<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español November 20, 2017 | Issue #40


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #39
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Marcos en Querétaro: Vamos a “brincar a Estados Unidos, a hablar con los mexicanos y mexicanas que están del otro lado”

El corazón Zapatista ya no cabe en las montañas del sureste mexicano por eso recorre el país y hasta podría traspasar fronteras: Delegado Zero


Por Bertha Rodríguez Santos
El Otro Periodismo con la Otra Campaña en Querétaro

7 de marzo 2006

Vista Alegre Maxei, Querétaro, México.- Uno a uno se van desgranando los testimonios de indígenas, campesinos, estudiantes, intelectuales y obreros ante la presencia del zapatista Delegado Zero. Son historias personales, de sus familias, de sus comunidades, de sus pueblos. Es la historia del México que se quiere salvar de la ruina y como esta lucha no solamente es de los zapatistas, cada día se va dando forma a un movimiento tan grande que va más allá de las fronteras.


Foto: D.R. 2006 Bertha Rodríguez Santos
Las preocupaciones planteadas al subcomandante Marcos van desde las fuertes luchas en defensa de la tierra que es, de hecho, la más sentida, la que ha costado a los campesinos de la región cárcel, represión y muerte. También se suma el desprecio hacia los pueblos indígenas, (en este estado están asentados los descendientes de los otomangues: chichimecas y toltecas, ñahñús y mazahuas); además del desempleo de los jóvenes. El problema de la migración es otro de los asuntos que agobia a los pueblos y comunidades de estas tierras.

Después de escuchar a decenas de oradores, entre ellos varones del campo que se expresaron con un nudo en la garganta y con lágrimas contenidas, Marcos externó sus puntos de vista.

Respecto a la situación en el campo dijo que está ocurriendo una nueva Guerra de Conquista en la que los gobiernos utilizan el sistema jurídico y las leyes para apropiarse de las tierras comunales y ejidales donde existen muchos recursos que resultan de gran interés de las grandes empresas y compañías.

Explicó: “esto es porque conforme avanza el capitalismo empieza a convertir en mercancía las cosas, ya no nada más lo que se produce en el campo, no nada más lo que se produce en las fábricas y no nada más lo que se consigue en los comercios sino también se convierte en mercancía a la naturaleza: el agua, los bosques, el subsuelo. Sabemos que el ejemplo más conocido es el del petróleo, que se convierte en una mercancía y que se supone que es propiedad de la nación, lo maneja el estado a través de PEMEX pero luego conforme avanzó esto y las necesidades, y el capitalismo y su destrucción del mundo. El agua que se convirtió en una mercancía, el aire, la naturaleza, los animales, los insectos, las plantas, todo lo que habita en el campo. Resulta que a estas riquezas no les hacían mucho caso, eran nada más paisaje, se convierten en mercancía pero también resulta que esas tierras o esas riquezas están en territorios comunales y ejidales. No es que los gobiernos estén interesados en ocupar o recuperar esas tierras para darles un uso específico”.


Foto: D.R. 2006 Bertha Rodríguez Santos
Minutos antes, un campesino había hablado de cómo en 1975, el gobierno de aquel entonces expropió cientos de hectáreas para que fuera posible la construcción de la carretera Chichimequillas-Querétaro; ese mismo año hicieron lo mismo para instalar un Centro de Readaptación Social (CERESO), un rastro municipal y un Consejo Tutelar para Menores. En 1984, los campesinos solicitaron la ampliación del ejido pero en respuesta obtuvieron represión por parte del entonces gobernador Mariano Palacios Alcocer.

Al respecto, el Delegado Zero dijo: “es ya realmente indignante y es la primera vez que lo escuchamos que se le haya quitado la tierra a los campesinos para hacer una cárcel para meterlos ahí, para hacer un Consejo Tutelar de Menores que es una manera elegante de decir una cárcel para menores de edad. ¿Y quienes van a entrar ahí? No van a entrar los hijos de (la primera dama) Marta Sahagún, van a entrar los mismos hijos de los campesinos a los que les quitaron las tierras y en esos juzgados van a ser juzgados los campesinos que se están rebelando porque les quitaron esas tierras. Ni siquiera es que el gobierno puso una planta productiva, que repartió la tierra a otros campesinos o que hizo algo en beneficio de la comunidad sino que hizo una cárcel para los jóvenes, para los adultos que viven mismo en esas tierras”.

