<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español September 16, 2014 | Issue #67


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #66
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Revelación de narcotraficante mexicano expone la duplicidad en la guerra contra las drogas

El camino de intriga del gobierno lleva de nuevo al jet con cocaína que se estrelló en la península de Yucatán


Por Bill Conroy
Especial para The Narco News Bulletin

27 de abril 2011

Un personaje de alto nivel en las organizaciones narcotraficantes más notorias en México, el “cártel” de Sinaloa, afirma que ha trabajado con los Estados Unidos por años, de acuerdo a alegatos presentados recientemente en una corte federal en Chicago.

Ese personaje, Jesús Vicente Zambada Niebla, es el hijo de Ismael “El Mayo” Zambada García – uno de los supuestos líderes de la organización narcotraficante de Sinaloa. Zambada Niebla fue detenido en México en marzo de 2009 y el pasado febrero fue extraditado a los Estados Unidos para enfrentar juicio por cargos relacionados con el narcotráfico.

La acusación pendiente en contra de Zambada Niebla afirma que ha servido como “coordinador logístico” para el “cártel”, ayudando a supervisar una importación que importó a los Estados Unidos “múltiples toneladas de cocaína… utilizando varios medios, incluyendo pero no limitado a, un avión de carga Boeing 747, un avión privado… autobuses, vagones de ferrocarril, remolques de tractores y automóviles.”

La revelación de que Zambada Niebla afirma haber estado activo en el gobierno de los EEUU, trabajando con su permiso, es un desarrollo impresionanete en la llamada guerra contra las drogas y en gran parte ha pasado desapercibido en los medios de los EEUU. La afirmación, de ser cierta, añade credibilidad a las teorías de largo tiempo de que los gobiernos mexicano y estadounidense esencialmente están favoreciendo a la organización narcotraficante de Sinaloa y a su liderazgo, incluyendo a El Mayo y a Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, como parte de una estrategia amplia para debilitar y finalmente eliminar a organizaciones narcotraficantes rivales. Los funcionarios estadounidenses y mexicanos, por supuesto que han negado cualquier acuerdo de este tipo.

La denuncia de Zambada Niebla sobre la complicidad del gobierno de los EEUU en sus actividades narcotraficantes se presenta en un alegato de dos páginas presentado en marzo pasado en la corte de distrito de Illinois en Chicago. El alegato afirma que Zambada Niebla estaba trabajando con “autoridad pública” en nombre de la Agencia Antidrogas de los EEUU (DEA, por sus siglas en inglés), del Departamento de Justicia y de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), y la Oficina de Inmigración y Aduanas del Departamento de Seguridad Nacional.

“La autoridad pública para los actos del acusado [Zambada Niebla] comenzaron desde al menos o alrededor del 1 de enero de 2004 y continuaron hasta o alrededor del 19 de marzo de 2009,” afirma el alegato del tribunal.

Además de los cargos por narcotráfico que pesan sobre él en Chicago, Zambada Niebla también está acusado de servir como sicario para la organización de Sinaloa.

“Jesús Vicente Zambada Niebla buscó obtener armas de los Estados Unidos… y discutió el uso de la violencia en `el humo´, un código para la Ciudad de Mºexico, un área de México cuyo tráfico de narcóticos estaba controlado por el Cártel de los Beltrán Leyva, y no por el… Cártel de Sinaloa,” afirman alegatos judiciales del gobierno de los EEUU en el caso de Zambada Niebla.

Arturo Beltrán Leyva fue asesinado a fines de 2009 por fuerzas de élite de la Marina Mexicana, asistida por el gobierno de los EEUU, en un tiroteo sangriento en Cuernavaca, Morelos. Coincidentemente, a fines de marzo de este año, siete hombres armados, incluyendo el hijo de 20 años del poeta y periodista mexicano, Javier Sicilia, fueron asesinados en el estado de Morelos en un ataque sin sentido y despiadado por presuntos narco delincuentes. Los asesinatos de estos jóvenes, amplificados por la angustia de la querida figura pública y padre de una de las víctimas, ha provocado una rápida expansión de un movimiento de resistencia no violento en México, que tiene como uno de sus principales objetivos el ponerle fin a la trágica carnicería de la guerra contra las drogas enarbolada por las fracasadas políticas bélicas del presidente mexicano Felipe Calderón – políticas que le han costado la vida a unos 40,000 mexicanos desde fines de 2006.

Finanzas

La afirmación de Zambada Niebla de que esencialmente es un informante de gobierno también le añade intriga a otra serie de casos legales pendientes en los EEUU y Panamá.

