<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español September 20, 2014 | Issue #38


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #37
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

IMAGE: S.S. Santrina

De cómo periodistas auténticos descubrieron a un terrorista internacional en México

El diario Por Esto! encontró a Posada Carriles en Isla Mujeres pero George W. Bush está tratando de liberarlo en Miami


Por Al Giordano
Especial para The Narco News Bulletin

21 de junio 2005

El que protege a un terrorista es un terrorista

George W. Bush

Mérida, Yucatán, junio de 2005: En la caribeña isla mexicana de Isla Mujeres, el 14 de marzo pasado, la periodista auténtica Yolanda Gutiérrez Sagrero y el fotoperiodista Mario Alonzo levantaron los primeros pliegues de una cortina que ahora se desintegra a jirones. La luz del día brilla ahora sobre los más oscuros vacíos e hipocresías de la llamada “Guerra contra el Terrorismo” de George W. Bush, y así, la guerra de terror de Bush está en duda como nunca antes.

Gutiérrez, Alonzo y sus colegas del diario mexicano Por Esto! levantaron los pliegues y encontraron al fugitivo más buscado de América detrás de la cortina: Luis Posada Carriles, el cubano de nacimiento, alimentado en Miami, pagado por la CIA, arquitecto confeso del bombazo terrorista a un avión de pasajeros en 1976 que mató a 73 civiles, incluyendo a los jóvenes miembros del equipo olímpico cubano de esgrima.

Conocido como “el Osama bin Laden latinoamericano”, Posada Carriles, de 77 años, ha confesado públicamente, también, el bombardeo de objetivos civiles en hoteles turísticos, y otros actos terroristas. Su rastro de violencia bajo un manto de protección oficila se remonta décadas. Un libro reciente lo ubica inclusive en la Plaza Dealey, en Dallas, en 1963, a la hora en que el Presidente John F. Kennedy fue asesinado en ese lugar. Haya ayudado o no a matar a Kennedy, Posada Carriles, con cuarenta años de colaboración con la estadounidense Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su nombre en inglés), no es alguien que el gobierno de Estados Unidos quiera que hable mucho con la prensa, o con demasiada honestidad, o muy fuerte acerca de lo que ha visto y hecho, y con quiénes, y con la autorización de quién (¿Papi, señor Presidente?). Lean y sollozen, ciudadanos de los Estados Unidos: un terrorista llamado Luis Posada Carriles está chantajeando a su presidente hoy, George W. Bush, para ganar “asilo político”. Y, hasta ahora, el cobarde de Bush no tiene el coraje para detenerlo.

Incluso desde su perdón y liberación de una prisión panameña en las horas finales de la presidencia de Mireya Moscoso en agosto del año pasado, este terrorista eludió exitosamente una cacería humana internacional. Es buscado por el gobierno de Venezuela (el país del que este cubano de nacimiento es naturalizado) para encarar un juicio por la voladura del avión de pasajeros en 1976. Fue libre como un océano pirata hasta que el bote que lo llevó a los Estados Unidos varó contra los bancos de arena de Isla Mujeres, que, desafortunadamente para Posada (pero afortunadamente para los demás) es una isla donde la bandera del renacimiento del periodismo auténtico se eleva más alto que su propia bandera pirata.

El último capítulo en esta saga del terrorista internacional y los que lo protegen comenzó con el reporte de marzo 14 pasado de lo que parecía una historia de rutina sobre un barco camaronero varado en Isla Mujeres –poéticamente, fue también el campus isleño de la primera Escuela de Narco News de Periodismo Auténtico– para la jefa de la oficina en Isla Yolanda Gutiérrez…

La varadura de un pesquero terrorista

Otro día de trabajo, otra historia aparentemente de rutina para reportar: temprano en la mañana del 14 de marzo, la periodista Yolanda Gutiérrez supo que el camaronero de 90 pies estaba ubicado cerca de un banco de arena en las costas de la isla. Se puso en acción. Después de todo, la periodista Gutiérrez ha defendido con resolución los cercanos arrecifes de coral en peligro de destrucción ambiental, y los habitantes locales estaban preocupados de que este barco varado pudiera hacerles más daño.


