<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español October 25, 2014 | Issue #67


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #66
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Escándalo por drogas en TSA traiciona el pretexto de la Guerra contra las Drogas

El costo de sobornar al personal de la frontera y seguridad aeroportuaria en EEUU es mínimo para el negocio del narcotráfico


Por Bill Conroy
Via The Narcosphere

13 de mayo 2012

A fines de abril, cuatro empleados de la Administración de Seguridad y Transporte (TSA, por sus siglas en inglés) fueron detenidos en el aeropuerto de Los Ángeles acusados de permitir que un total de 90 kilos de marihuana, cocaína y metanfetamina, con un valor en el mercado estimado en 1.8 millones dólares, pasaran a través de puestos de seguridad en cinco incidentes separados.

A cambio de este servicio de corrupción, los empleados de la TSA implicados en la supuesta conspiración recibieron la pequeña cantidad de 1,200 dólares por cada paso -$600 por adelantado y el resto entregado (en un caso en el baño del aeropuerto) después de que las drogas ilegales pasaran el filtro de seguridad con su ayuda.

El hecho de que un pequeño grupo de empleados de seguridad del gobierno de los Estados Unidos fuera atrapado al ayudar a narcotraficantes no es especialmente sorprendente -y no debe ser visto como una acusación a todos los empleados de la TSA.

Lo que es sorprendente es la poca cantidad de dinero necesario para sobornar a unos pocos elegidos, y que en realidad sólo necesita un puñado de empleados corruptos de seguridad en un aeropuerto o paso fronterizo, para asegurar el paso de millones de dólares en drogas ilegales -y cientos de millones de dólares en narcóticos prohibidos si se extrapola a nivel nacional.

Esta revelación es aún más preocupante cuando se pone en el contexto del pretexto de la guerra contra las drogas y las grandes sumas de dinero malgastado y vidas arruinadas, o terminadas, debido a las políticas del gobierno de los Estados Unidos en el ejercicio de esa “guerra.” Igualmente preocupante es la reacción de la dirección burocrática ante la corrupción de sus empleados, una reacción que normalmente implica invertir dinero en el problema y tratar de poner en práctica políticas que no combatan a la corrupción más profunda -y, de hecho, probablemente crearán nuevos problemas.

Sin embargo, la corrupción de los empleados del gobierno de EEUU manifestada en el caso del aeropuerto de L.A. no se limita a la TSA -que forma parte del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés).

Entre 2006 y 2010, mientras el organismo Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés, también dependiente del DHS) aumentó su número de empleados -sumando cerca de 60,000 personas- las investigaciones abiertas anualmente a agentes de CBP aumentaron un 48 por ciento, de 385 hasta 870, de acuerdo con la Oficina del Inspector General de DHS. Durante ese mismo período, DHS informó que 160 empleados de CBP fueron arrestados -probablemente representando sólo la punta del iceberg en términos de la magnitud de la corrupción dentro de la agencia, dado que no hay cifras sobre el número de empleados corruptos de CBP que no fueron capturados.

Como una propuesta de solución al problema de la corrupción, James Tomsheck, jefe de asuntos internos de CBP, dijo que la agencia está considerando requerir traslados obligatorios y periódicos de los empleados de CBP estacionados a lo largo de la frontera de los EEUU/México. La premisa detrás de esta política es que los agentes reclutados en los pueblos y ciudades a lo largo de la frontera (la gran mayoría de ellos de origen mexicano-americano) son, debido a los amigos y las conexiones de la familia, de alguna manera más propensos a la corrupción de las fuerzas de los “cárteles de la droga” mexicanos.

De hecho, de acuerdo a CBP, el 35 por ciento de su fuerza de trabajo (que incluye a los agentes de la Patrulla Fronteriza e inspectores de aduanas) “son hispanos.”

La propuesta de reubicación fue abordada en un reciente artículo del Houston Chronicle, que incluye una cita de Susan Ginsberg, la llamado “experta en seguridad nacional que sirvió en el personal de la Comisión 9/11”:

Nunca ha habido una política de transferencia de agentes en la frontera de manera regular debido al costo. Creo que las personas que están autorizadas a permanecer en sus lugares de origen son probablemente más vulnerables a la corrupción, sobre todo por los amigos o familias que se han involucrado en el tráfico de drogas y pueden ejercer una presión personal sobre ellos.

Seguridad fronteriza

La idea de que los empleados de CBP contratados localmente son de alguna manera más susceptibles a la corrupción no es más que una mentalidad racista, según un ex funcionario de alto nivel del DHS que habló con Narco News. La frase “de contratación local,” en este caso, el ex supervisor del DHS afirma, es una clave para “Latinos.”

“[La política de reubicación propuesta] es más de lo mismo, porque los medios tienen una memoria corta”, el ex funcionario del DHS dice. “... Han habido muchos casos en que la agencia (DHS) ha perdido en los tribunales por no ser capaz de articular una razón no discriminatoria para un traslado forzoso. ...DHS cuenta con un presupuesto multimillonario y sin embargo aún no puede derrotar a la amenaza continua del contrabando en la frontera sur y todavía no tiene en cuenta la amenaza a través de la frontera norte y el Caribe.”

