<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español December 12, 2017 | Issue #44


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #43
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Después de la represión en Atenco y a más de seis meses de instalado el campamento cuenta con sólo cinco personas

“No hay esperanza de que por la vía legal salgan... no nos dejen solos, al menos vengan a conocer”, exclama Jesús desde el plantón del penal de Santiaguito


Por Juan Trujillo
Especial para The Narco News Bulletin

22 de enero 2007

“Será que esto es un ciclo
y si como mucha gente dice,
entrar aquí es el fin,
significa que el principio
volverá
y no será como comenzar de nuevo,
sólo tendremos que retomarlo,
y retomar la lucha que desde aquí,
puede parecer trunca, muchas veces.”

– estracto del poema Principio y fin
de Norma Jiménez, presa política de Atenco

Santiaguito, Penal de Almoloya de Juárez, estado de México, noviembre de 2006.- A poco menos de dos horas de la ciudad capital, los minutos pasan mientras las ropas y banderas se mueven con la caricia del viento que viene por la carretera. Los minutos transcurren y los autos y autobuses de pasajeros viajan de esquina a esquina de este penal. Los días cálidos se despiden mientras llega el frío del invierno. Los meses se viven afuera de este complejo carcelario en piel de Jesús y otros cinco activistas de la Otra campaña zapatista que esperan, algún día, volver a ver a sus compañeros en libertad.


Penal de Almoloya de Juárez, estado de México
Foto: D.R. 2007 Juan Trujillo
La historia reciente de los acontecimientos de los días 3 y 4 de mayo se encuentran en la memoria de Jesús. Esos días, un operativo de contrainsurgencia ocupó el pueblo de San Salvador Atenco, provocando la muerte de Javier Cortés Santiago y de Ollin Alexis Benhumea, múltiples detenciones ilegales, tortura, allanamientos de morada, cateos ilegales, robos, saqueos, incomunicación de detenidos y violaciones sexuales. Las ordenes y aplicación de las acciones, corrieron por conducto del gobernador estatal Enrique Peña Nieto, el gabinete de seguridad del ex presidente Vicente Fox y del altos mando de la agencia policíaca en la entidad, Wilfrido Robledo Madrid. La ejecución del operativo, fue realizada por miembros de al menos tres corporaciones: elementos de la tercera brigada de la Policía Militar, (de la Secretaria de la Defensa Nacional- de San Miguel de los Jagueyes), 700 integrantes de la Policía Federal Preventiva (PFP), mil 815 miembros de la Agencia de Seguridad Estatal (ASE) y decenas de policías municipales del Estado de México. El resultado en números del operativo mezcló barbarie y muerte: dos muertos, 207 detenciones ilegales (muchos de ellos torturados y golpeados) y 27 mujeres brutalmente violadas. La justicia ha sido despreciada por las autoridades de los gobiernos estatal y federal, desde los días después de los acontecimientos hasta la fecha, pues las recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ha sido aceptada.

La vida para Jesús marcha entre el frío, la lectura, la reflexión y los viajes en autobus entre penal y la capital del país. Sobre el plantón instalado días después de la represión, afirma que después de las movilizaciones públicas de la Otra campaña y otras organizaciones de defensa de derechos humanos la cantidad de compañeros “ha ido disminuyendo, antes éramos como 70 ahora somos cinco los compas”. Él mismo estuvo en Atenco, donde participó en la madrugada del 4 de mayo en las acciones de resistencia y apoyo al Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT), junto con su compañera del colectivo Brigada Estudiantel de Encuentro Libertario y Socialista (BELS), Norma Haidé Jimenez Osorio, de 24 años, violada horas después y actualmente reclusa del otro lado del muro de este penal.

Hoy es una tarde de noviembre que transcurre como cualquier otra, hay gente que tiene algún familiar preso y que llega directamente a las puertas del reclusorio. En el plantón, las carpas amotinadas al suelo, sirven algunos para dormir, otras sólo se usan como bodega, alguna habría sido olvidada, y si otras si tuvieran pies se habrían ido ya. Jesús, de 25 años no sólo es miembro de la Otra campaña, también es estudiante del Colegio de Ciencias y Humanidades(CCH-Oriente) de la Universidad Nacional Autónoma de México y del colectivo BELS que es a su vez adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona difundida en julio de 2005 por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

Atenco: crónica de una resistencia fracasada

La conversación con Jesús es pausada, aquí no hay prisa para atrapar o consumir el tiempo de la ciudad. La larga espera y la reducida esperanza, le provoca el habla pausada como uno de los múltiples hábitos que se han adecuado a su vida. Han trascurrido ya siete meses del operativo y la constante es el “sentimiento de impotencia que tenemos, hemos hecho marchas. Incluso se han hecho actividades, conciertos con Salario Mínimo con trabajadores y artistas de la Otra campaña”, exclama Jesús.

