<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español October 21, 2017 | Issue #67


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #66
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

El agente de la DEA asesinado, Kiki Camarena, cayó en una operación de la CIA que salió mal, según fuentes de seguridad

Fue asesinado, dijeron, porque "sabía demasiado" sobre la corrupción en la Guerra contra las Drogas


Por Bill Conroy
Especial para The Narco News Bulletin

27 de octubre 2013

El agente de la DEA Kiki Camarena fue secuestrado a principios de febrero de 1985 poco después de dejar el consulado de los EEUU en Guadalajara, México. Su cuerpo fue encontrado varias semanas después, en estado de descomposición, envuelto en un velo de plástico y enterrado en un pozo poco profundo a unos 100 kilómetros de la ciudad mexicana.


Rafael Caro Quintero
Uno de los arquitectos del secuestro, tortura y brutal muerte, Rafael Caro Quintero, fue liberado prematuramente el 9 de agosto pasado de una cárcel mexicana por orden de un tribunal federal luego de cumplir 28 años de una sentencia de 40 años por el crimen. Su liberación causó un clamor de protesta entre funcionarios de seguridad estadounidenses, quienes afirman que su libertad es un agravio a la justicia y a la memoria de Camarena.

Sin embargo, distintos reportajes recientes de los medios mexicanos y estadounidenses han planteado interrogantes sobre la historia real detrás del asesinato de Camarena. Esas historias se basan en entrevistas a distintos individuos familiarizados con el caso, incluyendo el agente de la DEA que investigó el asesinato de Camarena, el ahora retirado Héctor Berrellez.

Los otros dos individuos también conocían personalmente a Camarena y estaban íntimamente familiarizados con las operaciones del gobierno de los EEUU que supuestamente Camarena investigaba antes de su secuestro y asesinato. Uno de esos hombres es el ex agente de la DEA Phil Jordan, quien fungía como jefe del Centro de Inteligencia de El Paso, localizado en el oeste de Texas frente a la frontera con México; el otro es Tosh Plumlee, un operario de la CIA por largo tiempo, piloto y desde entonces, informante.

Los reportajes de los medios masivos, publicados en Fox News y El Paso Times en los EEUU, y la revista Proceso en México, plantean la posibilidad del involucramiento de la CIA en la muerte de Camarena La cobertura de Proceso incluso llegó a afirmar que la CIA ordenó el asesinato de Camarena.

Pero los funcionarios de la CIA emitieron una declaración a los medios afirmando que “es ridículo sugerir que la CIA tuvo algo que ver con el asesinato de un agente federal estadounidense o el escape de su asesino [Caro Quintero].”

Sin embargo, Narco News previamente había descubierto información no publicada sobre el caso Camarena, luego de entrevistas a Berrellez, Jordan, Plumlee y otros, que confirma que Caro Quintero de hecho fue protegido por activos de la CIA en las semanas posteriores al asesinato de Camarena y que el secuestro del agente de la DEA pudiera estar conectado con lo que un reconocido periodista mexicano había descubierto poco antes de su asesinato en México en 1984.

Todos los reciente reportajes en la prensa que afirman los vínculos de la CIA con el asesinato de Camarena se producen luego de la publicación de un reportaje en Narco News en agosto pasado sobre la liberación de Caro Quintero de una cárcel mexicana. Fue la historia de Narco News la que señaló que las huellas de la CIA estaban presentes en el caso Camarena; una observación que otros periodistas, como Chuck Bowden, ya habían avanzado en el pasado, allá por los años noventa.

Las revelaciones de la CIA

El ex piloto contratista de la CIA Plumlee dijo a Narco News durante una serie de entrevistas recientes que luego del asesinato de Camarena a principios de febrero de 1985, fue ordenado por sus superiores en la CIA volar a un rancho localizado cerca de Veracruz, México.


Tosh Plumlee
El rancho, como afirma Plumlee y muestran los documentos de la DEA, estaba controlado por el narcotraficante Caro Quintero. También era utilizado por la CIA, que operaba ahí utilizando al servicio de inteligencia mexicano, la Dirección Federal de Seguridad, como cubierta. Desde entonces, la Dirección Federal de Seguridad (DFS) se reorganizó y se transformó en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), que aún trabaja muy de cerca con funcionarios y agencias estadounidenses, incluyendo la CIA.

El rancho de Veracruz estaba siendo usado como lugar de transbordo de armas y droga, como parte del financiamiento y apoyo la contraguerrilla de la Contra entrenada por los EEUU.

Ese esfuerzo encubierto fue la raíz del escándalo conocido como Irán-Contra durante el segundo periodo presidencial de Ronald Reagan a mediados de los ochenta. Una faceta del escándalo involucró la recaudación ilegal de dinero a través de ventas de armas a Irán para financiar la campaña contrainsurgente de los Contra contra el gobierno nicaragüense. Otra parte del escándalo también implicó a la CIA y al Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca en el supuesto tráfico de armas y de drogas aprobado por los EEUU.

