<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español November 21, 2017 | Issue #29


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #28
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

La nueva voz del pueblo en Venezuela

Una entrevista con el colectivo de Aporrea.org


Por Luis Gómez
Parte I

21 de abril 2003

La madrugada del 11 de abril de 2002 el golpe de Estado estaba ya en marcha en Venezuela. Durante esas horas dramáticas, un grupo de militantes repartió 100 mil volantes en los barrios pobres de Caracas, llamando al pueblo venezolano a concentrarse en el Palacio de Miraflores con el fin de disuadir y desviar “la marcha opositora premeditadamente vinculada a la operación golpista”. Esa marcha derivó en enfrentamientos armados. La oposición al Presidente Hugo Chávez tomó eso como pretexto final para el fallido intento golpista que costó la vida de mucha gente que salió a las calles en esos días para defender a su gobernante electo democráticamente.

El grupo de los volantes, un colectivo que “se comenzó a reunir, fundamentalmente para enfrentar la ofensiva de la conspiración golpista”, estuvo también activo durante las acciones del contragolpe gestado en el seno del pueblo los días 12 y 13 de abril de 2002. Sus miembros, que comenzaron a reunirse unidos por la emergencia la tarde del 10 de abril del año pasado, son “integrantes de los grupos populares, culturales y de trabajo comunitario de los barrios caraqueños, comunicadores alternativos de las radios comunitarias, activistas sindicales de la Fuerza Bolivariana de Trabajadores, miembros de las organizaciones locales de vecinos y de los Círculos Bolivarianos, gente de las redes sociales populares y progresistas que hacen vida en la capital venezolana”.

¿Su nombre? Asamblea Popular Revolucionaria… o Aporrea, “que no coincide extactamente, pero al final como aporrear para nosotros significa golpear, se colocó ese nombre… golpeamos a los golpistas, a los conspiradores de la derecha, a los sectores económicos poderosos, a los fascistas, pero también hay una fuerte dosis de crítica contra aquellos sectores seudo revolucionarios que no mantienen una línea consecuente. No solamente por la línea editorial de Aporrea, sino porque nos llega eso que la gente quiere plantear: contra los corruptos, contra los oportunistas..:”, aclara Gonzalo Gómez, uno de los miembros del grupo de periodistas auténticos que da vida al sitio de Internet alternativo más popular y entretenido con informaciones sobre el presente de Venezuela y su proceso de verdadera democracia.


Asamblea Popular Revolucionaria=Aporrea,
un fruto del contragolpe del pueblo venezolano
Aporrea.org, queridos lectores, “se ha convertido en altavoz del pueblo, de los trabajadores, de los habitantes de nuestros barrios”. Y casi un año después de haber aparecido en Internet, tiene registradas más de cuatro millones de visitas (“Y tal vez hasta tres veces más, porque no es fácil registrar las visitas desde proxy servers y en Venezuela hay muchos”, me aclara el webmaster Martín Sánchez). Todo hecho por un equipo de voluntarios que asume su tarea como un servicio social, comprometido, para combatir “el cerco mediático impuesto por los medios privados de comunicación”, para “servir como un vehículo de la democracia participativa” y para muchos otros objetivos locales, internacionales y revolucionarios… todo desde un “medio de expresión, información, debate y difusión de contenidos de interés colectivo, principalmente políticos y de promoción cultural”... o como suele decirse en la redacción de Narco News, Aporrea es una máquina de guerra al servicio de las masas.

No los entretengo más, vayamos con Martín Sánchez, Gonzalo Gómez, Greti Richards, Iván Gil y Miguel Hernández, miembros del núcleo de “apo-panas” o “apo-cuates”, que charlaron con este corresponsal al calor de un domingo, entre pescados y cervezas…

Narco News: ¿Cómo se decidieron a lanzar Aporrea.org?

