<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español August 21, 2014 | Issue #67


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #66
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Javier Sicilia a Narco News: “Los periodistas amplifican la voz de la sociedad civil”.

Una visita sorpresa a la cena de graduación de la Escuela de Periodismo Auténtico y una larga charla con los participantes.


Por Henry Taksier
Generación 2011, Escuela de Periodismo Auténtico

1 de junio 2011

El 28 de marzo el crimen organizado le tapó la boca a siete inocentes, les disparó y los aventó a un vehículo. Todos tenían nombres y familias. Uno de ellos era Juan Francisco Sicilia, el hijo de un poeta de voz suave. El gobierno mexicano se hizo de la vista gorda y los llamó daños colaterales.


La periodista egipcia Noha Atef habla con Javier Sicilia durante la cena de graduación de la Escuela de Periodismo Auténtico 2011 en la Ciudad de México. Al fondo: Maria Dayton y Mercedes Osuna. DR 2011 Noah Friedman-Rudovsky.
Siete semanas después, mientras el sol se postraba sobre la ciudad de México, Javier Sicilia tomó la silla frente al micrófono y compartió sus pensamientos con ochenta periodistas, académicos y organizadores comunitarios de varias esquinas del mundo. El poeta, impulsado por la muerte de su hijo, no descansará hasta que la justicia emerja en su país. “Les hablaré a los periodistas”, dijo, “porque los periodistas amplifican la voz de la sociedad civil.”

Sicilia dio a conocer sus puntos de vista el 20 de mayo, en la última noche de la Escuela de Periodismo Auténtico 2011. “El caso de mi país puede resultar extraño a los europeos”, dijo encendiendo un cigarro. “Porque mi país decidió auto-dirigirse como una mafia. Como un estado criminal.” En un país destrozado por el crimen organizado y una violencia promovida por el gobierno, la voz disidente de Sicilia ha unido a miles de personas comunes y corrientes bajo una causa: reformar el gobierno mexicano y poner fin a la Guerra contra las drogas.

La mafia del Estado

Sicilia no es un político. Se rehúsa a unirse a cualquier partido político y se opone a todo el sistema de autoridades en México. El problema, dice, se remonta al nacimiento de México como nación independiente. “Lo llamo Estado mafia porque controla todo bajo prebendas y privilegios y mantiene siempre el poder en manos de la presidencia”, dice Sicilia.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI), dominó la política mexicana durante medio siglo mediante represión y fraude electoral. Sicilia lo llama “una dictadura blanda”, y también “la dictadura perfecta”. En los setenta, el PRI se fracturó en facciones competitivas. Esto le permitió al presidente Vicente Fox alcanzar el poder, respaldado por el Partido Acción Nacional (PAN).


El videasta Gregory Berger (derecha) traduce a Javier Sicilia durante su visita a la Escuela de Periodismo Auténtico. DR 2011 Noah Friedman-Rudovsky.

En este periodo de transición, Sicilia afirma que Fox pudo haber reformado el Estado desmantelando las mafias heredadas por el PRI. Por el contrario, decidió administrarlas, “y creó un terreno fértil para que el Estado dejara de existir y en su lugar, el crimen organizado, que ya había penetrado el Estado, creciera y controlara mucho más”, dijo Sicilia.

El fraude electoral continuó en 2006, el resultado fue el ascenso a la presidencia de Felipe Calderón, candidato del mismo partido que Fox. Respaldado internacionalmente por los Estado Unidos, Calderón anuncia la Guerra contra las drogas y le otorga al Ejército el poder de matar a los ciudadanos sin mucho preámbulo.

“Y en esta guerra, entre un estado mafioso y cooptado, y un narcotráfico muy poderoso, lo único que ha resultado es que los ciudadanos estamos pagando los costos de una guerra que no tiene ni dirección ni sentido y estamos poniendo las víctimas” dijo Sicilia, “A cualquier hora nos pueden matar, nos pueden secuestrar y ese crimen queda impune, los asesinados no tienen justicia.”

Al mismo tiempo, intereses especiales en los Estados Unidos generan ganancias enviando armas y suministros militares a través de la frontera. Sicilia se refirió a ellos como “vecinos, muy queridos pero también muy incomodos”, un país que consume una gran cantidad de drogas a expensas del pueblo mexicano.

“Hemos tenido gobiernos y una clase alta y media que vive asombrada y arrodillada ante los Estados Unidos”, dijo. “Necesitamos un gobierno más fuerte y valiente, dispuesto a escuchar los llamados de su pueblo”.

En un mundo perfecto, Sicilia afirma, los Estados Unidos propondrían un acuerdo bilateral para legalizar las drogas en ambos países. Tal como otras sustancia legales, como el alcohol y el tabaco, las drogas se manejarían como un asunto de salud pública y no de justicia criminal. Sería un “mal necesario”, pero miles de vidas estarían a salvo a largo plazo.

El camino a la Democracia

Bajo los gritos de lucha de Sicilia, el pueblo mexicano comenzó a movilizarse. Su hijo murió a fuego cruzado y, para entonces, las víctimas asesinadas ya habían sumado 40,000. Sicilia se acercó a las familias de otras víctimas, incluyendo aquellas a las que se les había callado mediante amenazas. Les dijo que debían hablar y luchar.