Pescadores de Isla Mujeres salvan al “Santrina” de quedarse en un banco de arena el 14 de marzo de 2005.
Foto: D.R. 2005 Mario Alonzo, Por Esto!
Su nota, un reportaje local que pronto estallaría en un escándalo internacional, en el ejemplar del 15 de marzo pasado en el Por Esto!, comenzaba:

ISLA MUJERES, 14 de marzo.- Una embarcación tipo camaronera de nacionalidad estadounidense con cinco tripulantes a bordo quedó varada a escasa distancia de Isla Mujeres por espacio de varias horas, mientras intentaba acceder a puerto por el canal de navegación y se desvió demasiado hacia la costa, aunque según fuentes de Capitanía de Puerto el percance no afectó ninguna zona arrecifal.

El “Santrina”, de aproximadamente 90 pies de eslora y unos cinco o seis metros de calado, con matrícula 604553 se varó al filo de las 07:45 horas, cuando intentaba arribar a puerto tras acceder a Isla Mujeres por la parte norte.

La tripulación y su capitán, José Pujol, habían zarpado de las Bahamas y se dirigían a la ínsula para abastecerse de víveres, agua y combustible a fin de continuar su ruta, la cual se ignora porque el capitán rehusó hablar con los medios de comunicación…


Miembros de la tripulación cubano estadounidense del “Santrina”, con licencia de Estados Unidos no. 604553, y portando la bandera estadounidense, tratan de sacar su bote a seguro.
Foto: D.R. 2005 Mario Alonzo, Por Esto!
De acuerdo a la nota, el “Santrina” había tratado de “rodear las boyas de entrada al canal de navegación” que marcaban el rumbo que la mayoría de los tripulantes obedecen cuando navegan hacia puerto. Este tipo de líneas de luces rojas del mar es particularmente malo si, por decir, estás transportando a un fugitivo o, peor, un terrorista internacionalmente buscado: el mismo descuido de la tripulación (“Para vivir fuera de la ley deben ser honestos”, ¡chicos!) e ignorancia de las señales de tráfico marinas ha llevado ahora a un rugido intercontinental que golpea la piedra fundamental de la falsa guerra contra el terrorismo de Washington.

Hay más de la nota de Yolanda:

…personal de la Capitanía de Puerto se dedicó a coordinar las labores de rescate en las que también participó la embarcación ‘3 de Diciembre’, propiedad de Javier Ayala Rejón y otras dos lanchas de la cooperativa turística Isla Mujeres.

…el “Santrina” logró salir de su atolladero aproximadamente a las 12:30 horas, quedando posteriormente atracado en el muelle de concreto, donde se presentó inmediatamente la Armada de México a fin de realizar la inspección de rutina con el binomio canino.

…personal del Parque Marino Nacional se abocó a realizar un recorrido por el área donde la embarcación quedó varada, con el objetivo de constatar que realmente no hubo daños en el ecosistema marino… la tripulación del “Santrina” recibió las visitas de Sanidad Internacional, Migración, Sagarpa y Aduana…

Y ahí se quedó: periodismo diario sólido sobre lo que parecía ser una pequeña historia, pero una importante para los residentes de la isla, que se preocupan profundamente por la preservación de los arrecifes de coral locales.


Cinco hombres llegaron, y salieron seis: de acuerdo a pescadores locales y testigos el “Santrina” fue a Miami con un pasajero extra a bordo.
Foto: D.R. 2005 Mario Alonzo, Por Esto!
En el diario del día siguiente, marzo 16, Gutiérrez publicó una nota de seguimiento: “La ‘Santrina’ seguirá viaje hacia Miami”.

El fotoperiodista auténtico Mario Alonzo tomó fotos del bote y la tripulación, y sus últimos modelos no estaban muy felices con él, rehúsandose a hablar con la prensa.

Y hasta que esas fotos recibieron escrutinio en algún otro lugar del Carribe, nadie sabía que el barco camaronero llevaba un monstruo hacia los EEUU.

Dos semanas después, un terrorista aparece en Miami

El 29 de marzo, el Canal 41 de la televisión de Miami (una estación en español controvertida que, en 2004, hizo entrevistas con paramilitares armados que dijeron estar planificando acciones violentas contra los gobiernos de Cuba y Venezuela), un medio que cuenta con el sobrino del ex dictador cubano Fulgencio Batista como uno de sus presentadores de programas, anunció que Posada Carriles estaba en Florida y que buscaría asilo político en los Estados Unidos.


Luis Posada Carriles
Foto: D.R. 2005 Por Esto!
El Diario de la Oligarquí, eh, el Miami Herald, informó básicamente sobre el récord criminal de Luis Posada Carriles (vean la cronología más detallada de Luis Gómez, “El rostro del ‘Bambi’ sangriento” en este enlace):

Si Posada está de hecho en Miami, su visita refleja su sombría carrera como un espía entrenado por la CIA, un experto en explosivos, artista del escape, consejero de seguridad de presidentes en todo el Caribe y –dicen algunos– terrorista…

Nacido en 1928 en la parte sur central de Cienfuegos, Posada rápidamente se amargó con la revolución de Castro y se unió a la Brigada 2506 antes de la desastrosa invasió a Bahía de Cochinos.

