<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español December 11, 2017 | Issue #63


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #62
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Las épocas obscuras: Esperando la ilustración en los Estados Unidos

“Perry Como cantó ‘No hay lugar como casa para las festividades.’ Con alegría y tristeza me enseñe a mi mismo, él tenía razón.”


Por Charlie Hardy
Especial para The Narco News Bulletin

14 de enero 2010

Pasé las fiestas de navidad en mi pueblo natal en Cheyenne, Wyoming. Siempre es interesante regresar a los EEUU y volver a estar en contacto con un poco de la realidad de allá.

Una tarde asistí a una fiesta en una casa cuando me encontré con un antigüo director de preparatoria al que había conocido tiempo atrás. No recuerdo si me saludo o si solo empezó a hablar del presidente de Venezuela, Hugo Chávez. Su comentario fue algo parecido a esto: “Ese loco de Chávez piensa que los Estados Unidos están enviando aviones espía sobre el territorio venezolano. ¿Para que necesitaríamos aviones espía si los satélites nos proporcionan la información que necesitamos?”

Le dije que yo no pensaba que Chávez estuviera loco y que yo personalmente había visto dichos aviones en el aeropuerto de Curacao, a tan solo unos kilómetros de la costa venezolana. Puede ser que cualquier otra cosa que le haya dicho no tuviera impacto en él, ya que, miraba fijamente algún punto en la distancia y cambiaba el tema de conversación.

Su hijo le había dado un artículo para leer sobre Argentina. El director lo halló interesante y dijo que no sabía que había tantos europeos viviendo en Sao Paulo. Yo le quería decir que Sao Paulo estaba en Brasil y no en Argentina. No lo hice. No era que quisiera avergonzarlo en frente de la persona con la que estaba sentado; es solo que pensé que mi comentario no agregaría algo interesante a la conversación.

Unos días después, mientras pasaba por la sala de la casa de la familia, escuché una pregunta que hicieron en el programa de televisión “¿Quién quiere ser millonario?” (Who wants to be a millionaire?) Ésta preguntaba ¿qué país había sufrido un golpe de Estado para deponer al Presidente Zelaya? Las respuestas posibles eran Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Honduras. Si la mujer del programa contestaba correctamente ganaría algunos miles de dólares.

Debido a que no conocía la respuesta decidió llamar a un amigo suyo muy inteligente. ¿Su sugerencia? El Salvador. ¿Estaba seguro de ella? 50-50 ¿Siguiente elección? Guatemala.

Afortunadamente la mujer decidió irse con el dinero que había acumulado en lugar de arriesgarlo al seguir las sugerencias de su amigo o simplemente adivinando la respuesta. A pesar de ser participante en uno de los programas de televisión de juegos más importante de los Estados Unidos, ella y su muy inteligente amigo simplemente no tenían idea de un acontecimiento tan importante en Honduras y que en América Latina había ocupado las pantallas de televisión por meses.

Recuerdo que después pensé en que hubiera pasado si hubiera llamado a la Secretaria de Estado Hilary Clinton para pedirle ayuda. Me pregunto si ella hubiera sido capaz de tener la respuesta correcta.

Luego, un amigo me envió un editorial del Wall Street Journal, titulado: “El eje nuclear Teherán-Caracas”. Estaba escrito por Bret Stephens. En él decía que “una fábrica iraní de productos lácteos… se había instalado en la frontera colombiana, en un territorio controlado por la organización terrorista colombiana FARC.” Me sorprendió saber que las FARC controlaban territorio venezolano. Estoy seguro que las FARC también se sorprendieron al saber eso.

No obstante, por alguna razón este ahora editor del Wall Street Journal en Nueva York tiene el derecho para decirle a decenas de millones de estadunidenses algo que simplemente no es verdad.

En mi vuelo de regreso a Caracas, parecía que había estado en las épocas obscuras: tanta ignorancia, guerras en tantas partes del mundo, apatía, mentiras. Pero entonces pensé en Cheyenne: las bellas luces navideñas que había amado tanto desde mi niñez; la brillante y blanca nieve que había visto caer tan sutilmente sobre la tierra.

Me puse los audífonos de mi iPod y me dormí escuchando a Perry Como cantando, “¡Oh! No hay lugar como casa para las festividades.” Con alegría y tristeza me enseñe a mi mismo, el tenía razón.


Traducción del inglés por Fernando León

Share |

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America