Martín Sánchez: Como estoy estudiando en Estados Unidos, el día del golpe no había ningún tipo de información allá. Lo único que llegaba era por Univisión, y era haciendo eco de lo que la prensa golpista y las televisoras golpistas transmitían aquí. Entonces hicieron creer a la gente que Chávez ordenó dispararle al pueblo [el 11 de abril], que Chávez renunció y todo eso. Debido a la ausencia de información, llamé a Gonzalo para saber si sabía algo sobre lo que se iba a hacer para denunciar, porque seguramente iba a haber persecuciones de dirigentes populares y sindicales. En efecto las había. Al principio, Gonzalo me planteó que me comunicara con organizaciones de derechos humanos en Estados Unidos para plantearles que estaban allanando las radios comunitarias, que estaban golpeando a los líderes populares chavistas y que se había instalado un gobierno fascista que estaba arremetiendo contra los pobres. Me puse a escribir cartas por correo electrónico. Y luego de la restitución del poder me informé por medio la página de Antiescuálidos, que colocaban informaciones sobre lo que estaba pasando… pero era muy limitado, la página estaba muy lenta. Decidí entonces, como soy estudiante de computación, que podía usar mi experiencia política para apoyar al grupo que surgió el 10 de abril, llamado Asamblea Popular Revolucionaria… cuando hablé con Gonzalo le dije que los volantes de su grupo los podíamos poner en un sitio de Internet, una página para colocar documentos… y bueno, poco a poco se fueron planteando otras cosas: “Vamos a recibir denuncias de gente”, y la gente mandaba por correo electrónico sus noticias, sus cosas… así fue que nació, como un apéndice de la Asamblea Popular Revolucionaria. Ahora es un proyecto completo, independiente.

Gonzalo Gómez: Aquí, en los días previos y durante el 11 de abril, estuvo funcionando esa instancia de coordinación del movimiento popular, de las organizaciones populares de Caracas, que se denominó Asamblea Popular Revolucionaria. Nuestro papel era prepararnos para resistir lo que venía, para evitar el golpe. Entonces, la tarea fundamental a la que nos dedicamos fue promover para el día 11 una movilización, hacer un tapón popular para no permitir el asalto a Miraflores, ya que la coartada de la derecha era lanzar a las masas medias [de clase media] y a los sectores privilegiados en una movilización para decir que era el pueblo el que había tomado el palacio y que así vinieran los militares detrás. Posteriormente, la instancia siguió funcionando, pero estos organismos son coyunturales, surgen para afrontar ciertas contingencias. El organismo se fue diluyendo y la gente fue regresando a sus espacios naturales. De ahí quedó la Asamblea Popular Revolucionaria de Coche, que es heredera de nuestra organización. Pero la página web permaneció, cumpliendo un papel en contacto con esas organizaciones populares. Y como se empezaron a recibir informaciones, noticias, convocatorias, denuncias, etcéteras, empezó a surgir un fenómeno en forma espontánea que fueron los reporteros de calle: gente que, por ejemplo, en una movilización que había en Valencia (fue una de nuestras primeras reporteras) una señora se metió en un café Internet y nos mandó una nota. Esto empezó a cobrar otra dimensión, a partir de ahí Aporrea se convirtió fundamentalmente en una agencia popular alternativa de noticias y en una cartelera abierta para el movimiento popular y para la clase trabajadora, con un carácter amplio. Desde los que están en la defensa a rajatabla de las posiciones de Chávez hasta aquellos que están en la defensa del proceso revolucionario pero tienen planteamientos que van más allá, se plantean avanzar en la profundización de ese proceso y tienen críticas positivas. Eso es lo que está funcionando ahora…

Narco News: ¿Cuántas personas son Aporrea en este momento?

Gonzalo Gómez: El equipo básico somos unas seis u ocho personas. Por ejemplo, Martín está todo el tiempo pendiente del diseño, de la programación y de todo lo que tiene que ver con el software, coloca noticias y también tiene un papel fundamental en la orientación política de la página. Después no sé, somos muchos, cientos. Hay colaboradores que están enviando constantemente artículos, información de distintos lugares, incluyendo gente que no conocíamos personalmente y que conocimos después de que ya jugaba un rol en la página. Es una especie de magma, de ameba, o una red de gente en un trabajo voluntario. No en una cosa hiper centralizada, con una cabeza jerárquica que dispone cómo se hacen las cosas. Es más bien un intercambio, una consulta y va surgiendo con mucha amplitud.