Su barcó nunca atracó, y devino un operativo de la CIA en Miami, especialmente entrenado en la ciencia de los explosivos.

Pero en 1967 estaba trabajando con la policía venezolana, rastreando guerrillas pro castristas. Y hasta 1976, cuando él y el pediatra de Miami Orlando Bosch fueron arrestados en Caracas por el bombazo en pleno vuelo de un avión cubano que mató 73 personas, fue simplemente un militante anticastrista más.

El torcido sistema legal venezolano nunca condenó a ninguno de los dos por el bombazo al avión. Bosch eventualmente ganó su libertad, pero Posada escapó de la prisión, mientras esperaba la apelación del fiscal, en agosto 1985.

Un año más tarde fue a El Salvador, trabajando en secreto para el miembro del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, el coronel Oliver North, y manejando parte de las operaciones de abastecimiento para la Contra que luchaba contra el gobierno sandinista de orientación marxista en Nicaragua…

En 1997, más o menos una docena de bombas explotó en puntos turísticos alrededor de La Habana por primera vez en décadas, matando a un turista e hiriendo a media docena más. Un joven salvadoreño, Raúl Ernesto Cruz León, fue arrestado en La Habana.

Los reportajes del Herald relacionaron a Posada con las bombas y decían que los exilados cubanos en el sur de la Florida habían dado 15 mil dólares de financiamiento. Al año siguiente, el New York Times citó a Posada diciendo que era responsible de los bombazos y que los líderes de la Fundación Nacional Cubano Americana habían “apoyado” sus esfuerzos para derrocar a Castro. Posada dijo más tarde que mintió al diario, y negó su participación en los bombazos.

Posada se perdió en las sombras de nuevo hasta noviembre de 2000, cuando él y los exilados en Miami Pedro Remón, Gaspar Jiménez y Guillermo Novo fueron arrrestados en Panamá por supuestamente complotar para asesinar a Castro durante una cumbre ahí.

Fueron condenados solamente por cargos de poner en peligro la seguridad pública y sentenciados a ocho años, pero la presidenta panameña Mireya Moscoso los perdonó en 2004. Los tres hombres de Miami regresaron a casa, pero Posada fue a esconderse…

Poco después de que la nota sobre el terrorista desembarcado en Florida, el abogado de Miami Eduardo Soto, representando a Posada Carriles, anunció que su cliente “solicitaba asilo político” en los Estados Unidos. Afirmó, curiosamente, que Posada Carriles había entrado a Estados Unidos por tierra, de México a Texas, “como miles de personas cada día”.


El capitán del “Santrina” José Hilario Pujol con el supuesto dueño de la embarcación, Santiago Álvarez, siendo interrogado en la oficina del Capitán del Puerto de Isla Mujeres.
Foto: D.R. 2005 Mario Alonzo, Por Esto!
Mientras, a través del Caribe, entre Miami e Isla Mujeres, en la isla de Cuba, alguien estaba leyendo –y mirando las fotografías que los acompañaban– las notas del 15 y 16 de marzo en el Por Esto! sobre el camaronero que quedó varado y luego partió a Miami.

Ahí, en las fotos, sobre el “Santrina” estaban Santiago Álvarez Fernández-Magriña, dueño del “Santrina”, y el capitán José Pujols, alias “Pepín”… considerados como cómplices terroristas de Posada Carriles por la inteligencia cubana.

Con el Por Esto! en la mano, Fidel llega a las ondas

“¿Qué hace los Estados Unidos dando asilo a alguien que explotó un avión civil?”, estalló el Comadante Fidel Castro, agitando una copia del ejemplar de marzo 16 del Por Esto! en el aire.

“¡Miren!”, enseñó a los periodistas internacionales presentes. “¡Miren lo que un periódico puede hacer! ¡Esto es periodismo auténtico!”.


