<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español December 19, 2014 | Issue #67


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #66
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

En México, finalmente una revuelta contra los medios de comunicación

El verano determinará si el momento "Yo soy 132" se convierte en un movimiento, es por eso que llamarlo "Primavera Mexicana" es una mala elección de palabras


Por Isadora Bonilla y Al Giordano
Especial para The Narco News Bulletin

1 de junio 2012

La versión corta es la siguiente: las grandes corporaciones de medios en México han favorecido y retratado a un candidato presidencial como el inevitable ganador de las próximas elecciones el 1 de julio. Ese candidato visitó una universidad de élite el 11 de mayo. Los estudiantes le preguntaron acerca del violento asalto que ordenó en 2006, como gobernador, contra el pueblo de Atenco. Su respuesta confirmó la impresión que todos tenían de ser un aspirante a tirano represor, listo para traer de vuelta al país al régimen unipartidista de mano de hierro. Los estudiantes le dijeron que se largara. El candidato corrió y se escondió durante una hora en un baño. Tuvo que llegar ayuda para rescatarlo. Mientras era escoltado a su camioneta negra para escapar, los estudiantes gritaban “¡Fuera! ¡Fuera!” Eso le borró la sonrisa de muñeco Ken al rostro de Enrique Peña Nieto, y con ella su imagen de invencibilidad creada por los medios.

Los amigos del candidato en los grandes medios de comunicación retrataron a los estudiantes como enviados pagados por los adversarios del candidato. Así que los estudiantes hicieron un video probando que no era así. Ese video -al igual que las imágenes originales del candidato huyendo de miles de jóvenes indignados- se hizo viral en internet. Estudiantes de muchas otras escuelas de todo México vieron los videos y la grotesca manipulación que los medios hicieron de la historia, y comenzaron a marchar para advertir a la ciudadanía a tener cuidado con las grandes televisoras y a no votar por Peña Nieto.

Tu abuela puede entenderlo.

Millones de mexicanos esperaban una chispa, un momento para que sucediera algo que pusiera en riesgo la impresión de que Peña Nieto sería declarado presidente en julio aún si recibiera o no la mayoría de los votos. Los flagrantes y bien documentados fraudes electorales de 2006 y 1988 permanecen como heridas abiertas en una tierra en que la “democracia” es vista como una broma cruel. Los mismos monopolios mediáticos que apoyaron las fraudulentas presidencias de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) y Felipe Calderón (2006-2012) se ponen detrás de Peña Nieto y son despiadados en sus distorsiones contra cualquiera que amenace su “inevitable presidencia.” La percepción pública de que las elecciones de este año han sido arregladas antes de la votación es una conclusión generalizada.


El movimiento mexicano por la democracia auténtica descrubre a su verdadero enemigo: El duopolio de Televisa y TV Azteca.
Los medios de comunicación internacionales y los medios alternativos en México han elogiado a este nuevo proceso como la “Primavera Mexicana.” Teniendo en cuenta que la primavera se acabará en tres semanas, llamarlo así es un desafortunado virus mediático que podría matar al incipiente levantamiento en su cuna. Aquellos que simpatizan con estos eventos y que han promovido esa frase deberían saber más. Esta sugiere más una versión de cuento de hadas tipo Disney que una historia real. Las primeras pruebas para ver si estas protestas se convierten en un movimiento genuino llegarán en el verano, una vez que hayan pasado las elecciones, cuando el sistema cumpla su promesa de fabricar unas “elecciones libres y justas” para instalar a Peña Nieto como presidente, y con él el regreso del régimen autoritario del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el cual gobernó México entre 1929 y el 2000.

Los jóvenes tienen razón cuando dicen que los medios de comunicación son el problema. En la historia de la humanidad nunca ha habido un movimiento masivo que haya derrocado al poder no democrático de los medios privados, o lo que llaman la “telecracia” que desplaza a la democracia. No hay una guía que enseñe como derrocar a ese tipo particular de dictador, para el cual los presidentes son simples herramientas útiles por un tiempo, y que después pueden reemplazar por unas nuevas. En ese momento estamos ahora. Esa es la versión corta de la historia.

