<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español October 23, 2014 | Issue #67


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #66
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Rápido y Furioso borra la línea entre policías y ladrones

La cuestionable compra de armas de los supervisores de ATF parecen ser un negocio usual


Por Bill Conroy
Especial para The Narco News Bulletin

6 de enero 2013

A fines de noviembre del año pasado, aparecieron dos interesantes armas cerca de un tiroteo en el estado mexicano de Sinaloa. La batalla, librada entre el Ejército Mexicano y supuestos narcotraficantes dejó cinco muertos, incluyendo a un soldado mexicano y a una reina de belleza de nombre María Susana Flores Gámez.

Narco News conoció que, una de esas armas conduce a una tienda de armas en Phoenix que vendió diversas armas a oficiales locales, estatales y federales que habrían proporcionado información inexacta en los informes de dichas transacciones. El destino final de las armas es desconocido, pero las consecuencias para muchos oficiales del área de Phoenix pueden ser serias, posiblemente incluso criminales, si el asunto se investiga con profundidad -aunque es posible que ningún oficial o fiscal asuma la tarea.

Las víctimas del tiroteo de Sinaloa de noviembre pasado fueron cinco de unos al menos 120 mil mexicanos asesinados desde fines de 2006 en la guerra contra las drogas de ese país. Las dos armas que llegaron a los titulares por ese tiroteo estaban entre las más de dos mil armas que oficiales de los EEUU, específicamente la Agencia de Alcohol, Tabaco y Armas (ATF, por sus siglas en inglés) permitieron ser compradas por contrabandistas en Arizona para transportarlas, sin impedimento, hacia México como parte de una operación, ahora infame, conocida como Rápido y Furioso.

El supuesto objetivo de Rápido y Furioso era dejar fluir armas a través de la frontera, resultando en innumerables homicidios en México, para que la ATF y los fiscales estadounidense pudieran identificar y procesar a los peces gordos del contrabando de armas -y poder llegar a los titulares y avanzar en sus carreras.

El fiscal en jefe de la Operación Rápido y Furioso era un fiscal asistente de Phoenix llamado Emory Hurley. El supervisor de ATF que se desempeñó como agente especial a cargo de Rápido y Furioso entre octubre de 2009 y abril de 2010 fue George Gillett Jr. Ambos aún trabajan para el Departamento de Justicia, aunque ahora en cargos diferentes.

Uno de los principales objetivos de la investigación Rápido y Furioso fue un individuo llamado Uriel Patiño, un prolífico traficante de armas que le gustaba negociar con rifles de asalto AK-47 y pistolas de calibre 5.7 semiautomático FN Herstal, también conocidas en México como las mata policías debido a su posibilidad de disparar rondas que pueden penetrar los chalecos a prueba de balas.

Ante estos hechos, fue desconcertante para un senador estadounidense que había estado investigando Rápido y Furioso cuando descubrió que una de las armas encontradas cerca de la escena del tiroteo de Sinaloa había sido previamente propiedad del supervisor de ATF Gillett, mientras otra de las armas encontradas en esa misma escena del crimen, una AK-47, conducía al contrabandista de armas Patiño. ¿Cuáles son las probabilidades de eso?

Y también parece que Gillett compró el arma encontrada en la escena de Sinaloa, una FN Herstal 5:7, en una tienda de armas llamada Legendary Guns, de acuerdo con reportajes en la prensa y otras fuentes. De hecho, los registros emitidos por la oficina del senador Charles Grassley, republicano de Iowa, muestran que Gillet no sólo compró la FN Herstal sino que también compró otras cuatro armas entre el 15 de diciembre de 2009 y el 7 de enero de 2010, todo mientras ayudaba a supervisar la operación Rápido y Furioso, que tenía como objetivo a Patiño, entre otros.

Para empeorar las cosas, de acuerdo con Grassley, como lo describe en una carta enviada el mes pasado a la Oficina del Inspector General del Departamento de Justicia, el supervisor de ATF Gillet supuestamente fue menos preciso en el llenado de los formularios de transacciones de armas requeridos para la compra de esas cinco armas -incluyendo la FN Herstal encontrada después en la escena del crimen en México.

El formulario federal, conocido como 4473, pedía que Gillett diera su dirección residencial. En vez de ello, dio la dirección de la oficina de ATF en Phoenix, 201 E. Washington (agregando departamento 940) para dos de las transacciones de armas, que involucró la compra de tres armas de fuego, incluyendo la FN Herstal. Para la tercera transacción, involucrando a dos armas más, Gillett utilizó la dirección del centro comercial de Phoenix, 7000 N. 16th St.

En su carta al Inspector General del Departamento de Justicia, Grassley escribió:

En concreto, la documentación parece indicar que durante la Operación Rápido y Furioso, el señor Gillett realizó múltiples compras de armas de fuego en un concesionario de armas en Phoenix. De acuerdo a los formularios, Gillett parece haber comprado armas el 15 de diciembre de 2009, 5 de enero de 2010 y el 7 de enero de 2010. Los documentos muestran que la residencia asentada en el registro de transacción de armas (formulario 4473) por dos armas era la oficina de ATF en Phonix. Para la tercer compra, Gillett puso un centro comercial en Phoenix como su residencia. Claramente las direcciones en los formularios no reflejan con exactitud su actual residencia en Phoenix.

