<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español November 19, 2017 | Issue #40


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #39
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Sin rendición…

Los presos políticos de Ixcotél se unen a la Otra Campaña


Por RJ Maccani
de la Brigada “Ricardo Flores Magón” reportando para Narco News

12 de febrero 2006

“Han dado su palabra y dicen que están firmes y que no se van a rendir”

-el Subcomandante Marcos (Delegado Zero) al informar de una reunión con presos políticos dentro de la cárcel de Santa María Ixcotel en la ciudad de Oaxaca, febrero 8 de 2006

A casi once años desde que el gobierno mexicano lanzó ordenes para su captura, el Subcomandante Marcos en su nuevo rol de Delgado Zero entró a la cárcel de Santa María Ixcotel en la ciudad de Oaxaca por su voluntad… no para “entregarse”, sino para reunirse con los presos políticos compromentidos en la construcción del “movimiento nacional de rebelión” conocido como la Otra Campaña. Paralizada por el masivo apoyo popular nacional e internacional, y aún más ahora que este es un año electoral, la clase política mexicana poco puede hacer aparte de pretender ignorar lo que temen tocar. El 8 de febrero de 2006, de entre una manifestación de cientos de simpatizantes y periodistas, el Delegado Zero entró a la cárcel de Ixcotel y salió con un mensaje explosivo:

[Los presos políticos] han dado su palabra y dicen que están firmes y que no se van a rendir. Están consierando la cárcel como lugar más de lucha y en unas cuantas semanas comenzarán una serie de actividades como parte de su adhesión a la Otra Campaña. Estaremos esperando estas actividades que van a realizar para ayudarnos en la lucha que hacemos y también esperamos que esas voces que hemos escuchados viajen lejos, incluso a otros países.


Afuera de la cárcel de Ixcotél
Foto: D.R. 2006 RJ Maccani
La cárcel de Santa María Ixcotel es la más grande y la de mayor seguridad prisión en el estado de Oaxaca. Hogar de aproximadamente mil presos, 50 de los cuales son considerados “presos políticos o de conciencia”. Es difícil ser preciso al reportar estos números, porque cambian casi semanalmente, ya que el gobierno detiene activistas, transfiere presos y, a veces y no sin pelea, los libera. También es difícil mantener registro de cada organización y comunidad en Oaxaca que tiene presos políticos al interior de Ixcotel. Las Organizaciones Indígenas de Derechos Humanos en Oaxaca (OIDHO), el Comité de Defensa de los Derechos Indígenas de Xánica (Codedi), la Coordinadora Magonista Popular Antineoliberar (Compa) y el Consejo Indígena Popular de Oaxaca “Ricardo Flores Magón” (CIPO-RFM) son solamente algunas de las organizaciones que han estado luchando por la liberación de sus miembros en los últimos años. Pero es quizá el caso de los indígenas de Loxica el que más revela función del gobierno y de la cárcel de Santa María Ixcotel.

Sentada en el restaurante donde trabaja en la ciduad de Oaxaca, Donaciana Antonio Almaraz me dijo la historia del hogar al que no puede regresar. A unas seis horas al sur de Oaxaca en auto, en la sierra sur, la región de Loxica es hogar de 5 mil zapotecos en 32 comunidades. Fue en 1965 que los caciques vinieron a Loxica. Quemaron casas y disparando a los miembros de la comunidad impunemente, tomaron la tierra fértil de Loxica y controlaron la producción de café de la región. No fue ni el gobieron federal mexicano ni elestatal de Oaxaca, sino los propios indígenas quienes trabajaron para hacer justicia en esa situación y en cinco años, en 1970, sacaron a los caciques comenzando a reconstruir sus comunidades.