“¡Esto es periodismo auténtico!”. Eñ 15 de abril, Fidel Castro informa a la prensa internacional que las fotografías y las notas del diario mexicano Por Esto! revelan la ruta marítima del terrorista Luis Posada Carriles hacia Estados Unidos.
Foto: D.R. 2005 Por Esto!
El corresponsal en La Habana de Por Esto! Jorge Gómez Barato observó, escuchó y tomó notas, mientras la conferencia de prensa de Castro era transmitida en vivo por televisión. Castro felicitó al diario de Yucatán “por servir a la humanidad a través de dar información útil en la guerra contra el terrorismo”. Citando el “exhaustivo y valioso trabajo” del periódico, Fidel volcó su atención en la “sospechosa tripulación” aparecida en las fotos del “Santrina” y fustigó al gobierno mexicano por haber “protegido a terroristas internacionales”.

Associated Press citaría más tarde a los funcionarios migratorios mexicanos, quienes estaban entre las autoridades que revisaron los papeles de la tripulación del “Santrina” en marzo 14, afirmando que “todos ellos eran ciudadanos estadounidenses” y que “los cinco miembros de la tripulación se identificaron como empleados de la Fundación Caribeña de Buceo e Investigación, una organización dedicada a la investigación oceánica con sede en Miami. El bote fue también reportado como propiedad de esta compañía”. La inmigración mexicana confirmó que el barco, cuando dejó Isla Mujeres, de hecho se dirigió a Miami.

El 18 de abril, el diario Por Esto! supo más detalles:


  • El pasaporte del capitán José Hilario Pujol, de Estados Unidos con número 301981339, muestra su fecha de nacimiento como 21 de octubre de 1929, en Cuba: contrabandear un extranjero ilegal como Posada Carriles a los Estados Unidos podría resultar en la revocación de su ciudadanía.
    Foto: D.R. 2005 Por Esto!
    Que el “Santrina”, en ruta de Bahamas a Miami, tuvo que cambiar de curso para ir a Isla Mujeres: una isla que no quedaría normalmente en su ruta;

  • Que el dueño del bote, Santiago Álvarez Fernández-Magriña, era la misma persona que, el pasado 26 de agosto, envió dos aviones ejecutivos al aeropuerto de la ciudad de Panamá a recoger a Posada Carriles y sus cómplices luego de ser perdonados por un intento de asesinato durante la cumbre presidencial de 2000 en ese país.

  • Que, en agosto pasado, los ciudadanos estadounidenses en esa conjura de asesinato fueron llevados en un avión a Florida, mientras el otro avión llevó a Posada Carriles al aeropuerto de San Pedro Sula en Honduras, donde fue recibido por el supuesto terrorista anticastrista Rafael Hernández Nodarse.

  • Que, para entrar a Honduras, Posada Carriles utilizó un pasaporte estadounidense con el nombre de Melvin C. Thompson.

  • Que Posada Carriles se quedaba varios meses en Honduras, también viajando por El Salvador, Costa Rica, Guatemala y Belice, de donde entró suelo mexicano por la ciudad fronteriza de Chetumal, al sur de Cancún.

  • Que la identidad de otro “miembro de la tripulación” que Por Esto! había fotografiado en el “Santrina” era Miguel Álvarez, otro acusado de terrorismo buscado por el gobierno cubano.

En su siguiente conferencia de prensa, el líder cubano Fidel Casto resaltó, otra vez, el trabajo de Por Esto!, “un periódico que ha dado un montón de luz, ha seguido investigando y ha revelado detalles muy interesantes”.

En la mañana del 20 de abril, en su conferencia de las 6 am, Castro comenzó a leer las notas del Por Esto! en voz alta por televisión nacional. Quejándose sobre “el silencio total” de los gobiernos de México, Honduras y Guatemala sobre las estadías de Posada Carriles en esos países, Castro dijo: “Lo que tenemos son nuevos informes sobre lo que pasó en Isla Mujeres. Por Esto! ha seguido investigando y da nuevos hechos…”.

Fidel va a la escuela de periodismo


El director de Por Esto! Mario Menéndez (de pie al centro) conversa con los estudiantes y profesores de la Escuela de Narco News de Periodismo Auténtico, en Mérida, Yucatán, en 2003. De pie con él están su esposa, la directora de relaciones internacionales de Por Esto! Alicia Figueroa, y Al Giordano. Sentados, de izquierda a derecha: Andrea Daurgidas Hawes, Ugo Vallauri y Sunny Angulo.
Foto: D.R. 2003 Jeremy Bigwood
Mientras, la televisora rabiosamente anticastrista en Miami, Canal 41, llamó al director del Por Esto! Mario Menéndez Rodríguez y lo entrevistó. La entrevista telefónica fue transmitida en vivo. Los entrevistadores no tenían interés en los hechos del caso Posada Carriles. Todo lo que querían saber de don Mario era: “¿Es cierto que es usted amigo de Fidel Castro?”. Menéndez explicó que, en 1963, había publicado la primera entrevista de un periodista extranjero con el Presidente de Cuba luego de la Revolución del 31 de diciembre de 1958, y que Cuba le había dado asilo por ocho años (luego de que el gobierno mexicano voló las oficinas de su periódico con una bomba, tomó su pasaporte y se expulsó de su país). Para los gusanos de Miami, los hechos sobre un terrorista internacional, los inocentes que asesinó, no tenían importancia. Todo lo que querían saber era si don Mario era amigo de Fidel. Menéndez, luego de casi una hora al aire, les dijo que estaban apoyando a un terrorista, traicionando a su gente, que deberían avergonzarse de ellos mismos, y colgó abruptamente.