Sobre los compañeros de ese movimiento, agrega que ni el Subcomandante Marcos ni los comandantes indígenas de la Comisión Sexta del EZLN para “el caso Atenco” han venido al plantón. De hecho, “hemos ido a Asambleas Nacionales a decir que tienen presos…no es para decir que nos estamos quedando solos …si hay compañeros pues (en el plantón), solo son cinco, diez o quince personas. Es como decirles, cómo está el plantón…es irles a jalar las orejas y decir qué transa…”, explica.

La vida de Jesús y su compañera Norma ha cambiado radicalmente antes y después del 4 de mayo. Él estudiaba la preparatoria y ella estudiaba fotografía en una escuela de Bellas Artes en la capital de país. Sin embargo desde el penal, Norma todavía escribe poesía. Ahora los dos, una dentro y otro afuera, se encuentran a la espera de señales alentadoras en el proceso jurídico.


Ilustracion: D.R. 2007 Norma Jiménez

El tiempo presente lleva la conversación a cepillar a contrapelo la historia del 3 y 4 de mayo. En la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco, la tarde del 3 de mayo, el Delegado Zero-Subcomandante Marcos, realizaba un mitin de la Otra campaña como parte de su recorrido por el centro del país. En cuestión de instantes, se hizo pública la noticia de que el FPDT se había enfrentado con policías municipales en Texcoco y que habrían capturado a su principal líder, Ignacio del Valle. Según cuenta Jesús, fue cuando “el Delegado Zero llamó a apoyar a los compas de Atenco” que decidió junto con Norma ir a la Universidad de Chapingo, cercana al pueblo de Atenco.

Pero la petición del subcomandante Marcos a las coordinadoras regionales y subregionales de la Otra campaña fue en el sentido de que “acuerden y ejecuten acciones y movilizaciones de apoyo al Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra a partir de las 800, ocho de la mañana del día de mañana, cuatro de mayo del 2006”.

Así, en nombre de la Comisión Sexta del EZLN, agregó: “estamos esperando la indicación del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra. Si necesita nuestra presencia allá, allá iremos. Si no, participaremos directamente en las acciones que ustedes programen para el día de mañana…No vamos a hacer caso de ninguna información que no llegue a través de ellos. Para nosotros, ellos y ellas, quienes forman el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra son la Otra campaña en esas tierras. Respetamos sus decisiones. Llegaremos hasta donde ellos nos digan llegar”, concluyó el Delegado Zero.

De esta manera, fue como en el mismo mitin en Tlatelolco que América Del Valle (hija Ignacio Del Valle), en nombre del FPDT llamó a los adherentes de la Otra campaña a concentrarse a las 8 de la mañana del 4 de marzo en la Universidad de Chapingo o en Ecatepec, ambos fuera del pueblo de San Salvador Atenco.

Jesús y Norma, junto con otros más se dirigieron a Chapingo, donde Jesús narra que algunos activistas no esperaron hasta la mañana, sino que fueron directamente a Atenco en la madrugada del 4 de mayo. Entre las 21 y 22 horas, llegan a Chapingo y se encuentran con una asamblea de activistas con la consigna mayoritaria de la gente que se encontraba ahí, de “no entrar a Atenco”. No obstante, según relata Jesús, fue una persona que se identifica como “El patas verdes” quien no sólo insistió en ir, sino que tiempo después facilitó un camión que nos llevó junto con otros “a titulo individual”.

Jesús y Norma llegaron al pueblo entre las 2 y 3 de la madrugada del 4 de mayo. “No se esperaba la represión, no había mucha gente de Atenco…como 80 o 90, había activistas que vinieron de la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco”. Cuenta que momentos después, la resistencia se organizó y lo mandaron junto con Norma a la barricada de Acuexcomac que logró resistir con sólo 30 o 40 personas. “La mayoría eran activistas, estaban confiados de que no habría represión”, puntualiza.

