<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español December 13, 2017 | Issue #59


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #58
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Escuela de Líderes en Honduras

Part VII en la serie Derrocando una Dictadura


Por Al Giordano
Especial para The Narco News Bulletin

4 de septiembre 2009


75 jóvenes líderes de organizaciones comunitarias reunidos esta semana en La Ceiba hicieron un llamado para un referendum en Noviembre de 2010 para establecer una nueva Constitución.
D.R. 2009 Samuel Molina.
30 DE AGOSTO, LA CEIBA, HONDURAS: El rascar la superficie del régimen golpista de facto hondureño y de sus arquitectos, no puede sino demostrar, una y otra vez, que una de sus razones tácitas de existencia es su racismo desenfrenado hacia considerables sectores de la comunidad nacional e internacional. El comentario hecho por el “canciller” ficticio en julio refiriéndose al presidente estadounidense Barack Obama como “ese negrito” no fue una metida de pata aislada: el “presidente” golpista Roberto Micheletti ha instalado, además, al político más infame e intolerante del país, Rafael Pineda Ponce, como jefe de personal.

Como “ministro de presidencia” del régimen de facto, Pineda Ponce, ha encontrado repentinamente una nueva relevancia dentro de la vida política de Honduras. Antes de que los conspiradores golpistas lo rescataran de la obscuridad, Pineda Ponce, candidato presidencial del Partido Liberal en 2001 caído en el olvido y en la desgracia luego de perder frente al presidente Ricardo Maduro, debido en gran parte al total rechazo de la población afro-hondureña luego de referirse despectivamente a esos ciudadanos como “monos” que cuelgan de los árboles.


Rafael Pineda ponce “ministro de presidencia” del régimen golpista hondureño, ha descrito a los afro-hondureños como “monos” que cuelgan de los árboles.
“No podemos pasarnos la vida contemplando las palmeras, los atardeceres y los monos guindandose,” se había quejado frente a un reportero de un diario nacional en 1998, en referencia a las comunidades Garifunas y afro-hondureñas que habitan gran parte de la costa norte. Esa era la región que Pineda Ponce pretendía abrir para la inversión extranjera y para los grandes centros turísticos. Y aunque el Partido Liberal tradicionalmente ha recibido el apoyo de los afro-hondureños, que son el diez por ciento de la población, Pineda Ponce no ganó en un solo municipio con signficativa presencia afro-hondureña en las elecciones de 2001, elección que perdió por el 8% de la votación nacional.

La metida de pata de Pineda Ponce en 1998 se dió en el contexto de su cruzada para cambiar la Constitución de Honduras y eliminar el Artículo 107, que dice:

“Los terrenos del Estado, ejidales comunales o de propiedad privada situados en la zona limítrofe a los estados vecinos, o en el litoral de ambos mares, en una extensión de cuarenta kilómetros hacia el interior del país, y los de las islas, cayos, arrecifes, escolladeros, peñones, sirtes y bancos de arena, sólo podrán ser adquiridos o poseídos o tenidos a cualquier título por hondureños de nacimiento, por sociedades integradas en su totalidad por socios hondureños y por las instituciones del Estado bajo pena de nulidad del respectivo acto o contrato.”

El argumento de Pineda Ponce era que el desarrollo por parte de compañias hoteleras extranjeras y las atracciones turísticas de la costa caribeña hondureña se sentían, según él, inhibidas debido a la preponderancia de afro-hondureños viviendo y trabajando cerca de las playas. (El deseo aparente de algunos expatriados estadounidenses para posibilitar o pasar por alto el odio racial de los líderes golpistas también puede tener algo que ver con su fijación en adquirir mansiones y villas cerca de la playa, mientras el Artículo 107 inconvenientemente se mantiene, como la periodista Belén Fernández explora en la historia de hoy, La parábola de la Congresista hondureña y la Blogger Gringa.)
El líder comunitario Celeo Álvarez Casildo remembró esta historia mientras hablaba con los 70 jóvenes seleccionados para representar a sus comunidades en el XVIII Encuentro Nacional de Jóvenes Afro-hondureños el fin de semana pasado en La Ceiba.


