<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español December 11, 2017 | Issue #60


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #59
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

La Guerra Desigual en las Calles de Honduras

“Ellos son los únicos que utilizan la violencia,” declara sobre el Régimen Golpista la Dirigente de Derechos Humanos, Bertha Oliva, en el segundo día del Regreso de Zelaya


Por Jeremy Kryt
Especial para The Narco News Bulletin

23 de septiembre 2009

TEGUCIGALPA, HONDURAS, 22 de SEPTIEMBRE de 2009: Las fuerzas de seguridad del gobierno atacaron a una multitud pacífica que se encontraba frente a la Embajada de Brasil la mañana del martes. Aparentemente fué un intento de disipar el apoyo al depuesto presidente Mel Zelaya. El Sr. Zelaya había regresado al país el lunes luego de casi tres meses de exilio.


Mel Zelaya se dirige a una multitud de miles frente a la Embajada del Brasil el lunes. D.R. 2009, Jeremy Kryt.
“La represión fue terrible,” dijo el diputado nacional Marvin Ponce, quién estaba con Zelaya en la embajada hasta alrededor de las nueve de la noche del lunes. “Ésto es un reflejo de su filosofía, de este gobieno de golpistas. Ellos no respetan los derechos humanos. Ellos no quieren un diálogo político,” dijo Ponce. Debe saber de lo que habla: El diputado mismo fue atacado durante una protesta pacífica el mes pasado, sufriendo varias fracturas, incluyendo tres en lugares distintos de su brazo derecho.

Los testigos presenciales indican que los soldados y los policías dispararon gas lacrimógeno, balas de goma y balas reales contra la multitud.

“Fué brutal,” dijo el organizador de la resistencia, Juan Barahona, director de El Bloque Popular. “Yo estaba afuera de la embajada cuando la policía comenzó la dispersión. Después nos reorganizamos y marchamos por algunos de los barrios pobres. Pero la policía nos atacó ahí también.”

El día anterior se habían congregado miles frente al Consulado de Brasil en la Colonia Palmira, para dar la bienvenida al Sr. Zelaya con cantos y canciones. El gobierno de facto había impuesto un toque de queda que empezó a las cuatro de la tarde, además cortó la electricidad de la Embajada; sin embargo, los partidarios de Zelaya permanecieron en las calles toda la noche, desafiando las órdenes de dispersarse.

Este periodista pasó la mayor parte del lunes dentro de la embajada con el Sr. Zelaya. El depuesto presidente se dirigió a los miles reunidos afuera, instándolos a seguir la resistencia no violenta contra “Los Golpistas.”

“Continuaremos con la lucha por la democracia,” dijo Zelaya mientras la multitud expresaba su deseo de una nueva Constitución. “Esta vez no me agarrarán dormido,” bromeó Zelaya refiriéndose al episodio del 28 de junio cuando los militares lo sacaron del país en pijama.


“Manifestantes que apoyan al Presidente Zelaya siendo detenidos por la policía antimotin a unas cuadras de la Embajada de Brasil el miércoles. Unos minutos después de que esta fotografía fue tomada la policía lanzó gas lacrimógeno directo a la multitud—en vez de dispararlos por encima de ellos—y comenzó a golpear a los manifestantes pacíficos.” D.R. 2009 Jeremy Kryt.
Más tarde, cuando la electricidad fue cortada, hubo temor de que en cualquier momento las autoridades derribaran las puertas, por tal motivo se les entregaron armas blancas a los guardias de seguridad. Las luces regresaron pronto, por cortesía del generador del complejo (y del gas suministrado por la Resistencia). El ataque esperado no se produjo hasta el amanecer, cuando la policía lanzó gas lacrimógeno al patio y ocupó por la fuerza edificios vecinos.

“Estos matones pueden entrar en mi casa y hacer lo que quieran,” dijo un vecino desconcertado mientras cargaba sus objetos de valor fuera de escena. “Me tratan como un criminal sólo porque vivo cerca de la Embajada.”

Al parecer los “matones” pudieron hacer todo lo que quisieron en la capital el martes. Por mencionar solo un ejemplo: Las oficinas del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH) fueron atacadas sin provocación alguna cuando la policía disparó gases lacrimógenos al interior del edificio.

“Ellos quieren que renunciemos a nuestras investigaciones,” dice la coordinadora de COFADEH, Bertha Oliva, “porque tienen miedo de las pruebas que tenemos contra ellos.”

