<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español December 12, 2017 | Issue #31


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #30
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Zapatistas: “Un mundo totalmente nuevo”

La entrevista Narco News con el rokero mexicano, Roco, de Maldita Vecindad


Por Ricardo Sala
Becario de la Escuela de Periodismo Auténtico

18 de agosto 2003


Roco

“Me encanta todo tipo de vínculo cultural o espiritual que nos permita generar un mundo más justo, con mayor dignidad, y con justicia y con paz. En eso es en lo que estoy avocado, y hay muchas herramientas para poder trabajar con los demás, con todos, en ir armando ese camino. Las herramientas que me gusta trabajar son la música, escribir, el baile, el trabajo en comunidad, espiritual, interno y compartido, y pues también la cuestión de difusión, todo lo que son medios: video, radio y escribir, es lo que me late.”

– Roco, musico, ser humano, de la Maldita Vecindad

Nota del director-general: Roco es el vocalista y percusionista del grupo musical Maldita Vecindad, conocido por millones de mexicanos simplemente como la “Maldita”. Desde su álbum de debut del mismo nombre (1988, BMG Ariola), y siguiendo con el masivo (700 mil copias vendidas solamente en México) éxito de El Circo (1991), la Maldita permanece como uno de los grupos musicales mexicanos más importantes y suena al aire a diario en todo el país.

Roco y su banda han compartido escenario con Bob Dylan, Sonic Youth, Leonard Cohen, Sargento Garcia, Amparo Sánchez de Amparanoia (su director general está especialmente impresionado con ésta última), y han colaborado con Perry Farrell, entre otros. Pero uno de los sentidos de la entrevista publicada hoy por Narco News es que está muy orgulloso de haber colaborado con los músicos y pueblos de las comunidades zapatistas de base en el sureste mexicano. No es un simple “zapaturista”, de ninguna manera: Roco ha puesto tiempo y trabajo en los últimos siete años para sentarse, escuchar y aprender, en estar dentro y con las comunidades. Su perspectiva en el continuo surgimiento del “zapatismo” en México y en el mundo, y los refinamientos en marcha en la construcción de la autonomía auténtica en Chiapas, es, como él mismo, dicha suavemente, respetuosamente, sin protagonismos, sino, más bien, en una palabra, con una solidaridad inteligente y de gran corazón.

De hecho, la Maldita fue uno de los grupos a los que Marcos agradeció públicamente en comunicado de febrero de 1999 dirigido a “los músicos del mundo”.

El becario de Narco News de Periodismo Auténtico Ricardo Sala estuvo con Roco el pasado fin de semana en la comunidad de Oventik en las montañas Chiapas (vean el ensayo fotográfico de hoy relacionado con este encuentro histórico), donde ofreció un profundo análisis de “este mundo totalmente nuevo” en construcción… desde abajo.

– Alberto Giordano, director general, Narco News, Agosto de 2003

Narco News: ¿Por qué vienes aquí, al encuentro en Oventik?

Roco: Desde 1° de enero del 94, cuando fue el levantamiento zapatista, yo creo que como a todos los mexicanos nos tomó totalmente por sorpresa, y algo que a mí me sorprendió desde el principio fue empezar a leer su palabra, los comunicados, y a través de los comunicados descubrí una voz que ni en mis más sueños jarochos había imaginado que podría expresarse tan claramente: esta conjunción entre una visión totalmente humanista o espiritual en búsqueda de un mundo más justo y por otro lado una acción política social comunitaria muy enraizada en la tradición indígena y al mismo tiempo totalmente actual y muy certera. Entonces desde ese momento me avoqué con otros compas que también les resonó de esa manera el mensaje—la palabra zapatista—incluidos la banda en la que toco—Maldita Vecindad—y empezamos a trabajar con estudiantes desde la primera manifestación que se hizo para parar la guerra, y a raíz de eso empezamos a hacer conciertos, y a raíz de los conciertos pues caravanas para venir a entregar lo recaudado, los acopios, y a venir a conocer a estas comunidades en resistencia que desde un lugar ahí perdido en la selva podían con su palabra hacer temblar todo el país y también a todo el mundo.

Y a raíz de esas caravanas que empecé a venir fui dándole continuidad al trabajo y me pude también conectar con otro tipo de compas, con diferentes proyectos que se generan acá. Como, desde un proyecto que armamos que se llamó “Viejos tlacuilos nuevos tlacuilos”—un proyecto de grafiti muralismo con un compa chicano que se llama Anuk, del “crew” de allá que se llama “YUTIAI”, y eso lo hicimos en el aguascalientes de Morelia y en La Realidad.