Existe un potencial en este momento. Eso es lo que esperan millones de mexicanos que animan a los jóvenes. Para entender y liberar ese potencial, una masa crítica de personas tendrá que ser muy inteligente y estratégica para evitar los errores que, en la reciente historia mexicana, llevaron a momentos similares de esperanza a fines incumplidos. Este ensayo no ofrece una “llave maestra” para desbloquear el rompecabezas, sino que busca compartir algunas reflexiones que puedan ayudar a colegas con ideas afines, que en serio quieren acabar con el poder ilusorio de los medios de comunicación, a escribir la guía para poder hacerlo.

“Una revolución contra los medios”

Si has estado prediciendo “una revolución contra los medios de comunicación” durante 15 años (y trabajado para que esto ocurra) probablemente te han llamado loco más de lo que puedes contar. Tal vez incluso tuviste que mudarte a México después de que tu manifiesto contra los medios terminara con tu carrera en esta industria. Si también has insistido en que la guerra contra las drogas terminará en el curso de nuestras vidas (y has trabajado para eso) y escribiste, hace doce años, que, “México, única entre las naciones de América, tiene el poder de señalar la simulación de Washington”, entonces probablemente hasta se pensó que las drogas escribían por ti.


Estudiantes de todas las universidades de México comienzan a llegar a la asamblea del 30 de mayo con 6 mil estudiantes en la UNAM que no aceptarán la imposición del regreso del régimen dinosaurio. Foto DR 2012 Isadora Bonilla
Has visto a otros jugar con estas ideas, y muchos de ellos las usan como simples audiciones para obtener sus propias prebendas en los medios masivos, ya sea como columnistas, comentadores, autores o celebridades mediáticas. Sigues esperando el momento -de hecho, sigues impulsándolo- en que una masa lo suficientemente grande avanzará junta para poner fin a estas tiranías de manera que impidan la cooptación de la revuelta. Cuando momentos así suceden quieres creer en ellos, y hasta cierto punto lo haces, pero rápidamente te encuentras con los mismos viejos patrones que muchas veces antes han llevado a la derrota. Sin embargo, si aún sigues escribiendo sobre eso, es porque no has abandonado la esperanza, y todavía piensas que algo se puede hacer.

Del mismo modo, si naciste y te criaste en México y creciste con esperanza durante la rebelión zapatista de 1994 y sus caravanas nacionales de 1997 y 2001, con la huelga estudiantil de la UNAM en 1999, La Otra Campaña zapatista de 2006 y ese mismo año, con el movimiento de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, el fraude electoral (también en 2006) y la resistencia civil pacífica y el plantón post electoral, probablemente sabes que no hay que cantar victoria. De hecho, en cada uno de esos momentos de orgullo, con la loable excepción de la continua fortaleza de las comunidades autónomas zapatistas en Chiapas, el resto de los “movimientos” resultaron ser más “momentos” que fueron aplastados brutalmente por el Estado con la aclamada represión de sus aliados, los medios de comunicación.

Ahora es junio de 2012 y aquí estamos, esta fecha en México:

El movimiento mexicano por la paz, 13 meses en su esfuerzo por poner fin a la guerra contra las drogas, el 28 de mayo demostró su fuerza cuando obligó a los cuatro candidatos presidenciales a sentarse con las víctimas de la guerra contra las drogas y responder a sus demandas. Es un movimiento que aún no tiene un plan de tres años de organización para poner fin a la guerra. Ni siquiera tiene un plan de un año. Y sufre de todos los dolores de crecimiento que tienen los movimientos jóvenes. Sin embargo, todavía existe; habla de una verdad urgente -expresamente, que una guerra contra las drogas y su violento crimen organizado sólo pueden terminar por un movimiento explícitamente no violento y una ciudadanía organizada- y mientras tropieza hacia su propia articulación, todavía existe la esperanza de que pueda crecer para triunfar.


Cada participante registrado utiliza su credencial, que los organizadores hicieron con el nombre y contacto para saber con quien se estaba hablando. Foto DR 2012 Isadora Bonilla.
Mientras tanto, en las últimas semanas, las movilizaciones masivas de los jóvenes con sus núcleos en las principales universidades de la nación han arrasado gran parte de México impulsadas por las redes sociales, videos viral, y el hashtag de Twitter de “La #MarchaYoSoy132” que ya lleva más de dos semanas como “trending topic” (tendencia). Todo ello está inspirando los mismos comentarios de aliento, a nivel nacional y en todo el mundo, que las anteriores causas tuvieron cuando surgieron. Sin embargo, el virus mediático de la “Primavera Méxicana”, obviamente en alusión a la Primavera Árabe de 2011, oscurece su precepto central: que esto se trata de los medios de comunicación,¡mensos!.

