<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español November 21, 2017 | Issue #67


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #66
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

¡Peligro! ¡Cruce de periodistas!

Los migrantes defienden sus derechos y su narrativa, en el video de NNTV


Por Alex Mensing
Especial para The Narco News Bulletin

29 de abril 2015

(Los créditos de la película aparecen abajo.)

Armando Medina dejó su hogar en Honduras hace catorce años. Viajó por sí solo por todo el territorio mexicano y cruzó el desierto de Sonora a Arizona con sólo las calientes y secas colinas como guía, para finalmente haber tomado prestado el teléfono de una amable familia de indígenas norteamericanos. Llamó a su padre, que había migrado a los EEUU y pronto se reunieron. Entonces tenía diez años.


Armando Medina, Narrador de Peligro: Cruce de periodistas
Tal vez esto te haga sentir lástima por él, pero esta no es una historia de migrantes pobres y sin remedio que dejaron sus países del tercer mundo en busca del Sueño Americano. Armando Medina tiene hoy 24 años, y ayuda a manejar un albergue para migrantes en Oaxaca, y eficazmente organiza por los derechos de los migrantes en México. Cómo él dice ‘PELIGRO: CRUCE DE PERIODISTAS’, ““Todo el mundo sabe que el mundo es triste, pero la historia de una lucha creativa, organizada y efectiva es más poderosa que mil historias de tragedia y de tristezas.”

Las historias de lucha existen, incluso cuando los medios masivos no las cuentan. Muchos de los actores en Peligro: Cruce de periodistas, son una parte viva de estro, incluyendo a Armando, Wilson, Paola y Jorge de Honduras, Víctor de El Salvador, Berfilio de Guatemala y Elvis de Nicaragua. Todos ellos pasaron por mucho para ser lo que son, y este artículo no puede extenderse en cada una de sus historias. Sin embargo, apunta, a proporcionar algo de contexto para Peligro: Cruce de periodistas y para servir de ejemplo del tipo de periodismo que pudiera enorgullecer al “Albergue para periodistas en rehabilitación”.

La idea para el último video de NNTV nació en la Escuela de Periodismo Auténtico 2014, un laboratorio donde se crean nuevas ideas en la intersección del periodismo y los movimientos sociales y donde los participantes comparten sus experiencias con líderes de movimientos y trabajadores de los medios de todo el mundo. En la escuela, el cineasta Gregory Berger enseña cómo usar el video como herramienta de participación y cambio social en conjunto con comunidades, y muchas veces usando la comedia como medio. Un estudiante que había trabajado con migrantes centroamericanos en México se comenzó a preguntar cómo alguien podía hacer comedia de una crisis de refugiados tan terrible y humanitaria. Ambos tomaron el desafío como una oportunidad y surgió la idea para una película que ridiculizara el retrato que los medios principales hacen de la situación, y al mismo tiempo resaltando la capacidad de los migrantes de organizar un movimiento social.

Desafiando la narrativa Víctima-Criminal

No mucho después de la Escuela de Periodismo Auténtico 2014, un grupo de cerca de 500 migrantes centroamericanos dejó el refugio “La 72” en la frontera de México con Guatemala y comenzó a caminar hacia el norte. Los acompañaron defensores de derechos humanos, periodistas y Friar Tomás González, director de “La 72”. González anualmente organiza el Viacrucis Migrante, una acción política que utiliza la tradición religiosa para atraer la atención a la violencia estructural que afecta la migración centroamericana. El Viacrucis de 2014 creció más que nunca, llegando a la ciudad de México con más de 1200 centroamericanos indocumentados, muchos de los cuales continuaron su camino a la frontera con los EEUU. El liderazgo migran jugó un papel clave cuando se tomaron decisiones durante el Viacrucis, desafiando la idea general de que los migrantes son víctimas y delincuentes.

Esta imagen negativa es uno de los problemas clave que entorpece el cambio en México, donde la percepción pública de los migrantes centroamericanos está cargada de actitudes temerosas y paternalistas. Tan solo el mes pasado, una diputada federal de Veracruz, Patricia Peña Recio, dijo que los migrantes “son un peligro porque en los sitios en donde hacen parada, se prostituyen y matan y además no merecen atención porque no votan.” Peña Recio resulta ser la secretaria de Asuntos de la Frontera Sur-Sureste del Congreso Mexicano.