Y también yo me monté un taller que se llamaba “Paz baile y resistencia” en homenaje al colectivo en ese momento con el que estábamos trabajando: era un taller de música en el que les mostraba primero música de todo el mundo que tenía estas características: que cantaban en su propia lengua, que retomaban su tradición cultural con sus instrumentos tradicionales, y que lo mezclaban con instrumentos contemporáneos o con géneros musicales contemporáneos, ¡y al mismo tiempo que hablaban del zapatismo!


Roco con Maldita Vecindad
Entonces les ponía música de Italia, del Brasil, del País Vasco.. Nada más de Italia, gente que cantaba en piamontés, en napolitano, en sus propias lenguas, y toda esta música hablando de zapatismo, entonces les ponía las canciones a los compas y las que les iban gustando se las grababa en caset. Y ahí se las dejaba y pues ese caset se iba reproduciendo entre las mismas comunidades.

Y esa era una parte del proyecto. El segundo era grabar con un minidisc “demos”, osea testimoniar la música de las comunidades, entonces grabé a la Marimba San José que se reúnen en el aguascalientes de La Realidad. También grabé al “Sonido Libertad”, de Guadalupe Tepeyac en el Exilio, que hacen también—-ya ves que aquí en las comunidades rifa la cumbia la norteña y la ranchera ¿no? eso es lo que rifa durísimo acá—- entonces también les grabé a ellos su demo. Y en el aguascalientes de Morelia aparte de los murales que hicimos ahí también trabajé con el grupo que se llama el “Grupo Rebelde”.

Te platico un poco esto porque es la serie de proyectos con los que desde el 96 -que fue la primera vez que estuve aquí- me he seguido vinculando y participando.

Narco News: El evento en esta ocasión, ¿cómo lo defines, de qué se trata, por qué estamos aquí, por qué fuimos invitados?

Roco: Bueno creo que como todos los que estamos aquí yo también vengo directamente a escuchar la palabra, uno aceptando la invitación a raíz de los comunicados que salieron; como me siento muy ligado también a todo lo que fueron el proyecto zapatista de los aguascalientes, pues también estoy muy contento de que hayan invitado a la clausura -a la muerte como ellos dicen- de los aguascalientes, y muy intrigado y curioso de poder venir aquí y escuchar su palabra acerca de qué es los caracoles.

Aunque una de las metáforas que recurrentemente utilizan los compas es la del caracol, exactamente: de hecho el anfiteatro en la Convención Nacional Democrática era un caracol, una espiral. Y me gustó mucho cómo vuelven a decir, que es el caracol del camino en espiral en el corazón hacia adentro, y el caracol de la espiral hacia fuera, de la palabra. Me parece una lección que nos siguen dando los compas acá, en el sentido de cómo tienen una capacidad impresionante de autocrítica, de reflexión hacia lo que ellos mismos van haciendo, y cómo tienen esa capacidad de verse a sí mismos y transformarse, seguirse transformando. Me parece un paso muy importante de transformación de toda la lucha que han venido realizando; y también un paso muy importante por la cuestión de que desde el 94 están viviendo en zonas autónomas, en autonomía, de facto lo hacían, pero desde este momento con las juntas de buen gobierno que se establecen en todos los caracoles prácticamente lo están haciendo de hecho: ya están de hecho siendo autónomos como lo han sido pero ya con autoridades, y eso es un planteamiento altísimamente radical en el mundo en que vivimos, donde el Estado controla todas las maneras de organización. Es una manera de decir “gracias pero nosotros tenemos nuestra manera de vida”, como lo han venido haciendo. Y esto de las juntas de buen gobierno no solamente es una cuestión de autoridad—que aquí la idea de autoridad se transforma radicalmente a lo que entendemos porque todo es en base de asambleas, es la autoridad comunitaria—sino que también esto implica que ellos tienen su proyecto educativo autónomo, como podemos ver, su proyecto de salud autónomo, su proyecto inclusive de arte y cultura autónomos, y ahora pues ya la cuestión de sus autoridades autónomas.

Entonces, creo que es un paso muy importante que sienta un precedente una vez más a nivel mundial, a diferencia de otros movimientos de comunidades que luchan por su autonomía en donde primero se lucha para la autonomía—contra el estado digamos—y después se entiende la autonomía como una manera de encisión del país. Aquí es muy interesante cómo no ha habido una lucha externa para la autonomía sino que ellos ¡son autónomos desde el principio! Desde que se decidió el levantamiento lo lograron por su propia autonomía y consenso en las comunidades. Y después, lo otro que me parece importantísimo es: que ellos pueden ser autónomos pero en ningún momento están planteando separarse del país, de la gente—del Estado por supuesto que pintan su raya, pero del país siguen estando comunicados con todo el resto del país y son parte de nosotros, nada más nos están haciendo evidente que como seres humanos podemos vivir de otra manera, podemos colectivamente decidir la manera en que cómo queremos vivir y poder tener las autoridades o nuestras organizaciones surgidas directamente de la gente. Ésa es otra de las cuestiones por las que me parece muy importante estar aquí, ¡y pues para seguir tendiendo puentes! De hecho tan están dentro del país que siguen invitando a la Sociedad Civil y a todos a que vengan aquí, a seguir estableciendo ese puente para ser recorrido de un lado y del otro.

