<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español November 22, 2017 | Issue #41


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #40
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

¿“Mano dura” o cacería de brujas?

La realidad de la violencia de Atenco frente a las mentiras de los medios y los gobiernos


Por Quetzal Belmont
El Otro Periodismo con La Otra Campaña en San Salvador Atenco

7 de mayo 2006

Ciudad de México y San Salvador Atenco.- Alrededor de las seis y media de la mañana del pasado 4 de mayo podían verse las imágenes televisivas del operativo desplegado por la policía estatal y federal, dentro del poblado de San Salvador Atenco, localidad ubicada en el Estado de México, a tan solo 40 minutos de la capital del país.

La finalidad del operativo era recuperar a los 11 policías que estaban bajo el resguardo de habitantes de Atenco, los cuales fueron retenidos el día anterior durante los fuertes enfrentamientos entre la policía y los vecinos de Atenco.


Foto: D.R. 2006 Amber Howard
Pareciera que al gobernador del estado Enrique Peña Nieto, no le importa los costos socio-políticos y humanos que puede traer el hecho de poner “mano dura” con los habitantes de dicho poblado. Pero el reflejo de los operativos, o mejor dicho de la “redada”, han dado como resultado más de 200 detenidos, gente golpeada, algunos heridos, otros desaparecidos, la muerte de Javier Cortés (14 años). Ya está confirmado que Cortés fue muerto por bala (es decir por la policía) y no por un petardo como diversos medios de comunicación repitieron en varías ocasiones: que el joven había muerto por la explosión en el pecho de un petardo perteneciente a los pobladores de Atenco, versión que desde un principio se sabía que era falsa. Y por último Alexis Benhumea, estudiante de Economía en la UNAM, de 20 años de edad se encuentra en estado de coma, debido a la explosión de un proyectil lacrimógeno en su sien izquierda.

Esto nos recuerda a las cacerías de bruja: Ignacio del Valle, líder de Atenco se encuentra ahora preso en un penal de máxima seguridad; su hija América del Valle, está resguardada por una existente orden de aprehensión en su contra. Periodistas de medios independientes han sido detenidos, reporteros extranjeros detenidos se encuentran en una inestable situación migratoria. Inclusive Valentina Palma, documentalista Chilena, ha sido deportada a su país, aún cuando hay un video que muestra que ella se encontraba trabajando en esos momentos, además de contar con un amparo y una orden de un juez para detener la deportación. Nuevamente se hace presente letra muerta en las leyes mexicanas.


Detención en Atenco, 4 de mayo
Photo: D.R. 2006 Ratón Maicero
Esta misma madrugada del jueves, cercana a las 4 de la mañana se escuchaba el sonar de las campanas y los cohetes en la localidad de Atenco, con la intención de alertar a los vecinos de la comunidad ante un posible ataque u “operativo”. En entrevista con un poblador de Atenco, comentó que estaban agotados por los enfrentamientos del día anterior y lo que sucedió este jueves es que “los agarraron dormidos”.

El hecho es que dormidos o no, hubo un visible despliegue de fuerzas por parte del gobierno. La estrategia policiaca consistió en rodear el poblado de Atenco con 3000 elementos de la Policía Federal Preventiva (PFP), mismos que abrieron paso para que posteriormente entrara la policía estatal y atrás de estos los granaderos.

La noche anterior acudieron personas de diversos sectores de la población —principalmente de lugares cercanos al Estado de México—, entre ellos estudiantes, miembros del sindicato de trabajadores y comerciantes; la finalidad de estos era fungir como observadores para que los habitantes de Atenco, no fuesen nuevamente objeto de violencia y represión. Pero de observadores pasaron a ser observados, agredidos y fuertemente violentados.

Es preciso hacer una pausa; de ambas partes (policías y habitantes de Atenco) han habido heridos y hemos visto imágenes fuertes en las que se han golpeado de manera bastante inhumana. Pero un punto elemental, de gran trascendencia, es la disparidad de fuerzas entre estos, tanto en cantidad de miembros, como en sus objetos de ataque o defensa (cuestión de percepciones).

Después de que la PFP abriera el paso a las otras fuerzas policíacas, estos se encontraron con los vecinos de Atenco y con demás personas que acudieron al lugar, mismo momento en el que fueron replegados tras aventarles proyectiles con gas pimienta, lo cual genero una gran nube de humo e impido aún más la visibilidad de la gente. Situación favorable para algunos ya que les permitió esta nube de humo irse a esconder a lugares cercanos sin ser vistos por la policía, para otros fue desfavorable porque comenzaron a intoxicarse como resultado de esos gases pimienta, y fueron detenidos.