El estratega de ODECO Celeo Álvarez Casildo habla en el Encuentro Nacional de Jóvenes Afro-hondureños acerca de la organización comunitaria.
Durante una sesión plenaria de viernes por la mañana, Álvarez recordó la historia de como la Organización de Desarrollo Étnico Comunitario (ODECO) ha influenciado a candidatos presidenciales en las últimas tres elecciones al firmar detalladas promesas electorales. “En 2001, cuatro de los cinco candidatos nacionales vinieron a firmar nuestras demandas. Pero el candidato del Partido Liberal quien es ahora un ministro de gobierno no vino. ¿Porque no lo hizo?”

Un jóven se levanta para responder: “El hizo comentarios acerca de la necesidad de remover los monos de las playas. Eso es algo que no podemos tolerar.”

Es una parte de su historia que los jóvenes afro-hondureños recuerdan muy bien aún cuando la mayoría, hace once años, eran todavia niños, ésto por la conmoción colectiva y polémica generada en el momento y por los logros obtendios por ODECO al organizarse en torno y en contra de los comentarios de Pineda Ponce. El candidato presidencial no solo ahorcó su campaña presidencial por sus comentarios, sino que además su propuesta de eliminar el Artículo107—el cual motivó que decenas de miles de Afro-hondureños y otros grupos se organizaran y movilizaran, sabiendo que la propuesta iba destinada principalmente a arrebatarles sus tierras costeras comunales—estrelló su derrota junto con él.

A pesar de, o quizá porque deben lidiar diariamente con actitudes prejuiciosas de los hondureños blancos y ladinos que controlan las instituciones del país (paradójicamente los más poderosos magnates de negocios del país pertenecen a minorías étnicas de origen árabe o judío) la población afro-hondureña ha tenido enormes avances en las últimas dos décadas desde que ODECO se formó en 1992 aplicándose un modelo de organización comunitaria en su lucha contra la discriminación.

“Nuestra historia es la del racismo y discriminación política, económica, cultural y ambiental,” Álvarez les dice a los jóvenes de la asamblea. “Tenemos que organizarnos nosotros mismos. Nada de lo que tenemos ahora cayó del cielo. Todo esto es resultado de la lucha organizada.”

El edificio en el que el encuentro se lleva a cabo es un testimonio vivo del rápido crecimiento de ODECO como una fuerza en la vida hondureña. Éste ciertamente no cayó del cielo sino que fue construido, un piso a la vez, desde la base. El terreno en el que se erige costó cerca de US $34,000, donados por una ONG noruega de derechos humanos. Los cimientos se constuyeron en mayo del 2004 y el primer piso se completó en octubre de ese año. El salón de actos del tercer piso fue inaugurado el 30 de septiembre de 2006. El edificio entero, incluyendo los dormitorios con 64 camas, costó cerca de US $210,000, gran parte donado por ONG’s irlandesas de derechos humanos. Contratistas de construcción han estimado que la estructura habría costado mas de un millón de dólares si se hubiera construido comercialmente, sin embargo, ODECO fue capaz de hacerlo con un presupuesto mucho más reducido gracias al trabajo de construcción voluntario de cientos de hondureños.


Celeo Álvarez Casildo en el Centro Cultural Satuye que ODECO erigió en un terreno baldío en el barrio La Isla de La Ceiba.
D.R. 2009 Samuel Molina.
Álvarez—quien dirige un equipo de 30 personas del complejo, cada uno de los cuales además de sus labores es requerido para ser también promotor, palabra que utilizan para un organizador comunitario—continúa su charla la mañana del viernes: “En 1992—levante la mano quien ya haya nacido entonces—todo mundo pensó que no saldríamos a la calle por temor. Pero fuimos puerta tras puerta, barrio tras barrio, comunidad tras comunidad. A esto lo llamamos ‘trabajo hormiga’. Nunca creí que llegarían más de cien personas a nuestro primer acto. Todo lo que prometía era que yo asistiría con mi familia. Cuando el día llego, mas de 5000 marchamos por la Avenida San Isidro. La calle se pintó de negro.”

