<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español September 17, 2014 | Issue #60


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #59
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

En la política estadounidense hacia el régimen golpista hondureño el Dinero habla

A pesar del reciente show mediático del Departamento de Estado en torno a la suspensión de la ayuda, millones de dólares de los contribuyentes siguen fluyendo hacia el país centroamericano


Por Bill Conroy
Especial para The Narco News Bulletin

13 de septiembre 2009

La política del gobierno de los Estados Unidos hacia el gobierno de facto hondureño puede describirse como de doble cara—por un lado expresando una retórica pública de indignación mientras detrás de escena con disimulo continúa sosteniendo económicamente al régimen golpista.

Hasta la fecha, el gobierno de los Estados Unidos se ha negado a declarar oficialmente que el derrocamiento y exilio del 28 de junio del presidente Manuel Zelaya se llevó a cabo mediante la vía “militar” del golpe de Estado—ésto con el fin de evitar la invocación de una ley draconiana que cortaría de tajo la ayuda estadounidense al gobierno hondureño.

Sin embargo, en la danza diplomática de la terminología, el Departamento de Estado, bajo el liderazgo de la Secretaria Hillary Clinton, está declarando a los medios que lo ocurrido en Honduras el 28 de junio todavía es un golpe de Estado—con el término militar ausente.

Lo siguiente se desprende de una rueda de prensa del Departamento de Estado del 3 de septiembre pasado:

...El presidente dejó claro desde un principio, así como la Secretaria [de Estado, Hillary Clinton], que éste fue un golpe de Estado. ... Nuestras leyes no requieren a la Secretaria a llegar a una conclusión sobre el tipo de golpe de Estado que és, con el fin de llegar a la determinación de cortar la ayuda. Ella cortó la asistencia porque se trataba de un golpe de Estado. ...

Es ahí donde se encuentra el problema, el pequeño detalle de la “asistencia.”

A principios de mes, por segunda vez desde el golpe de fines de junio, el Departamento de Estado ha fomentado la cobertura de prensa en torno a sus esfuerzos por aumentar la presión económica sobre el régimen de facto de Honduras, dirigido por el hombre fuerte Roberto Micheletti.

Sin embargo, a pesar del show mediático actual, más de dos meses después del golpe y a poco más de dos meses de las elecciones presidenciales previstas, no ha cambiado nada—incluyendo el hecho de que el gobierno de los Estados Unidos continúa enviando millones de dólares en ayuda exterior a Honduras, que sigue gobernado por un junta ilegal de matones.

La Evidencia

El 9 de septiembre pasado el consejo de administración de la Corporación del Desafío del Milenio (MCC por sus siglas en inglés)., una agencia de ayuda estadounidense financiada por los contribuyentes y presidida por la Secretaria de Estado Clinton, emitió un comunicado de prensa, que indicaba que se había votado a favor de cancelar los $11 millones de dólares en financiación a los proyectos de transporte de Honduras, y también a “poner en espera” otros $4 millones en asistencia a otro proyecto vinculado a la mejora de caminos.

El financiamiento para la mejora de caminos es parte de una ayuda de cinco años (2005-2010) de $215 millones de dólares entre la coporación MCC y el gobierno de Honduras.

En una declaración preparada para anunciar el recorte de la ayuda a Honduras, el jefe ejecutivo de MCC dijo: “El buen gobierno y la rendición de cuentas representan el corazón de nuestros programas de reducción de la pobreza y los gobiernos inconsistentes en estas áreas ponen en peligro, no únicamente el financiamiento de MCC, pero también los impactos a largo plazo que las buenas políticas puedan tener en el crecimiento de sus economías locales”.

Pero, ¿fue realmente un recorte a la ayuda?

La portavoz de MCC, Sarah Stevenson, dijo a Narco News la semana pasada que, como parte del fondo de $215 millones de dólares de su agencia con Honduras, hasta el 31 de agosto, MCC tenía “$191 millones en compromisos contractuales, de los cuáles se han desembolsado ya $91 millones”—enviados en realidad a Honduras.

Añadio que los $11 millones en financiamiento revocados en la reunión del 9 de septiembre no forman parte de algún dinero de compromisos contractuales. Aún cuando ella no pudo responder sobre los $4 millones puestos en espera, el comunicado de prensa de MCC deja claro que el dinero está ligado a fondos que no han sido “obligados por contrato.”

Un simple cálculo matemático nos dice entonces que MCC aún tiene $100 millones de dólares de financiamiento comprometidos por contrato, y que éstos serán entregados al régimen golpista hondureño en cualquier momento antes de fines de 2010.

