<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español September 1, 2014 | Issue #40


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #39
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

¿Qué es la Sexta?

La “Otra Campaña” comienza en la ciudad de San Cristóbal de las Casas


Por Concepción Villafuerte
Desde Chiapas

1 de enero 2006

La sexta es anterior a la séptima y posterior a la quinta. ¿Qué fue la Quinta Declaración de la Selva Lacandona? Pocos la recordarán, pero la historia zapatista está escrita a través de las Declaraciones hechas por el EZLN desde la primera: La declaración de guerra. La segunda: La convocación a la Sociedad Civil. La tercera: A crear un Movimiento de Liberación Nacional. La cuarta: La formación del Frente Zapatista de Liberación Nacional. La quinta: La Consulta Nacional, la gran mesa de diálogo con todos, menos con el gobierno y, ahora, La Sexta, el inicio de “La Otra Campaña”, la contienda política fuera de la farsa electorera.

Lo que vamos a hacer juntos es sacudir este país, desde abajo, levantarlo, ponerlo de cabeza, palabras del Sup.

La forma geográfica de México, es comparable con el mitológico “cuerno de la abundancia”, nada más que al revés: los frutos del cuerno salen hacia los Estados Unidos de Norteamérica, es decir hacia los gringos. Es la forma del embudo, donde todo lo ancho está hacia arriba y lo angosto hacia abajo. Chiapas es la “ultima frontera” del país, tomando la del norte como la “primera”. Pero al revés, Chiapas es la cabeza de Centroamérica, es el principio de la patria grande, Chiapas es estratégico para los comercios norteamericanos.

La Sexta Declaración de la Selva Lacandona plantea: realizar una Campaña nacional para la construcción de otra forma de hacer política, de un programa de lucha nacional y de izquierda, y por una nueva Constitución.

Cómo será esa “Sexta”, habrá que remitirse el texto de 12 cuartillas sobre la Declaración de la Selva, narra en forma muy resumida la historia del EZLN, sus sufrimientos, sus logros, sus ilusiones y sus sueños. Luego relata cómo se encuentra la estructura que se ha dividido en tres: Primera: La mayor parte de los zapatistas resguardarán, apoyarán y defenderán la autonomía de los pueblos zapatistas. Esto es el CCRI-CG. La segunda: Otra parte del CCRI-CG, será “La Comisión Intergaláctica”, que se encargará de lo internacional y, la tercera: se encargará de lo nacional. Este grupo ha sido nombrado “Comisión Sexta del EZLN”, y es el Subcomandante Marcos quien a partir del 13 de julio firma por dicha fracción del EZLN.

Respecto a la Sexta que ahora nos ocupa, ¿cómo es que van a hacer esa “Otra campaña”? Principalmente escuchando. La tónica que se llevó a cabo durante las seis reuniones preparatorias en la Selva Lacandona, demostró que seguirá por todo el país. La Comisión de la Sexta escuchará, escuchará y así aprenderá; conocerá y valorará la verdadera situación del país. Al contrario de lo que hacen los candidatos partidistas, que acarrean a un montón de gente, la compran con promesas para que escuche sus discursos y obviamente para que emita su voto en las urnas el próximo dos de julio, donde los atiborran de palabrerío demagógico, promesas que todos saben nunca se cumplirán; el Subcomandante Insurgente Marcos solamente escuchará. Esa es otra forma de hacer política.

Más adelante en la misma Declaración de la Selva Lacandona dicen: “Lo que vamos a hacer es preguntarles cómo es su vida, su lucha, su pensamiento de cómo está nuestro país y de cómo hacemos para que no nos derroten. Lo que vamos a hacer es tomar su pensamiento de la gente sencilla y humilde y tal vez encontramos en ella el mismo amor que sentimos nosotros por nuestra patria”.

Después en el documento relata como dicen “en forma sencilla”, lo que van a hacer, y con ejemplos demuestran que despertarán la solidaridad, la verdadera, solidaridad con lo que resisten en todo el mundo y así comenzarán, escuchando, encontrando acuerdos y así con todos, conseguirán un “programa nacional de lucha”, que se cumpla.

