<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español November 18, 2017 | Issue #42


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #41
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Desprecia “democracia” mexicana a millones de inmigrantes que sostienen la economía del país

Con “artimañas”, el PAN se encarga de evitar el voto que no le favorece en el exterior


Por Margarita Salazar
El Otro Periodismo con La Otra Campaña en el Otro Lado

7 de julio 2006

Los Angeles, California.- A pesar de que en el 2005, los inmigrantes mexicanos enviaron a su país 20 mil millones de dólares (más de 200 mil millones de pesos), durante las elecciones presidenciales del 2006, la “democracia” electoral mexicana, a través del Instituto Federal Electoral (IFE), dejó fuera de la jugada a alrededor de diez millones de posibles votantes. El partido del candidato presuntamente ganador, el Partido Acción Nacional (PAN) mostró una vez más, su desprecio por la gente del pueblo, negándole a través de artimañas, su derecho a ejercer el voto.

El mismo año de 2005, los legisladores mexicanos reformaron el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE), para permitir el voto de más de cuatro millones de mexicanos interesados en participar en la elección presidencial, aunque segun datos del mismo IFE dados a conocer anteriormente, en Estados Unidos hay alrededor de diez millones de mexicanos con posibilidad de ejercer su derecho al voto.

Sin embargo, pocos meses antes de las elecciones del 2 de julio, los migrantes descubrieron que estas medidas representaban más bien un engaño y una burla descarada al negárseles el derecho a votar en casillas que bien pudieran haber sido instaladas en consulados y embajadas para facilitar el proceso.

En su lugar, las autoridades enviaron desde abril paquetes electorales dirigidos a más de 40 mil mexicanos regristrados para votar a través de correo express, para ello, previamente los interesados tendrían que pagar 9 dólares para ser inscritos en el padrón electoral.

Además, para poder votar, cada mexicano en el otro lado debería contar con una credencial de elector vigente, sin tener posibilidades de renovarla desde el extranjero.

El IFE nunca estableció la infraestructura electoral necesaria en el extranjero, ni existió la posibilidad de que los ciudadanos pudieran conocer las propuestas de los candidatos.

Esta denuncia se está haciendo pública por diversos líderes de la comunidad mexicana en Los Angeles.

El señalamiento atrae la atención, en el supuesto de que de esos diez millones de trabajadores migrantes mexicanos, vieran realmente una opción en las propuestas presentadas por los diferentes candidatos. La cruda realidad indica que los mexicanos emigraron a este país arriesgando su vida porque en México, el sistema político –del que también forma parte el Partido de la Revolución Democrática (PRD)- sólo les ha ofrecido desempleo, bajos salarios y represión a los sectores sociales que se oponen a dichas políticas.

A raíz de la cerrada votación presidencial en México y las irregularidades que están saliendo a la luz pública, el debate sobre el proceso electoral mexicano se polariza entre los simpatizantes de la “democracia” electoral y quienes basados en el análisis del sistema político que prevalece en el país, saben que el sistema electoral sólo beneficia a las clases privilegiadas.

La complejidad del asunto, conduce a diferentes interpretaciones que a su vez, llevan a crear diferentes escenarios, dependiendo de quién proviene el análisis.

La democracia electoral se desmorona

Respecto a la información difundida por el IFE en el sentido de que en Estados Unidos votaron un total de 32 mil 632 mexicanos, de los cuales un 58.29 por ciento lo hizo en favor del panista Felipe Calderón; un 34 por ciento, por Andrés Manuel López Obrador, del PRD y un 4 por ciento, por el candidato priista Roberto Madrazo, los dirigentes comunitarios dan detalles de cómo se fraguó el “fraude” del otro lado de la frontera.

Posteriormente, se dio a conocer a traves de los medios de comunicacion que en Estados Unidos el 2 de julio el IFE recibió 33 mil 11 votos emitidos en 71 países entre los que sobresalieron Estados Unidos, con 28 mil 335 sufragios; España, mil 108; Canadá, 823; Reino Unido, 428; Alemania, 368; y Francia, 309 votos.

En el caso de Estados Unidos, se recibieron 28 mil 335 de un total de 10 millones de mexicanos que radican en ese país, es decir, voto casi el 3% de migrantes.

Cinicamente, Patricio Ballados Villagómez, coordinador del voto de los mexicanos en el extranjero, dijo que “la participación que se logró ayuda a demostrar que hay credibilidad de los mexicanos en el extranjero en los comicios”.

Queda demostrado que a la “democracia”* mexicana no el importa usar al pueblo de México para satisfacer sus fines políticos y económicos, sin que les importe que mueran más de 300 personas al mes tratando de cruzar la Frontera Norte.

Felipe Aguirre, consejero nacional del PRD en Estados Unidos, explicó que estas cifras no reflejan todos los votos de los mexicanos en el exterior pues miles de personas que viven en estados fronterizos como Arizona, Texas, Nuevo México, y California, cruzaron la línea para votar en casillas especiales instaladas en Chihuahua, Baja California, Sonora y Tamaulipas. Estos sufragios no fueron tomados en cuenta como “votos en el exterior”.

El proceso para hacer efectivo el derecho de los mexicanos en el extranjero -después de ser aprobado por los legisladores mexicanos en febrero de 2005-, asegura Felipe Aguirre, estuvo “amañado” por parte de militantes del PAN, quienes a través de las asociaciones de mexicanos en California, manipularan el voto en favor de su candidato.

Igualito que lo hicieron en México, los panistas utilizaron en el sur de California una base de datos de las organizaciones, clubes y federaciones de paisanos de los estados para –en complicidad y coordinación con el consulado mexicano-, identificar las preferencias electorales de los ciudadanos.