De hecho, de acuerdo a informes hechos públicos por el Banco Central de Honduras, MCC ha entregado $10.7 millones de dólares a Honduras desde el golpe del 28 de junio—incluyendo los 3.8 millones de finales de agosto, más de una semana antes de que terminara el show mediático del cese del financiamiento de MCC. Para beneficio del régimen golpista, el resto de la financiación de MCC continuará su flujo con los $100 millones adicionales que llegarán en las próximas semanas o meses.

El embajador de los Estados Unidos en Honduras previamente había declarado que el revocar los $100 millones restantes del compromiso de financiamiento de MCC podría crear grandes responsabilidades legales para el gobierno de los Estados Unidos. Sin embargo, esta apreciación puede parecer un intento de esquivar la responsabilidad o es una invención descarada.

Los fondos de asistencia de MCC a Honduras son distribuidos a través de una agencia independiente del gobierno llamada MCA-Honduras. La agencia está basada en Honduras y es regida bajo la legislación nacional; en su junta directiva imperan miembros del régimen golpista. Sumado a esto, en el lenguaje compacto propio de MCC se deja en claro que para los contratos firmados entre MCA-Honduras con los proveedores, “MCC no es parte”.

Del sitio de internet de MCC:

Estas adquisiciones [de contrato] se adjudican y administran por el país [Honduras] a través de una “entidad responsable” (también conocida como “Entidad MCA”)... establecida por el país para administrar los programas identificados en el pacto. MCC no es parte en estos contratos.

Así que al parecer, basados en la estructura del programa de financiación, si MCC decidió cortar los restantes $100 millones de ayuda en compromisos contractuales con Honduras, sería el régimen golpista hondureño el que estaría en la posición jurídica y económica de hacer efectivos los contratos—y no el gobierno de los Estados Unidos.

¿Decepción o Difunción?

A pocos días del golpe del 28 de junio, los Estados Unidos anunciaron la suspensión de unos $20 millones de dólares en asistencia a la nación centroamericana. Luego de eso, a principios de septiembre, el Departamento de Estado comenzó a batir los tambores de nuevo en sus planes de poner fin a unos $30 millones de dólares en ayuda a Honduras—una cifra que incluye los $11 millones de financiamiento de MCC revocados.

Lo que nunca ha estado claro en la mayoría de la cobertura de prensa dominante del glorificado recorte a la ayuda es que entre el anuncio incial de julio y el de septiembre no hubo algún nuevo financiamiento involucrado. Como prueba de ese hecho, esto es lo que un alto funcionario dijo en la rueda de prensa del Departamento de Estado del 3 de septiembre sobre la suspensión de los $30 millones en ayuda exterior a Honduras:

La ayuda [20 millones de dólares] que fué, como saben, suspendida inmediatamente después del golpe… fué formalmente cancelada hoy. ...

De MCC son otros 11 millones, los cuáles ya han sido suspendidos, y con quienes estamos trabajando estrechamente en busca de los términos para su formalización. [Esos 11 millones en ayuda oficialmente se dio por terminada en la reunión del 9 de septiembre del consejo de administración de MCC. El subrayado es mío.]

Como ejemplo de este esfuerzo en el cambio de la asistencia, a continuación se cita una serie de declaraciones emitidas por el Departamento de Estado y funcionarios de USAID a partir del golpe del 28 de junio—todas haciendo referencia al corte del mismo grupo de fondos de USAID. Cortes que fueron parte de la reducción de una mayor ayuda de 20 millones de dólares anunciada en julio y luego reanunciada a principios de septiembre (todo junto con la cancelación final de los previamente suspendidos $11 millones de la ayuda de MCC).

[Énfasis dado por Narco News.]

  • De una rueda de prensa del Departamento de Estado el 6 de julio:


    La asistencia suspendida por USAID hasta la fecha asciende a aproximadamente $1.9 millones. ...


  • De la rueda de prensa del Departamento de Estado del 3 de septiembre:


    La ayuda que—como ustedes saben, fué suspendida luego del golpe… Les daré algunos números—9.4 millones de USAID. [Oficial Superior de Administración número tres], repique su campana si tengo algo aquí mal.


  • De las declaraciones emitidas a Narco News de la encargada de prensa de USAID, Lisa Hibbert-Simpson, el 27 de agosto:


    El presupuesto anual 2008 de USAID para Honduras fue de $37.3 millones. En 2009, USAID espera otorgar a Honduras $46.8 millones. Luego de los eventos del 28 de junio en Honduras, USAID suspendió las actividades y proyectos de financiamiento previos, totalizando $3.7 millones en educación básica, planeación familiar, y algunas actividades para el medio ambiente.