“¿Quién dirigió la marcha?” el pregunta, y luego responde: “Lo hicieron los jóvenes, también los niños y los adultos mayores. Salimos a las calles con nuestros tambores. Nuestros tambores nos han acompañado en este proceso desde el principio. Anoche en la inauguración de este evento la energía estaba muy alta porque nuestra cultura estaba aquí con nosotros, y también lo estaban las voces de nuestros ancestros mientras nos encaminamos hacia la construcción de una nueva nación, la nueva comunidad. Un mejor futuro para la comunidad depende de cada uno de ustedes.”

Álvarez frecuentemente apunta que su organización solo participa en tres marchas al año: Cada 12 de abril conmemorando el arribo de Garifunas a Honduras luego de ganar su libertad de la esclavitud en la isla de San Vicente; cada 1 de mayo cuando marchan con los trabajadores del país por el Día del Trabajador; y cada 12 de octubre, junto con indígenas en el aniversario de la llegada de Colón al Nuevo Mundo. “El resto del año hacemos trabajo en serio,” apunta: “el de organizar.”

“Te tienes que seguir moviendo,” instó a los jóvenes. “Si te mantienes inmóvil, no pasa nada. Tienes que moverte. El poder para negociar nace de la movilización.”

Avanzando en momentos de retirada

Durante dos décadas, cuándo los sindicatos obreros y otras fuerzas progresistas en Honduras y en otros lugares han sufrido una baja en su afiliación, y mientras la izquierda electoral solo ha conseguido un puñado de escaños en el Congreso, el modelo de organización comunitaria de los afro-hondureños les ha otorgado un poder único en la sociedad hondureña para obligar a los políticos y a las instituciones a atender sus demandas.

Un referente de este poder emergente se vió el pasado 19 marzo cuando cada uno de los cinco candidatos de los partidos nacionales firmo una lista de treinta promesas de campaña que ODECO había puesto frente a ellos. La comunidad está tan bien organizada que los políticos no se atreven a no firmar.

Entre las promesas ahora unánimamente hechas por los candidatos se encuentran: Otorgar un presupuesto de $12 millones de dólares para completar el proceso de regularización de títulos de tierras de comunidades afro-hondureñas e indígenas, $2 millones de dólares en fondos para el desarrollo económico, $ 8 millones para la mejora de electricidad, agua potable y sistemas de telecomunicaciones en sus comunidades, $ 10 millones para el desarrollo del turismo en las comunidades afro-hondureñas (muchas de ellas a lo largo de las playas de la costa norte) y la construcción de una Escuela de Turismo Garífuna con un presupuesto anual de $ 1,5 millones, $ 20 millones para que las municipalidades locales democráticamente realicen planes para el desarrollo de la comunidad, un presupuesto anual de $ 500,000 para la Comisión Nacional contra el Racismo, $265.000 dólares para apoyar las actividades mensuales de Historia Afro-hondureña cada julio, $ 5 millones para un nuevo departamento de gobierno de Desarrollo Indígena y Afro-hondureño, un presupuesto anual de $ 2 millones para el tratamiento de pacientes con VIH-SIDA, $ 25 millones para mejorar las escuelas públicas en las comunidades minoritarias, 500.000 dólares al año para la creación de la Institución Internacional de Afro-descendientes (incluyendo la Escuela de Formación de Líderes Afro-Descendientes en Derechos Humanos, Comunicación e Investigación , la “Escuela de Líderes ” de ODECO), $ 2,5 millones para la preservación y colección de la canción ancestral, la danza y las artes, 1.2 millones de dólares anuales para que las instituciones de enseñanza preserven la tradición garífuna, un aumento del cincuenta por ciento en el presupuesto del Centro Cultural Garinagu de Honduras, 2.5 millones de dólares para construir un Museo Internacional Garífuna en La Ceiba, $ 2 millones para la Casa de la Cultura Indígena, $ 10 millones anuales para la limpieza y conservación del ambiente en las comunidades afro-hondureñas e indígenas.

Esos $104.9 millones de dólares firmados en compromisos específicos fue firmado por el candidato del Partido Nacional, Pepe Lobo, por el candidato del Partido Liberal, Elvin Santos, por el candidato de la Unidad Democrática César Ham, por el candidato del Partido de la Democracia Cristiana Felicito Ávila Ordoñez y por Bernard Martínez Valerio del Partido Social Demócrata. (El sexto candidato presidencial, el independiente Carlos Reyes, no había sido aprobado para la elección cuando la ceremonia de la firma de compromisos se llevó a cabo en marzo pasado.)