No obstante, conforme pasaban los minutos la adrenalina habría de escalar su nivel. Y recordando hoy los trágicos momentos y resultados del operativo, comenta: “Nos agarraron en la pendeja, no sabíamos de qué magnitud (sería la represión), pasaron en la ambulancia del FPDT y nos decían que estaban a cuatro kilómetros unos 400 policías”

En ese momento, y mientras Jesús observa los carros pasar frente al penal, explica los pasos improvisados de la resistencia: “Nos dividimos en dos barricadas, una en Chinconcuac y otros en la (carretera) México-Texcoco, desde entonces no supe nada de ella (Norma)” hasta después de tres días”.

Así, en el crepúsculo de las 6 de la mañana del 4 de mayo, desde la barricada en la que estaba con unas 15 personas observó las “filas y filas de policías”. Y en esos instantes, “a 50 metros vimos que era imposible defender; no conocíamos el pueblo y salimos hacia atrás. Nos refugiaron en una casa, creo que era de una de las hermanas de Trinidad (esposa de Ignacio Del Valle)... apagaron las luces y nos dieron agua para limpiarnos del gas”.
A partir de ahí, Jesús habría dejado de ver y pensar en su amiga y compañera de lucha. Fue hasta casi las 14:30 horas de la tarde, cuando Jesús afirma que pudieron salir los compañeros que se encontraban resguardados, a pensar del helicóptero que continuamente patrullaba los cielos de Atenco. “Así, salimos en un descuido del helicóptero, de cinco en cinco”, recuerda.

El plantón y el fraude electoral

El frío viento en estas tierras, penetra en las carpas, ropas, mantas y banderas instaladas en el plantón. Desde el 8 de mayo, aunque físicamente va y viene a la capital del país cuando puede, la vida de Jesús transcurre en estos cuantos metros cuadrados, del lado de afuera del muro. Han pasado poco más de seis meses, desde que este activista ancló el sentido de su existencia en este plantón. Recuerda, con la memoria desgarrada por los trágicos eventos, que “Norma fue violada, y está ella en el rollo de olvidarlo”. A la pregunta si ha sabido más al respecto concluye que en comunicaciones telefónicas: “no ha querido hablar de esto. Me decía (ella) que no me iba a contar esto”.

Sobre el actual situación de la Otra campaña, de la solidaridad de sus miembros después de 6 meses de plantón, después del fraude electoral y la solidaridad de los integrantes de la primera, Jesús comenta: “ (los compañeros), luego de venir a reforzar aquí, se iban al plantón de López Obrador, y dijimos ¿Qué transa?, no refuerzan aquí, y no contemplan las demandas que tenemos, fue un reclamo hacia ellos, hay otros que nunca han estado aquí. Ni siquiera para poner una manta ni conocer. Ellos eran del sector estudiantil, y ya desde entonces ya les tenía muchas críticas”, apunta.

El escenario de esta charla, se nutre de una mesa de madera, un rompecabezas sin terminar, frituras, un poco de agua, un bote de miel de abeja y un bote con agunas monedas para recabar fondos.

El camino de la impunidad: los jueces y los presos

Sobre el futuro del plantón, la situación de los presos y la Otra campaña, Jesús es firme en su declaración. “Mi actitud no es de desencanto con la Otra, por eso puse mi palabra”. Y sobre Norma, afirma que “tiene muchos proyectos para reforzar la Otra y el trabajo organizativo como editar los videos que grabamos, hacer un trabajo sobre la violencia contra las mujeres, exposiciones de arte, etc”.

-¿Qué expectativas existen de que Norma salga?

-Desde hacía muchos meses está en ese tono, no van a salir. Pero hubo un amparo no de fondo, solo para que se conjugaran los procesos de los demás presos. Pero el juez de aquí, corriguió y declaró ‘auto de formal prisión’.