Para 1980 los zapotecos de Loxica habían efectivamenterecuperadosu forma tradicional de gobierno y eligieron a su presidente municipal en una asamblea, y sin partidos políticos, a través de la forma indígena de gobierno conocida como “usos y costumbres”. Pero cuando una organización armada conocida como el Ejército Popular Revolucionario (EPR) apareció en 1996 en la vecina región de Crucesito Huatulco, los caciques y sus amigos en el gobierno lo tomaron como la oportunidad para retomar el control de Loxica. Bajo el pretexto de perseguir al EPR, regresaron con helicópteros y tanques para quebrar a los zapotecos y retomar control del café de Loxica. Inicialmente arrestaron profesores y representantes del gobierno indígena, incluyendo al presidente municipal Agustín Luna Valencia, y luego el gobierno del estado de Oaxaca apresó más de cien residentes de Loxica en 1997. Nueve de ellos están ya nueve y diez años encarcelados en Ixcotel y otras cárceles, y se unieron a los miembros de sus comunidades apresados más recientemente. Los caciques y sus matones siguen libres y continúan operando con relativa impunidad, “desapareciendo” hasta a 50 personas en los años que siguieron al ataque.

La represión ha continuado en Loxica y comenzó a ponerse peor en el último año. El hermano de Donaciana estaba organizando a su comunidad para rechazar a los partidos políticos una vez más, y reclamar pacíficamente su gobierno municipal a través de asambleas y de “usos y costumbres”, cuando fue asesinado el 30 de septiembre pasado… dos días antes de las elecciones municipales. Donaciana ha estado viviendo como refugiada desde el asesinato de su hermano, trabajando en la ciudad de Oaxaca ya que la amenazan de secuestro si regresa a su hogar.

“Estamos con los zapatistas porque estamos en la misma situación”, me dice ella. Los miembros de la comunidad de Loxica estuvieron en un programa de radio recientemente para ligar su comunidad a la de Acteal en Chiapas, donde 45 hombres, mujeres y niños fueron asesinados por paramilitares mientras estaban en misa. Sobre la Otra Campaña, Donaciana reflexionó que “los partidos [políticos] son perros, son todos iguales… todos ellos compran votos y el peor es el PRI [Partido Revolucionario Institucional, que gobernó México durante setenta años]”.


Foto: D.R. 2006 RJ Maccani
Un día antes de la llegada del Delegado Zero y de la Comisión Sexta, diez presos políticos zapotecos de Loxica firmaron una carta dentro de Ixcotel dirigida a la delgación de la Otra Campaña y a toda la sociedad civil presente. En la carta, estos prisioneros contaron su lucha, denunciaron el poco cambio traído por la llegada del PAN (Partido Acción Nacional) al gobierno federal en 2000 y llamaron a unir fuerzas para obligar al gobierno mexicano a aprobar una “Ley Federal de Amnistía” que libere a todos los presos políticos y de conciencia en este país.

En su reporte a los manifestantes y medios reunidos fuera de Ixcotel, el Delegado Zero se refirió a la centralidad de la lucha de los presos y aludió a una de las formas en que la Otra Campaña podría tal vez conectarse al aspecto “intergaláctico” de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona:

Vamos a llevar sus casos y los casos de otros presos políticos a los juzgaos y romper esta falsa imagen que dice que nada pasa aquí en México. En cualquier parte que un representante del gobierno mexicano se para o habla en un foro internacional, con él llegará la sombra que producen esos presos políticos en este país… estamos comprometidos como zapatistas y vamos a invitar a las demás organizaciones y a todos los miembros de la Otra Campaña para poner en primer lugar de esta primera gira la lucha por la liberación de todos los presos políticos y la anulación de todas las órdenes de aprensión –sean muncipales, estatales o federales- que hay contra luchadores por la justicia social.

Los presos políticos de Ixcotel no solamente se han sumado a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, sino se han comprometido en una serie de eventos y acciones que se realizarán en las semanas siguientes. De esta manera, han dado un valiente ejemplo para el resto de sus compañeros que luchan dentro y fuera de las cárceles en el muy represivo estado de Oaxaca.

Si quieren tener más información sobre los presos políticos en Oaxaca o comunicarse directamente con ellos, contacten al Kolectivo Tod@s Somos Pres@s: todos_somospresos@hotmail.com

Share |

Haz click aquí para más del Otro Periodismo con la Otra Campaña

Read this article in English
Lesen Sie diesen Artikel auf Deutsch
Lisez cet article en français
Legga questo articolo in italiano

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America