Y eso no es todo. Además de los $104 millones de dólares en promesas presupuestarias específicas, la organización obtuvo las siguientes promesas adicionales de los aspirantes antes mencionados: Protección para las poblaciones indígenas y afro-hondureñas en el DR-CAFTA tratado de “libre comercio” entre Centroamérica, la República Dominicana y los Estados Unidos; campañas publicitarias patrocinadas por el gobierno en contra del racismo y la intolerancia; la ratificación de Honduras en la Convención Interamericana contra el Racismo, la Discriminación y la Intolerancia; leyes mas estrictas que garanticen la representación proporcional a nivel nacional, estatal y local; el compromiso de que al menos el 30 por ciento del gabinete presidencial, de puestos diplomáticos y de otros altos cargos este compuesto por indígenas y afro-hondureños; apoyo para la seguridad pública y para la construcción de hogares en comunidades minoritarias; una mejor precisión en el Censo de las poblaciones minoritarias; 500 becas escolares por año para la educación secundaria indígena y afro-hondureña, 500 becas anuales para los mismos en universidades, reformas a leyes para la mejora en el reconocimiento y preservación de la cultura indígena y afro-hondureña en el Instituto Hondureño de Antrapología e Historia; y la adhesión de Honduras a tratados de trabajo internacional, ambiente y de anti-discriminación que los gobiernos no han firmado hasta ahora.


D.R. 2009 Samuel Molina.
El alcance de ODECO también se extiende hasta autoridades judiciales y militares. Cuando años atrás soldados de las Fuerzas Armadas mataron a cuatro pescadores Garifuna por supuestamente flotar sus naves en una reserva natural, la organización hizo tanto ruido al respecto que el militar General Romeo Vásquez Velásquez—más famoso ahora como el ejecutor del golpe del 28 de junio—y su Estado Mayor Conjunto se dirigieron a La Ceiba para tratar de calmar la tormenta: ODECO había organizado a cientos de ciudadanos para reunirse en una asamblea pública que demandara justicia. Los militares atacantes fueron procesados por el crimen.

El golpe del 28 de junio y sus secuelas han creado un nuevo conjunto de retos para ODECO. Antes de la inauguración del encuentro nacional de jóvenes la noche del jueves el viceministro de la jueventud del régimen de facto, Randy Garcia, afro-hondureño, pidió a ODECO una invitación para asistir. La solicitud fue rechazada. “No tenemos nada que hacer con ese gobierno,” comentó Álvarez a Narco News.

Durante la sesión de la mañana del viernes, Álvarez, sentado en un gran círculo en el salón del tercer piso, pasó el micrófono inalámbrico a los jóvenes y les pidió que leyeran turnadamente en voz alta los 30 puntos de las promesas de campaña firmados por los candidatos presidenciales. Cuando una mujer jóven luchaba con la pronunciación de algunos títulos de agencias gubernamentales del texto algunos otros jóvenes rieron, Álvarez los interrumpió: “Compañeros, ¿que pasa? Se aprende a nadar nadando y se aprende a leer leyendo. No te preocupes si tropiezas con algunas palabras. Así es como avanzamos, aprendiendo.”

Él habló a los jóvenes acerca de la importancia de leer, citando a líderes históricos como Martin Luther King, Mohandas Gandhi, Marcus Garvey, Nelson Mandela “y Malcolm X, quien dijo que la gente ignorante no gana ninguna batalla. ¿Que es lo que éstos líderes tienen en común? Eran gente estudiosa. Tienes que leer. Tienes que formarte a tí mismo. El que se dice líder y no sabe nada termina engañando a la comunidad.”

Escuela de Líderes

Las manos levantadas revelaron que cerca de la mitad de los 70 delegados juveniles son ya egresados de la Escuela de Formación de Líderes Afrodescendientes en Derechos Humanos de ODECO, conocida popularmente como “Escuela de Líderes.”

