<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español October 31, 2014 | Issue #67


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #66
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Amigo de Calderón desprestigia a Javier Sicilia en página de Facebook de Washington DC

Perdónalos Facebook. No saben lo que hacen...


Por Al Giordano
Especial para The Narco News Bulletin

22 de abril 2011

Cuando un padre debe enterrar a su hijo o hija, como este mes señaló Javier Sicilia luego del asesinato de su hijo de 24 años Juan Francisco Sicilia, no hay palabra para definir en lo que se convierte el padre: “la muerte de un hijo es siempre antinatural y por ello carece de nombre: entonces no se es huérfano ni viudo, se es simple y dolorosamente nada–, desde esas vidas mutiladas, repito, desde ese sufrimiento, desde la indignación que esas muertes han provocado, es simplemente que estamos hasta la madre.”

La saga en rápido desarrollo de la búsqueda de un padre por justicia – no sólo por su propia pérdida sino por la de familias, amigos, compatriotas de los 40,000 muertos de la guerra contra las drogas de Calderón desde 2007 – ha sacudido la conciencia de la nación mexicana. Decenas de miles de ciudadanos se han movilizado con el llamado de Sicilia “Alto a la guerra, por un México justo y en paz.” Y a medida que el impulso se construye en torno a una marcha silenciosa que saldrá de Cuernavaca, la ciudad de Sicilia, el 5 de mayo y que el 8 de mayo llegará a la Ciudad de México el 8 de mayo, las primeras señales de una campaña de desprestigio por los pocos defensores de la guerra de Calderón surgió esta semana en un lugar imprevisto: Facebook.

Mientras Calderón públicamente ha tratado de tratar la pérdida de Sicilia con respeto – incluyendo el haber invitado al poeta, padre y querido periodista, a la mansión presidencial de Los Pinos en los días posteriores al asesinato del hijo de Sicilia y de otros seis inocentes – él y sus aliados han estado apretando los dientes como cualquier tirano y sus aliados en cualquier parte tienden a hacer cuando la ciudadanía se vuelve audible en contra de la violencia de sus decretos.

Esta semana, a uno de los amigos personales y políticos más cercanos de Calderón se le escapó como aquellos en el poder realmente ven a Sicilia y al movimiento ciudadano que se ha levantado a su alrededor.

Vamos a mostrar una captura de pantalla y luego hablarles sobre Luis Carlos Ugalde, el individuo que escribió estas palabras desde su cuenta de Facebook en la página de fans del Instituto México, parte del Centro Internacional Woodrow Wilson para becarios en Washington, DC:

Aquí, y solo por que los tiranos necesitarán sus gafas para leer las palabras en esa captura de pantalla, Ugalde respondió a un llamado de uno de los ciudadanos globales de los amigos del Instituto México para votar en favor de Javier Sicilia para el premio en derechos humanos de “elección de la gente” de Global Exchange.

La idea de rendir homenaje a un defensor de derechos humanos con un premio al parecer es ofensivo para Ugalde, quien a las 6:44 p.m. del miércoles escribió en Facebook:

“Hablar en voz alta no necesariamente significa hablar bien. Es loable que ha llegado a organizar a la sociedad civil. Sin embargo, su mensaje sugiriendo un pacto con los narcotraficantes para disminuir la violencia en México, es bastante peligrosa y proporciona malos incentivos para luchar contra la impunidad en México.”

Antes que nada, ser sermoneado por Luis Carlos Ugalde sobre “impunidad” es algo parecido a escuchar un discurso sobre “democracia” por el depuesto dictador egipcio Hosni Mubarak. La impunidad es algo que Ugalde adoptó públicamente en 2006, entonces jefe del Instituto Federal Electoral (IFE) cuando se negó a dar de ser el árbitro del masivo y bien documentado fraude electoral en las elecciones presidenciales de México. Fue una elección en la que al candidato que recibió 1.5 millones más de votos que el otro se le negó a ser presidente por Ugalde y su politburó electoral, y en su lugar, el puesto fue entregado al segundo lugar, Felipe Calderón, quien tan solo unos años antes – no se pueden inventar estas cosas – fue el padrino de bodas de Ugalde en Tepoztlán, Morelos.

Ahora, ¡eso es impunidad! Cuando se es el juez superior en el juego electoral en el que puedes entregar la presidencia de la nación al padrino de tu boda, y sin tener que separarse del caso: ¿No es algo grande? El tipo que obtuvo más votos en ese elección, Andres Manuel López Obrador, después llamó a Ugalde un “delincuente electoral.”