Buscando las huellas de los migrantes
Los medios masivos mexicanos repitan sin cesar la forma eufemística del gobierno de referirse a la detención de migrantes indocumentados como “rescate” y a su deportación como “retorno asistido.” En muchos casos son “rescatados” de alguien a quien conscientemente hagan para guiarlos al norte, y los “retornos asistidos” son deportaciones involuntarias que no verifican si la vida del deportado está amenazada en su país. En otros casos los medios retratan a los migrantes como víctimas, reportando las masacres, asesinatos y accidentes de tren sin mencionar los problemas estructurales.

Poco después del Viacrucis del 2014 y en medio del desbordamiento de la dramática cobertura mediática de la “crisis menor sin compañía” de la frontera con Texas, una segunda caravana de migrantes llegó a la ciudad de México. Durante esta caravana, que dejó el refugio “Hermanos del Camino” en Ixtepec, Oaxaca, Gregory Berger y colaboradores comenzaron a escribir el guión y armaron un equipo para hacer el video que se convertiría en Peligro: Cruce de periodistas. Los centroamericanos involucrados en el proyecto no solo eran personas que habían vivido la experiencia migrante; muchos de ellos habían empezado a asumir el asunto al participar en ayuda humanitaria y organización política. Sus historias personales están entretejidas con la historia de la crisis internacional que buscan resolver.

Las condiciones de Centroamérica generan la migración

En 2009, el Ejército Hondureño derrocó al presidente Manuel Zelaya mediante un golpe de Estado. Armando, así como Paola y Wilson -otros dos actores en Peligro: Cruce de periodistas- estaban en Honduras entonces, y tanto como Paola como Wilson participaron activamente en manifestaciones en contra del gobierno militar antidemocrático. Zelaya no fue reinstalado y el país entró en un periodo de extrema desestabilización.

La vacuna del poder fue llenada por la “Mara”, una banda que surgió entre las comunidades salvadoreñas refugiadas en Los Ángeles, California, y posteriormente exportada a El Salvador por el gobierno de los EEUU mediante la deportación. Las pandillas de la Mara Salvatrucha y Barrrio 18 pelean por territorio en donde aterrorizan a la población y cobran dinero por protección. De acuerdo a las Oficina de Drogas y Crimen de las Naciones Unidas, Honduras post-golpe de Estado tiene la tasa de homicidios más alta del mundo.


La organizadora de migrantes Paola Quiñones en una escena de la película
Es bajo este clima en que las personas que pronto se convertirían en organizadores y participarían en Peligro: Cruce de periodistas, dejaron Centroamérica. Paola se dirigió al norte desde Honduras con esperanzas de proporcionarle un mejor futuro a su hija. Wilson huyó de la persecución política luego de denunciar la corrupción y explotación del gobierno y de las compañías trasnacionales. No estaban solos- de acuerdo con la Oficina de Washington para América Latina (WOLA, por sus siglas en inglés), “en 2013, por primera vez, más de un tercio de los migrantes a los que la patrulla fronteriza de los EEUU había detenido no eran mexicanos. La abrumadora mayoría de esos 153,055 migrantes “no mexicanos” detenidos provenían de Centroamérica, principalmente El Salvador, Guatemala y Honduras.”

En 2010, Armando, con cinco deportaciones de los EEUU en su haber, estaba trabajando en Honduras cuando fue testigo de relaciones entre funcionarios gubernamentales y grupos narcotraficantes. Armando se rehusó a recibir sobornos por su silencio, dice, porque su “ética y mi educación y la enseñanza que me dio mi familia, pues, no me lo permitía.” Una semana después comenzó a recibir amenazas de muerte, seguidas de repetidos intentos de asesinato, uno de los cuales le costó la vida a uno de sus mejores amigos. Finalmente, luego de escapar de un banco en un vehículo blindado mientras sicarios lo esperaban afuera, Armando pudo dejar Honduras para dirigirse a México.