Fundada en 2006, la Escuela de Líderes, ha egresado a 360 hondureños y a otros mas o menos 40 afrodescendientes de los vecinos países Centroamericanos y México. Una ligera mayoria de estos hasta la fecha egresados son mujeres. El programa se ofrece en cuatro cursos celebrados una semana al mes duante cuatro meses, con 30 o 40 estudiantes en cada sesión y profesores de Honduras, Guatemala, Perú, Estados Unidos y de otros países. Organizaciones comunitarias locales eligen a los estudiantes—que oscilan edades de entre 12 y 30 años, la mayoría de 19 y 20 años de edad—y a egresados para participar en la recolección de fondos de viaje para los nuevos estudiantes de las comunidades para que puedan ir a futuros períodos de sesiones en La Ceiba donde los dormitorios y salones de ODECO son los anfitriones.

El curso de la primer semana “Presencia Afrodescendiente en América,” incluye la historia desde la esclavitud pasando por la abolición hasta el presente. El líder obrero y escritor Pedro Brizuela de San Pedro Sula, Honduras, escribió el texto de enseñanza titulado “Liderazgo”, que es la base de la primer lección. El texto cita distintos comentadores del tema, tales como el autor evangélico John C. Maxwell, a Conrad Hilton y a Platón. Hoy traducimos el texto al inglés y publicamos la versión en español para que esté disponible a nivel mundial. (Muchos de sus principios aplican a líderes sociales y periodistas por igual, y seguramente serán incorporados al curriculum de la próxima Escuela de Auténtico Periodismo en México de Narco News en febrero próximo.) En el se habla de la diferencia entre un “líder” y un simple “jefe,” y enlista las 21 cualidades indispensables de un líder: carácter, carisma, compromiso, comunicación, capacidad, valor, discernimiento, enfoque, generosidad, inciativa, habilidad para escuchar, pasión, actitud positiva, solución de problemas, el cultivar relaciones, responsabilidad, confianza en uno mismo, autodisciplina, servicio, capacidad para aprender y visión.


D.R. 2009 Samuel Molina.
El curso de la segunda semana se titula “La Concepción filosófica nacional e internacional de las leyes que protegen los Derechos Humanos.” El tercero es, “La lucha y la vida cotidiana de los afrodescendientes.” Y el cuarto, “Defensa de los derechos de las comunidades Afrodescendientes.”

El libro de texto de 191 páginas de la Escuela de Líderes, con una segunda reimpresión en 2008, ofrece textos y documentos con temas relacionados anteriormente. Con el permiso de ODECO ponemos el libro disponible en su idioma original para su descarga gratis. Contiene también los textos de leyes y tratados nacionales e internacionales en las áreas de derechos humanos, igualdad racial, derecho laboral y a la tierra, así como el estudio detallado de la Constitución hondureña. Enseña como organizar con el fin de influenciar a gobiernos municipales, estatales y nacionales, así como un enfoque en como los organizadores puden abordar problemas específicos de la comunidad como: el racismo, xenophobia, discriminación, intolerancia, violencia contra la mujer, el VIH-SIDA, el abuso de sustancias, abuso infantil, y los fundamentos básicos de la democracia participativa.


Grupo de Danza ODECO, en la sesión inaugural del Encuentro Nacional de Jóvenes Afro-hondureños en La Ceiba el jueves. 2009 Samuel Molina.
D.R. 2009 Samuel Molina.
La seriedad y el sentido del propósito de los jóvenes líderes fue evidente el fin de semana del encuentro nacional de jóvenes: los participantes acordaron abstenerse de alcohol o drogas durante el periódo de sesiones, de mantener los celulares en vibrador, y de escuchar atentamente a cada persona que hablara. Prácticamente cada intervención fue aplaudida no importando la duración de la misma. Preparadas por la chef Sonia y su personal de cocina los participantes recibieron tres deliciosas comidas durante el día. Los estudiantes participaron en ejercicios de construcción de confianza y en eventos sociales, tales como una presentación de danza y canto en la lengua Garifuna el jueves:

Añahei gurigia mafiñehaña luagu wanichigu

Wanichigu wedewese

Wanichigu wedewese

Higarugu, Higarugu, Higarugu, Higarugu

Higarugu niburetiñu garinago

La canción—una llamada a los jóvenes para creer en el conocimiento de los antepasados y en el poder de los jóvenes; el coro canta: “Ven, ven, ven, juventud Garifuna”—no es una balada tradicional antigua, sino una composición original de Guillermo Tomás, uno de los jóvenes del encuentro que trabaja dando clases de lengua Garifuna en ODECO.