Narco News: ¿Qué sugieres a la gente que está geográficamente distante del zapatismo—porque vive en la Ciudad de México, o porque vive en Estados Unidos o en otras partes alejadas de Chiapas? ¿Qué sugieres que hagamos ante el zapatismo: que lo tomemos como ejemplo como estás diciendo, para crear nuestros propios modelos de vida, o que sí vengamos a visitar, o que simplemente estemos al tanto? ¿Qué lecciones tenemos que aprender?

Roco: Uy, quién sabe, yo digo que hagan lo que su corazón les mande. En general, como puedes ver aquí hay gente de todo el mundo, de todo México. Y esa es la resonancia que tiene la palabra zapatista. Yo decía que es un ejemplo porque en todo el mundo hay una gran discusión o polémica alrededor de la autonomía. Podemos ver el caso del País Vasco, podemos ver el caso de las autonomías de las comunidades indígenas en Latinoamérica. Lo que pasó en Estados Unidos con las reservaciones indígenas. Es una cuestión que está continuamente apareciendo en nuestros tiempos, esta cuestión de la autonomía. De cómo la cultura es el vínculo más fuerte como comunidades, y cómo a veces los Estados impuestos, por imponer una visión—lo que llaman ahora el pensamiento único—intentan romper y disgregar esas tradiciones ¿no? Por eso inclusive la lengua: cada lenguaje es poesía, es música: en el momento en que suprimen una lengua están matando una visión del mundo. Por eso va de la mano la lengua y la cultura con la defensa de las autonomías, como puede ser en el País Vasco, como puede ser con los catalanes, como puede ser con los piamontés o los napolitanos en Italia, o con las diferentes lenguas indígenas en nuestro país y en toda Latinoamérica.

Por eso decía que es un ejemplo: porque en varias partes del mundo hay diferentes maneras en como se ha afrontado esta situación y creo que como se está afrontando aquí en Chiapas es una manera increíblemente pacífica, creativa, que no están esperando tomar el poder para cambiar las cosas, sino que las están cambiando desde su vida cotidiana. Y desde ahí es tan fuerte su dignidad que significa impecabilidad como dice su himno, ser impecables en el sentido de comprometerse totalmente con la manera en como quieren vivir. Entonces al hacerlo ellos, su palabra tiene una fuerza incontenible porque realmente está en unión la palabra y la praxis—la teoría y la praxis van en unión completa, es por eso que tienen una resonancia a nivel mundial.

Lo que puedo comentar a la gente de todo el mundo que escuche esto, o que lo lea por internet, es que en este mundo en el que vivimos, si todo mundo en algún momento en su corazón les hace sentir que este mundo puede ser mejor, si en algún momento en su corazón ven que ya es imposible ver tanta injusticia y tanta muerte y tanta hambre, si en algún momento en su corazón les hace pensar que cómo es posible que haya países como ahorita, poderosos, que lleguen a otro y lo destruyan solamente por saquear sus recursos naturales, que eso siga pasando ahorita, si eso les mueve en su corazón pues que miren hacia acá, que miren hacia Chiapas, hacia la palabra zapatista, porque aquí están seres humanos absolutamente con el poder de la dignidad, de un corazón bien puesto—no con otro poder, porque los otros poderes son falsos, las armas y el poder del dinero es falso—el verdadero poder es esto: la comunidad, los niños, la gente y el corazón bien puesto para construir día a día un mundo nuevo, como éste. Éste es un mundo totalmente nuevo, donde están de todos los colores, de todas las lenguas, de todas las nacionalidades inclusive de la gran diversidad de comunidades indígenas que hay aquí—tojolabales, tzeltales, choles—hay mucha diversidad, todos conviviendo en una diversidad impresionante pero en una unidad de corazón que es seguir construyendo un mundo más justo. Y no hacia afuera, no convencer a nadie, sino aquí, en cortito, en tu vida cotidiana, primero uno mismo, después con los que amas, después con tu comunidad, y ya si seguimos así pues ojalá con el mundo entero.

Share |

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America