Mirando esa entrevista telefónica por televisión, en La Habana, estaba Fidel Castro, quien a la mañana siguiente convocó otra vez a la prensa. Y dijo:

El hecho de que el editor del Por Esto! haya vivido acá (en Cuba) no es un problema porque nadie puede decir que (la historia noticiosa de Posada Carriles) es una invención de Castro o de nadie más. El monstruo, Posada Carriles, está ahí, entre ellos. Es uno de ellos. Fue llevado de Isla Mujeres a Miami y esto se ha vuelto una pesadilla para Washington. ¡Todo el mundo sabe que el hombre está ahí! No saben qué hacer con él, pero tienen un monstruo con ellos. Mientras, Por Esto! sigue haciendo lo suyo: sigue investigando.


Foto: D.R. 2003 Jeremy Bigwood
Hablando sobre la larga trayectoria del periodista Menéndez (conocido por los lectores de Narco News como el victorioso coacusado de este periódico en el caso que sentó precedente en la libertad de prensa por Internet en la Corte Suprema de Nueva York en 2001), Fidel bromeó: “(Menéndez) fue muy radical en su juventud. Tuve que moderarlo. Pero se ha comportado desde entonces”.

En referencia al papel de Menéndez como profesor de la Escuela de Narco News de Periodismo Auténtico, Castro agregó: “¡Ahora incluso enseña periodismo auténtico a periodistas norteamericanos!”.

Lugares de terrorismo: la sociedad civil da un paso adelante

Mientras, los pescadores y los ciudadanos de Isla Mujeres (donde Por Esto! es el periódico dominante) comenzaron a adelantar lo que habían atestiguado: “Cinco hombres llegaron y seis partieron” era el titular de la edición del periódico el 24 de abril. “Seis personas podrían haber sido vistas en el barco” mientras el “Santrina” dejaba Isla Mujeres el 15 de marzo, informó Yolanda Gutiérrez, basándose en entrevistas con testigos oculares “que por obvias razones pidieron no ser nombrados”.

“Un miembro de la tripulación resaltó que (la gente en) una pequeña lancha que entraba a la laguna de Macax estaban observándolos e, inmediatamente, una de las personas que podría haber sido vista en la ‘Santrina’ corrió a esconderse adentro, aunque en ese momento nadie sospechaba lo que estaba pasando realmente”, reportó Gutiérrez (Acorde con el guión de la semana, Fidel Castro leyó su artículo en televisión nacional la mañana siguiente).

En una “entrevista exclusiva” el 17 de mayo con el Miami Herald, Posada Carriles repitió la afirmación de su abogado de haber entrado a Estados Unidos, por tierra, de México a Texas, y soltó un recuento elaborado de su supuesto viaje en un autobús de Greyhound desde ahí a Florida.

Y más aún, contradiciendo la veracidad de sus propias afirmaciones, Posada también dijo al Herald:

Posada dijo que alguna vez antes en este año, un amigo lo llevó a través de la frontera de Belice y luego al área de Cancún en México.

Fue alrededor del tiempo en que el “Santrina” atracó en Isla Mujeres. Posada declinó decir si se encontró con Álvarez ahí.


“Posada declinó decir si se encontró con Álvarez ahí”, de acuerdo al Miami Herald: miembros de la tripulación del “Santrina”, supuestamente propiedad de Santiago Álvarez de Miami, en Isla Mujeres mientras el terrorista Luis Posada Carriles admite haber estado cerca.
Foto: D.R. 2005 Mario Alonzo, Por Esto!
Después de todo, mucho está en juego para Santiago Álvarez si las autoridades concluyen que él y otros miembros de la tripulación fueran hallados contrabandeando un extranjero ilegal a Estados Unidos. Su mera presencia legal en suelo estadounidense, de cubanos naturalizados como ciudadanos estadounidenses, podría estar en riesgo, sin mencionar los cargos adicionales bajo la ley para contrabandistas de inmigrantes. El Vicepresidente de Cuba Ricardo Alarcón parece enfocarse particularmente en las actividades bien financiadas de Álvarez. El debate sobre cómo Posada entró a Estados Unidos, así, cae pesado en el futuro de Álvarez.