Sujetos, No objetos

Álvarez, en su presentación del viernes, explica que las treinta promesas de campaña firmadas por los candidatos presidenciales fueron el resultado de un proceso democrático entre los afrohondureños a un nivel de base.

“¿Fue ODECO quien inventó estas demandas?”, pregunta con voz alta. “No, fue el resultado de un arduo trabajo, de reuniones en comunidades donde la gente vertía ideas. Así fueron elaboradas y puestas en el papel.”

“Estas demandas no son exclusivas de las comunidades afrodescendientes. También incluyen a los indígenas. Necesitamos construir alianzas con otros sectores. Los indígenas tienen problemas similares a los nuestros,” subrayó. “¡Nada cae del cielo! Si quieren lograr algo tienen que encender la mecha para continuar con la lucha organizada.”

Álvarez luego explica la gran tarea que el próximo presidente tendrá—producto de las elecciones previstas para el 29 de noviembre y que han sido manchadas por la caída del orden constitucional en el país—para cumplir con esas promesas. “Una vez elegido sigue la tarea de de la vigilancia e insistencia para que cumplan las promesas de campaña. Alguien dijo una vez que nada se logra sin la voluntad del pueblo. Pero nada se mantiene sin un empujón de las instituciones.”

Para indicar el tipo de proceso necesario para forzar al gobierno a cumplir con las promesas presidenciales inventa el nombre de tres hondureños para contar la historia. “Se verá algo como esto: ‘Chepe Martínez,’ ‘Filomena Castro’ y ‘Cándido García’ forman una comisión para supervisar y evaluar el cumplimiento de las promesas. Pero para llegar a Tegucigalpa, Filomena, Cándido y Chepe necesitan de transporte, alojamiento y alimentación. Tienen que ir de sus comunidades a la capital y de ahí trasladarse dentro de la capital. Tendrán que ser capaces de pagar la cuenta del teléfono de las llamadas que hagan. Ellos necesitan de determinadas condiciones. Si no las tienen no serán capaces de llegar, de hablar por teléfono, o de darle seguimiento a las promesas. Se necesita de una organización para que eso suceda.”

“¿Que sigue después?” pregunta. “Eso depende en la responsabilidad y capacidad que tengamos. ¿Son sujetos u objetos? Que somos nosotros?”

“¡Sujetos!” claman los jóvenes.

“Tú, ¿que eres tú?”

“¡Sujeto!”

“Nosotros tenemos voz. Nosotros pensamos. Nosotros actuamos. Nosotros sentimos. Queremos que ellos nos vean como sujetos. Muy pocas comunidades en Honduras tienen lo que nosotros. Nosotros tenemos ya ese compromiso. No somos el objeto de nadie.”

Durante la sesión del sábado del encuentro nacional de jóvenes, la asamblea observó la segunda mitad de la versión en español del documental de PBS, Una Fuerza más Poderosa, acerca de la acción no violenta, de la resistencia civil y de la planeación estratégica. En el acto de clausura, un grupo de jóvenes ofreció una obra de teatro presentando una escena de un juzgado en el que el virus del VIH es llevado a juicio—su defensa emprendida por el “Procurador de la Ignorancia—y por último el grupo de Danza ODECO culminó la conferencia con una danza tradicional teñida con vestimentas rojas, oro y verdes.

El entrenamiento y lecciones enseñadas tanto adentro como fuera del Centro Cultural Satuye son evidentemente relevantes para la situación que todos los hondureños, no solo la población afrodescendiente esta viviendo hoy día con las imposiciones de un régimen golpista.

En los últimos tres años, Celeo Álvarez Casildo y ODECO sutilmente han levantado un ejército pacífico de casi 400 líderes comunitarios altamente capacitados que realizan su trabajo con seriedad, dedicación, pero también con gran alegría y camaradería. En una década de informes sobre movimientos sociales de todo el hemisferio, no hemos visto una comunidad de América Latina organizar un programa de capacitación tan avanzado como la Escuela de Líderes de ODECO y, así como corre la voz acerca de ello y del resultado de la organización de campo, solo parece una cuestión de tiempo hasta que el arte de la organización comunitaria se enseñe como una demanda popular en el resto de la población hondureña, particularmente entre los jóvenes.

