<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español September 22, 2014 | Issue #67


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #66
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Resistencia civil en Tepoztlán: ¿Qué pueden aprender de esa lucha los movimientos sociales de hoy?

La escritora María Rosas relata la historia de cómo los pobladores de Tepoztlán derrotaron en 1995 a grandes intereses empresariales


Por Aldo Orellana López
Clase 2011, Escuela de Periodismo Auténtico

20 de julio 2011

En una de las sesiones de la escuela de periodismo auténtico de Narco News, presentó una ponencia María Rosas, escritora que participó activamente en la resistencia civil de Tepoztlán en 1995. Rosas reflexionó sobre las estrategias de lucha y las formas de periodismo auténtico que pueden aportar a las luchas sociales, como el actual movimiento civil por la Paz con Justicia y Dignidad liderada por Javier Sicilia en México.


María Rosas en la Escuela de Periodismo Auténtico 2011. DR 2011 Noah Friedman-Rudovsky
Tepoztlán es un hermoso valle rodeado de montañas situado al norte del estado de Morelos, colindante con el Distrito Federal. Los 80 periodistas y organizadores comunitarios de todo el mundo que participaron en la escuela tuvieron el privilegio de visitar este hermoso pueblo durante su estadía en México, un país cuya población está siendo golpeada desde hace cinco años por una política de drogas que prioriza el combate al narcotráfico y el crimen organizado.

María Rosas, una mujer sencilla que por entonces (1995) tenía alrededor de 35 años, relató que en ese tiempo un grupo de empresarios apoyado por las autoridades locales y federales quiso construir un lujoso club de golf dentro del Parque Nacional “El Tepozteco”, un área protegida y de gran riqueza arqueológica. El argumento de los promotores de este proyecto fue que traería empleos y progreso a Tepoztlán. Pero la población local se opuso por el riesgo que supondría para el equilibrio ecológico y la integridad del Parque Nacional y, lo que era peor, se habían tomado las decisiones a espaldas de la comunidad.

En aquel tiempo en que el internet apenas nacía y las redes sociales no existían, los tepoztecos coordinaron un movimiento autonómico capaz de resistir y al final detener aquellas ambiciones empresariales que atentaban contra los intereses del pueblo y su medio ambiente. Hubo amenazas, encarcelados e incluso una persona asesinada, pero la población hizo valer su derecho a decidir sobre su propio futuro, y salió victoriosa.

Según María Rosas, una circunstancia que es imposible separar del estallido del movimiento en contra el club de golf es que acababa de iniciarse la insurrección indígena en Chiapas en enero del 94. Como ella misma relata, “Los ecos de esta insurrección golpearon muy fuerte en la población de Tepoztlán. Siempre hubo una fuerte identidad comunitaria, un fuerte apego a la tierra…pero la irrupción de los indígenas [en Chiapas] hizo que mucha de la gente en Tepoztlán recordara sus raíces indígenas y se sintiera indígena también”. De hecho, en una de sus primeras manifestaciones públicas en las calles de Tepoztlán, la gente bordó en sus ropas las frases, “No al Club de Golf. Todos somos tEpoZtLaN”, poniendo en letras mayúsculas las iniciales del EZLN en alusión al Ejercito Zapatista de Liberación Nacional.

Así como la lucha en Tepoztlán se inspiró en el levantamiento del EZLN en Chiapas, la pregunta que puede plantearse hoy, a más de 15 años de la lucha de los tepoztecos, es: ¿qué lecciones se pueden aprender de ella y aplicarse a otras luchas alrededor del mundo?

Una de ellas se refiere a la claridad de los objetivos expresados por el movimiento. Tanto el de Tepoztlán como el actual Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, se gestaron en torno a objetivos muy claros que trascendían diferencias ideológicas. Asimismo, el discurso y los lemas de cada movimiento apelaban a amplios sectores de la sociedad que estaban hartos e indignados. En el caso de Tepoztlán fue, “No al Club de Golf. Todos somos tEpoZtLaN”, y en el movimiento civil actual es, “¡Estamos hasta la Madre!” y “¡Alto a la Guerra! Paz con Justicia y Dignidad”. Tanto la primera como las últimas son consignas que expresan el deseo de resolver problemas que afectan a todos por igual. Por lo tanto, sirven para consolidar coaliciones de grupos sociales y civiles de base para lograr esos objetivos.

En la guerra contra las drogas han muerto más de 40,000 civiles de todo el espectro social. Es evidente que la política antidrogas del gobierno está asesinando a la población, y distingue poco entre clases sociales a la hora de hacerlo. Claro que hay grupos que son mucho más vulnerables que otros, pero eso no ha impedido que la muerte visite a todas y todos los mexicanos. Al igual que la pérdida del Parque Nacional “El Tepozteco” iba a mermar el medio ambiente de todos los tepoztecos, la guerra contra las drogas afecta a todas y todos los mexicanos, y ese es un factor unificador que está llevando al éxito a este movimiento.

Existen muchas opiniones sobre el emergente movimiento social que busca poner fin a los asesinatos de civiles en la guerra antidrogas. Una de las más reiteradas, sin embargo, afirma que por primera vez hay gente de todos los colores políticos unidos de esta manera por una causa común.

La lucha tepozteca en su momento y el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad en la actualidad, tienen eso en común: surgen por un clamor social generalizado y unificador. El mismo fenómeno se ha dado en los movimientos pro-democráticos que han derrocado a dictadores y gobiernos autoritarios a lo largo de la historia, Egipto siendo el caso más reciente. Se trata de oportunidades históricas excepcionales, en que pueblos y naciones enteras ponen de lado sus diferencias al grito de un indignado “¡No!”, un “¡Ya basta!” o un “¡Estamos hasta la madre!”. Así como lo hicieron los tepoztecos, en el mismo espíritu zapatista que los inspiró, los movimientos sociales exitosos son capaces de generar un discurso incluyente, humanizante, dignificante y esperanzador, que apela al sentido común, moral y ético de amplios sectores sociales. En ello radica la fuerza del movimiento por la paz en México y el desafío para las demás luchas actuales alrededor del mundo.

Share |

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America