La página web del naciente movimiento (no hay ninguna página de internet u organización que represente a todos los involucrados, pero es la más leída y por lo tanto tiene una influencia significativa en lo que se hace en este momento) invita al lector, “¿Quieres marcar la historia de México?” Y contiene cinco interesantes demandas: “Quiero información real y no manipulada”.” No favoritismo en los medios de comunicación.”” Pueblo informado, pueblo no manipulado.” “Manejo de información de manera honesta.” E “Informar y educar nuestra misión.”

Estos son mensajes reales que van más allá de pedir al Estado hacer algo o rogar por libertades y derechos y eso es porque para hacer realidad esas demandas, la gente misma debe ser su propio agente.”Informar y educar nuestra misión”, reconoce la gran verdad de que hay algo en nuestro poder, de hacer el trabajo que los medios masivos no hacen, “informar y educar” a nosotros mismos y entre nosotros. No pide a TV Azteca o Televisa que nos contraten en lugar de los payasos que tienen en los noticieros. Dice: “Nosotros aceptamos el deber y la responsabilidad de reemplazarlos cabrones, con algo mejor que ustedes y fuera de su alcance o control.”


Incluso el “reportero” de Televisa tuvo que utilizar su credencial con nombre y medio para poder cubrir la asamblea estudiantil.Photo DR 2012 Isadora Bonilla.
La naturaleza misma de una rebelión auténtica contra los medios de comunicación insiste en la agencia de las personas que forman parte de ella. Ya sabemos que una industria cuyo objetivo es la publicidad y las ganancias no puede dar información real, dejar el favoritismo, ser honesta, informar y no manipular. Sería contrario al ADN de dichas instituciones. No, algo nuevo tiene que nacer, y las mejores mentes de este momento están diciendo que depende de cada uno de nosotros.

Un pequeño grano de arena que podemos y vamos a añadir a la discusión es hacer disponible de inmediato, por primera vez en internet, la traducción al español por Francisco Álvarez Quiñones en Chiapas de Los Medios son el Intermediario: Para una revolución contra los actuales medios de comunicación, que tenía como premisa central:

Los medios ahora controlan un nuevo orden económico: uno que ha suplantado a los gobiernos, iglesias e industrias productivas para imponer una tiranía mediatizadora sobre el pueblo y nuestra vida cotidiana.

Por lo tanto, es necesario combatirlos con acciones revolucionarias que le devuelvan al Pueblo su poder original sobre sus medios de expresión.

El texto plantea tres preguntas:

• .¿Cómo desarrolla la gente un lenguaje de oposición contra los medios cuando los medios controlan todos los lenguajes?

• Dado que los medios son tan eficiente para co-optar movimientos populares, tanto políticos como culturales, ¿cómo puede una resistencia popular ser diseñada para revirar exitosamente el proceso de co-optación que ha transformado en simples comodidades otras causas importantes?

• Históricamente, las revueltas se han conducido contra los gobiernos, líderes y clases sociales. ¿Pero cómo puede formularse una revuelta contra una tecnología tal como los medios?

Obviamente, no pretendemos que esta premisa y estas preguntas sean la demanda o demandas de la buena gente de YoSoy132. Pero nos imaginamos que hay algunos de ellos que han llegado a conclusiones similares y están haciendo preguntas parecidas ahora que un posible movimiento en oposición directa con el poder de las empresas de medios es parte de la discusión nacional. Esperamos llegar sobre todo a aquellas personas -los que realmente quieren acabar con el poder de los medios de comunicación de manipular la opinión pública, a los gobiernos y a la vida cotidiana de todos. “Nunca dudes que un pequeño grupo de ciudadanos pensantes y comprometidos puede cambiar el mundo,” es una cita que en los medios es ampliamente atribuida a la antropóloga Margaret Meade. “Es lo único que lo ha logrado.” Nosotros creemos en la verdad básica de esas palabras, no importa quién lo dijo primero.

Si eres una de esas personas (tal vez muy pocas) que están pensando dos pasos más adelante del momento actual, que buscan una manera de hacer un movimiento en contra de los medios y tener éxito, queremos que sepas que en México, y en todo el mundo, ya hay amigos y colegas, que han estado preguntando y encontrando respuestas a esas preguntas. Algunos son parte de la Escuela de Periodismo Auténtico, que se reunirá otra vez en la primavera del 2013, en México. Queremos invitarte a la conversación, escuchar tus ideas, ser invitados a tus conversaciones con otros en este frente, y avanzar juntos en este largo objetivo de realizar una exitosa revuelta contra el poder de los medios de comunicación.


