<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español December 11, 2017 | Issue #34


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #33
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

El nuevo amanecer del pueblo uruguayo

La izquierda y el pueblo toman el poder después de 174 años de vida republicana.


Por Alex Contreras Baspineiro
Jefe Sudamericano de Narco News

4 de noviembre 2004

MONTEVIDEO (URUGUAY).- Para ningún hombre o mujer que tuvo el privilegio de estar el 31 de octubre de 2004 en Montevideo, capital del Uruguay, será fácil olvidar esa histórica fecha: la coalición de izquierda del Encuentro Progresista-Frente Amplio-Nueva Mayoría, con el apoyo mayoritario de la población, ganaron las elecciones generales derrotando la hegemonía de los Partidos Nacional y Colorado.

Es la primera victoria de la izquierda en 174 años de vida republicana.


Tabaré Vázquez la noche de las elecciones.
Foto: Alex Contreras Baspineiro D.R. 2004
“Esta es una noche mágica”, dijo en sus primeras palabras el electo presidente uruguayo, el socialista Tabaré Vázquez, al anunciar que los uruguayos deben aunar fuerzas para que en un futuro no muy lejano puedan vivir mejor y los que están en el exterior puedan retornar a su país.

Aún quedan en la retina, en el recuerdo y sobretodo en el corazón, esas imágenes indescriptibles de los cientos de miles de uruguayos y uruguayas que haciendo flamear las banderas de su país, otras rojas con las imágenes del “Che” Guevara, Artigas o las tricolores con el rostro de Líber Seregni, fundador del Frente Amplio, se confundían entre muestras de alegría, lágrimas y emoción.

“Este triunfo no es para nosotros los viejos, es para nuestros hijos y nietos, es para este hermoso país que merece un futuro mejor. Han pasado más de 30 años …30 años! para hacer realidad esta inmensa alegría”, nos dijo emocionado Javier Saralegui quien compartía su alegría en esa movilización que estiman de más de medio millón de uruguayos en la plaza del Entrevero y calles y avenidas adyacentes de Montevideo.

No era para menos. El Frente Amplio fue fundado en 1971 –hace 33 años- y desde entonces, en base a una alianza sin precedentes por su heterogeneidad entre grupos de izquierda, comunistas, socialistas, ex guerrilleros y hasta demócratas cristianos lograron forjar la unidad apoyados por grupos culturales, sociales, sindicales y deportivos que no sólo lucharon en el período democrático sino que también fueron víctimas de la dictadura.

Resistieron y vencieron. En las elecciones generales, la coalición de izquierda con el Dr. Vázquez como futuro presidente logró obtener más del 51 por ciento de los votos, es decir que más de la mitad de la población uruguaya apoyó a esta candidatura marcando un triunfo arrollador sobre sus ocasionales oponentes y representantes de la política neoliberal.

La “Suiza” de ayer

Quienes conocieron Uruguay hace años -muchos años- deben recordar que al pequeño país ubicado al sur del continente se lo conocía como “la Suiza de América”, denominativo logrado por el nivel de vida que llevaban sus habitantes, similar a un país desarrollado antes que del “tercer mundo”.

Ahora la situación ha cambiado. Según “datos oficiales” del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), la desocupación se incrementó en este país a paso acelerado. De 137.700 desocupados en 1999, cuando ascendió el hasta hoy presidente Jorge Batlle, se llegó en el último trimestre mayo-julio de 2004 a 166.500 desocupados, estos datos no sólo reflejan índices alarmantes de desocupación sino también de la calidad de empleo.

Los “datos oficiales”, según analistas uruguayos, son muy conservadores porque dependen de una organización estatal. La situación es peor.

La falta de trabajo y la profunda recesión por la que atraviesa Uruguay, provocó aumentos insospechados en los niveles de pobreza, principalmente entre los jóvenes y mujeres. Cerca al 31 por ciento de los habitantes de las áreas urbanas de este país son considerados pobres. Entre 1999 y 2003 la pobreza se duplicó de 408.120 pobres a 849.100. El 44 por ciento de los pobres de este país son menores de 18 años, proceso aún más peligroso porque apunta a la infantilización de la pobreza.

Pobladores de diferentes estratos sociales uruguayos consideran que la política impuesta en los 30 años -pero sobretodo en los últimos cinco del gobierno neoliberal- fue nefasta para su país.