Eso puede explicar la bizarra historia ofrecida por Posada Carriles y su abogado, de que de alguna manera entró a Estados Unidos por Texas y no vía la ruta más fácil de Yucatán a Florida. Sin embargo, no tiene sentido que alguien con los medios económicos de Posada Carriles y con el apoyo generoso de la rica mafia cubana de Miami pudiera entrar a México desde Belice y viajar, a los 77 años, el arduo éxodo de noventa horas por tierra desde Cancún a Miami, en el preciso momento en que sus cuates estaban anclados en la cercana Isla Mujeres.

En tanto, otros ciudadanos aparecieron –Chetumal, en Canún y en Isla Mujeres– para atestiguar la presencia del terrorista internacional Posada Carriles en sus negocios.

“Vi a Luis Posada Carriles”, dijo el ex alcalde de Isla Mujeres Fidel Villanueva a Por Esto! el 19 de mayo. “Todos lo vimos. En realidad, don Luis estaba ahí. Até mi bote al puerto de Isla Mujeres y estaba ahí. Un sábado, lo vimos ahí, mirando los botes, pero no sabíamos quién era”.


Escuela de Periodismo Auténtico, Clase de 2003 en el campus de Narco News en Isla Mujeres.
Foto: D.R. 2003 Jeremy Bigwood
Como los cincuenta estudiantes y profesores de la Escuela de Narco News de Periodismo Auténtico, que pasaron una semana en Isla Mujeres en 2003, saben, la isla es un pueblo muy pequeño: 500 metros de ancho y solamente dos caminos a través de los 7.5 kilómetros de largo, eso es todo. Una vez que un turista o foráneo está ahí por más de un día, la gente se da cuenta del recién llegado. Y si el visitante tiene el rostro desfigurado (por una herida de bala) y viste con suficiente pulcritud de lino blanco como para haber ganado el sobrenombre de “Bambi”, como Posada, bueno, antes de que pase mucho un tipo grande y blanco como él, con un fuerte acento cubano, atrae la atención en un dormilón pueblo maya de pescadores.

“Lo vi como mucha gente en el puerto de Isla Mujeres lo vio”, continuó el ex alcalde Villanueva.

El 26 de mayo el diario El Sol de Zacatecas, México, publicó una entrevista con el Secretario de Marina de México, Marco Antonio Peyrot, quien confirmó que Posada Carriles entró a los Estados Unidos en el camaronero remodelado, el “Santrina”, que salió de Isla Mujeres. “¡Esta es la marina mexicana!”, proclamó Fidel Castro en La Habana en su conferencia del 27 de mayo. “¡El Secretario de Marina de México!”.

Al proteger a sus contrabandistas con el cuento increíble de que entró a Estados Unidos por Texas, la afirmación de Posada Carriles llevó a que sus audiencias migratorias fueran en El Paso. Pero sus abogados han pedido un cambio de corte a Miami, donde un juez federal, históricamente en apoyo de la comunidad de “exilados” cubanos en el sur de Florida, lo protegería (Hay un análisis de las cuestiones legales sobre el pedido de asilo de Posada de Arthur Shaw, en inglés, publicado en Vheadline). Y… ¡esto llega recién! Un juez ha determinado que Posada Carriles tendrán que seguir su caso no en la corte de Miami, sino en Texas.

Mientras, a lo largo de la península de Yucatán en México, arriba y abajo en este hemisferio, un “enjambre” periodismo auténtico del tipo que hace once días sacudió a Bolivia, está cavando más profundantemente en los hechos…

El aroma del narco


D.R. 2005 Nuez
La línea costera del estado mexicano de Quintana Roo, de Chetumal a Cancún, como este periódico ha reportado ampliamente por cinco años, es una ruta mayor para el tráfico de cocaína desde Colombia a los Estados Unidos. Estos son los hechos que, después de todo, fueron revisados y reivindicados por El caso de la Guerra contra las Drogas a juicio en la Corte Suprema de Nueva York, donde Narco News, el director de Por Esto! Mario Menéndez, este corresponsal y los hechos que reportamos aguantaron el más pesado escrutinio puesto en historia alguna sobre narcotráfico en los recientes años de este joven siglo.