  • De las declaraciones emitidas a Narco News de la encargada de prensa de USAID, Lisa Hibbert-Simpson, el 27 de agosto:


    El presupuesto anual 2008 de USAID para Honduras fue de $37.3 millones. En 2009, USAID espera otorgar a Honduras $46.8 millones. Luego de los eventos del 28 de junio en Honduras, USAID suspendió las actividades y proyectos de financiamiento previos, totalizando $3.7 millones en educación básica, planeación familiar, y algunas actividades para el medio ambiente.


  • De las declaraciones complementarias del 31 de agosto a Narco News por parte de Hibbert-Simpson, en quien recae la respuesta oficial de USAID en la misión hondureña:

    Gracias a su investigación. El presupuesto de USAID para Honduras en 2008 en realidad fue de $37.3 millones. En 2009, USAID espera otorgar a Honduras $41.7 millones. Luego de los eventos del 28 de junio en Honduras, USAID suspendió las actividades y proyectos de financiamiento previos, totalizando $3.7 millones en educación básica, planeación familiar, y algunas actividades para el medio ambiente.

    De las declaraciones dadas por Hibbert-Simpson de USAID el 4 de septiembre, las cuales buscan conciliar los variados recortes al financiamiento de USAID:


    Los $3.7 millones son una parte de los $9.4 millones. El total de los $9.4 millones se compone de los $3.7 millones restantes del año anterior más los $5.7 millones del presupuesto para 2009.



Estas declaraciones ilustran el supuesto corte a los fondos de USAID de $20/$30 millones dirigido a la junta. El corte inicialmente anunciado a principios de julio ha fluctuado entre $1.9 millones de dólares, $3.7 millones a $9.4 millones al mismo tiempo en que USAID reporta dos diferentes cifras de 2009 de la financiación total para Honduras.

Sumado a esto, y así como el Departamento de Estado lo reconoce, la supuesta cancelación del financiamiento por $11 millones relativos a MCC, es de hecho, la simple formalización de la suspensión previamente anunciada (a mediados de julio).

Pero a pesar de las barreras a los convulsionados esquemas desatados en los medios, no importa cuánto lo corten al mínimo (en el caso combinado de MCC y USAID), Honduras todavía recibirá más de $130 millones de dólares en impuestos. Éste sigue siendo el caso, aún cuando el país es gobernado por un régimen golpista considerado públicamente cómo ilegítimo tanto por el Presidente de los Estados Unidos como por la Secretaria de Estado.

En suma, el “recorte de fondos” anunciado a la fecha por parte de MCC—la principal fuente de ayuda externa a Honduras—se trata solo de una promesa para la ayuda futura y no de las decenas de millones de dólares ya comprometidos con el país en el financiamiento de contratos y que están actualmente bajo control legal del régimen golpista.

Esa es la historia que los grandes medios de comunicación no cuentan.

Sin embargo, esta política estadounidense de doble cara frente al régimen golpista hondureño no es nada nuevo en las relaciones E.U.A/América Latina—las cuáles están marcadas por la tendencia del gobierno estadounidense de minar las democracias latinoamericanas cuando así le conviene (con el interés de los oligarcas controladores del capitalismo compinche en la región). En esa dinámica, el ahora exiliado presidente Zelaya cruzó la línea en su intento de extender sus lazos con el presidente venezolano Hugo Chávez—incluyendo la decisión de Zelaya de unirse al ALBA, la alternativa Bolivariana a las iniciativas estadounidenses de libre comercio.

Henry Kissinger fue brutalmente honesto acerca de la realidad diplomática de Estados Unidos en América Latina al comentar, décadas atrás, sobre el gobierno democráticamente elegido del presidente de Chile, Salvador Allende—quién fué derrocado en el golpe apoyado por los Estados Unidos de 1973 y que condujo al asesinato de Allende y a un posterior reinado de terror por parte del dictador Augusto Pinochet.

Yo no veo por qué nosotros debemos quedarnos quietos y observar como un país se vuelve comunista por la irresponsabilidad de su pueblo. Estos asuntos son demasiado importantes para dejar que los votantes chilenos decidan por sí mismos.—Henry Kissinger, Secretario de Estado durante la administración de Richard Nixon.

Con la Secretaria de Estado Clinton, esa política exterior fundamentalmente anti-democrática parece continuar siendo el parámetro para América Latina—faltándole un mayor apoyo al Presidente de los Estados Unidos para cambiar ese rumbo.

Continúen en sintonía…

Traducción de ingles por Fernando Leon

Share |

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America