<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español November 17, 2017 | Issue #45


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #44
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

A un mes de detenido, estudiante y adherente a la Otra campaña, sufre injusticias en prisión

Una cadena de complicidades con imposibilidad de fianza y con una pena de entre 1 y 6 años


Por Tatiana Romero y Juan Trujillo
Especial para The Narco News Bulletin

29 de abril 2007

Ciudad de México 26 de abril de 2007. “Ya llevo 13 días aquí encerrado y no se cuántos mas me faltan, y por más que busco una explicación de por que estoy encerrado no la encuentro y no logro asimilarlo”, declaró a familiares y amigos hace unos días el estudiante Ismael Gil Morales, recluido desde hace exactamente un mes en el Reclusorio Oriente en la periferia de esta capital. El supuesto delito: acoso sexual (al momento de la detención) y abuso sexual agravado (al momento de su reclusión) en un vagón del sistema de transporte Metro.

Ismael es estudiante de la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y también adherente a la Otra Campaña zapatista. El pasado lunes 26 de marzo, al finalizar sus labores académicas, salió de la universidad para visitar a su novia. El viaje que inició en la estación del metro Universidad (sur de la ciudad), y terminó en su segundo trasbordo San Lázaro, sin llegar a su destino Ciudad Azteca. En ese momento, según su testimonio, se encontraba dentro de un vagón cuando una mujer, de aproximadamente 19 años jaló la palanca de seguridad desatando la alarma. Sin mayor sorpresa, lo acuso de haberla tocado. Ismael rechazó la afirmación pero los policías lo detuvieron para, minutos después, esposarlo y con los zapatos en el pie contrario, trasladarlo caminando desde San Lázaro hasta la estación Pantitlan (el extremo oriente de la ciudad). En ese lugar, no pudieron realizar el trámite “correspondiente” y lo trasladaron a la agencia 50-C del Ministerio Público (MP) donde lo tuvieron incomunicado hasta las siete de la mañana del día siguiente.

Fuentes consultadas por este medio, afirman que desde que el llegó al MP la orden de traslado al Reclusorio Oriente ya estaba firmada, sin siquiera tomarle la declaración. Lo cual es un flagrante abuso, pues la ley estipula que la declaración debe de ser tomada de inmediato por el MP al supuesto infractor o criminal.

Del acoso sexual con fianza al abuso sexual con sentencia

Al día siguiente, antes de su traslado se presentó el abogado (impuesto por las autoridades judiciales), el cual sin ningún tipo de apelación, permitió el traslado y unos días después que le dictaran el auto de formal prisión. Este hombre, quien pretendía cobrarle 30 mil pesos a la familia, les hizo creer a familiares y amigos, que no era posible sacar a Ismael sin antes interponer un amparo, pero nunca explico que a Ismael se le había imputado el delito de “abuso sexual agravado”, es decir violación con sometimiento físico o moral.

Por otra parte cabe mencionar que en el expediente no hay ningún apartado médico en el que se corrobore dicha violencia. La agravante y supuesta mujer violada, lo acusa en la primer declaración de haberla “pellizcado” y en la segunda refiere que le introdujo la mano a la vagina y además le que había tocado los senos. Sin embargo, el expediente consultado las fuentes no aparece ningún dato relacionado con la anterior declaración, por lo que el agravante del delito no debería existir. La naturaleza de este delito, anula la posibilidad de que Ismael salga con fianza, ya que alcanza la pena de entre 1 y 6 años.

El proceso ha estado plagado de irregularidades: desde su ilegal y humillante traslado, el abogado que no interpuso ningún recurso legal (luego se dictó auto de formal prisión), la firma del juez que rectifica el delito cometido (sin haber estudiando antes debidamente el expediente, ya que de haberlo hecho se hubiera dado cuenta de que el agravante no existía y el delito sería abuso simple con posibilidad de fianza), el hecho de que haya sido detenido por “acoso” sexual y se le haya imputado “abuso”, su inmediato traslado al reclusorio y finalmente las acciones evasivas que el juzgado le ha dado al nuevo abogado para que pueda tomar su cargo como representante legal de Ismael.

El dinero, básico para la sobrevivencia

Y mientras familiares, amigos y profesores se solidarizan con este estudiante de la carrera de Estudios Latinoamericanos, realizando acciones para su pronta liberación, las fuentes consultadas afirman que fue ya fue víctima de una golpiza que lo ha herido física y psicológicamente. Asimismo, las condiciones en las que se encontraba en su primer celda eran sumamente deplorables: la celda—que compartía con 23 reos más, 20 de ellos detenidos en similares condiciones y acusados del mismo delito—, se encuentra infestada de cucarachas, chinches, piojos y todo tipo de parásitos, donde existe un ambiente extremadamente propenso a diversas infecciones: tanto de la piel, como gastrointestinales y respiratorias. En particular, Ismael ha sufrido de laringitis, la cual con el paso de los días ha ido cediendo, sin embargo la infección en los ojos persiste ya que no es fácil conseguir el medicamento si no se tiene dinero para pagarlo ahí dentro.

El dinero es esencial para poder sobrevivir, según informan las fuentes a este medio, dentro del reclusorio, no sólo para no ser golpeado, sino para hablar por teléfono (aun con posesión de una tarjeta telefónica), visitar el baño, lavarse la cara o las manos e incluso poder dormir en el piso –lo que cuesta 20 pesos la noche-, si el preso no los tiene, como es el caso de Ismael, es necesario dormir de pie.

Hoy Ismael se encuentra en el Centro de Observación y Clasificación (COC), donde las condiciones son aún peores. El nuevo tormento de bienvenida empezó con 20 vueltas en cuclillas y apoyado en los nudillos de las manos alrededor del patio de dicho centro. Las ya conocidas “palizas”.

La audiencia para ampliar su declaración se realizará hasta el 3 de mayo, la defensa jurídica plantea que no busca su declaración de inocente, sino que se le elimine el agravante (abuso sexual agravado) y para que pueda salir bajo fianza. El principal objetivo del abogado es: “sacarlo de ahí adentro, ya después veremos”.

Estas son las condiciones de un adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona publicada por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en julio de 2005, -y con cuyo documento se impulsa la Otra campaña-, pero no sólo las de Ismael, sino también las de muchos más detenidos y presos políticos que siendo inocentes aumentan las listas de presos políticos en todo el país.

Con información de Ana Calderón, pareja de Ismael.

mariavonmagdala@gmail.com

janantik7@gmail.com

Share |

Haz click aquí para más del Otro Periodismo con la Otra Campaña

Lisez cet article en français

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America