Ya casi al finalizar del documento de La Sexta, señalan que, ...”No se trata de resolver desde arriba los problemas de nuestra Nación, sino de construir DESDE ABAJO Y POR ABAJO una alternativa a la destrucción neoliberal, una alternativa de izquierda para México..”

Finalmente proponen: la hermandad, el apoyo a las luchas de resistencia, el respeto mutuo, intercambiar experiencias, historias, ideas, sueños…

Inicia “la otra Campaña”

La Otra Campaña comienza el 1º de enero de 2006 y en su primera etapa concluirá el 25 de junio del mismo año; coincide con el cierre de campañas electorales oficiales, ya que en México será año de elecciones para presidente de la república, diputados y senadores y en algunos estados elegirán gobernadores, como en Chiapas.

Por eso se denomina “La Otra Campaña”, paralela a las campañas electoreras de los principales partidos políticos: PRD, un partido de izquierda que ha sido severamente cuestionado por el Subcomandante Marcos, llevará a la cabeza a su único candidato, Andrés Manuel López Obrador. El PRI, el partido perdedor después de 70 años en el poder, el de la “dictadura perfecta” como lo calificó Vargas Llosa, tendrá como candidato a la presidencia a Roberto Madrazo Pintado, un priísta de muy dudosa reputación en todos los sentidos, pues es amigo de los principales banqueros defraudadores del país. Y el conservador PAN, con Felipe Calderón a la cabeza, un panista bastante mediocre, que no es el preferido del actual presidente Vicente Fox, pero que fue apoyado por su partido. De los tres candidatos no se hace uno. En este marco de referencia de dudosa credibilidad en las campañas políticas, “La otra Campaña”, la del Delegado Zero, será el contrapeso, pero también la incertidumbre, nadie sabe y nadie puede prever qué es lo que va a ocurrir.

Así, La Otra Campaña comienza el 1º de enero en la colonial San Cristóbal de Las Casas Chiapas, la ciudad que fue tomada la madrugada del 1º de enero de 1994 por unos dos mil indígenas encapuchados, armados, desafiantes, que desde el balcón principal de palacio municipal enviaron su mensaje de guerra al gobierno federal.

Doce años después, con el contingente multiplicado miles de veces más, se espera que vuelva en forma pacífica a tomar las calles y avenidas de esta pequeña ciudad, que, debido a las vacaciones de invierno, está llena de turistas nacionales y extranjeros, además de los adheridos a la “Sexta” que pudieron pagarse el viaje para presenciar el inicio de La Otra Campaña desde la plaza catedral de esta ciudad.

No hay informantes, al igual que en 1994. Los periodistas tenemos que esperar a ver qué ocurre; nadie sabe y si lo saben no se puede informar, pero los rumores están desde hace mucho en este pequeño rincón del mundo, desde donde se leyó la Primera Declaración de la Selva Lacandona, una declaración de guerra contra el gobierno federal, que está vigente, pues los acuerdos de paz jamás se cumplieron a pesar que el gobierno los firmó de común acuerdo con los jefes guerrilleros del EZLN. Éstos no se conformaron con la firma del papel, exigieron el cumplimiento de Los Acuerdos de San Andrés que el gobierno congeló en un solo artículo de la Constitución Política de México, el artículo segundo, para “el desarrollo de los pueblos indios”. Los acuerdos de San Andrés ameritaban una profunda reforma constitucional, un cambio casi total para darle vida y derecho a la vida a los pueblos indios del país, no reducirlos a una simple declaración de “desarrollo”.