El periodista de investigación Gary Webb reforzó aún más la acusación de involucramiento del gobierno de los EEUU en el narcotráfico en su serie ahora famosa de la Alianza Oscura publicada en 1996 en el San José Mercury News.

Plumlee afirma que en un momento después del asesinato de Camarena, Caro Quintero fue transportado a un rancho ligado con la CIA en Veracruz, dónde Plumlee fue ordenado para interceptarlo.

“Se me ordenó recoger a Caro Quintero en el rancho,” Plumlee dijo a Narco News. “Yo entonces no sabía quién era. Pero era una operación aprobada [por el gobierno de los EEUU].

Plumlee dice que voló con Caro Quintero en un Cessna 310 (propiedad de un prestanombres de la CIA llamado SETCO) a una pista privada localizada cerca de la frontera mexicana con Guatemala.

“Me dijeron que tenía que llevar a una persona de un punto A a un punto B, y lo hice,” dice Plumlee refiriéndose a su trabajo como piloto contratista de la CIA. “Si haces muchas preguntas, no vas a estar mucho tiempo en el trabajo.”

Plumlee afirma que otro piloto, “también asociado con SETCO,” entonces recogió a Caro Quintero en Guatemala y lo llevó a Costa Rica. (Caro Quintero fue finalmente capturado en Costa Rica en abril de 1985, unos tres meses después del asesinato de Camarena.)

Luego de dejar a Caro Quintero en Guatemala, Plumle afirma que “asume que el narcotraficante fue llevado al rancho de John Hull en Costa Rica.

“[Supuestamente] el rancho de John Hull era [otro rancho] protegido por la CIA y… Hull aprovechó su protección para permitir que aviones cargados con cocaína aterrizaran ahí, cobrando 10 mil dólares por aterrizaje,” afirma el informe de 1997 de la Oficina del Inspector General del Departamento de Justicia de los EEUU (OIG, por sus siglas en inglés).

SETCO, también era parte del encubrimiento de la Contra, de acuerdo a un informe de la CIA-OIG de 1998:

De acuerdo a registros de seguridad citados en el Informe Kerry [publicados por un sub comité del senado presidido por el entonces senador John Kerry], SETCO fue fundado por Juan Matta Ballesteros, “un infractor clase I de la DEA.” El Informe Kerry afirma también que esos registro indican que Matta fue una figura principal del cártel colombiano y estuvo involucrado con el asesinato del agente de la DEA Enrique Camarena. Matta fue extraditado a los Estados Unidos en 1988 y procesado por narcotráfico.

Plumlee también tenía una conexión con la muerte del agente Camarena. Dijo a Narco News que conoció a Camarena a fines de 1984 en un pequeño café de Phoenix, Arizona. Camarena había ido a Phoenix para entrevistar a Plumlee como parte de su investigación sobre las operaciones de apoyo a la Contra en México.

A continuación lo que Plumlee recuerda de lo hablado en esa reunión:

Yo había volado al rancho [cercano a Veracruz, México] muchas veces con armas para el frente del sur de la Contra, así como a Costa Rica (como se dice en la carta del senador Gary Hart en 1991.

El Café de Oaxaca era un pequeño lugar, pero era reconocido por sus platillos del sur, cerca de Oaxaca, México… Los chicos del crimen organizado de Phoenix [Plumlee dice que entonces formaba parte de una fuerza de tareas en tres estados] solían comer mucho ahí con los agentes locales de la DEA. Ellos eligieron el lugar…

Esta información, [discutida con Camarena] en el café oaxaqueño, lanzo una serie de reportes de campos de la DEA [a través de Camarena] y la CIA [porque Plumlee lo reportó a sus superiores]… y a Washington para obtener un seguimiento y confirmar los rumores de las armas que viajaban al sur para la Contra y evitar la Enmienda Boland [que restringía severamente la ayuda de los EEUU a la Contra], y de las drogas viniendo de allá para financiar la operación. Kiki [Camarena] había reportado esto a su gente en Guadalajara, preguntando por qué no se habían movido al rancho cercano a Veracruz con el depósito de armas.

…Kiki no confiaba en la CIA y le dije, ‘Estamos en el mismo equipo, o pude haber dicho, ‘están en el mismo equipo,’ y creo que su respuesta fue algo así como, ‘ya veremos.’ Unas semanas después él y su piloto fueron secuestrados.

Durante ese periodo (la primera mitad de la década del ochenta), Plumlee ya estaba hablando con la oficina del entonces senador Gary Hart sobre los cargamentos de droga y armas que le ordenaban trasladar como parte de las operaciones aprobadas por los EEUU. De hecho, testificó ante el Senado de los EEUU en distintas ocasiones “puertas hacia adentro” entre los ochenta y noventa, revelando lo que sabía sobre las operaciones.