Mientras Por Esto! y sus periodistas cavaban más hondo en la ruta del terrorista Luis Posada Carriles, junto a la misma línea costera de Estados Unidos –la misma ruta de la cocaína, después de todo– el periódico comenzó a encontrar una fea confluencia entre el contrabando marítimo de inmigrantes ilegales de Cuba a México (con la protección de los gobiernos de Estados Unidos y México) y el histórico contrabando marítimo de cocaína con la protección de los gobiernos de Estados Unidos y México) en las mismas aguas.


Renán Castro explica las rutas del narcotráfico en el Caribe a estudiantes y profesores de la Escuela de Narco News de Periodismo Auténtico 2003 en las oficinas del diario Por Esto! en Cancún.
Foto: D.R. 2003 Jeremy Bigwood
El pequeño pliegue sobre un camaronero varado en la costa de una pequeña isla, primero jalado por la periodista Yolanda Gutiérrez, ahora tira de una parte de la cortina donde la mafia de Miami y el narcotráfico se encuentran. Después de todo, como documenta Luis Gómez hoy en Narco News, Posada Carriles, Posada Carriles “trabajó a las órdenes de la mente detrás de todo eso: Oliver North” en los años ochenta. Eso fue cuando el gobierno estadounidense traficó con cocaína para financiar armas para los paramilitares anticomunistas en Nicaragua. ¿Podría ser que Posada y compañía hayan vuelto a sus viejos trucos de nuevo?

Invitado a dar una conferencia en la Cumbre Mundial Contra el Terrorismo y por la Verdad y la Justicia en La Habana, Cuba, a principios de este mes, el editor del Por Esto! Quintana Roo (y profesor de la Escuela de Periodismo Auténtico) Renán Castro explicó que la historia de Posada Carriles es “la punta del iceberg de una operación peligrosa en grado extremo para todas las naciones del área y en específico para la República de Cuba y mi país, México”.


El periodista auténtico Renán Castro se dirige a la Cumbre Mundial contra el Terrorismo y por la Verdad y la Justicia en La Habana, Cuba, en junio de este año.
Foto: D.R. 2005 Por Esto!
El periodista auténtico mexicano Renán Castro continuó:

Luis Posada Carriles, peligroso terrorista internacional fue protegido en Guatemala, Belice y México por narcotraficantes pertenecientes al cártel centroamericano que dirige el capo Otto Herrera García quien, asociado a las organizaciones criminales mexicanas lideradas por Ismael (El Mayo) Zambada y Joaquín (El Chapo) Guzmán, todos ellos asociados a la mafia cubanoamericana radicada en Cancún, le proporcionaron toda la logística para que pudiera permanecer por más de una semana en territorio mexicano sin que fuera detectado de manera oficial por las autoridades mexicanas.

En Cancún, Quintana Roo, Posada Carriles fue apoyado por un connotado traficante de ilegales cubanos llamado Juan Carlos Riberol (alias El Profe), quien desde hace más de siete años ha conformado una poderosa red criminal ligada a un grupo de narcotraficantes de origen cubano americano llamados los marielitos, quienes mantienen estrecha relación con la fundación cubano americana con sede en Miami, Florida.

Creemos que el recordatorio que nos hizo el valiente periodista colombiano Hernando Calvo Ospina en su intervención, en donde menciona la Fundación Cubano-Americana que desde los años 80 mantiene nexos con el narcotráfico colombiano para financiar actos subversivos en contra del gobierno revolucionario de Cuba, es algo que se está gestando de igual forma en estos momentos en el Estado de Quintana Roo.

Lo mas grave de todo esto es la participación de la fundación Cubano-Americana en todas estas operaciones que están construyendo, al propiciar que semanalmente se estén recibiendo en Quintana Roo a más de 55 a 100 cubanos ilegales, los mismos que trasladan a los Estados Unidos y que cuando no tiene familiares en Miami-Florida para que les cubran el pago de su traslado, los utilizan para que les transporten la droga a territorio estadounidense.