Llegué a COFADEH unos diez minutos después del ataque, mientras la gente todavía estaba afectada por el gas. “Ni las bombas ni las balas nos disuadirán,” dijo Oliva. “Nos negamos a ser intimidados.”

Más tarde ese día, Oliva me dijo que solamente COFADEH había documentado 36 heridos el martes, muchos con moretones y heridas abiertas por las macanas de los policías. También informaron de al menos dos muertes. El diputado Ponce estima en 172 el número de heridos. Reportes independientes indican que alrededor de 350 personas fueron arrestadas y llevadas al estadio de futbol Villa Olímpica.

Sin embargo, la cifra oficial de la policía es muy diferente. Según sus números, sólo hubo 23 arrestos, 10 heridos y ningún muerto. Los oficiales de policía también dejaron en claro sus intenciones con Zelaya.

El coronel de Inteligencia de la Policía, Samuel Mengiver, dice: “En el momento en que pise el exterior del edificio, se va directo a la cárcel.” ¿Y si Zelaya no sale por voluntad propia? “Estamos listos para sacarlo de ahí a la fuerza,” dijo el coronel. “Estamos esperando la orden.”


La policía atacó a la multitud con granadas de gas, palos y pistolas. Periodistas encontraron casquillos de balas de nueve milimetros en la calle después. D.R. 2009 Jeremy Kryt.
No se tiene que ir muy lejos para ver la evidencia de las tácticas empleadas por las autoridades. Esta mañana saliendo del hotel en camino a la Embajada de Brasil, me topé con varios jóvenes huyendo de un escuadrón de policías armados con macanas. Mientras observaba, los policías interceptaron a dos de ellos y comenzaron a golpearlos violentamente, incluso después de que habían caído al suelo.

“Solo estábamos caminando al trabajo,” dijo Aaron Antonio mientras sangraba profusamente por las múltiples heridas de la cabeza. “No puedo entender por qué nos atacaron.” De mi teléfono celular llamé a una ambulancia, pero para cuando llegó, el compañero de Antonio ya había perdido la conciencia. Los ojos del joven se negaban a dilatarse y vomitaba mientras yacía en la cuneta.

“La gente ya ni siquiera puede caminar por las calles en paz,” me dijo Bertha Oliva. “La gente está siendo golpeada simplemente por salir a la calle. [La policía] los caza como si fuera deporte. ¿En que clase de país se ha convertido?”

Para el momento en que llegué a la Embajada, la multitud se había dispersado. Policías y militares enmascarados acordonaron la calle, prohibiendo el paso incluso para periodistas internacionales y trabajadores de derechos humanos. Unas horas más tarde, llegó una camioneta con altavoces enormes dirigiendo música en volumen alto hacia el edificio.


Manifestantes responden a la brutal represión de la policía en Tegucigalpa D.R. 2009 Jeremy Kryt.
Hablé por teléfono con el padre Andrés Tamayo—sacerdote católico y figura principal del movimiento antigolpista—que se encontraba atrapado dentro de la embajada con Zelaya. “Hay policías frente al edificio y en todas las casas de los alrededores. El gobierno también está escuchando y bloqueando nuestras llamadas,” dijo justo antes de que la llamada se cortara.

En la tarde del martes, se les permitió la salida de la embajada a 85 personas. Unas 70 personas más—incluyendo a la esposa de Zelaya y a sus nietos—permanecen en el interior. Mientras tanto, el movimiento de resistencia no muestra signos de apacibilidad.

“Estaremos en las calles de nuevo mañana,” dijo Juan Barahona. “No nos rendiremos hasta que Zelaya regrese a la presidencia.”

Cuando se le preguntó lo que pensaba sería la respuesta probable de las autoridades, Barahona admitió que bien podría ser más de lo mismo. “La policía no nos tolerará. Seguramente nos volverán a atacar. ¿Pero que otra cosa podemos hacer? Esta sigue siendo una lucha desigual.”

Poco después de ser rechazada por la policía cuando intentaba llevar agua y alimentos a la Embajada de Brasil, Bertha Oliva, hizo eco de la opinión del Sr. Barahona. “Se trata de una guerra unilateral,” dijo señalando a los oficiales enmascarados. “Ellos son los únicos que utilizan violencia.”


Traddución de inglés por Fernando Leon

Share |

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America