Por supuesto que la impunidad tiene sus recompensas. Después de dejar el IFE en 2007, Ugalde se ha prodigado con becas y cátedras en importantes instituciones estadounidenses como la National Endowement foro Democracy (NED) y la Universidad de Harvard. De acuerdo a la propia página de Ugalde en Facebook, ahora vive en Washington DC, e incluso publica bonitas fotos de perfil suyas frente árboles de cerezos en la cuenca del Potomac:

(Oh, dios mío, ahí va el vecindario: su corresponsal esta avergonzado de revelar que tiene cinco “amigos en Facebook” en común con el “delincuente electoral.” Es justo: tendremos que publicar este artículo en sus páginas de Facebook: ¡Para eso son los amigos!)

De todas formas, muchos observadores han notado lo que ven como una relación drecta entre la ascensión de Calderón como presidente en 2006 mediante el fraude y la violencia desatada cuando meses después militarizó la guerra contra las drogas. Después de todo, ¿que mejor manera de distraer al público de los reclamos de que no eres el presidente real que enviando a las Fuerzas Armadas a las calles para luchar una guerra imposible de ganar y creando los titulares diarios y crudas fotos e imágenes en televisión de muchos de los 40,000 que han perecido en el baño de sangre?

Así que cuando un hombre, en su dolor inconmensurable, se levanta y dice “estamos hasta la madre” con la simulada “guerra contra las drogas” y un país entero en descontento encuentra eco en su llamado, los ingenieros de la falsa presidencia están un poco preocupados de que esta plantilla pueda llegar a su fin, especialmente en un momento en la historia en que la “primavera árabe” se ha hecho tan atractiva para los pueblos de otras tierras, tal vez especialmente otras con pirámides y orgullo por las propias avanzadas civilizaciones antiguas.

Lo más vergonzoso de la la indiscreción de Ugalde en Facebook, es que fue deliberadamente deshonesto – uno incluso puede decir “fraudulento” – en su afirmación de que Javier Sicilia haya sugerido “pactar con los narcotraficantes.” Esto es un punto que Sicilia mismo aclaró en la revista Proceso hace más de dos semanas.

Las palabras de Sicilia en ese momento fueron muy valiosos e instructivas, y aún lo son, así que vale la pena repetirlas:

Señaló que dicho pacto no sería en este momento, sino una vez que se legalicen las drogas y su consumo sea tratado como un asunto de salud pública.

En una breve declaración enviada a los medios, el poeta y colaborador de Proceso, Javier Sicilia , cuyo hijo Juan Francisco fue asesinado junto con seis personas el pasado 28 de marzo, señaló que si no se quiere llegar a estos pactos entonces habría que hacer “pactos de honorabilidad” para que no se toque a la población civil y los prisioneros de los bandos sean tratados conforme a los derechos humanos.

“Mis declaraciones sobre pactar con el narcotráfico, como suele suceder en un mundo tan tenso y atravesado por intereses políticos no se entendieron bien. Cuando me referí a pactar. Me referí precisamente a que el narcotráfico ha existido desde hace mucho tiempo en nuestro país. Es parte de nuestra vida.  Sin embargo, desde que se desató la guerra, como una manera de exterminarlo, los EU, que son el gran consumidor de esas sustancias tóxicas, no han puesto nada de su parte para apoyarnos.

“Las armas que están armando al crimen organizado y están matando a nuestros muchachos, a nuestros soldados, a nuestros policías, vienen de los EU y ellos no están haciendo nada por detenerlas. Esas armas son quizá peores que cualquier tipo de droga –son contundentes, terribles y expansivas–.”, dijo Sicilia.

Cuestionó que “si los EU no persiguen o ponen un coto a su industria armamentista –un horror legalizado–, por qué nosotros deberíamos perseguir a los productores de la droga.”

De hecho, el llamado de Sicilia no requiere un pacto con los narcotraficantes. Simplemente tiraría unilateralmente la alfombra de las enormes ganancias al legalizar y regularizar drogas, como el alcohol es regulado hoy.
Pero lógicamente, Luis Carlos Ugalde, no parece ejercer el rigor académico esperado de un becario cuando elige desprestigiar a un padre y poeta que hace tan sólo unas semanas perdió a su hijo por la “guerra contra las drogas” militarizada que Ugalde es al menos parcialmente responsable de haber causado. Eso porque es el hombre que puso a Calderón en el puesto poderoso al que no fe elegido, creando así la necesidad de una gran distracción violenta de la nube de la ilegitimidad que permanecía, y permanece, encima de su gobierno.

La mejor manera de interpretar esto es que la camarilla alrededor de Calderón, a pesar de tener el armamento y poder de fuego de las Fuerzas Armadas, las agencias policiales, los medios comerciales monopólicos y el total aparato estatal mexicano bajo su mando, está muy asustado por un poeta y estudioso de la no violencia Gandhiana que es Javier Sicilia.
Incluso están asustados de que obtenga el premio internacional en derechos humanos, tan aterrorizados que Ugalde, por su parte, tuvo que escribir una sabida falsedad el miércoles de semana santa en su Facebook.

Perdónalos Facebook. No saben lo que hacen…

Share |

Haz click aquí para más del Otro Periodismo con la Otra Campaña

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America