No se utiliza el mecanismo sin micrófono de “Occupy”: los estudiantes organizaron todo con micrófonos.Foto DR 2012 Isadora Bonilla.
Lo que no estamos buscando son arribistas de los medios, o el tipo de activistas que una semana se dice anarquista pero si le ofrecen un trabajo en los medios se pone traje y se dice “periodista” una vez que le están pagando por eso. ¡Una rebelión no es una audición! Ya hemos visto muchas veces esa película, ¡y es un aburrimiento total! Salimos para cortar la rutina de la cooptación y hacer algo completamente diferente y nuevo.

Y eso está a punto de ser aún más importante debido a que la industria de los medios está decidida, hoy, a imponer algo muy, muy viejo.

Jurassic Park y el regreso del PRI

El 7 de mayo, Javier Sicilia escribió quizás su mejor y más coherente ensayo desde la “Carta abierta a políticos y criminales” que anunció el “Estamos hasta la madre!” El nuevo ensayo se tituló: “El regreso del dinosaurio” e hizo del libro y película de Jurassic Park la analogía de la posibilidad de que el PRI regresara al poder después de las elecciones de julio.

Hoy nadie menor de 30 años de edad ha vivido siendo adulto bajo la presidencia del PRI. Pero los jóvenes de YoSoy132 sin duda han demostrado la memoria histórica, en muchos aspectos más que las generaciones adultas que tienen recuerdos de aquellos tiempos.

Gran parte del enfoque de los medios fuera del duopolio de Televisa y TV Azteca (que poseen una apabullante porción de los medios en una tierra en la que sólo uno por ciento de la población lee el diario) ha sido que las marchas de protesta de los últimos días han sido acerca de las elecciones presidenciales del 1 de julio. En parte son sobre eso, pero también son por cuestiones mucho más grandes. Para poner en contexto este momento, vamos a ver por qué tantas personas suponen que, a través de Peña Nieto, los dinosaurios volverán a cosechar lo que habían sembrado.

El PRI recuperó la mayoría en el Congreso en 2009 y después de doce decepicionantes años del Partido Acción Nacional (PAN) los presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón, su ideología de libre mercado y la violenta guerra del narcotráfico de este último, los recuerdos más amargos de los regímenes represivos y corruptos del PRI han dado paso a problemas más inmediatos de la vida cotidiana de muchos ciudadanos mexicanos, especialmente aquellos en situación de pobreza que extrañan los programas sociales que el gobierno usaba para por lo menos a comprar sus votos.

La vista desde la ciudad de México, o de cualquier campus universitario, puede ser engañosa. El PRI no va a ganar en ninguno de esos lugares (aunque para dar una idea de su fuerte énfasis en la organización, es el único partido que ha tenido un organizador local tocando puertas en el barrio de uno de tus escritores). La base electoral del PRI está “allá afuera” en las provincias donde la pobreza es tan desesperada que los votos se pueden comprar o alquilar, y donde, en 2006, el robo de 1.5 millones de votos se llevó a cabo para imponer a Calderón del PAN, orquestado en gran medida por gobernadores priistas de la oposición en los lugares donde los partidarios del verdadero ganador, Andrés Manuel López Obrador, no tenían la organización para prevenir el fraude. Y los tecno-alquimistas del Instituto Federal Electoral (IFE) pulieron el trabajo que los gobernadores no pudieron hacer por su cuenta. Fuera de lo que cada uno piense de AMLO, bueno o malo, es innegable y está documentado que obtuvo más votos en 2006 y que la presidencia le fue robada a las millones de personas que votaron por él.

Ni eso, ni los grandes medios de comunicación patrocinados por “encuestas de opinión pública” que dicen que Peña Nieto está 20 puntos porcentuales arriba de López Obrador y el candidato del PAN, Josefina Vázquez Mota, le garantiza la victoria. Las empresas de sondeo son una broma en México, con sus resultados a la venta del mejor postor. En 2006, la mayoría de las encuestas -afirmó López Obrador- había ido a la zaga cuando hasta los resultados oficiales le mostró en un virtual empate por la victoria.