Desde la mañana hasta la tarde, los agentes de la policía fueron recorriendo las casas, rompiendo los vidrios, tirando puertas, deteniendo a más gente.

Al momento que esto ocurría, en distintas partes de la ciudad se dieron manifestaciones en avenidas principales y bloqueos de importantes carreteras que conectan a la ciudad de México con otros estados de la República Mexicana.

La historia continua…

El Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT), organización liderada por Ignacio del Valle, envió un comunicado en el que denunciaban el incremento de las fuerzas policíacas y el cateo de casas de la comunidad, así como el repliego de personas heridas de gravedad sin posibilidad de servicios médicos.


Foto: D.R. 2006 Amber Howard
Tal fue el caso de Alexis Benhumea, quien asistió junto con su padre Ángel Benhumea y otros miembros del Sindicato de Trabajadores a San Salvador Atenco, con la intención de ir como observadores para evitar nuevamente la violencia suscitada un día antes.

Alexis Benhumea es estudiante de la facultad de Economía en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Tiene 20 años de edad, recién aceptado para cursar una segunda carrera: Matemáticas en la Facultad de Ciencias. Lleva ocho años ejecutando danza clásica y contemporánea.

Dentro de la revuelta, un impacto de uno de los proyectiles de gas lacrimógeno en el costado izquierdo de la cabeza de Alexis Benhumea, le genero dos fracturas en el cráneo, una de ellas expuesta. Después de recibir el golpe, corrieron a alojarse a casa de un matrimonio que les abrió la puerta de su casa para protegerlos. Veintitrés personas se resguardaron en ese domicilio y se encontraban en dos cuartos. Debido al accidente de Alexis, decidieron dejar uno de los cuartos para él, su papá y un doctor que se encontraba en el lugar. Las otras 20 personas se alojaron en el cuarto de al lado. El conato de violencia que se gestaba en las calles de Atenco y la persecución policíaca hacia la gente, dificultaron el poder brindarle pronta ayuda a Alexis. Ante el cuestionamiento de porqué no lo auxiliaron antes, respondieron que no había otra alternativa, ya que de haber salido por ayuda, la policía habría entrado a la casa por los demás y se los habría llevado a golpes, exponiendo aún más a Alexis, quien presentaba un cuadro clínico poco favorable, y estaba inmóvil completamente.

Mientras la gente estaba resguardada, solo escuchaban como golpeaban y arrastraban a las demás personas, se oían gritos, vidrios rotos, como pateaban puertas y el lanzamiento de más gases lacrimógenos.

Al caer la tarde la situación se fue “tranquilizando”; caminando por las calles de Atenco, se podían ver solamente policías a su alrededor, residuos de llantas quemadas, carros destrozados, y basura. Además de un olor extraño, se respiraba también una tensa calma.

A las cinco de la tarde, comenzaron a retirarse gran parte de los elementos de la policía. Este momento fue aprovechado para que los que se encontraban resguardados en el domicilio antes mencionado comenzaran a salir. Cerca de once horas Alexis estuvo resguardado sin recibir la atención médica requerida; únicamente lo tenían acostado en el piso y con una venda alrededor de su cabeza para impedir el sangrado. Conforme fueron pasando las horas, se acrecentaron los síntomas en Alexis: vomito, baja presión, palidez, taquicardia.

Una ambulancia fue requerida para auxiliar a Alexis, pero se negaron a llevarlo, finalmente a las 5:30 de la tarde fue llevado en un carro de transporte público hacia un hospital cercano a la zona. Lugar en el que ahora se encuentra grave de salud, en estado de coma, las probabilidades de vida son escasas.

Ángel Benhumea, padre de Alexis, pertenece al sector de trabajadores, es Delegado sindical de la Universidad Nacional Autónoma de México y fue orador el pasado 2 de mayo durante la visita del Delegado Zero a la UNAM.

En medio de este contexto, las dudas siguen emergiendo, ¿realmente será casualidad lo ocurrido en estos días?, ¿en verdad consideran grupo minoritario a la gente de Atenco? ¿Es cierto, qué la otra campaña pasa desapercibida? ¿Resulta certero, qué no hay represión por parte del gobierno estatal y federal?

Share |

Haz click aquí para más del Otro Periodismo con la Otra Campaña

Read this article in English
Lesen Sie diesen Artikel auf Deutsch
Legga questo articolo in italiano

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America