<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español September 2, 2014 | Issue #67


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #66
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Cómo me convertí en un "Documentalista en recuperación" y aprendí a llegar a un público más amplio

La Escuela de Periodismo Auténtico salvó mi vida: tus donaciones lo hacen posible


Por Greg Berger
Escuela de Periodismo Auténtico, generación 2004

18 de octubre 2012

Hola. Mi nombre es Greg Berger y soy un documentalista en recuperación.

Por años, mi vida fue un interminable carrusel sin alegría. Era adicto a la realización de largos documentales. Los hacía una y otra y otra vez. Pensaba que nunca iba a acabar.

No fue un programa de 12 pasos lo que me curó de ese hábito que nublaba mi mente, y ciertamente no fue una institución académica tradicional la que me enseñó a producir mejores películas, más interesantes y ejecutadas de manera más estratégica.

De hecho, fue un espectacular proyecto llamado Escuela de Periodismo Auténtico lo que salvó mi vida.


Greg Berger reúne al grupo de Video Viral en la Escuela de Periodismo Auténtico 2012 en México. DR 2012 Noah Friedman-Rudovsky.
A principios de 1998, estaba viviendo en California, enseñaba edición de video y de vez en cuando trabajaba de freelance en la industria del cine. En ese momento trabajaba en un documental sobre la historia de la rosquilla en la cultura estadounidense. De hecho, casi todos a los que conocía estaban tratando de hacer un documental. El proyecto me había dejado, si me disculpan la imagen banal, tan vacío como el hueco interior de una rosquilla.

En los periódicos locales, volantes en librerías y en los masivos correos electrónicos que recibía en mi computadora en blanco y negro, leía sobre el crecimiento constante de los movimientos indígenas autónomos en el sur de México. Me moría de ganas de ver lo que estaba pasando. Poco después, un amigo me invitó a acompañarlo a México para trabajar en su película. Así que puse un letrero que decía VENTA DE GARAGE en mi puerta, y vendí todas mis posesiones mundanas desde la ventana de la sala. Después de darme cuenta que accidentalmente había vendido el sillón de mi casero, sabía que era mejor no volver.

Así que a los 24 años me mudé a México con mi cámara de video en la mano para cubrir a los muchos movimientos sociales emergentes en la región. Produje varios documentales, que vendí en bibliotecas universitarias en los Estados Unidos. A pesar de que así podía ganarme la vida, no mucha gente veía mis películas, lo que supuse debía ser un indicador de que tan importantes eran.

En 2003 me tomé unas semanas libres de planear y hacer documentales “serios” sobre los movimientos. Estaba enojado por la invasión a Irak y quería hacer algo para aliviar mi corazón. Quería rodar un tipo de comedia. Así que me vestí como turista e hice un video sobre un “gringo” desesperado en México que vendía chicles en los camiones de la ciudad de México para juntar dinero para un movimiento que derrocara al entonces presidente George W. Bush. Hacer ese video fue lo más divertido que hice en años.

Tan sólo unos meses después, llevé el VHS de ese video, llamado “Gringotón” a la casa de un conocido llamado Al Giordano. Al igual que yo, Al era un neoyorquino exiliado. Él también tenía años de experiencia tanto en la organización comunitaria como en el periodismo. Yo lo había conocido unos años antes en Chiapas, y había seguido el nacimiento y el rápido crecimiento de su periódico en línea Narco News.

Al se rió mucho cuando vio el video. Y dijo algo que me sorprendió: “¡Eso es periodismo auténtico! ¡Tienes que aplicar para la Escuela de Periodismo Auténtico!”

Mi brújula interior se perdió de pronto. Pensaba que el periodismo, o al menos el que yo practicaba al hacer mis documentales de 30 minutos, era algo serio. Y este video cómico no era periodismo: ¡era arte!

Pero sí aplique para ir a la escuela, y unos meses más tarde me encontré en Bolivia con decenas de otros jóvenes periodistas y líderes de movimiento. Uno de ellos se llamaba Oscar Olivera. Él era un sindicalista y figura clave en el movimiento contra la privatización del agua en la ciudad de Cochabamba en el 2000 y era profesor de la escuela. A pesar de mi ambivalencia, Al Giordano me pidió que mostrara mi película en la escuela ese año, y Oscar fue una de las personas que lo vió.