Dos flancos para el próximo verano

Y esto nos lleva al 1 de julio. Suponiendo que el IFE anuncie a Peña Nieto como ganador, ninguno de los que no votaron por él lo va a creer. Para más de la mitad de la población, la credibilidad del IFE no existe. La noche electoral de hace seis años, observaron el desarrollo del fraude y el bufonesco conteo y la simulación del reconteo parcial en las semanas siguientes. Durante julio y agosto de 2006, literalmente, millones de mexicanos participaron en las acciones de “resistencia civil pacífica” organizadas por López Obrador.

López Obrador y sus seguidores hicieron algunas cosas bien -su organizada disciplina no violenta fue impresionante, por ejemplo- pero otras cosas no tan bien. Muchos pensaron que el autonombramiento de López Obrador como “presidente legítimo” con la banda tricolor en su pecho -y el nombramiento de su propio “gabinete legítimo”- hizo de la resistencia algo más suyo que del voto del pueblo.

Uno de los miembros del “gabinete”, José Agustín Ortiz Pinchetti más tarde sería entrevistado por el cineasta Luis Mandoki en la película “Fraude” -aparece a los 10 minutos y 37 segundos en este fragmento de la película en YouTube- y es útil para reflexionar, seis años más tarde, lo que él dijo:

Si verdaderamente hubiéramos querido poner de cabeza al país, con millones de gente que estaban seguros del fraude, simplemente con bloquear las carreteras principales y los aeropuertos hubiéramos provocado una crisis en mayúscula…

Esta fue la justificación hecha durante agosto para organizar a esos millones para que en su lugar hicieran un campamento en el área del centro histórico de la ciudad de México, incluyendo el amplio Paseo de la Reforma. Esa acción provocó los mucho más simbólicos embotellamientos diarios e inconvenientes para los habitantes de la ciudad, pero para los actores económicos y gubernamentales no era más que una leve molestia.


La asamblea estudiantil primero se reunió en sesión plenaria.Foto DR 2012 Isadora Bonilla
López Obrador se refirió a su temor de que los acontecimientos podrían “crecer fuera de control” y que el movimiento contra el fraude podría haber sido “violento” si hubieran bloqueado las carreteras. Por supuesto que no hay forma de saber, en retrospectiva, que hubiera pasado. Pero hay un muchos ejemplos históricos de bloqueos no violentos de carreteras por participantes entrenados y disciplinados que no han salido de control, incluso en los casos en que el Estado respondió con violencia.

También es posible que López Obrador tuviera razón. No hay una larga tradición de acción no violenta organizada en el país (el movimiento por la paz surgido en 2011 es el primer movimiento noviolento de forma explícita a nivel nacional). Pero también es cierto que, en 2006, López Obrador contaba con los recursos y el poder de la gente para llevar a cabo sesiones de entrenamiento en no violencia para esos millones, algo que en otros países ha dado poder a la gente para llevar a cabo bloqueos de carreteras en paz.

La organización y preparación para la Resistencia Civil

De hecho, dos años después, López Obrador organizó la formación de cincuenta “brigadas” para oponerse a la privatización de los suministros de petróleo de la nación. Rodearon al Senado durante días, sin incidentes de violencia. La comediante y directora de teatro Jesusa Rodríguez hizo un trabajo ejemplar y se encargó de que el uso del teatro y la creatividad fuera parte de la labor de las brigadas. El modelo por lo tanto existe para entrenar y preparar a las masas para las formas más directas de la acción no violenta. Pero fue una oportunidad perdida en 2006.

Imaginando los escenarios de una lucha post electoral, si el PRI regresara al poder, hay dos fechas clave: Las elecciones son el 1° de julio, y el nuevo presidente toma posesión el 1° de diciembre. Hace seis años fue un período de tiempo muy efímero en el que, sobre todo en el estado de Oaxaca, el saliente presidente Fox -que con todas su faltas hasta el momento no tenía un legado de violento represor como sus predecesores- pavimentó la entrada al poder de Calderón enviando policías federales al movimiento de la asamblea popular de Oaxaca que durante cinco meses había sacado al gobernador del estado. Semanas antes de la toma de posesión de Calderón, Fox “se sacrificó por el equipo” y envió a su policía en masa a golpear, acorralar y encarcelar a muchos de los organizadores y participantes oaxaqueños, haciendo el trabajo sucio que permitió a Calderón entrar sin esa crisis.