Aquí, en San Cristóbal de Las Casas, se dieron los primeros diálogos en la Catedral. El hecho que el Obispo, Tatic como le dicen los indígenas, Samuel Ruiz García, haya propuesto y se aceptara que el representante de Carlos Salinas de Gortari, entonces presidente de la república y la delegación zapatista encabezada por el Subcomandante Marcos, dialogaran sobre cómo llegar a los acuerdos de paz en la Catedral de San Cristóbal, fue calificado como una profanación para los auténticos coletos (apelativo de los originarios de esta ciudad), que desataron su furia creando una organización espontánea y momentánea, que nunca tuvo una estructura formal, encabezada por el entonces presidente municipal Jorge Mario Lescieur Talavera que, con sus allegados, llegó a formar un grupo de choque que un año después agredió la casa episcopal amenazándola con incendiarla. En ese entonces, como hueste de Lescieur Talavera estaba el actual alcalde Sergio Lobato García, quien para darse valor y poder atacar las puertas de la casa del obispo, tuvo que ingerir una buena dotación de alcohol y decir incoherencias frente a la catedral. Esos pasajes que ahora son historia, se repetirán, pero de diferente forma. Ahora ese malcriado, grosero y borracho, es el alcalde de la ciudad fundada por el conquistador Diego de Mazariegos, que en los primeros meses de su gestión quiso desagraviar al Obispo Samuel con un homenaje. Ese mismo sujeto ofrece hoy “seguridad y sanidad” para los participantes de la marcha zapatista; desde dos días antes de la llegada de los marchistas, han instalado depósitos de agua y ofrecido servicios sanitarios, instalar letrinas y una decena de barrenderos para que en el lugar donde pasen los zapatistas no dejen basura.

Mientras el alcalde hace alarde de su poca imaginación para brindar “seguridad” a veinte o treinta mil indígenas que lleguen, un funcionario menor, el director de turismo municipal Marco Antonio Santiago, declara a la prensa que la marcha zapatista afectará al turismo y que: “el rumor es muy fuerte, la pregunta de la gente es qué va a pasar el 1º de enero, el inicio de una marcha, que ojalá sea pacífica y tranquila… que ha sido un factor bastante importante que la gente no venga a San Cristóbal en estos días…” Sin embargo, los hoteles de cinco estrellas están al tope, no hay reservaciones, de ahí, hasta los de cero estrellas están llenos. Hay turistas nacionales y extranjeros, hay periodistas enviados, obviamente agentes del gobierno y los tradicionales zapaturs, los que se aventuran como caiga y estarán presentes. Los coletos, los habitantes de la ciudad, no hacen comentarios, nada más esperan a que los zapatistas lleguen, se instalen, hagan el mitin y se retiren, como lo han hecho en otras muchas ocasiones anteriores.

No hay una gran expectativa en la espera de la llegada del Subcomandante Insurgente Marcos, ahora Delegado Zero a partir del inicio de la marcha en la comunidad conocida como La Garrucha, municipio rebelde de Francisco Gómez, Caracol de la Junta de Buen Gobierno de la zona tzeltal, en la zona del municipio oficial de Ocosingo, una de las entradas a la Selva Lacandona.

En horas del día iniciará la caravana que acompaña al Delegado Zero. Se espera la llegada en horas de la tarde, no precisan, no pueden precisar, el camino es tan difícil de transitar que lo mismo pueden tardar cuatro horas que doce, (más si vienen en caravana, un carro que llegue a descomponerse tendrá que suspender el tránsito de todos, esperar que lo arreglen y luego continuar) Así es, así fue en la primera caravana que visitó la selva el siete de agosto de 1994, cuando se convocó a la sociedad civil a realizar la Convención Nacional Democrática en Guadalupe Tepeyac, el primer pueblo que recibió a seis mil delegados de todo el país, era la locura de la democracia, esa democracia que obligó a todos los presentes a enlodarse hasta la coronilla, el piso se hundía después del aguacero de bautizo que el cielo envió a la Nave que traspasaría los cielos del mundo, la nave imaginaria que los zapatistas construyeron entre dos lomas cerca del campo aéreo en la selva, donde se le bautizó como el primer Aguascalientes. Esa locura de internarse en un camino de brecha con autobuses de 40 pasajeros, tardó 24 horas en el viaje de llegada, el retiro cada uno lo hizo como pudo.