La fuente señala los resultados del más reciente Informe Anual de la Ley No FEAR, publicado en marzo por el DHS, lo que demuestra que a pesar de las exageraciones acerca de una América post-racial, el número de quejas de discriminación presentado anualmente por los empleados de DHS ha seguido aumentando a un ritmo constante durante los últimos seis años (en las administraciones Bush y Obama) -de 1,083 en 2006 a 1,283 en 2011.

“Entre 2006 y 2011, DHS experimentó un aumento del 18 por ciento en la presentación de nuevas quejas,” establece el Informe No FEAR. “... Durante 2011, las bases de discriminación más frecuentes en las quejas formales del DHS, en orden de frecuencia:. Represalia, sexo y raza/color.”

La ironía de la propuesta de reubicación es que, precisamente, la misma propuesta se propuso en lo que respecta al Servicio de Aduanas de EEUU a finales de 1990 bajo la Administración Clinton. (entonces Aduanas estaba bajo mando del Departamento del Tesoro y desde entonces pasó a DHS.)

En 2004, Narco News escribió sobre esa propuesta como parte de su serie de investigación en Seguridad Fronteriza. Y en ese momento, un comité del Congreso echó abajo la propuesta.

De Seguridad Fronteriza:

Otra visión de la actitud que los altos funcionarios de aduanas tienen hacia los empleados hispanos de la agencia se encuentra en un informe de julio de 1999 del Comité de Asignaciones de la Cámara. Ese informe tomó parte de un reporte del Departamento del Tesoro que declaró lo siguiente:

“Sin embargo, lo más grave, es la creencia de que los inspectores (de Aduanas) que son contratados a nivel local, particularmente a lo largo de la frontera sudoeste y asignados a los puertos de entrada local, podrían estar en mayor riesgo de verse comprometidos por familiares y amigos que pueden explotar sus relaciones para facilitar las actividades delictivas. A pesar de no poder ofrecer ninguna evidencia sólida, los funcionarios de aduanas expresaron un temor real a través de la posibilidad de que personas están tratando de infiltrarse en aduanas mediante la búsqueda de puestos de trabajo como inspectores con el único propósito de participar en el comportamiento corrupto y criminal.”

Los miembros del Comité de Asignaciones de la Congreso criticaron esa parte, dejando constancia de que “el comité hace una excepción fuerte a cualquier insinuación de que las personas de origen hispano son particularmente susceptibles a la corrupción y espera que el Servicio de Aduanas aborde los prejuicios sin fundamento por parte de funcionarios de aduanas de alto nivel…. ”

... En un informe de julio 2000 a todo el Congreso, el Comité de Apropiaciones declaró lo siguiente:

“Aduanas ofreció al Comité pero no proporcionó la evidencia de apoyo a estos puntos de vista, y las estadísticas proporcionadas por Aduanas no apoyaron la denuncia descrita en el informe (del Tesoro). Además, las respuestas escritas de BATF, la DEA, el FBI y el Servicio Secreto indicaron que estas agencias no están de acuerdo con la preocupación de que la contratación local de este tipo (a lo largo de la frontera sudoeste) pueda plantear un riesgo mayor de los particulares.

“A pesar de que Hacienda y Aduanas están de acuerdo en que esa parte del informe no refleja con exactitud sus creencias o prácticas, al Comité le preocupa que el Tesoro ha sido lento en tomar las medidas necesarias para comunicar esto a los altos directivos y demás personas relacionadas con problemas de la integridad de Aduanas. El comité sigue teniendo una fuerte excepción a cualquier implicación de que las personas de origen hispano son particularmente susceptibles a la corrupción y se dirige a que Hacienda y Aduanas contesten cualquier prejuicio sin fundamento a través de funcionarios de alto nivel ….”

El color del dinero

La verdad del asunto, cuando los datos se examinan en lugar de confiar en las premisas racistas, es que el problema de la corrupción en las filas del DHS no tiene que ver con el color de la piel de una persona. Más bien, es una cuestión de simple economía. Cuando los narcotraficantes tienen la posibilidad de ganar millones de dólares por las cargas que pasan a través de un puesto de control, sólo significa un pequeño costo pagar a un guardia de seguridad de EEUU -ya sea un miembro de TSA, un agente de la Patrulla Fronteriza o un inspector de Aduanas.

Un vigilante de TSA en un aeropuerto importante, basado en la investigación de Narco News de las escalas salariales, puede ganar tan poco como 16 dólares la hora, o aproximadamente 33,280 dólares al año; el salario medio de un inspector de aduanas de EEUU es de 34,737 dólares, o alrededor de $16,70 por hora , y un agente de la Patrulla Fronteriza tiene un salario base de alrededor de 39,000 dólares o $18,75 por hora.

En comparación, el salario mayor, en promedio, de un cajero de una tienda de comestibles en los EEUU es un poco más de 32,000 dólares al año, o alrededor de $15,60 por hora.

