<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español December 13, 2017 | Issue #64


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #63
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

El diario Por Esto! permite que el periodismo se mantenga real

El diario mexicano está comprometido con la lucha por el Periodismo Auténtico


Por Jillian Kestler-D'Amours
Generación 2010, Escuela de Periodismo Auténtico

9 de febrero 2010

CANCÚN, QUINTANA ROO Y MÉRIDA, YUCATÁN, MÉXICO, 5 DE FEBRERO DE 2010: Las paredes de la fachada de la sede del diario Por Esto! en Cancún, México están tapizadas con agujeros de bala. Están manchadas como si fueran pequeñas marcas de leopardo en una gran pared roja.


El director general de Por Esto!, Mario Menéndez Rodríguez otorgó una entrevista plenaria de cuatro horas con el presidente de la Escuela de Periodismo Auténtico, Al Giordano, el 5 de febrero en el sitio de carga y descarga del diario en Mérida, Yucatán.
D.R. 2010 Noah Friedman-Rudovsky
A tan solo unos metros de la entrada principal del periódico se encuentra un crater en el suelo, un recordatorio de la granada que explotó en ese lugar en 2006.

Dos ventanas de la sala de redacción han sido completamente clausuradas con concreto con la intención de proteger a los 20 reporteros y 4 fotógrafos que trabajan ahí dentro.

“Todos vivimos bajo constante amenaza” dice Renán Castro, el coordinador regional de Por Esto! en Quintana Roo. “Esa es nuestra vida cotidiana.”

Pero la vida cotidiana del tercer diario mexicano más grande—combinando sus ediciones de Cancún y Mérida, el diario vende más de 75,000 copias diarias—está compuesta de algo más que puras amenazas.

De acuerdo con su director general y editor, Mario Menéndez Rodríguez, el aspecto más importante del ethos de Por Esto! (y la razón por la que su personal recibe tantas amenazas) es su inquebrantable búsqueda por la verdad, y su convicción por darle voz a las preocupaciones de las pequeñas comunidades de toda la península de Yucatán.

“El periodista tiene la responsabilidad de llevar la misma vida que las personas que reporta. Como periodista, es mi responsabilidad defender a esas personas, las personas que lo han perdido todo”, dice Menéndez.

Vestido de blanco de pies a cabeza y en un salón amplio—usado normalmente como estacionamiento para los camiones que cargan el diario cada día—de la oficina de Mérida, Menéndez explica que la fuerza del diario radica en su forma auténtica de reportar.

“La lucha por ser auténtico es difícil”, dice, explicando que los periodistas auténticos deben enfocarse en la “búsqueda por la verdad y en comprobar lo que es verdad.”


Renán Castro, coordinador del diario Por Esto! en Quinatana Roo habla a los estudiantes y profesores de la Escuela de Periodismo Auténtico 2010 el 4 de febrero sobre la escalera de la imprenta Fast 300 del diario en Cancún. D.R. 2010 Noah Friedman-Rudovsky
Menéndez fue uno de los pocos periodistas mexicanos que reportó sobre la matanza estudiantil de Tlatelolco en la Ciudad de México en 1968, en la cual, las fuerzas del Estado asesinaron a entre 200 y 300 manifestantes y personas que se encontraban en el lugar, y arrestaron a más de 1,000 personas (algunos estiman que la cifra de personas asesinadas ese 2 de octubre es de más de mil personas) en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco a tan solo unos días del inicio de los Juegos Olímpicos que tendrían lugar en la misma Ciudad de México.

Menéndez estuvo ahí y publicó los reportajes y fotografías de lo que sucedió en su revista extinta “Por Qué?”.

Como resultado de reportar sobre la masacre, Menéndez fue detenido, exiliándose en Cuba por 8 años.

En 1992 le permitieron regresar con condiciones específicas, dentro de las cuales se econtraba aceptar no volver a llamar a su publicación Por Qué?

En lugar de eso, a su regreso Menéndez llamó a su periódico Por Esto!, un obvio golpe sarcástico hacia las restricciones impuestas por el gobierno, y continuó haciendo lo que hace mejor: reportar sin miedo.

Menéndez dice: “Como periodista, siempre traté de ser conciente de quién era yo y que era lo que hacía.”

Por Esto! Rápidamente comenzó a mirar criticamente los temas que no eran discutidos en la mayoría de los medios de comunicación, incluyendo el crimen organizado y el narcotráfico, entre otros.

Pero fueron los vínculos cercanos de las comunidades locales los que realmente los llevaron al éxito. De hecho, en el pasado Menéndez celebraba asambleas públicas quincenales para tener un sentido de las preocupaciones de los miembros de las comunidades, sus preguntas y sus críticas.