La Guerra contra las drogas de EEUU y México incrementa el peligro

Cuando Armando migró por primera vez en 2001 sus motivos tenían más que ver con la reunificación familiar y con economía que con la violencia de pandillas que cada vez es más común. El viaje a través de México era también menos traicionero a principios de los 2000, dice Armando. “Te subías al tren y nadie te fastidiaba más que unos cuantos rateritos pero a mí nunca me hicieron nada.” Eso no significa que el viaje de Armando estuviera libre de peligro o sin comodidades, pero las condiciones han empeorado mucho.

La “Guerra contra las drogas” impulsada por los Estados Unidos, virtualmente reemplazó el papel de los policías con soldados agresivos y fuertemente armados sin entrenamiento policial, y resultando en una amplia violencia e impunidad. Los migrantes centroamericanos indocumentados viajando por el país son particularmente vulnerables, y el informe de agosto de 2014 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos declaró que “la respuesta del Estado mexicano ha sido inadecuada en términos de prevención, protección, seguimiento, castigo y corrección de los crímenes y violaciones a los derechos humanos cometidas en contra de personas migrantes.”


Acosando migrantes
Incluso cuando en 2010 Armando escapó de Honduras y entró a México, “ya estaba horrible la cosa” su hermano fue secuestrado en Chiapas. Por entonces, Wilson huyó a México y fue acusado por funcionarios de migración de un crimen que no cometió. Otro de los actores migrantes de Peligro: Cruce de periodistas, Elvis Garay de Nicaragua, sufrió una experiencia particularmente horrible dentro del corrupto sistema migratorio mexicano.

Elvis entró legalmente a México con una visa de trabajo y una esposa mexicana, pero cuando se rehusó a participar en las actividades narcotraficantes de sus cuñados, su esposa se aprovechó de una falla en su visa para entregarlo a autoridades migratorias. Cuando entró al centro de detención migratoria en Iztapalapa conocido como “El agujero”, Elvis recuerda que “un policía me da la bienvenida, me dice bienvenido al paraíso. Y ahí empezó mi pesadilla.”

Dentro del centro de detención Elvis se dio cuenta que todo el edificio estaba manejado en conjunto por el director del lugar y un líder de la Mara. En el sitio se movían grandes cantidades de drogas y armas y a los detenidos se les abusaba regularmente. Como otro de los personajes en la historia, Elvis se negó a permanecer en silencio ante la injusticia, y eso le costó caro.

“Por no demostrar alguna vez miedo”, dice, “fue que me violaran, me torturaran, me tuvieran en un cuarto cuatro por cuatro donde todos los días me echaban agua fría, donde todos los días me insultaban, me escupían, me daban de comer comida echada a perder.” Y aun así Elvis encontró la fuerza para sobrevivir, y luego de ser deportado volvió a México -por primera vez como un migrante indocumentado arriba de La Bestia- y llegó al albergue para migrantes “Hermanos del camino” en Ixtepec, Oaxaca.

El poder de la organización

Después de huir de Honduras, Armando pasó un año como voluntario en el albergue de Ixtepec, Oaxaca, mientras su solicitud por obtener el estatus de refugiado se movía entre las oficinas migratorias. A principios de 2014 se mudó a la ciudad de México para trabajar, pero permaneció políticamente activo como parte del equipo voluntario que apoyó el Viacrucis desde Tenosique hasta que arribó al Distrito Federal. También volvió a Ixtepec para participar en la Caravana por el Diálogo que partió al mes siguiente.


El organizador de migrantes Elvis Garay trata de capturar un Tv Azteca para que pueda ser reeducado
También Wilson y Paola pasaron tiempo como voluntarios en Ixtepece y participaron en la Caravana por el Diálogo. Paola considera el 1 de junio de 2014 -el día que la caravana dejó Ixtepec- como el día en que se convirtió en activista y orgullosamente recuerda cuando los organizadores le pidieron que hablara públicamente de parte de las mujeres migrantes. En Tlaxcala, la caravana organizó una conferencia e prensa para contar a los periodistas su historia desde su perspectiva, y no fue la atención de los medios que la consideraban “la mujer que dejó a su hijo en Honduras” o la “mujer vulnerable” lo que la motivó a hablar. “Los medios, pues, me denominaron Paola Quiñonez, defensora de las mujeres migrantes”, recuerda.

