<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español October 19, 2017 | Issue #63


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #62
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Se intensifican ataques contra Triquis

La violencia crónica de la UBISORT del PRI


Por Nancy Davies
Comentario desde Oaxaca

11 de diciembre 2009

El pasado 28 de noviembre el municipio autónomo de San Juan Copala sufrió tres agresiones distintas. Dos de ellas fueron mencionadas en Narco News: mientras la llamada Unidad de Bienestar Social para la Región Triqui (UBISORT), organización ligada al PRI, bloqueaba la entrada al pueblo, otros grupos armados situados en lo alto de los cerros circundantes disparaban indiscimindamente contra la población. El resultado inmediato de las agresiones fue la muerte de un niño de nueve años, dos niños heridos, la suspensión de clases en las escuelas, y el cierre del mercado del lunes, el cuál había logrado ser reabierto por la población luego de años de esfuerzos. El pueblo vive en la ansiedad total: los niños no salen de sus hogares, los hombres viajan escondidos en camiones, y las mujeres que quieren abandonar la región no pueden hacerlo por los peligros que existen; dicen que si lo hacen sus conciudadanos los tildarán de cobardes, o peor aún, de traidores.

El cerco alrededor del municipio autónomo de San Juan Copala es tanto político como militar. El tercer ataque sufrido fue el de la desinformación. Algunos medios de prensa afirman, sin haber visitado la región, que el municipio autónomo ha sido desmantelado. Uno de los reportes afirmó que miembros del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT) descendieron de los cerros haciendo más de 500 disparos de rifles AK-47, de uso exclusivo del ejército. Que el municipio autónomo, fundado en 2006 en el contexto del movimiento social popular de la APPO, estaba llegando a su fin. Que los pobladores celebraron todos juntos el fin de la autonomía y que incluso habían elegido a una autoridad constitucional. Que la nueva autoridad nombrada no era otra más que Anastasio Juárez Hernández, un migrante que vive en el estado de Querétaro, hermano de Rufino, operador de la UBISORT ante el gobierno estatal.

Dos días después, cuando la autoridad municipal aclaró los hechos—las autoridades permanecían en sus oficinas, no se había elegido a nadie y lo que realmente había pasado era una agresión externa—algunos diarios seguían insistiendo que el municipio autónomo se había desmantelado. El MULT negó la versión de San Juan Copala que insistía que la organización había participado en la agresión militar, sin embargo, los periódicos no lo imprimieron. En relación al niño muerto o los heridos nada se reportó, mucho menos el estado de alarma prevaleciente en la población. Solamente Las Noticias, el único periódico estatal inclinado a la izquierda, le dió seguimiento a los hechos cuando estos estuvieron disponibles.

El 9 de diciembre miembros de la UBISORT secuestraron de San Juan Coapala a la esposa y los cuatro hijos menores de Jordán González Ramírez, un simpatizante de la autonomía municipal que pudo haber matado a un hombre el pasado martes. La UBISORT afirma que Jordán González le disparó a Pablo Bautista Ramírez en respuesta a los ataques de este último en contra del hogar de González. Ya sea que esto sea verdad o no, los príistas armados instalaron bloqueos alrededor del pueblo para prohibir cualquier entrada o salida. El presidente municipal, José Ramírez Flores, explicó que un grupo de militantes de la UBISORT, identificados por nombre por la madre de Jordán González, entraron a su casa a las 5 a.m.. Estos secuestraron a su esposa y a sus hijos. Posteriormente demandaron que la familia pagara MX$50,000 por su rescate en las siguientes 24 horas o matarían a uno de los niños.

El 10 de diciembre la UBISORT puso el cuerpo de Pablo Bautista Ramírez en el escritorio del presidente José Ramírez Flores. Docenas de militantes fuertemente armados de la UBISORT habían tomado el palacio municipal manteniendo a raya al Movimiento de Unificación y Lucha Triqui Independiente (MULT-I, para diferenciarse del MULT ), al que la mayoría de la población de San Juan Copala pertenece. La meta inicial de la UBISORT era la de deponer a José Ramírez Flores e imponer como nuevo presidente a Anastasio Juárez Hernández.