Ese fue el primer intento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional por organizar a los desorganizados, por reunir a los sectarios, por juntar las diferencias y que se respetaran, eso fue hace doce años.

Ahora, La Otra Campaña vuelve a levantar opiniones, más mesuradas, menos aventuradas, de algunos intelectuales, ya son pocos los que quedan y menos los que opinan. No porque se hayan extinguido, sino porque ya no es tan fácil hablar del zapatismo así, a la ligera. Tampoco pueden hacer un estudio minucioso porque los zapatistas no se dejan. Con el zapatismo no se puede; no es que cambien de forma de ser, simplemente son muy simples, muy prácticos y no tienen dobleces, entonces no hay forma de hacer análisis político, simple y sencillamente hablan y lo que dicen es cierto y eso es todo. Así terminan sus comunicados los gobiernos autónomos de los 38 municipios, dicen lo que tienen que decir y concluyen: eso es todo.

Nosotros no somos así, los mestizos siempre le damos vuelta al asunto. Los coletos, descendientes del mestizaje ancestral, nacidos en una ciudad fundada por los españoles conquistadores, que llegaron al valle de Jovel acompañados de indios de otras latitudes de México, se instalaron y crearon una ciudad feudal. La Ciudad Real, ahora San Cristóbal de Las Casas, nombrada con el apellido del primer obispo que llegó a cristianizar a los indios y que después se convirtió en su principal defensor, pero que al igual que el obispo Samuel García, que permaneció cuarenta años al frente de la Diócesis, fue vapuleado, difamado y agredido por aquellos coletos descendientes de los conquistadores. En esta ciudad, ahora triplicada su población después de 1994, se han creado asentamientos humanos irregulares en donde habita gente de todas partes del mundo, algunos por comercializar, otros por aventurar, los más por sobrevivir. Así están desde 1974, veinte años antes del zapatismo, colonias que se fueron formando en la zona norte de la ciudad, son indígenas, en su mayoría chamulas expulsados por aparentes motivos religiosos, disidentes del tradicionalismo católico, pero también disidentes del tradicionalismo político.

En los años cuarenta, después del gobierno del general Lázaro Cárdenas, los indios empezaron a existir como sujetos en la política del gobierno. Fue un bastión que despertó el gobierno indigenista de Cárdenas, pero también fue el descubrimiento y el inicio de caciques indios relacionados con caciques mestizos. Esto parecería otra historia pero es la misma, es la misma desde el 12 de octubre de 1492, cuando los españoles descubrieron América y llamaron indios a sus pobladores y desde el 31 de marzo de 1528, cuando parte de los conquistadores al mando del capitán Diego de Mazariegos fundaron esta ciudad que tiene y guarda historia, muchos siglos de historia y que pocos de sus actuales pobladores conocen.

Ahora esta ciudad vuelve a ser el centro de la historia del país. En 1994 se inició un alzamiento indígena, al cual los políticos y politólogos no le auguraban ni doce días de vida. Han transcurrido doce años y los indios siguen, intactos, completos, aumentados quizá, porque en doce años habrán nacido por lo menos seis hijos de cada zapatista del 94; se habrá reproducido seis veces, entonces no morirán y seguirán avanzando, ahora el reto es por todo el país, después por todo el mundo y después…

La historia, la de los últimos seis meses, comienza aquí, con la Alerta Roja. Esta Alerta sí alertó a todos, por qué el EZLN se declaraba en “Alerta roja”, sí hubo incertidumbre, desconfianza, desconcierto del gobierno, fue un lapso de suspenso….

Para unos días después, aclaraba el mismo EZLN, que era para convocar a sus tropas. Hubo alivio, pero después siguió lo que sigue: Una serie de comunicados (1,2,3,4) enterando de sus posiciones y concluyendo con la SEXTA DECLARACIÓN DE LA SELVA LACANDONA.

Share |

Haz click aquí para más del Otro Periodismo con la Otra Campaña

Read this article in English
Lesen Sie diesen Artikel auf Deutsch
Lisez cet article en français
Legga questo articolo in italiano

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America