Lo siguiente es parte del testimonio que dio al Comité de Relaciones Exteriores del Senado en agosto de 1990:

La documentación proporcionada por el Sr. Plumlee y otros testimonios de los pilotos y operarios indican que Plumlee voló en varias operaciones oscuras, incluyendo llevando armas a Centroamérica a principio de los ochentas y volviendo con drogas a los Estados Unidos, luego de ser avisado que dichas operaciones eran aprobadas y eran de interés nacional.

El testimonio ante el senado de Plumlee también incluye referencias al informe de la DEA de 1990 “marcado como secreto” que habla de la información que el periodista mexicano Manuel Buendía había descubierto y que exponía la supuesta relación de la CIA con “conocidos narcotraficantes de la región de Veracruz” así como “información que expondría a miembros de alto nivel del partido político del PRI que ayudaban en el tráfico de armas de la CIA.”

Bill Holen, quien fuera miembro del personal del senador Gary Hart entre 1975 y 1986, confirmó en una entrevista a Narco News que se reunió con Plumlee en varias ocasiones a principios de los ochenta para discutir y documentar sus declaraciones concernientes a las operaciones aprobadas de tráfico de armas y drogas. Una carta emitida en 1991 por el entonces senador Hart y enviada al senador Kerry confirma el hecho, también.

“Yo transmití lo que [Plumlee] dijo al subcomité [del senado] sobre Operaciones Internacionales de Narcóticos y Terrorismo, entonces liderado por el senador Kerry,” Holen afirma. “Validaron lo que Tosh estaba diciendo… el personal de Kerry me habló en distintas ocasiones, y llevaron a Tosh a declarar. No tengo razón para no creerle a Tosh [Plumlee].”

Las revelaciones de la DEA

El ex comandante de la DEA Jordan pasó algún tiempo con Camarena en Guadalajara, México en la primavera de 1984. Jordan dice que entonces se dio cuenta que agentes de la DFS mexicana seguían a Camarena.

Jordan dice que Camarena le dijo que era cierto que la DFS daba órdenes a los narcotraficantes, pero aún más importante, Jordan recuerda que Camarena dijo, “Ellos [la DFS] también son los oídos y brazos de la CIA.”

Luego del asesinato de Camarena, Jordan dice que agentes de la DEA intentaron alcanzar a Caro Quintero en el aeropuerto de Guadalajara, pero evitaron aprehenderlo porque Caro Quintero estaba protegido por decenas de agentes de la DFS.

Jordan, quien dice que tiene dos fuentes de información confiables sobre el llamado “incidente mexicano” en el aeropuerto de Guadalajara, agrega que el avión que ese día sacó a Caro Quintero era propiedad del narcotraficante “Matta Ballesteros”, el fundador de SETCO. Jordan también afirma que Caro Quintero llevaba credenciales de la DFS y que el piloto del avió era “operador de la CIA.”


Berrellez
Berellez, que pasó unos cinco años investigando el asesinato de Camarena mientras trabajaba en la DEA, confirma que agentes de la DFS tuvieron un papel importante en el secuestro y posterior interrogatorio de Camarena. Además de los individuos del auto utilizado para sacar a Camarena del camino, Berrellez dice que había hombres armados posicionados en las intersecciones cercanas al lugar del secuestro.

Berrellez afirma que estuvieron presentes en la casa de Guadalajara a la que Camarena fue llevado luego de su secuestro narcotraficantes como Caro Quintero, su socio Ernesto Fonseca Carrillo y miembros de su organización. También en la casa, agrega, estuvieron agentes de la DFS y operadores de la CIA, entre otros, junto con mucho equipo de grabación. Berrellez dice que tiene fuentes que estuvieron en la casa mientras se torturaba a Camarena y que después se convirtieron en testigos del gobierno y confirmaron los hechos.

El objetivo del secuestro de Camarena, Berrellez cree, no era asesinarlo, sino llevar a cabo un interrogatorio estilo policiaco para averiguar de dónde obtenía la información sobre las operaciones de la CIA en México.

Berrellez, así como Jordan y Plumlee, dicen creer que es probable que Camarena fuera secuestrado por ordenes de individuos poderosos participando en la operación de suministro a la Contra por parte de la CIA (individuos que finalmente respondían a la Casa Blanca).

Esos individuos querían averiguar y controlar las fuentes que proporcionaban información a Camarena con el fin de proteger la operación encubierta y a la Casa Blanca. Berrellez también dice que Camarena tenía un papel clave en ayudar a la DEA a redoblar la interdicción de los procedimientos de ventas de drogas ilegales, amenazando así la fuente de financiamiento del suministro de la CIA a la Contra, que era otro incentivo para conseguir información de sus fuentes.