Foto: D.R. 2007 Juan Trujillo
Lo anterior, se remite a que el juez federal de Texcoco, consideró que el del penal no era competente para juzgar a los implicados en los acontecimientos del 4 de mayo. No obstante, el juez Jaime Maldonado ha ratificado la reclusión de todos ellos. Según la declaración al periódico La Jornada el 17 de octubre, de la abogada Bárbara Zamora quien se encarga de la defensa jurídica de la mayoría de los casos, “desde hace meses el juez penal de Almoloya, Jaime Maldonado, se ha empecinado en sostener una competencia que no le corresponde, ya que los hechos ocurrieron en Texcoco; esto nos demuestra que es un juez subordinado a los intereses del gobierno estatal”. En el pasado, complementa Zamora: “un juez federal les concedió amparo (a sus defendidos), por el hecho de que el juez Maldonado no es competente para conocer de este asunto, toda vez que está fuera de su jurisdicción” Señaló que este juez local sostuvo que es competente y dictó un nuevo auto de formal prisión contra los inculpados “en los mismos términos jurídicos que el primero”.

En este penal, se encuentran junto con Norma 27 presos de Atenco, en el penal de máxima seguridad de La Palma están detenidos los dirigentes del FPDT: Ignacio Del Valle, Héctor Galindo y Felipe Álvarez.

Para Jesús, el proceso jurídico es largo como jamás se habría imaginado. Por las heridas de las víctimas a causa de tortura, violación y golpes, “pensabamos en que podrían salir después”. Pero la realidad ha sido diferente y ahora la conciencia de este joven es también diferente: “Estos compas (presos) son un garante, tenerlos aquí en Santiaguito permite que tampoco salgan los de La Palma, porque si salen unos…todo se desvanece, entonces todos están en el mismo barco… son un garante (los presos de aquí), de que no saldrán los dirigentes mientras estén presos estos”, concluye mientras al término de comer frituras, se limpia la boca con un trozo de papel periódico.

Por su parte para la abogada Zamora, la “necedad” del juez Maldonado de no dejar el caso “demuestra que es un impartidor de justicia subordinado al gobierno mexiquense, porque de otro modo no se entiende cómo un juez federal le dice que no es competente, y sin embargo, insiste el juez local”.

Asimismo otra de las irregularidades, reside en que dicho juez busca retardar los procesos en perjuicio de los inculpados, por lo que se ha negado a citar a los más de 100 policias que deben comparecer como testigos dentro de la causa penal. “El juez está citando de cinco en cinco y estamos hablando de más de cien policías; imagínese cuánto se prolongarán los procesos”. A pensar de la recomendación del 12 de noviembre de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) nada se mueve, nadie de los 20 presos sale y los procesos judiciales a 199 personas continúan a paso de tortuga.

“No hay esperanza de que por la vía legal salgan”

Jesús, con la mirada desalentada, expresa que “No hay esperanza de que por la vía legal salgan de este penal”. Aunque, por otra parte, comenta que una de las alternativas pueden ser los amparos constitucionales que se podrían emitir en la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Y como si fuera un referente psicológico, habla de nuevo de su compañera y de su injusto encarcelamiento: “Norma no tenía mucho trabajo político, estaba en la comisión para los presos políticos de la Otra campaña, pero no tenía mucho trabajo”.

A la pregunta de si existe en su sentir algún arrepentimiento sobre su participación el día 4 de mayo en Atenco, Jesús replica con seguridad que “de lo único que me arrepiento, es de haberla (a Norma) dejado en la barricada sola. No me arrepiento de lo que hice en Atenco”. Y en tono de mensaje para la Otra campaña, Jesús acude a la solidaridad de sus compañeros al exclamar con humildad: “Que no sean cabrones, que vengan a reforzar el plantón, que no nos dejen solos, al menos vengan a conocerlo, igual y les gusta”.

Pero el panorama para la justicia y libertad es desolador, de Atenco a Oaxaca y los escenarios que vengan. A finales de este mes de noviembre, cuando la crisis política en el estado del sur se recrudeció, los presos del movimiento magisterial y de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, se han incrementado. La ultima información publicada por el periódico La Jornada apunta a que la salida de los presos de conciencia es poco factible en el corto plazo.

La reflexión en torno a este plantón en particular, se impone una cierta forma de ver las cosas después de los meses de desgaste físico y psicológico. A pesar de los compañeros presos en el penal, ¿vale la pena tener otros inmovilizados del otro lado del muro? Es preciso, pensar en que la situación de encarcelamiento y represión continuará y que el proceso jurídico también. La llave política que abre las celdas, quizá tendrá que ser empujada desde otros espacios de encuentros y discusiones, pero sobre todo de movilización.

Share |

Haz click aquí para más del Otro Periodismo con la Otra Campaña

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America