“Hay cosas que no se han atrevido a decir, porque lo que tú te atreviste a decir ahora es de valientes”, responde Fidel Castro a la conferencia de Renán Castro sobre los nexos entre el narcotráfico y el viaje de Posada Carriles a los Estados Unidos.
Foto: D.R. 2005 Por Esto!
Fidel Castro, en la misma conferencia, se levantó luego de la conferencia de Renán, miró directamente al periodista auténtico mexicano, y dijo:

Hay cosas que no se han atrevido a decir, porque lo que tú te atreviste a decir ahora es de valientes… Usaron esos barcos para la droga. Tú has hecho una denuncia que no había aparecido hasta ahora, que ese barco se dedicaba también al tráfico de drogas. Es grave, pero lo más grave lo que hicieron, violando las leyes norteamericanas, llevando terroristas, lo cual está sancionado severamente en Estados Unidos…

Periodistas auténticos: tiren de este pliegue

Escribiendo desde Florida en el número de este mes de la revista Clamor, el profesor de la Escuela de Narco News de Periodismo Auténtico Andrew Stelzer anota sobre su trabajo de tiempo completo como reportero de radio:

Es una rutina, y a menudo siento que no estoy haciendo lo que debería –yendo más al fondo de las historias, descubriendo secretos enterrados dentro de la maquinaria del gobierno y las corporaciones, y llevando la poderosa cuenta de los errores contra la sociedad.

Stelzer habla de la dificultad de los periodistas como su colega, y nuestro, el finado Gary Webb, quien cavó tan profundamente en los escándalos de tráfico de cocaína en los que Posada Carriles estuvo involucrado en los años ochenta que su editor de periódico, Jerry Ceppos, traicionó la búsqueda de la verdad e hizo de Gary un paria de la industria.


Andrew Stelzer, en la sesión de 2004 de la Escuela de Narco News de Periodismo Auténtico en Cochabamba, Bolivia.
Foto: D.R. 2004 Jeremy Bigwood
Y todavía esta historia sobre una historia noticiosa que explota más ampliamente y con más fuerza cada día –en la pista de un terrorista internacional y los que, en palabras de Bush, “protegen terroristas”– comenzó precisamente como el tipo de trabajo “de rutina” que el periodista Stelzer encuentra, a veces, frustrante (y nosotros todos).

Pero, en el caso de la periodista auténtica Yolanda Gutiérrez levántandose temprano la mañana del 14 de marzo en Isla Mujeres para informar una de esas aparentemente rutinarias historias, solamente para terminar halando de un pliegue que ahora muestra una gigantesca, previamente impenetrable, falsedad de las “guerras” de Washington contra el terrorimo y contra las drogas. Este tipo de periodismo puede ser, y es, inmensamente importante.

Lo que Gutiérrez, y el fotoperiodista Mario Alonzo, y Renán Castro, y el resto del equipo de Por Esto! tuvieron, que no tuvo Gary Webb del San Jose Mercury News en los noventa, es el conocimiento y la fe de que contarían con un editor que los respaldaría hasta las últimas consecuencias tanto tiempo como informaran la verdad y, ahora, una red internacional de periodistas auténticos repite la historia a todo lo largo y ancho a través de las fronteras y las lenguas.


Gary Webb – Presente
Foto: D.R. 2003 Jeremy Bigwood
El periodismo auténtico se ha vuelto la Agencia de Inteligencia de la gente. En forma horizontal, sin intereses o mentiras que proteger, esta red internacional es ahora más rápida, y más acertada, que las fantasmales agencias de cualquier gobierno en la Tierra. En vez de acumular información para manipularla, los periodistas auténticos de este hemisferios y del mundo llevan nuestro trabajo a la luz del día de un público mejor informado. Las cabezas de Estado comienzan a contar con la información corriendo a través de estas pantallas como más adecuadas fuentes de inteligencia auténtica que las fuentes oficiales.

Y así no es más una sorpresa que alguien como Hugo Chávez lea Narco News en voz alta en su programa nacional de radio, o que Fidel Castro lea en voz alta de Por Esto! en televisión nacional. Ni es una sorpresa que estos acontecimientos son traducidos y exportados por todo el globo, calentando a los periodistas aislados con la luz del día de la protección pública.

Periodistas auténticos del mundo: Yolanda Gutiérrez tiró del pliegue hace tres meses. Ella y sus colegas de Por Esto! fueron y son respaldados por cada uno en el periódico y en nuestro renacimiento del periodismo auténtico. La cortina informacional que ha guardado la verdad, sobre un terrorista internacional patrocinado estatalmente, de la vista pública está desmenuzada y se amplía cada día. Hay miles de puntas ya. Cojan una de las cuerdas, ahora, y comiencen a tiara. El caso de Posada Carriles puede tumbar un Imperio que no es más formidable que un camaronero varado en el mar del terrorismo y el narcotráfico. Tiren de la cuerda. Jalen fuerte, y háganlo por la justicia. Venguen las mentiras. Háganlo por Gary Webb.

Share |

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America