Mentir en un formulario 4473 es un delito y puede ser castigado con hasta cinco años de prisión, además de ser multado. Muchas personas que fueron detenidas en Rápido y Furioso fueron acusadas por mentir en el Formulario 4473. Jaime Avila, Jr. recientemente se declaró culpable de varios cargos, incluyendo el hacer declaraciones falsas en relación con la adquisición de un arma de fuego, y su detención inicial justo después del asesinato del agente de la Patrulla Fronteriza Brian Terry [en diciembre de 2010] fue por dar una dirección falsa en el Formulario 4473.

Uno de los aspectos más preocupantes de esta nueva información es que una de las armas que figuran como comprada por Gillett fue recientemente recuperada en Sinaloa, México, el mismo fin de semana y en la misma área que tuvo lugar un tiroteo entre el Ejército Mexicano y miembros del cartel de drogas en Sinaloa, México.

El giro

Narco News contactó al abogado Gillett, Peter Noone, pero se negó a discutir el caso de su cliente o la compra de armas. “No puedo hacer ningún comentario al respecto en este momento”, dijo.

Gillett previamente habló con otro medio sobre el arma encontrada en México y que estaba vinculada a él. Gillette afirmó que vendió el FN Hertsal a través de Internet en 2011 en lo que describió como una transacción legal en donde hizo todo lo posible para verificar la integridad del comprador, reportó CBS News.

Pero en esta sórdida historia falta el punto de vista de la tienda de armas donde presuntamente Gillett compró la pistola “asesino de policías” FN Herstal. Dave LaRue, copropietario de Legendary Guns de Phoenix, estaba dispuesto a hablar en profundidad con Narco News, y sus revelaciones dieron un giro a la historia.

LaRue dice que no recuerda la transacción específica con Gillett que involucra a la FN Hertsal que se encontró después en México, pero admite que en el pasado vendió numerosas armas a Gillett.

“A George [Gillett] le gustan las cosas viejas [armas] de la década de 1950 y 1960”, dijo LaRue. “Yo lo reconocería si ahora entra por la puerta.”

LaRue también dijo que conoce a Hurley -el principal fiscal de Rápido y Furioso- desde hace año y lo considera un amigo y un experto histórico en armas viejas. Dice que a Hurley le interesaban las armas de aire y cuchillos clásicos, sin embargo, agrega que no recuerda haberle vendido un arma de fuego.

LaRue dice que no puede explicar por qué Gillett utilizó dos direcciones diferentes, ninguna de las cuales es su domicilio como se requiere, en los informes de las transacciones emitidos por la oficina de Grassley.

Sin embargo, LaRue agregó, sorprendentemente, que no es raro que funcionarios y oficiales que compran armas en su tienda utilicen la dirección de su organismo, en vez de su dirección residencial, en el documento de la transacción [Formulario 4473] – justo como Gillett había hecho con dos de sus transacciones e armas, acción que el Senador Grassley describe como potencialmente criminal.

“En el pasado, si se tratara de alguien conocido, por lo general un agente anti narcóticos, utilizaría la oficina de la agencia como dirección,” dijo LaRue. “Pero esa dirección estaba en su identificación, algo que tenemos que comprobar. No era inusual vender una o dos[armas] al mes a funcionarios oficiales.”

LaRue hizo hincapié en que la mayoría de los agentes que compraban armas de su tienda en los últimos años eran “de cargos altos”, supervisores como Gillett, y asumía que daban la dirección de la agencia en los formularios porque estaban involucrados en actividades encubiertas o no querían utilizar su dirección de casa por cuestión de seguridad, aunque también dijo que no le sorprendería que algunas de las armas fueran para uso personal o incluso revendidas, como sucedió en el caso de Gillett.

La mayoría de los oficiales que compran armas en Legendary, LaRue añadió, eran oficiales locales y estatales, mientras que agentes federales como Gillett eran la excepción.

LaRue dijo que desde que tuvo conocimiento de la controversia sobre el caso Gillette, él y su equipo están siendo muy cuidadoso en el trato con las transacciones que involucran a agentes de la ley y están haciendo todo lo posible para asegurarse de que la dirección usada en la documentación de la transacción del arma de fuego sea una dirección residencial.

LaRue añadió que, hasta la fecha, no se ha puesto en contacto con ningún organismo estatal en relación a las transacciones por armas de fuego de Gillett.

Callejón sin salida

Los oficiales que hablaron con Narco News sobre el caso Gillett plantearon serias preocupaciones sobre los hechos conocidos. En particular, se encontraron con una dudosa justificación para que Gillett y otros funcionarios utilizaran las direcciones de ATF u otras agencias en los informes de transacciones de armas; en la afirmación de haber adquirido armas para un trabajo encubierto; y la afirmación de Gillett de que había vendido la FN Herstal por internet a un comprador anónimo antes de que el arma apareciera en una escena del crimen en México.