Para entender los hilos que conectan esos casos, es necesario volver a examinar el misterioso accidente del jet corporativo Gulfstream II el 24 de septiembre en la península de Yucatán. Dentro del jet se encontraba un estimado de cuatro toneladas de cocaína, que parecen haber sido cargadas en Colombia. El Gulfstream II portaba el número N987SA, y estaba ligado a investigadores europeos de antiguas operaciones de la CIA.

Narco News previamente ha reportado que la factura de venta del jet Gulfstream – que fue vendido sólo unas semanas antes de su accidente – menciona el nombre de Greg Smith, quien aparece en documentos públicos que indican que en el pasado trabajó como piloto en una operación que involucra al FBI, DEA y CIA dirigida a narcotraficantes en Colombia.

Un agente de la CIA llamado Baruch Vega, quien fue un actor clave en esas operaciones encubiertas, también confirmó la información relacionada con Smith Narco News no ha podido rastrear a Smith, o a su socio en la adquisición del jet, Clyde O’Connor, para hacer comentarios.

Vega también afirma que la carga de cocaína en el jet fue comprada a través de de un consorcio de narcotraficantes colombianos que incluía al agente de la CIA Nelson Urrego, quien fue arrestado por autoridades panameñas en 2007, poco más de una semana antes del accidente del jet Gulfstream II. Urrego ahora está siendo llevado a juicio en Panamá con cargos de lavado de dinero y narcotráfico.

De acuerdo a autoridades mexicanas, el jet Gulfstream II estaba entre un número de aviones adquiridos por la organización de Sinaloa a través de un esquema elaborado de lavado de dinero que involucra una cadena de casa de cambios mexicana supervisada por el supuesto operador de la organización de Sinaloa, Pedro Alfonso Alatorre Damy, de acuerdo al gobierno mexicano y a reportajes en medios estadounidenses.

En noviembre de 2007, Damy fue arrestado en México. Ha sido acusado de una serie de cargos en los EEUU, incluyendo conspiración para importar cocaína y lavar dinero, pero hasta esta semana, a pesar de la petición del gobierno de los EEUU para su extradición, Dami permanece bajo custodia en México, de acuerdo con Alicia Valle, consejera especial del procurador estadounidense del Distrito Sur de Florida.

El caso de Damy también está íntimamente ligado a otra acción legal del gobierno de los EEUU en contra del gigante banquero Wachovia (ahora subsidiario de Wells Fargo), que estuvo implicado con la operación de lavado de dinero de Damy. El operador de la organización de Sinaloa supuestamente utilizó al banco como parte de su esquema.

En marzo de 2010 Wachovia firmó un acuerdo diferido de enjuiciamiento con el Departamento de Justicia a cambio de pagar una sanción monetaria de unos $160 millones de dólares y proporcionar una promesa de cooperación con el gobierno de los EEUU.

Del acuerdo de enjuiciamiento de Wachovia:

… Utilizando identidades falsas, la CDC [casas de cambio] a través de las cuentas del banco Wachovia correspondientes para la compra de aviones para organizaciones narcotraficantes. En distintas fechas entre 2004 y 2007, al menos cuatro de esos aviones [incluyendo, de acuerdo con funcionarios mexicanos, el jet Gulfstream II cocaína y lazos con la CIA] fueron capturados por agencias policiales extranjeras en cooperación con los Estados Unidos y se encontró que tenían grandes cantidades de cocaína.

… En total, cerca de $13 millones de dólares pasaron a través de las cuentas de banco correspondientes en Wachovia para la compra de aviones utilizados en comercio ilegal de narcóticos. De ese avión, se capturaron mas de 20,000 kilogramos de coacaína.

… De septiembre de 2005 a diciembre de 2007, Wachovia proporcionó los servicios bancarios correspondientes a 22 CDC, incluyendo Casa de Cambio Puelba [que era supervisada por Damy].

… Durante el período del 1 de mayo de 2004 al 31 de mayo de 2007, Wachovia procesó al menos $373 mil millones de dólares en actividades de parte de las CDC.

… La investigación ha identificado $110 millones en ganancias de droga que fueron canalizados a través de cuentas CDC llevadas a cabo en Wachovia. [Eso representa sólo el dinero del total de $373 mil millones que pudieron comprobarse producto de la droga.]

… La actividad sospechosa pasó sin control. Los $373 mil millones de dólares en transferencias de CDC fueron monitoreadas de forma inadecuada.