No debe pensarse que Calderón no dude en hacer lo mismo con Peña Nieto en caso de ser declarado vencedor. Y en ese escenario, tanto López Obrador como las fuerzas de YoSoy132 tendrán que tomar decisiones sobre cómo y cuándo actuar en contra de otra elección simulada. El asalto a las barricadas el 2 de julio puede parecer satisfactorio para muchos, pero cinco meses de organización y capacitación al montar una estratégica y planificada resistencia civil masiva a partir del día que Peña Nieto ocupe el cargo lo privaría de utilizar a Calderón como su refuerzo. En cualquier caso, cinco meses de organización, ya se trate de brigadas o de células, el entrenamiento y preparación sin duda producirán una resistencia más fuerte que la que pudiera lograr una espontánea erupción. Recuerden que en Egipto la “Primavera Árabe” no empezó en enero de 2011 y terminó en febrero. A ella le precedieron cinco años de trabajo de organización, entrenamiento y preparación antes de llegar a la Plaza Tahrir. Y derrotó a un dictador con treinta años en el poder, cuyo celo por la represión hizo lucir a los regímenes mexicanos como Bambi en comparación.

Mucha de la frustración con López Obrador, incluso entre muchos mexicanos que planean votar por él el 1 de julio, tiene sus raíces en el verano de 2006, los errores y las oportunidades perdidas de una resistencia que no logró su objetivo. Y eso tiene mucho que ver con por qué los jóvenes mexicanos, en particular, están más atraídos por una movilización “contra Peña Nieto” que un apoyo abierto a López Obrador, cuyo discurso es más el de un líder político o estadista del siglo XX que a muchos jóvenes del siglo XXI no los emociona.

Mientras que una gran parte de los participantes YoSoy132 bien podrían emitir un voto a favor de López Obrador en un mes a partir de ahora (y otros no, y lo que es impresionante, las dos tendencias se han puesto de acuerdo en desacuerdo sobre ese punto a fin de unificar algo más), si hay una lucha post-electoral contra la ilegitimidad de las elecciones, será más difícil para López Obrador para dirigir exclusivamente como lo hizo en 2006. Sí, él tendrá sus propios millones de acérrimos partidarios que esperan instrucciones de su líder. Pero las fuerzas YoSoy132 pueden determinar llevar a cabo su propio camino de acción en respuesta a una contienda electoral espuria e injusta que regrese al poder al PRI.

Dos fuerzas principales que actúan en el mismo espacio político y social de oposición a un régimen o de sus políticas a menudo están en tensión. Eso fue particularmente evidente en 2006 entre las hostilidades de La Otra Campaña y el Subcomandante Marcos por un lado y por el otro López Obrador, y su colación de partidos y partidarios. En el 2011 y 2012 han ocurrido tensiones similares entre el movimiento por la paz inspirado por Sicilia y las fuerzas de López Obrador. Parte de esto es sólo debido a la lógica distinta de una izquierda electoral y la izquierda no electoral. Cada uno tiene alianzas y sectores que son desconfiadas por determinados sectores de la otra coalición.

Si es que hay una lucha post electoral en el 2012, ambos sectores harían bien en reconocer que ninguno hará desaparecer al otro o lo hará irrelevante. Lo peor que podría pasar para ambos sería si la competencia por el espacio político se rompe en disputas tan severas que imposibiliten el diálogo o comunicación entre ambos. en disputas tan severa que el diálogo o la comunicación entre los dos sería imposible. Es entonces en que para ambos los acontecimientos se saldrían de control, y sería una división que los intereses estatales y económicos -y sus infiltrados en ambos lados- sabrían explotar para destruirlos. Esperamos que esto no signifique volver a vivir 2006 u otros años de batallas fallidas, sino para superarlas y seguir adelante en el futuro.


