleros explícitamente aceptaron a erradicación de su coca”, se sostiene en una nota de la embajada norteamericana.

Es bueno recordar que el comandante de la Unidad Móvil para el Patrullaje Rural (UMOPAR), coronel Jaime Cruz Vera, aseguró el pasado 4 de agosto a Narco News: “Podemos decir que toda la zona del Chapare es una fábrica de cocaína. Hoy en día más o menos se están contando entre 5 mil y 7 mil hectáreas de coca de la que el 99 por ciento va a la fabricación de cocaína, porque la hoja no se usa para el consumo tradicional, generalmente mastican la hoja de coca de los Yungas, inclusive aquí en los pueblos. Algunos colonos del lugar sí mastican su propia hoja, pero eso es mínimo”.

El mismo embajador norteamericano David Greenlee, desde su llegada a Bolivia en enero de 2003, señaló que esa administración no está de acuerdo con ninguna pausa en la erradicación de coca en el Chapare y por el contrario, apoyaba la política de coca cero.

“Es indudable que con una política de gobierno que sostiene el precepto principal de coca cero, el narcotraficante queda sin hojas de coca para fabricar cocaína, por lo que ha buscado otras zonas para ejercer su ilícita actividad”, dice un informe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), institución que usa recursos económicos de Estados Unidos para desplegar programas de interdicción (La Prensa, 18 enero 2003).

El dirigente Evo Morales dijo que el reconocimiento de cultivos de coca en el Chapare, aunque sea en forma temporal, “es una victoria histórica porque desnudan la falsa guerra antidrogas impuesta por el imperio”.

El acuerdo gobierno-cocaleros se firma en un momento crucial para Bolivia: en este mes (octubre) se recuerda el primer año de la “Guerra del Gas”, se han programado una serie de movilizaciones entre ellas masivas marchas hasta La Paz, ayer se inició el tratamiento de la Ley de Hidrocarburos que plantea la recuperación del gas de manos de las transnacionales e incluso se conoce que el presidente Carlos Mesa ha amenazado con irse del gobierno si se imponen, una vez más, las demandas y el clamor popular…

Acta de Entendimiento

El acuerdo firmado por el gobierno y los productores de la coca del Trópico de Cochabamba, tiene los siguientes puntos:

  • El gobierno se compromete a la indemnización de la familia del fallecido y a la atención medica de los heridos por los enfrentamientos acaecidos en el Trópico de Cochabamba.
  • El gobierno y los productores de coca del Trópico de Cochabamba, ratifican la decisión de respetar y coadyuvar todas las acciones orientadas a la interdicción y lucha contra el narcotráfico.
  • Se ratifica el compromiso por parte del gobierno y de los productores de coca de realizar de manera inmediata el Estudio de la Demanda del Consumo Legal de la Hoja de Coca, el mismo que estará a cargo de una institución nacional y/o internacional cuyos resultados deberán ser respetados en un plazo no mayor a un año a partir de la firma de la presente Acta.
  • Se acuerda la reducción de todos los cultivos de coca en todo el Trópico de Cochabamba, hasta un límite de 3.200 hectáreas, hasta conocer los resultados del Estudio de la Demanda de Consumo Legal de la Hoja de Coca.
  • Esta superficie de coca se distribuirá entre los 23.000 afiliados de las Seis Federaciones, incluyendo el área colonizada del Isiboro Sécure.
  • Se acuerda que toda la coca existente en los parques nacionales, Isiboro Sécure y Carrasco será totalmente reducida. En el caso especifico del Parque Nacional Carrasco, el gobierno convocará a organismos competentes (SERNAP, federaciones municipios y otros) para la definición consensuada de la línea demarcatoria correspondiente.
  • El proceso de reducción y registro será pacifico. El mismo será ejecutado, controlado y supervisado por DIRECO y la FTC, en coordinación con las seis federaciones del trópico de Cochabamba.
  • Se ratifica el punto número 1 del acuerdo firmado el 15 de mayo del presente año.
  • Los productores de coca se comprometen a suspender de forma inmediata todas las medidas de presión contra la Fuerza de Tarea Conjunta y los programas de desarrollo alternativo.

Share |

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America