“Desde ese día, de sentir que no había nadie que defendiera la mujer, de sentir que tenía esa obligación, porque muchas mujeres se acercaban a mí en el albergue y me contaban su historia, de sentir ese coraje y esa rabia, y esas ganas de expresarme, entonces ahí surgió como Paola Quiñonez activista, y pues desde esa fecha no he parado.”

Fue durante la estadía de la Caravana en la ciudad de México (que incluyó reuniones con legisladores federales, grupos de derechos humanos, organismos de gobierno y prensa) que Elvis se unió al grupo y comenzó a hablar sobre las amenazas y abusos que había sufrido en el centro de detención de Iztapalapa.

Las reuniones de la Caravana no habían terminado cuando Paola decidió continuar al norte para poder proveerle a su hija, pero fue secuestrada en el camino con Jorge, otro participante de Peligro: Cruce de periodistas. Conducidas por Alberto Donis, coordinador del albergue “Hermanos del camino”, las organizaciones de derechos de los migrantes que habían conocido a Paola y Jorge a través de su participación en la Caravana presionaron a las autoridades para investigar. Donis habló públicamente del caso de Paola como el secuestro de una activista, y poco después ella y Jorge fueron liberados junto con otros 100 migrantes.

Pocos días después de que Paola y Jorge volvieran a la ciudad de México, el primer día de la filmación de Peligro: Cruce de periodistas comenzó con Elvis, Wilson y otro miembro de la Caravana. Esta fue la primera vez que el equipo de la película y producción se reunieron con los migrantes que habían inspirado el proyecto. La sesión terminó con una gran esperanza de todos, charlando con emoción durante la cena en una taquería de Cuernavaca.

En agosto de 2014, un grupo de migrantes llevó a cabo una huelga de hambre y una acción de oración en la ciudad de México para demandar justicia por los 60,000 menores migrantes detenidos en centros de detención de los EEUU. El grupo incluyó a Armando, Elvis, Wilson, Paola, Víctor (un migrante salvadoreño que ayuda a manejar una cocina de ayuda humanitaria) y Berfilio (un migran guatemalteco que participó en la caravana). Estuvieron acompañados por varios defensores de los derechos de los migrantes, junto con Irineo Mujica, quien había aportado entrenamiento de organización comunitaria no violento a la Caravana de Ixtepec. Armando considera a la huelga de hambre como su debut en organización, y Elvis dice que eso aumentó la dedicación de sus compañeros migrantes.

La acción de una semana dejó al grupo queriendo hacer más. “Fue cuando decidimos, con Irineo Mujica, nosotros tenemos, tenemos que armar un colectivo. Empezamos así, diciendo un colectivo,” dice Armando. “Porque no hay una sola organización que sean, los integrantes de la organización, que sean centroamericanos, que sean propios migrantes como lo somos nosotros.”

El grupo creó una organización llamada Pueblos Sin Fronteras y decidió comenzar a documentar los abusos a los derechos humanos en el sur de México. Un mes antes, en julio de 2014, el gobierno mexicano había anunciado la implementación de una política fronteriza llamada Programa Frontera Sur. De acuerdo al sitio oficial del gobierno, está diseñado para “proteger y salvaguardar los derechos humanos de los migrantes que ingresan y transitan por México, y ordenar los cruces internacionales, para incrementar el desarrollo y la seguridad de la región.” Sin embargo, en la práctica los efectos del programa difícilmente son distintos.


Thomas Trane alerta de la amenaza migrante
El albergue para migrantes “La 72” de Tenosique, Tabasco ha emitido comunicados criticando fuertemente el programa. “Lejos de proteger a las personas migrantes,” dice un comunicado,” ha promovido el incremento en las violaciones a sus derechos humanos y el aumento en los actos de corrupción e impunidad cometidos por parte de las autoridades encargadas de ‘vigilar’ su paso. Asimismo, continúa la colusión de los agentes migratorios, de las policías federal y estatales con traficantes de personas y coyotes, orillando a las personas migrantes al abismo de los peligros y la muerte.”