“Salimos juntos, nos miramos de nuevo a los ojos, nos dimos la primera justicia que nos debíamos, que era el consuelo. Y caminamos juntos uniendo otros dolores”, dijo. “Por eso redactamos un pacto de seis puntos donde nosotros creemos se puede articular ese suelo que permita salvar el estado democrático y crear un estado de derecho.”

Los seis puntos llaman a reformas políticas, incluyendo mecanismos para democratizar los medios de comunicación y para castigar a los políticos que fallan en su tarea de servir al pueblo mexicano. Estos puntos no pondrán un fin inmediato a la violencia y la corrupción que enferman a México. Sin embargo, preparan el suelo para una forma de democracia más participativa.

El 4 de junio, los manifestantes arrancarán una caravana desde Cuernavaca, llevando la súplica por la paz, por la justicia y por la dignidad. Viajará a través de sitios clave de México, incorporando simpatizantes, y llegará a la ciudad fronteriza, con Estados Unidos, de Ciudad Juárez el 12 de junio para firmar un pacto que refleje la voluntad del pueblo mexicano.

De acuerdo a Sicilia, el éxito de la jornada depende de la habilidad de cada uno –incluyendo los miembros de los partidos y los movimientos de disidencia social – de olvidar sus agendas personales por un momento y de enfocarse a transformar las instituciones mexicanas fracasadas.

Documentando la lucha

La primera pregunta de la noche vino de Al Giordano, director de la Escuela de Periodismo Auténtico, quien preguntó: “Qué necesitan de nosotros, periodistas auténticos, en la caravana que irá hacia Ciudad Juárez?”

“Sus ojos, sus oídos y su interpretación”, Sicilia contestó, encendiendo otro cigarro. “Sin ustedes, no tendremos seguridad porque pasaremos por donde es conocido como el mapa del terror. Es la región más desprotegida de este país, donde la gente, en medio de esta guerra, es asesinada sin motivo”.

Sicilia contó la historia de una tragedia evitada durante su marcha anterior, de Cuernavaca a la Ciudad de México. Un grupo de migrantes, con quienes el manifestante se solidariza, decidieron abordar un tren llamado La Bestia. Fue una jornada agresiva para los migrantes, debido a los frecuentes casos de violación y maltrato.

En Topilejo, la tercera parada en la ruta de Sicilia, un reportero le informó que un grupo armado de la delincuencia organizada intentó sitiar La Bestia como a 400 km de la Ciudad de México. No había policías cerca y los militares no se atrevieron a intervenir. Los criminales intentaron secuestrar a una mamá y a su niña de dos años de edad.

La presencia de reporteros con cámaras logró amedrentar a los criminales y evitar que llevaran a cabo sus planes. La mamá y la hija llegaron seguras a la Ciudad de México y se unieron a la marcha con Sicilia. “Esta es la importancia de los medios y, sobre todo, de periodistas independientes,” dijo. “Espero que muchos de ustedes puedan unirse a nuestra caravana.”

Un Nuevo tipo de poesía


Javier Sicilia recibe su diploma de parte de Al Giordano, Presidente de la Escuela de Periodismo Auténtico. DR 2011 Noah Friedman-Rudovsky.
En una larga sesión de preguntas y respuestas después de su charla, así como también durante la cena antes de que hablara, Sicilia recibió comentarios y dudas de los periodistas y líderes de movimientos sociales que trabajan en Egipto, Bolivia, Cataluña, México, Estados Unidos, Finlandia, Brasil, Burma y otras tierras. Una transcripción complete de este intercambio- en el que Sicilia compartió sus pensamientos acerca del poder del Estado, la no-violencia, Mohandas K. Gandhi, el mártir Egipcio Kahled Said, el filósofo Thomas Hobbes, y el concepto de Giorgio Agamben’s Homo Sacer, o “El Hombre acusado,” está publicado en Narco News (ver: Sicilia a los periodistas: “Yo creo que m hijo estaría orgulloso”). Al final de la cena, Sicilia recibió un diploma con su nombre de parte de la Escuela de Periodismo Auténtico 2011 (“esta Escuela da crédito a lo que una persona hace en su vida cotidiana”, dijo Giordano al entregárselo).

Andrew Stelzer, un productor de radio y reportero de noticias de la Escuela de Periodismo Auténtico, expuso el hecho de que Sicilia renunció a la poesía después de la inesperada muerte de su hijo y preguntó: “¿Renunciar a tus medios de expresión, especialmente durante un tiempo de tanto dolor, es una buena elección?”

Sicilia, un Católico practicante, contestó vertiendo un destello de su espiritualidad. “Vengo de una tradición que tiene un inmenso respeto por la palabra,” dijo. Para Sicilia, la palabra es sagrada. Dios creó todo a través de la palabra, y la poesía moderna es una continuación de hacer de la palabra algo sagrado. Jesucristo, un hombre inocente asesinado, es la excelsa expresión de la poesía.

“Y mi hijo fue el rostro de esa palabra sagrada,” dijo Sicilia. “Cuando lo asfixiaron. Me asfixiaron a mí también la palabra sagrada que es la poesía. Entré en el silencio el viernes santo. Y espero la resurrección de mi país para poder otra vez articular esa palabra que está en el silencio de donde mana la luz y la verdad que es la palabra. Pueden asfixiar el verso pero no puede matar al poeta. Creo que a pesar de todo la palabra fue la que convocó esta movilización.”

Share |

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America