Un momento, ¿no había dicho ya que esto era mentira? ¿La mentira fue reportada y luego se convirtió en verdad? ¿Será que algún reportero divulgó por error la información antes de tiempo?

Bueno, la puerta del palacio municipal fue forzada por los militantes de la UBISORT, introduciendo así el cuerpo. En ese momento, el presidente emitió un boletín declarando que el asesinato de Pablo Bautista había sido en defensa propia debido a que éste había disparado en numerosas ocasiones a la casa de Jordán González. José Ramírez agregó que Bautista murió en el camino al hospital. El presidente Ramírez recordó los acontecimientos que llevaron a la toma del palacio, y concluyó diciendo que las autoridades del pueblo estaban dispuestas a investigar las acusaciones que la familia de Pablo Bautista hicieran; que en ningún momento ocultarían eventos de esa naturaleza; durante tres años de autonomía han demostrado su habilidad en resolver los casos mediante el diálogo entre el acusado y el acusador para luego pasar los resultados a las autoridades correspondientes. El presidente municipal finalizó responsabilizando al gobierno del estado y a su operador político, la UBISORT, por la muerte de cualquier miembro de la familia secuestrada y por alguna muerte futura entre la población Triqui.

De este modo, los pobladores son bastante claros en señalar a los culpables. Lo que parece inexplicable es la saña en disparar en contra del pueblo desarmado, asesinando a un niño, y secuestrando luego a una familia entera, al mismo tiempo en que los medios llevan a cabo una campaña estatal de desacreditación del municipio autónomo de San Juan Copala.

Claramente los grupos políticos controlados por el PRI están detrás de la agresión, eso es obvio. ¿Por qué? Hay algo más involucrado en la confrontación entre organizaciones que operan en la misma región. Hace más de dos años, una autoridad Triqui me dijo que rechazaban la entrada y reconocimiento de cualquier grupo que buscara un pueblo más o menos tranquilo. Hace una semana un hombre Triqui (que vive a salvo en Oaxaca) me dijo que los Triquis tienen la costumbre de tomar venganza al estilo Hatfield-McCoy, manteniendo rencores por generaciones. Yo no creo eso. Yo creo que esto es promovido, ahora más que nunca.

Una respuesta a la agresión podría ser en la próxima elección a gobernador en julio de 2010. No solo los Triquis han sido atacados. Leonardo Clemente Cruz, un indígena chinanteco que fue secuestrado el 24 de noviembre, fue encontrado muerto. Pero no es muy lógico que el gobierno haga acciones desestabilizadoras a menos que tenga a alguien a quién culpar. Andrés Manuel López Obrador acaba de publicar una serie de cuatro partes en que describe su gira por Oaxaca—y todo es paz y elogios. Otra explicación fue formulada por el municipio mismo de San Juan Copala. El presidente José Ramírez Flores cree que el secuestro de cinco personas constituye un nuevo acto de provocación, como el disparar a los niños. Afirma que, al generar violencia se justifica la militarización del municipio autónomo y sus comunidades.

Algunos piden ya la intervención del Ejército—¿hemos escuhado algo así antes? Puede que los no mexicanos no sepan que los Triquis sufrieron esta medida mucho antes de 2006, durante los setentas y ochentas. Así como los habitantes de Oaxaca en 2006, ellos saben lo que una ocupación militar significa.

Desde una perspectiva más amplia uno puede apuntar que la agresión no es solo contra la autonomía Triqui, sino contra todos los que busquen autonomía en las regiones oaxaqueñas así como en Chiapas. Como Francisco López Bárcenas escribió en La Jornada el 8 de diciembre[1]: “Algo está sucediendo.” López Bárcenas dice que aún no sabemos lo que ese “algo” es, pero que seguramente en los días que están por venir presenciaremos. “Mientras, la vida de los pueblos se altera, como en tiempos de guerra, según dicen los triquis y seguramente también otros pueblos.”

Lo que yo digo es que México está en el camino de ser militarizado.

[1]: Mucho de este material es gracias a “La guerra contra los triquisLa Jornada, 8 de diciembre de 2009, Francisco López Bárcenas.


Traducción del inglés por Fernando León

Share |

Haz click aquí para más del Otro Periodismo con la Otra Campaña

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America