Oscar había sido testigo de primera mano de los horrores de la desigualdad económica y el autoritarismo. Pero él sabe que lo que motiva a la gente a interrumpir sus vidas cotidianas y confrontar a los sistemas que los gobiernan es el deseo humano universal por tener una vida más feliz y más alegre. Oscar es un apasionado de las personas y de las cosas grandes que se pueden lograr cuando se organizan para mejorar sus vidas. Él me pidió que contara la historia de los movimientos populares en Bolivia en un video que fuera tan gracioso como “Gringotón”. Era mi primera experiencia utilizando la comedia para contar la historia de un movimiento popular.

Para mi gran placer y sorpresa, más gente quería ver este tipo de videos que los documentales deprimentes que había producido antes.

Al, Oscar y la Escuela de Periodismo Auténtico cambiaron radicalmente el rumbo de mi trabajo. Nuestro planeta nunca antes había estado tan saturado de ruido e imágenes, y el contar historias que demanden atención, que muevan a la gente a tomar acción y que conduzcan movimientos paso a paso no es una tarea fácil. “La lucha debe ser alegre”, dice Oscar, y es algo que siempre tenemos en mente cuando producimos vídeos para Narco News TV y en el grupo de Video Viral dentro de la Escuela de Periodismo Auténtico, el cual he tenido el privilegio de copresidir desde 2010.

Nuestros alumnos han utilizado el cómic, la parodia y otras estrategias dinámicas de producción para contar las historias de los movimientos populares. Hacer videos que a veces son divertidos, siempre entretenidos, y al mismo tiempo perspicaces, nos ha permitido hablar a un público mucho más amplio que los círculos limitados a los que generalmente llegan los periodistas que cubren los movimientos. Hemos pasado años caminando junto a los movimientos sociales y hemos trabajado juntos para hacer crecer sus luchas. A diferencia de otras escuelas de periodismo, también enseñamos a nuestros estudiantes técnicas que les ayuden a que su trabajo llegue a nuevas audiencias a través de estrategias que van desde la distribución de DVD’s a nivel de calle hasta desentrañar los secretos para hacer que un video se haga viral en YouTube.

Tan sólo hace un par de noches en una proyección al aire libre, escuché a un valiente hombre llamado don Melchor Flores contando su historia a una multitud de personas. Sus palabras cortaban el frío oscuro de una noche de otoño de la ciudad de México. Melchor contó la historia de la desaparición forzada de su hijo a manos de la policía corrupta, y cómo el año pasado, él y miles de otras personas víctimas de la guerra contra las drogas de México comenzó un largo proceso de organización para poner fin a la guerra. La atención y el silencio de sus oyentes era absoluta cuando Melchor habló.

Antes de que hablara, el público había visto un video producido por nuestros alumnos. En nuestra última Escuela de Periodismo Auténtico, Melchor había colaborado con los becarios para producir una historia que se burlara de la ignorancia de los medios de comunicación comerciales, y que al mismo tiempo contara la historia de su propia lucha con fuerza y reverencia. La historia de Melchor es suya, pero la forma en que nuestros alumnos contaron esa historia afinó la atención de sus oyentes.

Este tipo de silencio y atención no se produce fácilmente o de forma automática en nuestro mundo de saturación mediática. En sólo una semana en internet, el video titulado Caza Extranjeros ha sido visto por más de 17,000 personas. Ese rápido alcance nunca sucedió con ninguno de mis documentales “serios”. El humor del video capta la atención de las personas, y una vez atento, este nuevo público escucha con atención absoluta a Melchor. La otra noche pude sentir que eso sucedía en vivo mientras Melchor hablaba a una audiencia cautivada por el video producido por nuestros estudiantes.

No hay otra escuela en la Tierra, que yo sepa, que enseñe a los periodistas y organizadores cómo hacer esto. Este proyecto debe crecer y prosperar. La supervivencia de esta escuela depende de ti. Por favor, apoya la labor de la escuela haciendo una donación hoy. Puedes hacerlo en línea en este enlace:

http://www.authenticjournalism.org

O puedes enviar un cheque a:

The Fund for Authentic Journalism
PO Box 1446
Easthampton, MA 01027
United States

Y si piensas que la Escuela de Periodismo Auténtico podría ayudarte en tu trabajo, al igual que a mi me ayudó, las solicitudes todavía están disponibles para la sesión de abril 2013 enviando un correo a sol2013@narconews.com. Las solicitudes completas deben enviarse antes del 18 de noviembre, justo un mes a partir de ahora. ¡Así que no tardes!

Greg Berger
Escuela de Periodismo Auténtico, generación 2004

Share |

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America