Con esta información, fue fácil obstruir la credencialización de quienes no estuvieran dentro de las organizaciones abiertamente conocidas como simpatizantes del PAN.

Estas acusaciones apuntan a la titular de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL), Josefina Vásquez Mota, por utilizar datos de todas las organizaciones de mexicanos radicados en este país, y de esa forma manipular con la ayuda consular, el apoyo de recursos federales destinados a los proyectos de desarrollo en sus comunidades de origen; muchos de estos proyectos fueron ejecutados con la mitad de recursos de los migrantes. Esta relación fue aprovechada para condicionar recursos a cambio del apoyo al PAN y su candidato.

Aguirre, quien también es vicealcalde de la ciudad de Maywood, afirma que además, antes de las elecciones presidenciales, fueron creadas asociaciones como la Confederación de Organizaciones y Federaciones de Mexicanos (COFEM), la cual recibió de la Fundación Ford, cuatro millones de dólares para su funcionamiento con la intención de restar fuerza a las organizaciones y federaciones que existen desde hace varios años y que tradicionalmente simpatizan con el PRD.

Precisamente, un grupo de simpatizantes del Sol Azteca en Los Angeles, se presentaron el 5 de julio frente al consulado mexicano para exigir que “se limpie la elección” y continuarán las protestas hasta lograr el recuento de votos acta por acta.

Bajo la petición de que las elecciones tienen que ser “limpias y claras”, los inconformes con la actuación del IFE demandaron que cese la actitud parcial en favor del PAN de este instituto electoral.

Esto, apesar de que la dirigencia del PRD mostró poco interés en dar a conocer sus propuestas entre la población inmigrante, careciendo de una consistente campaña de difusión de este lado del río Bravo.

Por si fuera poco, en estas tierras, el PRD se encuentra dividido por haber nombrado a José Jaques Medina como su presidente, cosa que molestó a sus bases por considerarlo una persona que se enfoca en sus intereses políticos personales y no en los de la comunidad migrante.

Una odisea para quienes esperaban votar

El 2 de julio, partió de Los Angeles una caravana de alrededor de 500 personas para votar en Tijuana, ahí fueron testigos de la falta de suficientes boletas electorales. Cabe destacar que la mayoría de quienes acudieron a votar a México son personas que cuentan con doble ciudadanía o tienen documentos legales que les permiten entrar y salir de Estados Unidos, los “mojarritas” (indocumentados), ni soñando se arriesgarían a cruzar la frontera sólo para elegir al próximo presidente de la República.

Otro factor: el gasto que implicó el desplazamiento a Tijuana sólo pudo ser cubierto por quienes tienen cierta estabilidad económica, a diferencia de quienes viven al día ganando salario mínimo para cubrir el pago de la renta, el teléfono y otros gastos por “utilidades” o servicios, además de esforzarse por enviar dinero a sus familiares.

El periodista Rubén Tapia, originario de Chihuahua y con más de 25 años como residente de Los Angeles, dijo estar muy molesto con las trampas del IFE pues en su caso, solicitó su formulario para votar anticipadamente; envió los documentos solicitados por el IFE pero se los regresaron argumentando que debió de haber enviado la copia de su credencial en los dos lados de la documetentación. Nuevamente envió sus documentos por lo que gastó 9 dólares pero le insistieron que su documentación estaba incompleta.

Detalló que a través del numero gratuito que aparece en la página del IFE, llamó varias veces para denunciar esta anomalía. Enfadado con la burocracia y las secretarias histéricas que nunca le pudieron dar una razón válida, Rubén Tapia insistió pero nunca obtuvo una solución; incluso, sostuvo una fuerte discusión con el funcionario del IFE, Oscar Mora pero nada pasó. Tapia tuvo que gastar más de cien dólares en gasolina en su viaje a Tijuana.

El periodista comunitario fue uno de los ciudadanos que cabildeó en el Congreso Mexicano para lograr el voto de los mexicanos en el exterior.

David Silva, otro de los votantes que se trasladó a Tijuana, comentó que allá muchos mexicanos no pudieron hacerlo por falta de boletas electorales.

Dijo que existe malestar entre los mexicanos que esperaban que su voto fuera tomado en cuenta pues considera que el gobierno mexicano está “escamoteando” su voto.

Por su parte, Juan José Gutiérrez, coordinador del Movimiento Latino USA, dijo que en este proceso electoral “quedamos fuera de la jugada diez millones de mexicanos adultos a quienes se nos negó nuestro derecho a votar”, al tratarse de un proceso “sumamente viciado en el que no todos pudieron participar” gracias a “las marrullerías del PRI y del PAN”.

Como comentan algunos observadores, ‘El Otro Lado” es un microcosmos de México. Al menos lo que son los estados fronterizos de California, Nuevo México, Arizona y Texas, son una especie de “extensión” de México, al menos en lo que se refiere a su alta población de inmigrantes mexicanos.

Como vemos, las opiniones varían, dependiendo de quien las externe. Las cifras también oscilan en una interminable danza de cálculos, dependiendo quién los haga y cuáles sean sus intenciones.

Para la gente trabajadora, como Cristina González, originaria de la costa grande de Guerrero, quien trabaja en una empacadora de camarón en la ciudad de Huntington Park (ganando un salario mínimo de 6.75 la hora), todos los candidatos son lo mismo. “Hay mucha corrupción, la verdad no hay una esperanza de cambio en México, quienquiera que gane. La única esperanza es que dios me permita seguir trabajando”, comenta.

Share |

Haz click aquí para más del Otro Periodismo con la Otra Campaña

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America