Logística

Así, los casos criminales en contra del presunto narcotraficantes colombiano Urrego, al acusado lavador de dinero Damy y al jefe de logística de Sinaloa Zambada Niebla todos aparecen estar conectados a través del jet de cocaína Gulfstream II en aglún nivel.

Ese avión presuntamente fue comprado con dinero lavado del narcotráfico de la organización de Sinaloa a través del negocio de casa de cambio de Damy un banco estadounidense. Y ese mismo avión fue reportado como sospechoso de haber sido utilizado previamente en el programa de rendición de “terroristas” de la CIA, de acuerdo a reportajes y a una investigación encabezada por la Asamblea Parlamentaria del Consejo Europeo.

Además, el Gulfstream II fue adquirido menos de dos semanas antes de haberse estrellado en México por un dúo que incluía a un operador del gobierno de los EEUU que presuntamente había hecho trabajo como contratista para una variedad de agencias policiales y de inteligencia de los EEUU, de acuerdo a un agente de la CIA (Vega) que es identificado como tal en los registros públicos del tribunal. Las cuatro toneladas de cocaína dentro del Gulfstream II en el momento de su accidente al aterrizar, de acuerdo con Vega, fueron compradas en Colombia a través de un consorcio que incluía a Vega, quien, de acuerdo a reportajes panameños y Vega, un agente del gobierno de los EEUU (CIA).

Y ahora, uno de los actores clave en la organización narcotraficante de Sinaloa, quien, de acuerdo al gobierno estadounidense, supervisó la logística para la organización criminal, un trabajó que implica supervisar la compra de aviones para actividades de contrabando de drogas, ahora afirma haber cooperado activamente con diversas agencias de los EEUU por lo menos desde 2004.

Suponiendo que los hechos sean correctos, parece difícil distinguir de los criminales y la policía en esta guerra contra las drogas.

Previamente, Narco News reportó una serie de reportajes cortos que seguían el rastro del jet Gulfstream II, que pueden ser encontrados en este enlace.

En una de esas historias, fuentes de la DEA dijeron a Narco News que el jet Gulfstream II era parte de una operación encubierta llevada a cabo por una agencia de Seguridad Nacional – específicamente, ICE. La operación fue llamada “Express Maya”, afirmaron las fuentes.

Las fuentes solicitaron el anonimato por temor a que hubiera represalias del gobierno en su contra por revelar la información.

La operación también parece haber sido defectuosa, dijeron las fuentes, debido a que fue llevada a cabo unilateralmente (al estilo Rambo) por ICE, sin tomar en cuenta al gobierno mexicano.

“Este es un caso de ICE sin frenos”, dijo una fuente de la DEA a Narco News. “Si esta [operación] fuera dirigida mediante el libro, no la hubieran realizado unilateralmente” – sin la participación de la DEA - “y sin el conocimiento del gobierno mexicano.”

Sin embargo, Vega dijo a Narco News que la DEA estaba completamente consciente de la operación de iCE, Express Maya. Afirmó que fue una operación legítima diseñada para recopilar evidencia en contra de narcotraficantes enviando contrabando a los EEUU.

Otro escenario avanzado por algunas fuentes con respecto a la CIA y su vinculación con el Gulfstream II y la supuesta operación Express Maya es que todo era para de una elaborada operación encubierta de la CIA, posiblemente ejecutada bajo cobertura de ICE.

De hecho, agentes policiales y de inteligencia que hablaron con Narco News estuvieron de acuerdo que incluso una operación legítima no puede ser llevada a cabo en el exterior sin el acecho de la CIA en el fondo – dado que la amplia misión de la CIA es ser la principal agencia de inteligencia con el fin de proteger los intereses considerados vitales por los EEUU.

El abogado Mark Conrad, un ex agente supervisor de alto rango de Aduanas que tiene extensos antecedentes en el mundo de la inteligencia, previamente dijo a Narco News que no tiene problema con entretener un escenario de la CIA en la saga del narcomundo del Gulfstream II. Aunque subrayó que no tiene conocimiento de una operación llamada Express Maya, Conrad dice que si fue operada de forma unilateralmente, entonces la CIA puede estar ejecutando el programa.

El ex agente encubierto de la DEA, Mike Levine, quien fue parte de una serie de misiones en América Latina, cuestiona la legitimidad de cualquier operación que plantara un avión, como el Gulfstream II, y a operadores encubiertos dentro de México para volar varias toneladas de cocaína de Colombia a México.

De Levine:

Habría una razón sana [para tal operación] es la cuestión. Por ejemplo, la CIA trasladó muchas toneladas de cocaína a los EEUU en el episodio Guillen sin alguna razón legítima, pero de todas formas lo hizo.