Además, el último informe sobre Desarrollo Humano de Naciones Unidas, sitúa a Uruguay entre los 19 países del mundo que invierte menos en educación tomando en cuenta el porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB). Sólo tres países: República Dominicana, Guatemala y Ecuador invierten menos en educación que este país, aunque los últimos gobernantes prometieron invertir el 4.5% del PIB en educación. No lo hicieron.Los actuales gobernantes uruguayos, cuando ingresaban al poder el 9 de noviembre de 1999, prometieron defender el poder adquisitivo de los salarios y jubilaciones, fortalecer el presupuesto de educación, aliviar la carga tributaria, disminuir las tarifas públicas, priorizar el trabajo nacional, convocar al diálogo social y superar la desocupación. Nada de ello cumplieron, el modelo fracasó.

El ejemplo de hoy

Hoy, si una persona recorre las calles de la capital uruguaya encontrará -a diferencia de años anteriores- en medio del esplendor y la cordialidad de su gente que, entre otras cosas, no sueltan el infaltable mate, algunas personas pidiendo limosna o durmiendo en las calles, buscando sobrevivencia en los contenedores de basura.

A pesar de esa difícil situación, los uruguayos y uruguayas que apoyaron al triunfo de la coalición Encuentro Progresista-Frente Amplio-Nueva Mayoría demuestran que tienen muchas esperanzas no sólo de superar la crisis en la que se debaten sino de avanzar en su desarrollo integral.

Para las elecciones generales, miles de uruguayos que residen en diversos países del mundo retornaron a su país sólo con un objetivo: sufragar y apoyar a la nueva opción. Para cumplir con esa meta tomaron aviones, otros buquebuses, vehículos, bicicletas e incluso alguno llegaron a pie. La idea era llegar a su país para apoyar al frente de izquierda.

El reencuentro de esos uruguayos que salieron al exterior de su país para buscar un mejor futuro con sus amigos o familiares, sencillamente se convirtió en un momento interminable.

Diversos analistas sostienen que el voto de los uruguayos y uruguayas que viven fuera de su país fue determinante.

Los cerca a 2.5 millones de votantes eligieron a 226 gobernantes, entre ellos al presidente, vicepresidente, 30 senadores, 99 diputados y 95 miembros de las juntas electorales. La mayoría son representantes de la coalición de izquierda.

Lily Lerena de Seregni, esposa del fundador del Frente Amplio, Líber Seregni, declaró que a partir de la fecha no sólo debe existir unidad del pueblo uruguayo sino a nivel latinoamericano como uno de los objetivos para afrontar la situación en la que se debaten.

“Este es un sueño de toda la vida, no sólo desde la fundación del Frente Amplio, sino de toda la vida. Ahora queremos un verdadero país para todos y para todas, con libertad, concordia y trabajo”, afirmó.

El fundador del Frente Amplio de 88 años falleció exactamente hace tres meses con el anhelo de victoria en esta histórica fecha, el sueño de recuperar la igualdad social de años anteriores y otorgar un trabajo digno a todos los sectores sociales.

Los retos del futuro

El afamado escritor y periodista uruguayo, Eduardo Galeano, a tiempo de sufragar dijo que tiene muchas expectativas de que las cosas cambiarán en su país para beneficio de las mayorías.

“Para el Uruguay es la primera vez en la historia nacional que la izquierda va a llegar al poder, además de que la elección coincide con un plebiscito muy importante que es el plebiscito del agua. La gente va a poder pronunciarse por un tema fundamental que es la propiedad del agua, el petróleo del mañana”, enfatizó.

El mismo día de las elecciones uruguayas, se realizó un plebiscito para implementar una Reforma Constitucional del Agua que garantice el recurso natural como derecho humano y bien público fuera el alcance de las transnacionales y grandes empresas con fines lucrativos.

Más del 62 por ciento de la población rechazó la privatización del agua, el recurso natural que podría provocar las nuevas guerras del siglo XXI.

Sin lugar a dudas que desde el 31 de octubre el pueblo uruguayo escribe una nueva historia. Una historia basada en la reconstrucción de su economía, del tejido social que fue deteriorado por los malos gobiernos, de la dignidad de un pueblo y sobretodo de la esperanza en un futuro mejor.

“Festejen uruguayos, festejen”, les dijo el día del triunfo electoral el futuro presidente Tabaré Vázquez…que la fiesta perdure…

Share |

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America