De las 16 mesas de trabajo, las más pequeñas tenían al menos 250 participantes. Foto DR 2012 Isadora Bonilla.
De hecho, en la sociedad cada uno tiene su propia posición y habilidad para hacer lo que mejor sabe hacer. López Obrador tiene la velocidad y la libertad de acción rápida de un comando militar y “tropas” civiles que lo seguirán al instante a cualquier lugar que lo pida. Pero esa fuerza también es una debilidad; encarcelar o desacreditar gravemente al líder y las masas no será tan eficaz. Los grupos YoSoy132 han comenzado a organizarse horizontalmente en “células” que se registran a través de su página web. Al 30 de mayo había 150 de ellos con sus miembros registrados. Algunos tienen pocos miembros y otros cientos (el más grande tenía 758 miembros). Muchos se llaman “Grupo de Acción Pacífica” de una ciudad, pueblo o la universidad. “La única regla”, anuncia la página web, “es mantener nuestras exigencias y demandas objetivas, sin agresiones, absolutamente pacificas.” Dentro de esa única pauta, los grupos celulares son libres de actuar por su cuenta. Si el próximo mes tienen éxito al hacerlo, será una fuerza sin cabeza que pueda cortarse, y eso es lo más difícil para un régimen que quiere decapitar.

Durante los últimos doce días, han habido más marchas, acompañadas por la acostumbrada emoción de los medios alternativos que también han acompañado otros levantamientos, aparentemente instantáneos de las dos últimas décadas en México. Muchos de los mismos grupos de activistas que hace un año se estaban adjuntando como notitas post-it en el movimiento por la paz ya se han adherido, junto con sus consignas y sus causas a YoSoy132.

Sicilia, que -con la excepción de su diálogo del 28 de mayo con los candidatos presidenciales- en el 2012 no ha recibido una fracción de la atención de los medios que su lucha recibió hace un año (un tema que explora en profundidad durante su reciente charla en la Escuela de Periodismo Auténtico). También él estuvo en una de las recientes marchas llevando un cartel “YoSoy132” cartel. En la tendencia de la izquierda de los siempre cambiantes “movimiento del mes,” estos momentos tienden a entrar y salir de moda; tos están esperando a terminar con la última lucha para seguir con la siguiente. Así no es como se han logrado los cambios históricos.

Otras de las viejas generaciones de izquierdistas, escribieron poéticamente a través de sus cuentas en Facebook sobre lo inspirador que son los jóvenes en la misma forma que las viejas generaciones los elogiaron cuando eran jóvenes rebeldes. Un intercambio que vimos en las redes sociales fue cuando vimos que un joven organizador escribió la consigna “Alerta, alerta, alerta que camina, la lucha estudiantil por América Latina”, a lo que una persona mayor respondió: “¡Yey! ¡Igualito que cuando yo era joven!” Si bien hay que decir sobre rendir homenaje a los movimientos y momentos de los años pasados, cuando las recetas y fórmulas de los movimientos fallidos se repiten, también tiende a lograr los mismos resultados de fracaso.

Después de menos de tres semanas, lo que empezó tan joven y fuerte ha comenzado a recoger algunos de los lastres de las cosas viejas. Las divisiones -fomentadas tanto por los egos como por infiltrados, no sólo del gobierno, sino también de partidos y grupos ideológicos con intereses- ya han iniciado su trabajo sucio (un reciente correo electrónico llegó a nuestra bandeja de entrada proveniente de presuntos estudiantes anónimos de la Universidad Nacional- alguna vez el epicentro de la protesta, con un cuerpo estudiantil más de la clase obrera que la Ibero- pidiendo a la gente recuperar la lucha de los jóvenes de las universidades de élite). A veces es fácil tener la sensación de hundimiento de que este “movimiento del mes” (un movimiento, por definición, debe durar los años que necesite para organizar un verdadero cambio, no pocos meses) podría ir por el camino de los “Trending Topics” anteriores: es decir, la humillante, aplastante y dolorosa derrota.

Lo que esta vez podría ser diferente

El miércoles 30 de mayo, más de seis mil estudiantes de universidades de todo México se reunieron al aire libre en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y se pusieron a trabajar. Sin ningún tipo de oradores acaparadores sin micrófono de las manifestaciones gringas “ocupa” del año pasado, más de 150 voceros designados de las universidades facilitaron la discusión y el debate a través de micrófonos reales. Los participantes se registraron, se recogió su información personal, y les proporcionaron credenciales con su nombre y apellido visibles. Lo mismo sucedió con las credenciales para la prensa y observadores: En todo momento se sabía exactamente con quien se estaba hablando.


