<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español November 21, 2017 | Issue #41


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #40
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Responde la gente con solidaridad a la violencia en Atenco

Un día de protestas y bloqueo de carreteras en la Ciudad de México y sus alrededores en tanto los pobladores de Atenco huyen de la policía


Por Amber Howard
El Otro periodismo con la Otra Campaña en la Cuidad de México

6 de mayo 2006

Estudiantes, organizaciones de trabajadores, sindicatos y civiles se reunieron en la carretera México-Texcoco a las 8:00 del jueves en la mañana cerca de la estación del metro Santa Marta para protestar por los eventos en San Salvador Atenco, donde la mañana anterior cientos de policías removieron violentamente a un grupo de vendedores de flores de sus puestos de venta cotidianos. Tras la resistencia de los campesinos, el área estalló en una confrontación. En solidaridad con la gente de San Salvador Atenco estos grupos cerraron la autopista a todo el tráfico. Al mismo tiempo, estudiantes de la UNAM trabajaron en conjunto para cerrar la Avenida de los Insurgentes, una de las principales avenidas de la Ciudad de México, estudiantes del barrio de Vallejo cerraron el tráfico en la Calzada Vallejo y otros grupos estudiantiles llevaron a cabo acciones similares. Las conexiones carreteras de la Ciudad de México con Puebla, Toluca y Cuernavaca también fueron detenidas por varias horas para denunciar las acciones violentas en Atenco.

A las 4:00 am, mientras la gente de Atenco seguía manteniendo control del área, llegaron 20 autobuses de la policía llenos con 1,500 policías. En el transcurso de la mañana llegaron otros 800 policías federales. Su primera acción fue romper el bloqueo de la carretera Texcoco-Lechería como a las 7:00 am. Unas 60 personas todavía pudieron hacer retroceder la enorme cantidad de policías.

Para las 11:00 am llegaron reportes de que la policía había tomado la plaza principal de Atenco, en cuyo auditorio los pobladores tenían secuestrados policías. La policía entonces fue casa por casa golpeando las puertas, arrestando gente, derribando puertas y rompiendo ventanas. Con unas 200 personas arrestadas y la policía todavía alborotada, el equipo del Otro Periodismo de Narco News decidió que teníamos que estar ahí para reportar la injusticia. La gente que estaba en contacto con los de Atenco decían que los habitantes se estaban escondiendo en varias casas para que no los encontrara la policía.

A las 2:00 de la tarde nos enteramos de que la escena se había calmado significativamente, que los enfrentamientos en las calles habían cesado y que los pobladores habían sido forzados a retroceder a sus casas. Cuando llegamos a Atenco aproximadamente a las 2:30 de la tarde, lo único que se podía ver en las calles era la policía. Pululaban como abejas literalmente, tomando la plaza y llenando cada calle con sus carros y autobuses. Desde antes de llegar a Atenco, sobre la carretera vimos multitudes de autobuses descubiertos repletos de policías municipales, estatales y federales. Porqué se requeriría tan dramática fuerza policíaca para la pequeña población de Atenco pone en duda los motivos reales detrás de la acción de los días anteriores, hasta que punto fue premeditado y provocado. Unos 5 diferentes grupos policiales estaban presentes, algunos con equipo antimotines, otros en caqui con chalecos antibalas, algunos en camuflaje, con bastones como arma desde este punto, descansando en la sombra. Es sorprendente que apenas unas horas antes esto fuera una zona de guerra, y ahora los policías estén durmiendo regados en el pasto. Las calles les rendían tributo al daño y la hostilidad de los días anteriores, con pedazos de vidrio regados, una mezcla de cócteles Molotov y ventanas de la gente. Carros con todos sus vidrios rotos, quemaduras en el asfalto, nada de gente a la vista, tiendas cerradas y sólo la policía por todas partes a donde quiera que se volteara. Caminando por las calles, todavía se podían sentir los remanentes de los gases lacrimógenos y pimienta, quemando la nariz y sofocando la garganta.

La gente de Atenco estaba traumatizada, muy pocos caminaban por la calle y los que lo hacían estaban demasiado atemorizados para hablar de lo que había pasado en días anteriores por miedo a las repercusiones de las fuerzas policíacas todavía presentes. En una casa de Atenco un grupo de 23 personas se ocultaron de la policía en dos cuartos. Al darse cuenta del nivel de violencia y de la gente que huía a ninguna parte (muchos habían llegado la noche anterior en solidaridad con Atenco), la pareja dueña de la casa abrió sus puertas a las 6:30 de la mañana para los que quisieran entrar. Entre estos estaba Alexis Benhumea de 20 años, malherido por una lata de gas disparada por la policía que lo golpeó en el lado izquierdo de la cabeza.

Benhumea, estudiante de economía de la UNAM, llego a apoyar al pueblo de Atenco con su padre, Ángel Benhumea, un profesor de la misma universidad. Aun cuando fue brutalmente herido a las 6:30 de la mañana, los que se estaban escondiendo temían salir de la casa para ir al hospital por la amenaza de mayor hostilidad y violencia policíaca. Pensaron que si salían, en lugar de ayudarlos la policía golpearía o mataría al joven herido. Sin saber lo que pasaba afuera de la casa, estas 25 personas se sentaron encerradas en estos dos cuartos, asustados, con Alexis sangrando profusamente de la cabeza. Un intento de llamar a una ambulancia fue en vano: a las 5:00 la Cruz Roja del Estado de México dijo que su personal no podía llegar por razones desconocidas, y a los que se escondían, sin ningún otro recurso, se les dijo que llamaran al 060 (como el 911 de otros lugares) o a la policía. Finalmente, aproximadamente a las 5:30 de la tarde Benhumea fue llevado al hospital en una camioneta de transporte local anónimo junto a su padre, donde permanece para ser tratado por fractura en la cabeza.

Una reunión fue llamada para las 6:00 pm en la Ciudad de México para unir a diferentes grupos, incluyendo muchos estudiantes, interesados en solidarizarse con la gente de Atenco y crear un plan de acción. El auditorio de Unios estaba repleto de gente, con todas las sillas tomadas y gente de pie en la entrada, los pasillos y recargados en las paredes. El sentimiento general de la reunión fue de la necesidad de ir a Atenco para apoyar a los pobladores y denunciar la violencia policíaca. Se decidió reunirse hoy, 5 de mayo del 2006 en la Universidad de Chapingo y marchar juntos a Atenco. Se llama a todos los que puedan a asistir, traer pancartas, consignas y voces altas. Otra propuesta presentada durante la reunión fue hacer una Asamblea Nacional en Atenco este [sábado] 6 de mayo de 2006. Una cosa está clara: la gente de Atenco no está sola.

Share |

Haz click aquí para más del Otro Periodismo con la Otra Campaña

Read this article in English
Legga questo articolo in italiano

Discussion of this article from The Narcosphere

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America