Considere a la operación Rápido y Furioso [en la que la ATF es acusada de dejar que miles de armas compradas ilegalmente cruzaran la frontera a México para ser utilizadas por grupos narcotraficantes]. Con nuestras agencias encubiertas en la actualidad fuera de control, sin supervisión o rendición de cuentas… las “cartas” ya no necesitan razones legítimas para sus acciones.

A principios de los noventa, la CIA realizó una misión fantasma (el Episodio Guillen mencionado por Levine) supuestamente diseñado para infiltrar grupos narcotraficantes colombianos. La operación resultó en al menos una tonelada de cocaína – algunos estiman que más – entrando a los Estados Unidos sin verificación. El entonces jefe de la DEA, Robert Bonner, se indignó por las acciones de la CIA, que se llevaron a cabo pese a la objeción de la DEA, y salió en la televisión nacional acusando esencialmente a la CIA de participar en el tráfico de drogas.

La operación de la CIA, que fue llevada a cabo con la asistencia de la Guardia Nacional venezolana bajo la dirección del agente de la CIA, el general Ramón Guillén Dávila, fue descubierta luego de que la aduana estadounidense confiscara un cargamento de la droga en Miami.

Por lo tanto, una forma de evitar que se repita el error en una operación como la Express Maya, suponiendo que es parte de la CIA, es usar a la Aduana (ICE) para operación encubiertas, sugiere un agente de la ley.

La verdad es que hasta ahora, simplemente no conocemos la verdadera historia detrás del Gulfstream II - si es parte de una operación legítima, o parte de una operación encubierta de la CIA que posteriormente, y sin saberlo, se convirtió en el foco de una investigación de lavado de dinero, o si simplemente fue un narco avión conectado a figuras difusas que tuvieron muy mala suerte. Pero seguramente parece haber mucho humo detrás del accidente de 2007 del avión corporativo con cocaína, incluso hasta ahora.

Lo que sí sabemos es que el 6 de abril de este año – unas tres semanas después de que Zambada Niebla presentara su alegato en la corte federal de Chicago afirmando ser un agente del gobierno estadounidense – el juez federal en el caso Wachovia firmó una orden desechando los cargos por “información criminal” presentados en contra del prestamista, incluyendo los cargos relacionados con el rol del banco en facilitar los esquemas de lavado de dinero de la casa de cambio supuestamente empleados por Damy y el “cártel” de Sinaloa para financiar la compra del avión Gulfstream II, entre otros aviones para el contrabando de droga.

De la orden del juez, presentada en el tribunal de distrito del sur de Florida:

El acuerdo de enjuiciamiento requiere, entre otras cosas, que el Banco Wachovia (a) reconozca la responsabilidad en su conducta… ; (b) continúe su cooperación con los Estados Unidos; y ( c) demuestre su buena conducta y responsabilidad futura en todos los aspectos de la Ley del secreto bancario… Dado que Wachovia … ha cumplido plenamente con sus obligaciones en el acuerdo y no lo ha violado, y en conformidad con los términos del acuerdo, los Estados Unidos creen que desechar los cargos es apropiado bajo las actuales circunstancias.

La afirmación de Zambada de ser colaborador del gobierno de los EEUU probablemente desaparecerá del ojo público a tiempo, bajo la cloaca de la seguridad nacional, si esa cooperación está involucrada con agencias de inteligencia, de acuerdo a una fuente policial.

Y eso no es el resultado menos probable, de acuerdo con un ex analista de inteligencia de los EEUU que sigue la guerra contra las drogas de cerca.

“Por un tiempo creí que ‘El Mayo’ [padre de Zambada Niebla] y su gente trabajaban hasta un punto con el gobierno mexicano y estadounidense”, opina el individuo. “Sería mejor [desde un punto de vista de seguridad nacional] si el cártel de Sinaloa alcanzara hegemonía; reduciría toda la pelea, y creo que los gobierno mexicano y estadounidense tienen esa idea.”

En cuanto a Wachovia, ya ha desaparecido, en el sentido de haber sido absorbido por una compra a principios de 2009 por uno de sus principales rivales, Wells Fargo, como parte de una transacción de $12.7 mil millones de dólares. Pero a diferencia de las corporaciones y procesos legales que pueden estar suprimidos por intereses empresariales y seguridad nacional, el camino de las lágrimas conectando a las víctimas de la guerra contra las drogas, y el aumento de la indignación ese lazo trágico producido, no puede desaparecer tan fácilmente.

Permanezcan en sintonía…

Share |

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America