Cuando Pueblos Sin Fronteras comenzó a documentar la situación a lo largo de la ruta migran entre Arriaga, Chiapas e Ixtepec, Oaxaca, se dieron cuenta que había una terrible necesidad de un centro de ayuda humanitaria entre esos dos puntos. Los migrantes deambulaban por las rutas tradicionales para evitar a los agentes migratorios -cuya presencia se incrementó durante el Programa Frontera Sur- pero los caminos alternos los llevaron a las manos de los grupos criminales que los robaban y atacaban. Poco después abrieron un nuevo albergue llamado Centro de Ayuda Humanitaria para Migrantes en Chahuites, Oaxaca.

Armando describe sus actividades, diciendo “damos asistencia legal, damos seguimiento a las denuncias y todo, y procesos de regularización. Entonces sí también es un alivio para los compas llegar a Chahuites, tener donde bañarse, tener donde recuperarse, donde sanar sus heridas, donde denunciar los abusos por parte de migración y por parte del crimen organizado y por parte de las policías estatales, federales, municipales, ejército y marina.”

No mucho después de abrir el albergue nuevo, el equipo de Peligro: Cruce de periodistas pasó una semana filmando en el albergue “Hermanos del camino”. La reciente proeza de los migrantes-organizadores-actores fue motivo de una animada conversación y discusión durante los cortes de las grabaciones. Al final de la semana de duro trabajo, durante la cual muchos de los migrantes que se quedaban en el albergue hicieron posible el video con su colaboración, Paola, Víctor, Elvis y Armando hablaron del trabajo que hacían y animaron a los presentes a defender sus derechos. Esa escena aparece en Peligro: Cruce de periodistas y no es solo una toma para el video. Documenta un momento real cuando la gente que había descubierto el poder de la organización compartía su experiencia con otros como ellos.

Desde entonces, el grupo ha continuado organizando y defendiendo los derechos de los migrantes. Elvis habla con orgullo y apreciación de los viajes de ayuda médica que él y otros llevaron al norte de la ciudad de México por la ruta migran, así como de su participación en Peligro: Cruce de periodistas. “Nunca pensé que esta experiencia despertara más interés en esta pasión que ha nacido en mí trabajar para los hermanos migrantes”, dice Elvis.

Mientras tanto, Armando, Paola y otros migrantes han trabajado exitosamente en Oaxaca para presionar por la remoción de funcionarios de migración corruptos e ineficientes, el paso seguro por Ixtepec de migrantes indocumentados que han informado oficialmente de crímenes, y la continua operación de su albergue, todos usando tácticas noviolentas. Escenas de algunas de sus actividades son incluidas en el video.

Algunas veces la organización se ha tenido que cuidar. En diciembre de 2014, Armando decidió regresar a los EEUU para trabajar con su familia, pero fue secuestrado en Reynosa, Tamaulipas. Cuando no respondía sus mensajes, algunos defensores de derechos humanos y miembros del equipo de Peligro: cruce de periodistas comenzó a buscarlo. Lograron comunicarse con él y, como en el caso de Paola y Jorge, presionar a la policía mexicana para entrar en acción. “Yo pienso en lo personal, yo pienso que si yo no hubiera pertenecido a una organización, o no estuviera metido en el activismo como lo estoy metido, yo no estuviera contándolo,” dice Armando.

Sin embargo, los abusos a los derechos humanos en el sur de México han seguido escalando desde la implementación del Programa Frontera Sur. Tan solo el albergue de Chahuites ha registrado 300 casos desde el año pasado. En vista de esta crisis, el equipo trabajando en Oaxaca decidió que debía hacerse algo al respecto.

Un movimiento de y para los migrantes

El 24 de marzo de 2015, un pequeño grupo de migrantes y organizadores dejó Ciudad Hidalgo, Chiapas en la frontera México-Guatemala. Fue el comienzo de su Viacrucis Migrante, una reproducción del viacrucis de Jesús simbolizando el sufrimiento de los migrantes mientras caminan al norte. Armando, Paola, Wilson e Irineo jugaron un papel clave en la organización del Viacrucis, que viajó al norte a Ixtepec. Gregory Berger se unió en Chahuites y presentó un borrador inicial de Peligro: Cruce de periodistas que fue bien recibido por los migrantes, quienes en ese punto llegaban a 200.