Para el campesino, dijo “hay una doble cárcel la que implica que le quiten la tierra y lo dejen sin posibilidad de trabajar y además la cárcel de a de veras donde lo van a meter por luchar por sus derechos porque sabemos que las cárceles, como nos platicaron los compañeros líderes del FIOZ (Frente Independiente de Organizaciones Zapatistas) es para la gente que lucha, para la gente que se está rebelando y no solo aquí en Querétaro y no solo en el FIOZ sino que lo hemos escuchado en todos los estados en donde hemos pasado, de cómo la cárcel o la persecución o esto que nos platicaban que les ofrecían que se fueran a otro estado, el destierro es la respuesta que tienen los gobiernos para la gente que lucha por sus derechos”.

Agregó que “ahora en esta nueva etapa no es como antes que el gobierno agarraba la tierra, la expropiaba para intereses de él, sino ahora como estuvieron platicando compañeros de la Sierra, los compañeros de La Veracruz, Querétaro y también de otras partes de Hidalgo, de Tlaxcala, de Puebla, de Oaxaca, el gobierno está quitando las tierras a los campesinos, no para otra cosa sino para revenderla a los inversionistas en muchos casos, ni siquiera el diputado, el senador que está haciendo la ley. El juez que está dando el amparo o negándolo en realidad es un empleado de esas grandes empresas y está recibiendo esas órdenes”.

“Entonces,” prosigió, “esas modificaciones que hicieron a la constitución y todas las leyes que están pasando los partidos políticos, todos —el PRI, el PAN y el PRD— son leyes que están destinadas a darle el carácter legal al despojo, a la Guerra de Conquista que están volviendo a hacer sobre el campo mexicano, no es algo que sea muy conocido pero toda la ley sobre los recursos naturales, sobre el maíz transgénico, la Ley de Biodiversidad que pasaron por mayoría de los partidos políticos es una ley que beneficia a las grandes empresas y quita a las comunidades el derecho a decidir sobre sus tierras.”

Los gobiernos actúan de manera consciente en favor de los capitalistas:
“En México hay dos leyes, la ley de arriba y la ley de abajo. La ley arriba para el campo mexicano está dictada por una Guerra de Conquista, claramente de destrucción y de despojo, de tierra arrasada nada más que en lugar de bombas van a usar estos programas gubernamentales como Procede y Procampo que consisten en acorralar al campesino, en dejarlo sin nada y obligarlo a venderla… antes no se podía porque el ejidatario no podía disponer de la tierra porque es propiedad del ejido y el comunero no podía disponer de la tierra porque es propiedad de la comunidad”.

“Los grandes ricos y los políticos que están a su servicio ya hicieron estudios del subsuelo, de las riquezas … se trata de conquistar las tierras… el gobierno no va a legalizar esas tierras porque su objetivo es apoderarse de ellas. El campo mexicano ya no tiene remedio dentro del sistema pero la única manera de resolver el problema del campo mexicano es haciendo un levantamiento, destruyendo al sistema que está sosteniéndose ahí, el capitalismo; sacar a todos los terratenientes. Y ahora esta novedad que ambiciona la tierra no solo el terrateniente, es ya el empresario, y no solo el industrial, el de servicios, el que hace hoteles, el que hace explotación de agua o materiales estratégicos. Ese es ahora el que está ambicionando la tierra. Ya no solo nos tenemos que pelear en contra del terrateniente que tiene muchas extensiones y nos pone a trabajar como peones. Ya no es la época porfirista. Ahora el que va a poseer la tierra va a ser un terrateniente que ya no necesita peones; le sobramos, le estorbamos, que tiene que eliminar. Quieren llevar al campesino a la miseria más extrema calculando que ya no va a tener las fuerzas, las agallas, la valentía de levantarse como en 1910”.

