<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español October 30, 2014 | Issue #44


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #43
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

Haití: Lame Ti Manchèt Acusado de Haber Jugado un Papel en la Matanza de un Fotoperiodista

Reporteros Sin Fronteras no reportó toda la verdad, aún cuando se le han atribuido al grupo vigilante una cantidad abrumadora de asesinatos documentados


Por Jeb Sprague
Especial para The Narco News Bulletin

27 de enero 2007

Habitantes de Martissant, una sección pobre que se extiende a lo largo de la parte sur de Port-au-Prince, han acusado a Lame Ti Manchèt (el Ejército de los Machetes Pequeños), un grupo civil vigilante, de haber jugado un papel en el asesinato del fotoperiodista independiente Jean-Rémy Badio el 19 de enero del 2006. Según SOS Journalistes, de los que Badio era miembro, él fue asesinado después de tomar fotos de los asesinos. Afirman que su familia recibió múltiples amenazas de muerte. La Agence Haitïenne de Presse (AHP) reporta que, según amigos cercanos de Badio, la víctima había sido objeto de amenazas de muerte por parte de los miembros del grupo vigilante “el Ejército de los Machetes Pequeños” y que “habitantes de Martissant acusan a dicho ejército de cometer la mayoría de los asesinatos en el área.”

Un comunicado de prensa emitido por los Reporteros Sin Fronteras (RSF) de París intentó culpar no sólo a Lame Ti Manchèt del asesinato, sino también a otro grupo conocido como Baz Gran Ravine, que no tiene un involucramiento comprobado en el asesinato. La Directrice générale de RSF en Canadá, Emily Jacquard, escribió: “Dos bandas armadas -Lame Ti Manchèt (el Ejército de los Machetes Pequeños) y Baz Gran Ravin (Base del Gran Torrente)- han estado luchando por el control de Martissant durante los dos últimos años.”

El reporte, que no mencionó los cargos que los habitantes presentaron en contra de Lame Ti Manchèt, por haber jugado un papel en el asesinato de Badio, tampoco señaló que la abrumadora cantidad de asesinatos políticos documentados en Martissant durante los dos últimos años han sido ejecutados por Lame Ti Manchèt. Esto incluye la masacre de 21 personas, la quema de 300 casas el 7 de septiembre del 2006, y una masacre llevada a cabo junto con la policía haitiana en un torneo de fútbol patrocinado por USAID el 20 de agosto del 2005. A diferencia de la evidencia masiva que demuestra los destrozos competidos por Lame Ti Manchèt, la gente de Martissant explica de manera consistente que, desde el 2004, Baz Gran Ravin ha actuado como una agrupación de defensa propia.

Poco después del golpe del 2004, se cree que Lame Ti Manchèt surgió bajo la tutela del régimen ilegal de Latortue, cuya misión era “eliminar a la gente hostil al régimen interino” (AHP 1/23/07). Un joven periodista Abdias Jean, fue ejecutado por la policía del régimen interino con una bala en la cabeza en enero del 2005. RSF y otros grupos considerados como partidarios de las autoridades del interinato de Haití no reportaron el asesinato.

Según reportes de AUMOHD, un grupo de los derechos humanos que opera en Martisant, la masacre ejecutada por Lame Ti Manchèt, “buscaba servir como pantalla de humo para incitar a Baz Gran Ravine a tomar represalias y, así, distraer de la presión para meter a la cárcel a policías y civiles involucrados con Lame Ti Manchèt. El coordinador del consejo comunitario de derechos humanos (CHRC) de AUMOHD, Esterne Bruner, fue asesinado por Lame Ti Manchèt el 21 de septiembre del 2006. Pero no se ha reportado ninguna toma de represalias. En lugar de eso, la CHRC no-violenta y no-partidaria, sigue investigando todos los asesinatos”.

El Instituto para la Justicia y la Democracia (IJDH) en Haití observa que “el Ejército de los Machetes Pequeños va a seguir hasta que alguien los detenga. Ellos ejecutaron la masacre en el partido de fútbol en agosto del 2005 con ayuda de la policía, y cerca de un puesto de observación de la MINUSTAH (Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití). Después, volvieron a atacar al día siguiente, quemando casa tras casa. También llevaron a cabo una serie de ataques en el verano del 2006. Pero no MINUSTAH ni PNH van a arrestar a los líderes.”

Imágenes de la masacre del juego de fútbol en agosto del 2005 aparecieron en el documental de Walt Bogdanich’s, autor del New York Times, “Haiti: Democracia Inacabada”. En él, muestra a los policías bien equipados y a los de Lame Ti Manchèt actuando como débiles adjuntos de la policía, corriendo hacia la multitud que gritaba.

Bajo la presión internacional de grupos de derechos humanos, el PNH, con ayuda de las tropas de MINUSTAH de Sri Lanka, arrestaron y encarcelaron con éxito a quince miembros del departamento de policía haitiano, partido que trabajaba con Lame Ti Manchèt, de acuerdo con lo citado en las investigaciones policíacas. Sin embargo, los individuos arrestados fueron puestos en libertad bajo fianza en febrero del 2006. El 19 de octubre del 2006, el juez Peres Paul emitió su juicio final liberando a todos los policías de cualquier responsabilidad, pero nombró a los civiles en el caso que refirió a la corte criminal.

Organizaciones de los derechos humanos han criticado al juez Peres Paul, quien, en tanto seguidor del gobierno interino, liberó a los policías que trabajaban con Lame Ti Manchèt. El jefe del PNH, Mario Andersol, criticó la corrupción que existe entre los judiciales; en respuesta a esto, un grupo de ellos se puso en huelga. Los civiles que fueron referidos a la corte criminal por el juez Peres Paul fueron Marck alias Ti Ink, Tél Kale, Kiki Ainsi Connu, Roland Toussaint, Frantz alias Gerald Gwo Lombrit, Roudy Kernisan alias comandante Roudy (cabeza del Lame Ti Manchèt), Carlo alias Choupit, y Jean Yves alias Brown.

Guyler Delva, de la Asociación de Periodistas Haitianos (AJH) ha denunciado el asesinato de Badio en numerosos medios haitianos. Amnistía Internacional también ha emitido un comunicado de prensa condenando el asesinato de Badio. Los reportes de la Associate Press que Fred Blaise, un portavoz de la policía de la ONU, explicaron los miembros de las bandas eran sospechosos del asesinato, pero no se había hecho ningún arresto. Después del reciente asesinato de Badio, el primer ministro haitiano, Jacques Edouard Alexis, autorizó a soldados de MINUSTAH a incrementar los patrullajes en Martissant.

Miles de personas han sido asesinadas en Haití desde el derrocamiento inconstitucional de su gobierno electo en febrero del 2004. Un estudio científico realizado mediante una muestra espacial aleatoria y publicado en la revista médica británica, The Lancet, encontró que, desde principios del 2004 hasta mediados del 2006, 4,000 personas fueron asesinadas por las fuerzas del gobierno interino y sus seguidores armados en el área de Port-au-Prince. La segunda mitad del estudio, cuyos autores presentaron este mes, demuestra que la mayoría de los blancos eran seguidores de Lavalas y Lespwa.

Para más información, véase HaitiAnalysis.com.

Actualizado el 26 de enero.

Share |

Haz click aquí para más del Otro Periodismo con la Otra Campaña

Read this article in English
Lisez cet article en français

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America