En México muchos movimientos y huelgas estudiantiles han tenido lugar en las décadas recientes para salvar la educación pública. Pero desde 1968 no ha habido un movimiento estudiantil nacional para resolver los problemas de un régimen entero y los medios que lo apuntalan.Foto DR 2012 Isadora Bonilla.
Ya se habían organizado comisiones para todas las categorías logísticas (comunicaciones, primeros auxilios, seguridad, derechos humanos, etc.). Hubo muchas señales esperanzadoras de que los jóvenes constructores de este capítulo de la historia son más inteligentes, más rápidos y más coherentes que sus padres u hermanos en sus años rebeldes. Algunos de los términos más importantes ya se habían establecido, las células descentralizadas, la exigencia absoluta de la acción pacífica orientada a objetivos sin agresiones hacia nadie, y la misma inteligencia tecnológica que en años recientes se ha visto en Egipto y otros países.

Los participantes se dividieron en dieciséis mesas de trabajo, cada una con un tema específico, incluyendo Medios de comunicación, Elecciones e información, Organización del Movimiento, Arte y Cultura, Ciencia y Salud, Violencia y represión, Agenda Post-Electoral, y más. Los grupos de trabajo más pequeños tenían más de 250 participantes.

De esos grupos de trabajo se realizó una sesión plenaria donde se llegó a los primeros acuerdos. Esas decisiones pasarán ahora a cada universidad para ser votadas antes del 5 de junio. Los acuerdos incluyen:

– El movimiento es independiente de cualquier partido político y denunciará cualquier intento de los medios por vincularlo a alguno – El movimiento se opone a la manipulación de los medios de comunicación, especialmente la que trata de restaurar el viejo sistema antidemocrático representado por Enrique Peña Nieto. – Invita a otros movimientos que han sido perjudicados por las actuales políticas nacionales a unirse a los estudiantes. – Es una regla del movimiento el no participar en acciones violentas. – El movimiento se opone a las políticas económicas neoliberales.

-El movimiento seguirá de cerca las elecciones, exigirá un debate adicional de los candidatos presidenciales e insistirá que sea transmitido en cadena nacional. Exigirá la cancelación del contrato que la empresa Hildebrando tiene para contar los votos (la misma empresa que participó en las elecciones en desgracia de 2006).

– El movimiento se mantendrá organizado para responder a cualquier intento de fraude electoral. – El movimiento llama a que las Fuerzas Armadas regresen a sus cuarteles y que el gobierno deje de utilizarlas en la guerra contra las drogas. También exige que el presidente Felipe Calderón sea llevado a juicio por los delitos de esa guerra, y que los funcionarios de Chihuahua y el Estado de México sean castigados por los evidentes feminicidios que han asesinado a tantas mujeres en ambos estados. – El movimiento creará “un manual para las movilizaciones”, y otro manual para las brigadas. – El movimiento expresó su solidaridad con otros movimientos y las víctimas, incluyendo un llamado a la libertad de los presos políticos, la democratización de los sindicatos controlados por el gobierno o partidos políticos, aumento del salario mínimo, la convocatoria de un Congreso Nacional Agrario, y el cumplimiento de los Acuerdos de San Andrés por la autonomía indígena, entre otros. – Al ser un movimiento estudiantil, también ofrece una detallada lista de las demandas sobre el sistema de educación pública en México.

Entre las palabras pronunciadas durante la asamblea: “somos hijos y herederos de todas las crisis y represiones de las últimas décadas”, y “todos los 60.000 muertos de Calderón están aquí con nosotros hoy.” Hubo frecuentes llamados a “dejar de estar frente a la computadora” y organizar directamente entre las personas.

Como era de esperar, también hubo el tipo de epítetos y de limitada coherencia que las televisoras que son blanco de este movimiento muestran “¡Puto Calderón, puto, puto!” y la respuesta de otros pidiendo varias veces a los que gritaban que hicieran las cosas con respeto.

Y casi todos los asuntos y temas discutidos en la gigantesca asamblea, cualquiera que haya sido tendía a volver al problema de los medios de comunicación. Ese enfoque también se puede ver en uno de los nuevos vídeos, subido el jueves a la página de YoSoy132:

El video cubre muchos de los puntos mencionados anteriormente y termina con varias declaraciones repitiendo: “Por una democracia auténtica, yo soy 132.”

También pide a los periodistas y comunicadores honestos nacionales e internacionales informar sobre sus pasos. Como periodistas auténticos, tenemos la obligación de responder y cumplir con ese llamado.

Share |

Haz click aquí para más del Otro Periodismo con la Otra Campaña

Read this article in English

Discussion of this article from The Narcosphere

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America