Martín Sánchez: Bueno, eso nos ha traído algunos problemas; es un reto coordinar el manejo de la página, los horarios. Y el reto es ahora desarrollar una plataforma de software de colaboración que nos permita manejar eso de manera eficiente. Por ejemplo los contactos: personas que quieren colaborar o que son reporteros. Algunas veces yo lo sé, tengo mis propias direcciones en mi computadora, y los demás no las tienen… es un problema. Estamos tratando de centralizar ese tipo de cosas para que todo mundo sepa quiénes son, tener una política para coordinar horarios. Pero tenemos limitaciones: no tenemos sede fija, no tenemos presupuesto… es un reto coordinar para producir algo coherente, para dar respuesta. Aporrea es algo que la gente exige. Si pasan varias horas que no está actualizado el sitio, inmediatamente se comunican con nosotros y nos preguntan qué está pasando… mucha gente piensa que somos una fundación que tiene un edificio o una oficina, y que tenemos gente pendiente todo el día.

Gonzalo Gómez: Y se angustian si no sale algo en todo el día…

Greti Richards: Aquí hay una cosa muy importante. La gente, como vivió toda esa campaña de los medios de comunicación que generaba angustia, incluso encontró en la página una manera de tener una estabilidad psicólogica. Esa tranquilidad. Todo el mundo dice, cuando nos contacta, que gracias a nosotros están informados, que es la prensa que ellos revisan. Porque hay rechazo a los medios de comunicación comercial y ve en nosotros una opción… Aporrea permitió que hubiera noticias de todas partes de Venezuela, porque la gente enviaba fotos y notas, al momento… pasó a ser una necesidad.

Guerra de guerrillas vs los medios comerciales

Narco News: A un año del golpe fallido, ¿cómo evalúan el papel de los medios comunitarios y alternativos en Venezuela?

Greti Richards: Como un gran potencial. Pienso que hay gran cantidad de recursos humanos que tienen todo para darlo, pero la capacidad de coordinar todos esos esfuerzos es el reto.

Martín Sánchez: Los medios comerciales tienen mucho miedo a la prensa alternativa. Se nota en los testimonios de gente de las televisoras y radios comunitarias que han ido a conferencias de prensa, y han sido rechazados y maltratados por la prensa comercial. Incluso el diario El Nacional ha hecho un reportaje de las televisora comunitaria Catia TV echándole todo tipo de críticas e infamias… es una cosa increíble que un medio comercial comience a atacar a una emisora comunitaria que tiene muy poco alcance en realidad, pero que es un fenómeno que se expande, y quieren frenarlo. Hay testimonios de reporteros de radios alternativas que han sido agredidos por reporteros de los medios comerciales. De verdad sienten miedo, porque al canal del Estado (Venezolana de Televisión, Canal 8), con tirar una torre eliminan las transmisiones, pero a la prensa alternativa, que es una prensa comunitaria, que es como una guerrilla de información, es muy difícil de tumbar. Cuando luchas contra un ejército organizado, que está centralizado, tumbas a la dirección y ya ganaste la guerra, pero la prensa alternativa es algo que está por todos lados. Entonces, si tumbas por un lado hay cientos de otros medios que van a cubrir las noticias, y esas noticias van a salir por donde sea… ése es el miedo que tienen.

Gonzalo Gómez: Los medio alternativos han cumplido y cumplen un gran papel, pero todavía son bastante marginales. Sobre todo porque la libertad de expresión es una cuestión concreta, y tiene que ver con el poseer también recursos técnicos, locales, medios. Por ejemplo en la Imprenta Municipal se imprimen gran cantidad de documentos de las organizaciones populares, consiguen el papel barato y cosas como ésa. Ya en lo que tiene que ver con televisión y con radio las cosas se ponen más difíciles, porque hay que comprar transmisores, equipos, antenas, etc. En esto todavía las políticas no tienen suficiente profundidad, aunque el Estado está apoyando. No podemos compararnos con aquellos que nos expropian de nuestra libertad de expresión, porque tienen la propiedad material y formal de grandes monstruos. Cuando nosotros nos movilizamos el 13 de abril de 2002 y fuimos a rescatar el Canal 8, hubiéramos podido ir más lejos, tomar realmente estas televisoras comerciales y mantenerlas para el pueblo, porque los golpistas las están utilizando en contra de nosotros. Si eso se hubiera tomado, y se hubiera puesto para administrarlas a los trabajadores de los medios, a las entidades culturales, artísticas, culturales… se hubiera implantado en Venezuela un control social de los medios de comunicación. Eso sería la mejor expresión de comunicaciones alternativas. Sin embargo seguimos en esta especie de guerra de guerrillas, con esos pequeños núcleos y grupos, cuando podríamos tener en nuestras manos el poder de los medios y ejercer el control social. Por eso tenemos alguna tarea que no se concluyó...

