<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español November 23, 2017 | Issue #40


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #39
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Ya Basta en San Blas, Oaxaca

La ciudadanía tomó el palacio municipal por asalto... trece meses después, el Subcomandante Zapatista visitará el todavía ocupado edificio de gobierno


Por Michael Kummer
El Otro Periodismo con la Otra Campaña en Oaxaca, México

6 de febrero 2006

El 1º de enero de 2005 la gente de San Blas Atempa, Oaxaca –cansada de una docena de años bajo el gobierno de un solo partido controlado por la jefa política llamada Agustina Acevedo Gutiérrez- la sacó del palacio municipal con piedras, palos, gasolina y fuego.

Hoy, trece meses después, el palacio de gobierno permanece bajo control rebelde mientras la administración oficial –que aún recibe presupuestos federal y estatal- trabaja en el exilio en un edificio diferente, con su jefa política convertida en legisladora estatal, tratando de recuperar el control de la tuba local.


Carros quemados durante el levantamiento del año pasado en San Blas Atempa.
Foto: D.R. 2006 Annie P. Warren
Es en esta volátil situación que el Sucomandante Zapatista Marcos –en su gira de seis meses a todo México como Delegado Zero- entrará esta noche de lunes, 6 de febrero, a invitación de la gente que lucha en San Blas Atempa.

Fue el día de Año Nuevo de 2005 cuando la ciudadanía de San Blas Atempa “se levantó con piedras”. El sucesor que Acevedo escogió a dedo como alcalde estaba a punto de instalarse, por lo que la mujer conocida localmente como “La tina aguada” (en zapoteco, la lengua nativa, “tina” quiere decir foráneo, pero en un juego de palabras con el español, común en estas tierras le han puesto así) decidió pernoctar en el palacio municipal en su última noche como alcalde.

Apareció a la mañana siguiente desde el interior para un arrogante espectáculo de poder. En algún momento de la mañana, dicen los pobladores locales, sacó su lengua para burlarse de la multitud enfurecida. Para instalar a su lacayo en la silla de alcalde, había sobrepasado las leyes electorales estatales y simplemente lanzó un edicto, vía una “asamblea pública” en la que –nadie lo olvida- la policía bajo su comando dejó entrar a sus simpatizantes y mantuvo afuera a sus opositores.

Mientras la jefa política conocida como Tina se mofaba del público, llegó primero la lluvia de piedras y ladrillos lanzados contra el balcón donde se encontraba. Entonces sus propias fuerzas de seguridad –armadas con rifles AK-47- dispararon a la multitud. Cuatro personas heridas de bala y el hombre que las llevó al hospital fueron arrestados luego y permanecen hasta hoy como presos políticos.


Mujeres de San Blas.
Foto: D.R. 2006 Annie P. Warren
La gente respondió inmediatamente. Quemaron los carros de los funcionarios de la Tina que estaban estacionados alrededor del palacio. Luego algunos echaron gasolina sobre el cemento del piso del edificio. Las flamas subieron por las escaleras hacia la jefa política (una fuente explicó al Otro Periodismo: “Huyó, con gasolina en su ropa y en su cabello, luego de pedir por su vida. Los campesino le dijeron que la iban a quemar viva. Luego afirmaron que no tenían fósforos y la dejaron escapar”).

Esa noche violenta el palacio municipal fue convertido en un “municipio autónomo”, mismo nombre que usan los zapatistas de Chiapas que ahora usan los campesinos de San Blas Atempa (de 17 mil habitantes) para describir un gobierno local que puede gobernar aún sin fondos desde arrriba: “Hemos peleado por el reconocimiento a varios niveles, pero nuestros pedidos han sido negados”, describe el doctor Francisco Salud Acevedo durante la visita del Otro Periodismo a este pueblo el 4 de febrero, uno de los 72 ciudadanos de San Blas que tienen orden de arresto pendiendo de sus cabezas a partir del asalto al palacio.

“Hemos intentado de conseguir ayuda a nivel regional y estatal”, dice el doctor Salud, “pero nadie nos ha escuchado”.

Mientras, la ciudadanía cuida del palacio y de sí misma. “Cada uno de nosotros dona tanto como puede gastar y viene para acá tanto como puede”, explicó uno de los campesinos durante su guardia.


Adentro del palacio municipal de San Blas Atempa.
Foto: D.R. 2006 Annie P. Warren
“La señora Agustina Acevedo Gutiérrez nos pagaba 500 pesos si entrábamos a su partido y votábamos por ella. Pero luego de mucho tiempo fue ya realmente bastante y muchos de nosotros comenzamos a votar por el candidato que más nos gustaba”, explica una señora que entrevistamo en el mercado local. “Los mítines electorales del doctor Salud tenían tres o cuatro veces más gente que los de la señora Agustina Acevedo Gutiérrez. Pero estaba tan desperada por ganar que probablemente quemaba o escondía nuestros votos para que ganara su candidato”.

Los presos políticos aún encarcelardos son Alfredo Jiménez Henestrosa, Feliciano Jiménez López, Jorge Reyes Ramírez y Roberto Ortiz Acevedo. “Fueron llevados a un hospital en Salina Cruz y de ahí trasladados a un hospital en la ciudad de Oaxaca. Luego los metieron en la cárcel de Tehuantepec. José Luis Sánchez, nuestro compañero que iba con ellos, también fue encarcelado”, dijo un pariente de uno de los presos políticos.

“Afortunadamente no la matamos”; dijo una mujer local vestida con su tradicional huipil zapoteco, “porque nos hubiéramos convertido en asesinos. No somos asesinos, somos solamente gente sencilla que exigimos nuestros derechos”.

En las horas previas a la visita del Subcomandante Marcos, el Otro Periodismo publica la palabra de las fuerzas rebeldes de San Blas Atempa, directamente y sin cencura: el texto de las palabras del Municipio Autónomo Popular, ofrecido a sus periodista y a la opinión pública el sábado pasado.

Continuará…

Share |

Haz click aquí para más del Otro Periodismo con la Otra Campaña

Read this article in English
Lesen Sie diesen Artikel auf Deutsch
Lisez cet article en français
Legga questo articolo in italiano

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America