Recolectando donaciones de los migrantes para los periodistas
El Viacrucis permaneció por varios días en el albergue de Ixtepec debido a amenazas del Instituto Nacional de Migración de que el Viacrucis sería detenido y todos los indocumentados deportados. Mientras tanto, el equipo de organización migrante buscó apoyo de otras organizaciones, grupos de derechos humanos y medios. De acuerdo con Armando, no fue hasta que el grupo llegó con éxito a Ixtepec y a que las amenazas de represión aparecieron en que otras organizaciones comenzaron a apoyar el Viacrucis. Tomó mucho trabajo, considera él, para otras organizaciones confiar y respetar al Viacrucis porque había sido organizado por él y otros migrantes centroamericanos y no por activistas mexicanos establecidos.

Irineo, uno de los organizadores mexicanos que jugó un papel clave al animarlos a participar en el movimiento por los derechos migrantes, dice que incluso para él por momentos ha sido difícil aceptar su liderazgo. Ha trabajo duro para respetar su trabajo y verlos como iguales “no como las víctimas, no como pobre migrante, no como migrante que se utiliza, sino que el migrante que lucha, el migrante que trabaja, el migrante que es responsable, el migrante que también puede, a su manera, dar una aportación, la aportación más grande que puede haber, de defender a su propia raza.”

El 15 de abril, a pesar de las advertencias de la policía y agentes de migración, la caravana dejó Ixtepec con rumbo a Juchitán, Oaxaca, donde planeaban tomar autobuses a la ciudad de México. En la salida del pueblo de Espinal se toparon con una barrera de 300 policías y agentes migratorios.

Este obstáculo abrumador no los tomó fuera de guardia porque no habían salido sin preparación -la experiencia de organización que habían ganado el año pasado les había servido. Armando no sólo está actuando cuando en Peligro: Cruce de periodistas dice ” si convencemos a más migrantes que con la organización hay poder, no hay nada que no podamos hacer.” Con esta sugerencia, todos ya habían ensayado su formación de armas unidas para resistir con noviolencia la represión de la policía. Paola, Wilson y otros habían ensayado una estrategia similar un año antes cuando participaron en la caravana de Ixtepec en 2014. Además de su preparación, fueron reforzados por la llegada de miembros del ala políticamente activa del sindicato de maestros conocida como “Sección 22” y otras organizaciones de Oaxaca.

Ellos consultaron al grupo de migrantes, y juntos decidieron continuar caminando a pesar de la posible represión y deportación. Los funcionarios de migración esperaban que los migrantes reaccionaran violentamente, dándoles la excusa para detenerlos y deportarlos, pero cada uno se mantuvo en la estrategia planeada. “Cuando ya miraron la cuestión ya más fea,” dice Armando, “que los federales estaban tirando golpes, ya migración ahí sí ya metió mano. Empezó a decir, a dar ordenes a los federales que se retiraran, que se retiraran, que se retiraran.” Les tomó diez minutos atravesar el bloqueo policiaco. Dos días después, en las primeras horas del 18 de abril, llegaron a la ciudad de México.

La realización del video

La realización de Peligro: Cruce de periodistas ha sido un proceso inspirador, y ojalá el video mismo sirva para inspirar a muchas personas a organizares, defender sus derechos, y crear un periodismo de apoyo que acompañe a los movimientos sociales en vez de al mas popular. Parece apropiado mencionar al molesto “periodista alternativo” que se sube al tren para hablar con los migrantes al inicio de Peligro: Cruce de periodistas. Yo, el autor de este artículo, jugué ese papel en el video. Ha sido un honor estar presente en gran parte de la realización del video así como en muchos de los momentos de los últimos dos años de organización y defensa de los derechos humanos de Armando, Wilson, Paola, Elvis y muchos otros a los que no puedo mencionar aquí.


En el albergue para Rehabilitación para periodistas reportando sobre migración
Entre la larga lista de personas ausentes en este artículo, pero no de la historia mismas, hay muchos defensores de derechos humanos, activistas, voluntarios, periodistas y migrantes que forman parte de un movimiento por la defensa de los migrantes más amplio. Muchos de ellos son miembros de organización y otros proporcionan apoyo como individuos, pero todos contribuyen en la lucha por la justicia social. Espero puedan incrementar su efectividad no solo a través de una mejor coordinación, demostrada por la reciente creación del Colectivo de Defensores de Migrantes y Refugiados (CODEMIRE), sino por la mayor participación de migrantes centroamericanos.