Berrellez afirma que las expectativas eran altas, la mezcla de individuos involucrados era volátil, y las cosas se salieron de las manos, finalmente llegando a un punto sin retorno. Camarena había sido torturado al grado que necesitaba hospitalización, afirma Berrellez, y ese riesgo no podía ser tomado por los secuestradores, así que se tomó la decisión de torturar a Camarena hasta la muerte. Finalmente, fue una operación fallida que engendró un encubrimiento de los jugadores del gobierno de los EEUU involucrados, y que continúa hasta ahora.

“Tenemos grabaciones [de la tortura de Camarena] de la CIA,” dice Berrellez. “¿Cómo obtuvieron esas cintas?”

“Y mis fuentes indican que hay cinco grabaciones, pero nosotros [la DEA] sólo obtuvimos tres de la CIA.”

Un caparazón duro

Ni Berrellez, ni Jordan o Plumlee estuvieron en la casa de Guadalajar en febrero de 1985 en que Camarena fue torturado y asesinado, así que cualquier información sobre esos acontecimientos provienen de segunda mano.

Pero las revelaciones hechas por Plumlee, un conocido activo de la CIA, junto con la información rescatada por Berrellez y Jordan a través de las fuentes de la DEA y de investigaciones, si son aceptadas como precisas, llevan hacia una conclusión creíble: La CIA tuvo un papel en ayudar y fue cómplice de la huida de uno de los principales sospechosos del asesinato de Camarena, Rafael Caro Quintero.

El cabo suelto de la historia de Plumlee parece ser que insiste en decir que llevó a Caro Quintero a Guatemala desde un rancho cercano a Veracruz, México. Sin embargo, Jordan y Berrellez afirman que Caro Quintero tomó un avión en Guadalajara luego del asesinato de Camarena. En la superficie, sus historias parecen estar en conflicto.

Pero, por supuesto, hay un giro bastante importante, dada la supuesta cacería internacional de Caro Quintero entonces.

Berrellez dijo a Narco News que Caro Quintero no salió México luego de volar desde el aeropuerto de Guadalajara con la asistencia de agentes de la DFS. En vez de eso, Berrellez dice que Caro Quintero viajó a una ciudad en el estado mexicano de Sonora, llamada Cabarco, para visitar familiares.

“Él [Rafael Caro Quintero] fue allí [a Caborca] para encontrarse con su hermano, Miguel, y sus primos Emilio Quintero Payán y Juan José (Juanjo) Quintero Payán, dos importantes traficantes de heroína. Una de las incautaciones más grandes de heroína en la frontera fue rastreada hasta Emilio. La familia Quintero Payán es conocida en Caborca,” Berrellez dice. “El vuelo a Costa Rica fue una o dos semanas después.”

Y, de acuerdo a Plumlee, fue después de que Caro Quintero dejara Caborca cuando voló a Veracruz, y de ahí, Plumlee lo sacara de México.


Manuel Buendía
Berrellez también hizo otra revelación que considera parte clave del rompecabezas en el asesinato de Camarena. Como parte de la investigación de la muerte del agente de la DEA, Berrellez dice que su equipo rastreó a todos los que aparecían en su lista de llamados. Uno de esos números, dice Berrellez, pertenecía al periodista mexicano Buendía, lo que significa que Camarena estuvo en contacto con el periodista antes del asesinato de Buendía en 1984.

“Buendía podía identificar a los tipos de la CIA [en la operación encubierta de armas por drogas de la Contra] por nombre. ¿Qué información le proporcionó a Kiki [Camarena]? se pregunta Berrellez. “Creo que Kiki habló con Buendía antes de su asesinato, y creo que Kiki entrevistó a Plumlee luego de eso y habló sobre lo que supo de Buendía, y luego Plumlee lo informó [a sus superiores de la CIA] lo que finalmente llevó a que Kiki fuera levantado [para interrogarlo], y luego se excedieron, y ahora está muerto.”

Berrellez sólo puede especular en ese frente, pero es una opinión que tanto Plumlee como Jordan comparten. De hecho, el ex miembro del personal del senador Hart, Holen, comparte una preocupación similar.

Holden afirma que la naturaleza de la información que Plumlee reportó a sus superiores de la CIA luego de reunirse con Camarena, “plantea algunas preguntas de a quién culpar por el secuestro, tortura y muerte [de Camarena].”

“Creo que los tentáculos de la operación [encubierta] de la Contra eran profundos y son parte de lo que le pasó a Kiki Camarena,” agrega Holen. “Ninguna persona conoce toda la historia.”

“Las operaciones encubiertas tienen un grueso caparazón difícil de romper. Pero como decía mi antiguo jefe [senador Hart], ‘la verdad siempre saldrá a flote.”

Share |

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America