<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español September 21, 2014 | Issue #67


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #66
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Periodismo Autentico, algo en que creer

Hay muchos como yo que llenaron con ideas una libreta de periodista y que ahora trabajan para hacerlas realidad


Por Hugo Ramírez
Generación 2010, Escuela de Periodismo Auténtico

28 de septiembre 2010

Cuando escucho la palabra “periodista”me molesto. Soy colombiano. Y es que como alguien ya dijo antes, sucede que ser colombiano es una cuestión de fe. Los periodistas de mi país te dan de todo menos eso. Te dan rabia, te desinforman, te estigmatizan, todo menos algo en que creer.


Hugo Ramírez en la Escuela de Periodismo Authéntico 2010.
Foto: D.R. 2010 Noah Friedman-Rudovsky
En pleno siglo XXI a muchos les sorprende que en Colombia exista un solo periódico de circulación nacional, cuyos dueños son los familiares del ex vicepresidente, así como del actual presidente del país, y así como también del actual presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), famosa por sus denuncias sobre la violación de la libertad de expresión en Venezuela, pero muy poco conocida por su complicidad en la dictadura de Pinochet en Chile. A mí, no me sorprende, aquí hay que ser un santo, aquí hay que ser de los Santos.

Durante años he visto por televisión y he escuchado en la radio, quienes son los buenos y los malos, como hay “quienes se buscan una muerte pendeja” por desmentir las verdades que aparentemente todos compartimos. Aun no sé cómo es que las compartimos todos, nadie me preguntó, pero siempre fue así, así que eso tampoco me sorprende.

En este país tenemos varias opciones, o nos pasamos la vida viendo telenovelas que a las amas de casa seducen con los músculos de sus protagonistas y con sus argumentos rosa, y que a los “machos” nos entretienen con lindas chicas que de seguro pasaron más horas trabajando sus glúteos, que tomando clases de actuación. A los que nos les gustan las novelas, pues claro que tienen opciones, y les queda entonces el endulzarse la vida con aguardiente.

Nos venden nuestros sueños. Todos aquí soñamos con una vida como la de los demás, a lo largo de los años, nos enseñaron que sueños como los nuestros, los de nosotros, no valen la pena si no están avalados por los medios. Sin embargo, esa vida sólo la llevan unos pocos.

Una artista colombiano para reflejar esta situación hizo una réplica en barro del carro que conduce Juan Pablo Montoya, una de nuestras tristes figuras deportivas de la Formula 1, famosa ahora en Nascar por habitualmente quemar su motor antes de llegar a la meta. Ídolos de barro, políticos de barro, modelos y cantantes no de barro, sino de silicona, son los que aquellos que detentan el monopolio de lo público se esfuerzan en legitimar y hacerlos ver como representaciones autenticas de nuestra realidad.

A comienzos de este año tuve la oportunidad de estar invitado a la Escuela de Periodismo Autentico en México. Nunca antes había tenido la oportunidad de relacionarme con personas de tantos países. Sin el mayor asombro, puede explicarle a muchos compañeros, que los gritos y el meneo de Shakira no se parecían a nada de lo que hay en mi país, así como también explicar que vivo en un país de ultraderecha donde ni las Farc, ni el gobierno, ni nadie tiene el control. El mejor país para ser anarquista es sin duda el mío, donde hay algo que todos -tanto los que mandan, como los que desobedecen- tenemos interiorizado y esto es: que la ley no tiene nada que ver conmigo.

Una banda bogotana llamada “Sabrothers Band”, que en realidad es más un chiste que cualquier otra cosa, compuso una canción que no me canso de cantar, repite insistentemente: “yo no creo en Dios sólo creo en Mancera, y en su manera de menear la cadera”. Probablemente casi ninguno de los que lea esta nota va a poder escuchar a los “Sabrothers” y mucho menos ver a su bajista menear la cadera, así que muchos menos van a entender la libertad que da gritar a todo pulmón una consigna tan sin sentido como ésta. Ya pasó el tiempo de “el pueblo unido jamás será vencido”, ya lo vencieron y nunca se unió.

Ahora es tiempo de dejar de creer y de empezar a desmitificar todo aquello que nos vendieron como verdad, sin importar que nuestras propuestas en un comienzo no se parezcan en nada a lo que se supone que es la manera correcta de hacer las cosas. ¿No les parece que Narconews y la Escuela son un ejemplo de esto?

En la Escuela de Periodismo de Autentico Al Giordano me dio una libreta de periodista, la cual durante quince días puede llenar de ideas y de muchos contactos. Al lado de la pantalla de mi computadora en el trabajo está la agenda, sólo unas pocas ideas de todo ese cuaderno están hoy en marcha. Tengo un trabajo y hago una maestría, así que ustedes entenderán: no puedo hacer la revolución con nada en la barriga y mucho menos con nada en la cabeza, pero cada minuto libre que me queda se lo dedico a las ideas de este cuaderno.

En el momento en el que pienso sobre por qué alguien debería apoyar a la Escuela de Periodismo Autentico, se me viene a la cabeza que si no sólo yo, sino varias personas en distintos lugares pudiéramos tener un cuaderno como el que yo llené, de seguro que vamos a tener algo en que creer, podremos cambiar nuestras realidades, y claro está, menear un poco la cadera en el proceso.

Hay muchas cosas por las que trabajar, muchas cosas que tenemos que cambiar, muchos cercos que tenemos que romper, la Escuela de Periodismo Autentico no saltará el muro por usted, pero de seguro le dará impulso como a mí.

Por favor haga una contribución hoy mismo a través de este enlace:

http://www.authenticjournalism.org

O envíe una donación a:

The Fund for Authentic Journalism
PO Box 1446
Easthampton, MA 01027, United States

Gracias por tomarse unos momentos para leer estas palabras, y por su continuo apoyo.

Hugo Ramírez
Bogotá, Colombia
Generación 2010, Escuela de Periodismo Auténtico

Share |

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America