Un oficial, con amplia experiencia en el nivel estatal y local, lo expresó de esta manera:

... No hay manera alguna de que algún oficial con un poco de sentido común vendiera un arma por internet [a causa del riesgo de que termine en las manos equivocadas].

... [Además] para cualquier encubierto, utilizar la dirección de su agencia sería estúpido … ya que no debes recibir correo que no tenga que ver con el trabajo a la dirección de la agencia.

Si estos tipos realmente hicieron esto, aparecería la dirección en cualquier otra transferencia del arma, revelando que Fulanito es encubierto.

De hecho, un aviso emitido por la ATF misma en 2010 afirma que antes de que cualquier distribuido venda un arma a un oficial por motivos “oficiales”, el oficial deberá presentar “una carta certificada de la agencia del oficial firmada por una autoridad de la agencia (que no sea la persona que compra el arma) afirmando que el oficial utilizará el arma en labores oficiales y que los registros revelen que el oficial comprador no haya sido condenado por ningún delito de violencia doméstica…

“[Si se cumplen estas condiciones] no existen restricciones en cuanto al estado de residencia o ubicación de la agencia. No se requiere preparar un Formulario 4473 para la transacción ni de llevar a cabo una Verificación NICS [Sistema Nacional Instantáneo de Antecedentes Penales, por sus siglas en inglés] .... ”

Teniendo en cuenta que Gillett había completado el Formulario 4473, según Grassley, parece razonable suponer que no tenía una “carta de certificación” de su agencia que le autorice comprar las armas para la “misión oficial”.

Otro memorándum emitido por ATF a “todos los titulares de licencias federales de armas de fueg” en agosto de 2011, deja claro que la identificación utilizada por cualquier posible comprador de armas “debe ser del tipo comúnmente aceptada a efectos de identificación, lo que significa que el documento debe incluir una fotografía de la fecha individual, de nacimiento y dirección de residencia. “[Énfasis añadido].

Ese memorándum indica más adelante:

A las tiendas de armas se les recomienda tomar las siguientes medidas:

1. Pedir al comprador si la dirección indicada en el documento de identificación es la dirección de residencia real, recibir una respuesta afirmativa, y sin razón para creer que la dirección que aparece en el documento de identificación no es la dirección real, la residencia legal del comprador…

LaRue, al hablar con Narco News, enfatizó que su tienda no tiene la política de pedir documentos de identificación legítimos, como la licencia de conducir, antes de vender un arma, agregando que los oficiales generalmente utilizan la dirección de la agencia en la licencia de conducir.

Dadas las reglas bizantinas que rigen las compras de armas en los EEUU, es difícil determinar de manera definitiva, con base en los datos conocidos hasta el momento, en donde recae la culpa en el caso Gillett, o en los casos en los que Legendary, u otras tiendas de armas, vendan armas a oficiales que no proporcionaron su dirección residencial en la documentación por la transacción.

Sin embargo, Mike Levine, un oficial veterano que trabajó por años para la DEA como encubrieron y previo a eso como agente de ATF, es bastante tajante en su apreciación sobre donde debe caer la culpa en la compra de armas que los oficiales hagan sin la siguiente carta legal:

Levine proporcionó la siguiente a través del correo:

Debido a que eres un agente federal, policía, MI-5, o lo que sea, DEBERÁS seguir la misma ley que todos los ciudanos siguen. No podrás eludir NADA… ni una sílaba de la [ley].

Ellos [los oficiales que inapropiadamente utilicen la dirección de la agencia en formularios para obtener armas de fuego] tendrán un gran problema! Pasé un cuarto de siglo diseñando operaciones encubiertas, supervisándolas, revisándolas. Aún sigo revisando y enseñando cosas. Traté de imaginar una situación en que se justificaría comprar un arma con identificación falsa, y no puedo imaginar una.

…Por ejemplo, si por alguna razón que no puedo imaginar se necesita un arma sin registro, ATF y la DEA y cualquier otra agencia que hace detenciones tiene bodegas llenas de armas incautadas que no han sido destruidas. Pero como dije, NO puedo imaginar una razón para justificar lo que los agentes estaban haciendo. Si hubiera tenido la investigación cuando trabajaba en asuntos internos, estarían del otro lado de mi escritorio, desarmados y con sus derechos leídos…

Levine añadió que, en el caso de Gillett, y en los casos de cualquier otro oficial que supuestamente haya comprado armas de Legendary Guns, o cualquier otro distribuidor, utilizando direcciones inapropiadas, la única forma de asegurar que no se haga más daño del que ya se ha hecho con Rápido y Furioso es que el Senador “Grassley, o cualquier otro con poderes de investigación, localice el camino de cada arma después de una compra fraudulenta.”

“Pero, como sabemos, si lo que están haciendo puede hacer que algún artilugio político parezca incompetente”, añadió Levine, “entonces ellos [los oficiales sospechosos] van a salir libres, incluso por complicidad de homicidio.”

Permanezcan en sintonía…

Share |

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America