Muchos de los agradecimientos son también para los contribuyentes del video. A pesar de tener un presupuesto ajustado, Peligro: Cruce de periodistas no hubiera podido ser producido sin el apoyo de muchos amigos generosos, familiares y otros que creyeron en el poder de la organización y de la narración responsable y comprometida.

Algunos que han leído este artículo y han visto Peligro: Cruce de periodistas se estarán preguntando por qué el video omite por completo las experiencias difíciles que los actores han vivido. Es importante que los periodistas documenten las injusticias, sin duda alguna. Pero también es importante que esas injusticias terminen. La organización comunitaria puede ser frustrante, una tarea desalentadora, y la gente muchas veces se mueve por historias de terror. Es mucho más común que las historias de éxito, de victoria frente a adversidades, y del poder de organizar a la gente lo que motiva a la gente a luchar contra la injusticia.

Y finalmente, en defensa de la comedia, Paola reflejó la experiencia de hacer la película con estas palabras: “Me ha ayudado mucho porque sonreímos, nos divertimos, y el apoyo entre compañeros que es lo más importante, de expresar la verdadera cara de la migración, pero, o sea, en otro sentido, ¿va?”





CRÉDITOS
Reparto Principal:

Armando Medina
Elvis Garay
Wilson Stothart
Paola Quiñonez
Hamilton Hernández
Jorge Nájera
Víctor Samuel
Gabriel Vargas
Alex Mensing
Inma Delgado

Dirigido por Greg “Gringoyo” Berger
Guión por Gringoyo con Al Giordano

Basado en una idea que surgió en la Escuela de Periodismo Auténtico

Cámara y Sonido:

Antonio Hernandez
Mario Gómez
Belén Luckie

Producción:

Monica Meneses
Daniela Espinoza

Asistentes de Producción:

Alex Mensing
Martha Pskowski
Ginger Uribe
Jose Manuel Mazon
Tsuki Rogue Lee
Fernanda Martinesca

Apoyo de producción por Eliana Godoy y Latino Social Innovation

Música de Panchi Maldonado y Atajo usado con permiso

Música Original:
Pedro Montecon
Diego Velasquez

Carnivale Intrigue por Kevin MacLeod usado bajo una licencia de Creative Commons

Diseño del Cartel:

Uriel Pérez
Augusto Mora

Participantes de Honduras, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Cuba y México:

Omar Josué Alvarez Perez
Carlos David Rodriguez Sanchez
Will Feliciano Lopez Mendión
Edgar Misael Montoya Alvar
Jorge Castro Pineda
Jose Vasquez Barrera
Gonzalo
Michael David Hernandez
Humberto Flores
Luis Marroquín
Santos Celestino Rodríguez
Marco Antonio Chahón
Vicente Hernandez Arecis
Eugenio de Jesús Marroquín
Alexander Morales Montero
Manuel Bautista Labrada
Osvel Mora Hidalgo
Josué Ralda Rodríguez
Lourde Cristina Grajeda
Héctor Armando Ocampo Fuentes
Luis Reyes
Oscar Alexander Perez Pineda
Felix Antonio Palma
Anner Misael Salgado
Alexi Alexander Martinez
Silvano Koman Cruz Sarati
Felipe Manuel Garcia Ortiz
Carlos Mario Reyes Benitez
Cesar Alexander Moreno
Jorge Humberto Tobar Aguilar
Carlos Alberto Hernandez Esquivel
Brian Omar Reyes
Edwin Hernandez Figueroa
Maria Maribel Barrera
Cristian Adonis Oriana Barrera
Giovanni Josué Sólito Martínez
Lorenzo Setino
Alex Pérez

Aparecen en tomas originales de la “Caravana por el Dialogo”:

Vilma, María, Roselia, Lidia, Andrik, Bessi, Lupe, Miguelito, Lorena, Doris, Jimy, y Benjamín

Agradecemos especialmente a Jessica, Gisela, Lupita, Beto y Alejandro del Albergue para Migrantes “Hermanos en el Camino” en Ixtepec, Oaxaca.

Share |

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America