Narco News: ¿Y cuál sería el primer objetivo a atacar en los medios comerciales?

Gonzalo Gómez: Creo que lo primero sería mantener el nivel de movilización contra los medios comerciales. Exigiéndoles una cosa, una reivindicación muy concreta: derecho de réplica [un derecho que, por cierto queridos lectores, garantiza el Artículo 56 de la Constitución de Venezuela]. Que nos den el mismo tiempo o más que el que le dieron a Carmona, que le dieron a los golpistas, que le dan constantemente a la conspiración. Si ellos nos concedieran ese derecho de réplica, sería una réplica infinita, porque no les alcanzaría el tiempo para retribuirnos lo que nos han quitado. Eso se hace fundamentalmente con la movilización popular. Podemos apoyar los proyectos de ley, como el de la Ley de Responsabilidad Social, para darle herramientas al Estado, un Estado sensible a las presiones populares, como no era en los estados anteriores. Ahora las trasnacionales, en donde están metidas los medios, en lugar de ser atacadas, son ellas (como parte del capital globalizado) las que atacan a los estados. Debemos apoyar entonces esos proyectos de ley, pero participar para profundizar la participación social y para que vayan mucho más lejos.

Miguel Hernández: A raíz del papel que han jugado los medios comerciales de comunicación, se ha asimilado una idea de que el problema son ellos. Pero precisamente lo que refleja esto es que los medios ya no son entes autónomos, que son parte de todo un tramado económico global. Los dueños de los medios son dueños de otras empresas, de otras áreas de la economía. Gustavo Cisneros, por ejemplo, es dueño de un canal importante, pero es dueño también de radios y de toda una serie de actividades económicas en el área telecomunicacional, en el área de servicios y en la de productos para el consumo. Entonces creo que el problema no es más un problema frente a los medios, de que tengas el control de los medios. El problema es mucho más complejo, lo que trasciende es una lucha más global y frontal al conjunto del sistema. Hay que pensar en una política general para enfrentar al empresariado que controla los medios.

Martín Sánchez: Y en concreto, sobre la pregunta que planteaste (la manera en que atacaríamos nosotros), creemos que algo primordial para atacar a los medios comerciales es desenmascarar las manipulaciones que hacen. Por ejemplo, cuando hay una marcha a favor de Chávez, muchas veces ellos transmiten imágenes de una avenida que estaba vacía a primera hora de la mañana. En momentos cercanos a la marcha, muestran esas imágenes como si fueran en vivo… se ha hecho muchas veces en el canal Globovisión. Y ya hubo equipos de televisoras comunitarias que han seguido a Globovisión a ver a qué hora van a grabar para demostrarles lo que han hecho… tenemos que hacer cosas como ésas. Los medios no mienten, más bien lo hacen por omisión. Cuando tú muestras sólo un porcentaje de la verdad, eso equivale a mentir. Eso es lo que hacen ellos. Y ésa es la manera en la que nosotros queremos llenar ese vacío, mostrar la otra cara de la información. Y también ir a los barrios y a las fábricas, cosas que jamás los medios comerciales han hecho y no harán. De esa manera creemos que se ganaría audiencia.

Miguel Hernández: Ante lo que hacen los medios comerciales tratamos de responder. Pero va a ser muy difícil para los medios alternativos enfrentar el poder de los otros. Es una tarea cuesta arriba, aunque tiene que continuarse. Y habría que preguntarse cuál es el papel que juega el Estado en todo esto, cuál es su política comunicacional, porque no tiene todavía una política popular de desarrollo de sus recursos técnicos. Es decir, el Estado podría desarrollar su canal y las radios con el apoyo popular. Lo que pasa es que hay una desconexión… esa sería una base importante para desarrollar trabajo.

Share |

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America