“Esto creó una relación entre el lector y el periódico, nunca me imaginé a los Ochses y a los Sulzbergers del New York Times salir y llevar a cabo asambleas públicas, dirigiéndose a los lectores de esta manera. Y creo que tiene mucho que ver que justo en el momento en que la mayoría de los periódicos han perdido tiraje y están muriendo, este periódico relativamente jóven está creciendo tan rápidamente”, dijo Al Giordano, director general y editor de The Narco News Bulletin, un periódico en línea especializado en la guerra contra las drogas y la democracia desde América Latina.


Equipos de emergencia llegaron a las oficinas del diario Por Esto! en Cancún en agosto de 2006 luego de que explotaran granadas en la entrada del mismo.
Foto de archivo Por Esto!
A finales de los años 90 fue el oído atento de Por Esto! hacia los miembros de una pequeña comunidad de pescadores en Yucatán, lo que ayudó a que los reporteros descubrieran una operación de tráfico de cocaína que se estaba llevando a cabo a la orilla de una playa propiedad de Roberto Hernández Ramírez. Hernández es el director general y dueño mayoritario del Banco Nacional de México, también conocido como Banamex.

“Siempre hemos estado un paso adelante del resto de los medios y de las historias que luego convierten en escándalos nacionales e internacionales. ¿Y cómo llegamos a estar un paso adelante de los otros medios? Es por que trabajamos en los barrios y estamos cerca de la gente escuchando lo que tienen que decir, y no esperando a que el comunicado de prensa del gobierno nos diga lo que está sucediendo”, dice el Coordinador Regional de Por Esto!, Renán Castro.

Castro—que se dirgió a 60 estudiantes y profesores de la Escuela de Periodismo Auténtico en su visita del 4 de febrero a las instalaciones del periódico en Cancún, donde conocieron la sala de redacción y la imprenta—dice que le fue ofrecida la cantidad de USD$300,000 para desacreditar la historia sobre Hernández, antes de que esta fuera publicada. Renán Castro no aceptó el dinero.

Como resultado de que Por Esto! escribiera sobre el asunto, Banamex demandó al periódico 18 veces por difamación—17 en los tribunales mexicanos y una vez en la Suprema Corte de Nueva York.

El caso fue llevado a los Estados Unidos, ya que Banamex afirmaba que el director general de Por Esto!, Mario Menéndez y el director general de Narco News, Al Giordano, hicieron declaraciones difamatorias en su contra durante una ponencia en la Universidad de Columbia y en otras entrevistas llevadas a cabo en medios de noticias de los Estados Unidos.

El banco también citó ocho artículos que Giordano había publicado en Narco News sobre la historia periodística de Por Esto!. Dichos artículos supuestamente eran difamatorios en contra del banco y de su propietario. Al final, Giordano y Menéndez se alzaron victoriosos—los cargos criminales en México y la demanda legal en los Estados Unidos fueron desechados por los jueces—y el proceso sentó un precedente que le otorgó las protecciones de la libertad de prensa a las organizaciones de noticias en internet y a sus periodistas.


El director general de Narco News, Al Giordano, presenta al periodista Renán Castro durante la Escuela de Periodismo Auténtico en su visita a las oficinas del diario en Cancún el 4 de febrero.
D.R. 2010 Noah Friedman-Rudovsky
Hoy día, Por Esto! continúa su cruzada en contra del tŕafico de drogas en Yucatán. Castro explica que esta es la razón principal por la cual los traficantes de droga y sus aliados enfocan la violencia e intimidación contra el periódico.

“El problema del tráfico de drogas no concluirá hasta que no termine la relación entre el gobierno y la policía con esta industria”, dice Castro. “Los periodistas deben convivir con la gente común para que puedan reflejar la realidad. Para nosotros no se trata de una gran historia periodística, es la continuidad en el tiempo.”

Y mientras Por Esto! se acerca a su cumpleaños 18, el director general Mario Menéndez promete que el periódico continuará mirando a la península de Yucatán de forma veraz, basada en la comunidad, y lo más importante, desde la perspectiva auténtica.

“Continuaré luchando. No puedo dejar atrás a la gente que creyó en mí,” dice Menéndez, quien dice que Por Esto! “fue construido con el amor de muchos revolucionarios del mundo entero.”

“Quizás no veamos los resultados de la lucha que hemos llevado durante estos años, pero si les puedo decir que vale la pena seguir luchando.”


Traducción del inglés por Fernando León

Share |

Haz click aquí para más del Otro Periodismo con la Otra Campaña

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America