Cuando los líderes lideran

No contentos con solo nombrarse a sí mismos líderes con un diploma, los jóvenes que se reunieron para la conferencia en realidad son líderes. Discutieron sus puntos de vista en torno a la crisis política en Honduras y luego delegan a media docena de sus compañeros para que redacten una declaración basada en las conclusiones colectivas.

La declaración denuncia la “violación a los derechos humanos” por el régimen golpista que robó el poder el 28 de junio. Ofreció su apoyo para el Plan Arias de restaurar al presidente Manuel Zelaya al puesto para el que fue electo. Pero la interpretación de los jóvenes de ese plan pude diferir significativamente de la de la Secretaria de Estado de los Estados Unidos, Hilary Clinton: su demanda más importante fue que el último domingo de noviembre de 2010 el pueblo de Honduras votara un plebiscito nacional para la creación del proceso de escribir, democráticamente, una nueva constitución para la nación. (Las condiciones del Plan Arias, respaldado por la prohibición estadounidense de que el presidente Manuel Zelaya promueva una convención constitucional a su negociado retorno a la presidencia. Con esta declaración la juventud afro-hondureña—organizada en un nivel avanzado, que seguramente debe impresionar y estar en la conciencia del organizador comunitario que actualmente ocupa la Casa Blanca—ha dejado claro que ningún acuerdo de este tipo tiene que ver con ellos o con sus aspiraciones para una Honduras más democrática. Con o sin el retorno de Zelaya, se están organizando para una nueva Constitución.)

Muchas grupos e individuos hacen declaraciones, sin embargo, ésta viene de una red de organizadores altamente capacitados y con la capacidad e infraestructura para movilizar una gran cantidad de atención para su demanda. Higarugu niburetiñu garinago… La juventud Garífuna está llegando para asegurarse que la demanda popular para una nueva Constitución de Honduras no se pierda en las maniobras de los poderes de arriba.

Luego de que los jóvenes leyeron en voz alta y aprobaron por unanimidad la declaración, Celeo Álvarez se dirigio a ellos. “Ésta declaración seguramente dará la vuelta al mundo”, dijo, expresando su orgullo por la coherencia y la pasión por la justicia. Álvarez dijo que llevaría la declaración de los jóvenes el próximo mes a Washington DC donde él y otros líderes afrodescendientes de todo el hemisferio se reunirán entre el 21 y 25 de septiembre bajo la bandera de ONECA, la Organización Negra Centroamericana, la cual tiene profundas conexiones con organizaciones estadounidenses de derechos civiles, con líderes y organizadores comunitarios y con la organización Afroamericana Congresista Caucus. Álvarez fue presidente de ONECA en sus primeros 14 años, y es miembro del consejo administrativo. Mientras se encuentre en Washington, estará disponible para entrevistas y reuniones y puede ser contactado via correo electrónico en calvarez@caribe.hn

Para que nadie en el mundo, en Washington o en cualquier otro lugar, necesite sus lentes para leerlo, aqui tenemos el coronamiento—la única parte en la que escribieron algunas palabras en MAYÚSCULA, para darle énfasis—de la declaración de los jóvenes, cuando llaman a:

“La convocatoria de un PLEBISCITO para que la ciudadanía se pronuncie sobre la redacción de una NUEVA CONSTITUCIÓN, con garantías plenas para la más amplia y representativa participación de todos los sectores que forman parte del pueblo hondureño, este plebiscito debiera celebrarse el último domingo del mes de noviembre del año 2010.”

El que estes leyendo la declaración de los jóvenes—aquí esta el texto entero en español y traducido al inglés, incluyendo las firmas de los 75 jóvenes líderes comunitarios que la co-escribieron—es evidencia de que su llamado a un referendum nacional en noviembre de 2010 para una nueva Constitución ya ha comenzado su viaje por todo el planeta y también a través de la más grande Escuela de Líderes que es el país llamado Honduras.

Share |

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America