En cuanto al problema migratorio comentó que “los gringos ya están diciendo que van cerrar la frontera, no les gusta que esté entrando tanto frijolero, dicen ellos, los mexicanos que cruzan, porque luego que tal que de por si los mexicanos no muy quieren a los gringos que tal que quieran, se les ocurra rebelarse allá adentro, ya están adentro, ¿cómo los van a sacar? Van a cerrar la frontera y se va a hacer una olla de presión dentro de México, que puede explotar en cualquier momento”.

Algunos oradores comentaron que esta lucha es de largo plazo y dudaron que ellos puedan ver cambio alguno, a lo que el subcomandante respondió: “Lo vamos a ver nosotros o no lo va a ver nadie, porque si nosotros no levantamos este movimiento a nivel nacional, no solo el campo sino que toda la República va a ser destruida, toda la nación porque eso es el neoliberalismo donde es un gran Mercado donde vale el que produce y el que tiene poder adquisitivo”.

Una solución de raíz, apuntó, “es cambiar todo, es que la tierra sea de quien la trabaja, desconocer todos los acuerdos del gobierno, los papeles. A la chingada la Reforma Agraria, los tribunales agrarios, los jueces, los amparos, todo. Lo único (que necesitamos es) la fuerza organizada de que esta tierra es nuestra porque nosotros la trabajamos, que fue de nuestros padres, de nuestros abuelos. Y si llega (el Senador Diego) Fernández de Cevallos o alguno a decirnos pues aquí esta este papel, pero no vale… su sistema jurídico, sus leyes están para servir a los ricos… Hay que reconstruir el tejido de la comunidad, construir relaciones con otras organizaciones. El resultado de todas las luchas tiene que ser otro país, que nazca de La Otra Campaña”.


Foto: D.R. 2006 Bertha Rodríguez Santos
Comentó que se está dando forma a una lucha en la que el EZLN se suma a las luchas locales-regionales a “todas las organizaciones que no alcanza la hoja para poner todos sus nombres, que no alcanza el país para poner su corazón. Eso va a empezar a pasar…y a lo mejor somos muchos o somos pocos pero nuestro corazón no cabe en las montañas del sureste mexicano; por eso estamos haciendo este trabajo y a lo mejor ni siquiera cabe en la frontera del Río Bravo. Y entonces, (vamos a) brincar a Estados Unidos, a hablar con los mexicanos y mexicanas que están del otro lado”.

Durante el encuentro, el bloque indígena expresó sus dolores. Una mujer Ñahñú dijo entre lágrimas: “Cuando estuvimos en plantón dormíamos en el suelo. Íbamos a recoger cartones para acostarnos ahí. Entonces algunos nos decían ‘¡Ay! Ya se van a dormir esos perros, ya están recogiendo su nido’, nos decían. En la noche nos levantaban porque decían que iban a lavar el piso, nos levantábamos en la noche a aquello de la una, las dos de la mañana. Ya nos levantábamos porque ya nos echaban agua las gentes que andaban ahí. Cuando estuvimos ahí entrábamos al baño y las que estaban ahí, secretarias o no sé que cosa, pues hasta como que arriscaban las narices por el asco que tenían: ‘ya llegaron esos indios’, decían. Y entonces, yo le dije a una güera pues gracias a dios, de los indios tienen. ‘¡Uh! ¿De donde salió una perra que me arriscó el hocico?’ me contestó. Entonces, le dije: ‘gracias a Dios ahí donde se bautizó el mestizo se bautizó el indio’. Entonces hemos sufrido mucho por ese lado”.

José Ricardo Balderas Hernández, indígena de San Miguelito, narró la historia de represión y maltrato por defender sus tierras. Durante muchos años han sido perseguidos por la policía. Algunas veces, han sido “amarrados como animales” para luego ser llevados a la cárcel por defender sus tierras.

A pesar de toda esta situación y por lo mismo, los alrededor de 600 participantes expresaron su voluntad de sumarse a La Otra Campaña.

Share |

Haz click aquí para más del Otro Periodismo con la Otra Campaña

Read this article in English
Legga questo articolo in italiano

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America