Por lo tanto, un soborno tan bajo como 1,200 dólares podría representar aproximadamente la mitad de un sueldo mensual de un vigilante de TSA.

Incluso si el soborno es mayor, digamos de $25,000 dólares por carga de camión de marihuana para un agente de la Patrulla Fronteriza (una cifra citada en un caso de testimonio del DHS en el Congreso), aún así parece que para el gobierno de los EEUU podría ser más rentable simplemente duplicar el salario de todos sus empleados fronterizos y aeroportuarios en vez de reubicar a miles de ellos cada periodo de tiempo. Una política de reubicación que involucre a cientos de empleados de CBP fácilmente podría necesitar millones de dólares en gastos de mudanza al año, mientras separa familias y descarta a valiosos elementos con conocimientos de la calle logrados después de años en el terreno.

Pero, al final, incluso duplicar los salarios de los empleados de CBP es una estrategia que con toda seguridad fracasará. La industria del narcotráfico aún tiene un margen de beneficio considerable si quisiera subir la cifra. El movimiento de una sola carga de contrabando pasada con éxito por la frontera puede tener valor de un millón de dólares o más -dinero que puede ser usado para comprar mucho más en puerto fronterizo o a empleados del aeropuerto.

Los pretextos de la guerra contra las drogas, a pesar de estas realidades, seguro que continuarán. Y los líderes de nuestras burocracias policiales continuarán utilizando los medios de comunicación para infundir temor en la población para avanzar en esa causa y en sus carreras, ya que, al igual que Wall Street, sus presupuestos están vinculados a las olas del miedo y la codicia.

Un agente federal veterano, quien pidió no ser identificado, es muy pragmático sobre esta realidad y describe el “panorama general” de todo esto para Narco News:

Las agencias policiales han estado jugando un juego similar durante el tiempo que he estado trabajando… Un alguacil local no quiere que se piense que hay un problema de drogas en su condado, por lo que ordena a sus diputados que dejen de hacer arrestos por drogas, y luego dice: “Mira, no hay problema de drogas aquí. Vean que buen alguacil soy. ”

DHS ordena a la Patrulla Fronteriza que deje de hacer detenciones en ciertos sectores, luego da una conferencia de prensa: “Los arrestos se han reducido un 300 por ciento, la frontera es más segura de lo que nunca ha sido.”

Ahora, toma a las pandillas como ejemplo. (Washington) DC, se convenció de que había un problema importante de pandillas en todo el país, y dieron miles de millones de dólares a las agencias policiales de todos los ámbitos para combatirlas. De pronto, la policía y alguacil de cada condado tomaba fotos de los grafittis en los de los trenes que pasaban, y llenaba tarjetas de inteligencia sobre cada grupo de tres o cuatro chicos de secundaria que se reunían para esperar el autobús, sólo para demostrar que ellos también tenían un “problema de pandillas” y necesitaban dinero de las arcas federales.

Pronto tuvieron un bien equipado personal de alto nivel anti pandillas. Muchas veces, el “problema de las pandillas” fue creado por las propias autoridades policiales. Teníamos la solución. Sólo necesitábamos el problema y el dinero para combatirlo, así que se creó.

Ahora, el problema de moda desde aproximadamente el 2009 ha sido el de los cárteles mexicanos. Presentándolo con la información más engañosa y descarada (Washington) DC hizo lo que siempre lo hace -aventó el dinero en ello. Fiel a su estilo, cada agencia quería una parte de él, y lo consiguieron. Más agentes, más grupos, más equipo, etc, etc. Así que otra vez tuvimos la solución.

... Sé que suena insensato, al igual que los desvaríos conspirativos, pero hay muchos más detalles que no puedo ofrecer aquí. Sin embargo, ya hay bastantes afuera; sólo que realmente nadie ha conectado los puntos.

Uno de esos pequeños puntos parece haber aparecido en un reciente número de la revista Harper, donde se señala que la pequeña ciudad de Fond du Lac, Wisconsin, (un pueblo religioso del medio oeste de unas 42,000 personas situado en el centro de un condado rural) autorizó a su departamento de policía comprar “un Vehículo de Protección resistente IED” por la considerable suma de 220.000 dólares.

Y así, los principales medios de comunicación prenden la alarma cuando un vigilante de TSA, con un salario equivalente al de un empleado de almacén, es atrapado aceptando un soborno de 1,200 dólares para ayudar a alimentar los hábitos de los consumidores de drogas de Estados Unidos -concluyendo que es una muestra clara de que tenemos que gastar más en vehículos tácticos blindados, y otros disparates, si queremos ganar la guerra contra las drogas.

Mientras tanto, los mismos medios de comunicación lucran diariamente con la publicidad que alienta a los consumidores estadounidenses, entre ellos inspectores de TSA, para gastar y gastar en bebidas alcohólicas y pastillas con efectos secundarios desagradables, incluyendo la adicción y la muerte.

Con el pretexto de que todo sería divertido, si no fuera tan mortal.

Permanezcan en sintonía…

Share |

Haz click aquí para más del Otro Periodismo con la Otra Campaña

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America