<i>"The Name of Our Country is América" - Simon Bolivar</i> The Narco News Bulletin<br><small>Reporting on the War on Drugs and Democracy from Latin America
 English | Español November 18, 2017 | Issue #61


Making Cable News
Obsolete Since 2010


Cambiar Colores: blackwhiteabout colors

Imprimir
Comentarios

Buscar en Narco News:

Narco News Issue #60
Archivos completos

Narco News is supported by The Fund for Authentic Journalism


Follow Narco_News on Twitter

Sign up for free email alerts list: English

Lista de alertas gratis:
Español


Contact:

Director General:
Al Giordano


Opening Statement, April 18, 2000
¡Bienvenidos en Español!
Bem Vindos em Português!

Editorial Policy and Disclosures

Narco News is supported by:
The Fund for Authentic Journalism

Site Design: Dan Feder

All contents, unless otherwise noted, © 2000-2011 Al Giordano

The trademarks "Narco News," "The Narco News Bulletin," "School of Authentic Journalism," "Narco News TV" and NNTV © 2000-2011 Al Giordano

XML RSS 1.0

El Gobierno de Chiapas trata de Adjudicar a un Líder Campesino un Arsenal Incautado

Comunicados de Prensa Contradictorios Siembran la Duda en las Afirmaciones del Gobierno


Por Kristin Bricker
Especial para The Narco News Bulletin

26 de octubre 2009

El pasado 16 de octubre, la Policía Federal mexicana trasladó al líder campesino José Manuel “Chema” Hernández Martínez a una prisión federal de máxima seguridad, a 26 horas de distancia de su hogar. Chema es el líder de la Organización Campesina Emiliano Zapata (OCEZ). El gobierno manifiesta que lo trasladaron “por su propia seguridad”.

El gobierno afirma que el 9 de octubre descubrió un gigantesco arsenal—supuestamente el mayor decomiso de armas en la historia de Chiapas, así como la incautación de armas más grande del país en lo que va del año. El gobierno del estado de Chiapas dice en un comunicado de prensa que “de acuerdo a declaraciones hechas por los detenidos en la operación, el arsenal estaría vinculado a José Manuel Hernández Martínez.”

El comunicado de prensa, fechado el 18 de octubre, pretende justificar el traslado de Chema a la prisión federal de máxima seguridad “por su propia seguridad”. El comunicado continúa: “Se detectó que personas, compañeros de la organización en que milita José Manuel Martínez, querían atentar contra su integridad física, para que éste no declarara a las autoridades acerca de este arsenal.” La familia de Chema no tenía conocimiento de dichas amenazas; ellos reclamaron que el traslado es parte de una medida del gobierno para aislarlo de su familia, abogado y de su base de apoyo político.

El 12 de octubre, el gobierno de Chiapas emitió un comunicado de prensa concerniente a la incautación de armas. El comunicado de prensa explica cómo el gobierno detuvo a tres personas que los condujeron a las armas. Los tres hombres son: Juan Rocha Flores, de Reynosa, Tamaulipas; Joel Díaz González y Silverio Osorio López, ambos originarios de Huimanguillo, Tabasco. De acuerdo con el comunicado de prensa, todos “dijeron ser integrantes de un grupo delictivo” de la región; uno de los hombres dijo “pertenecer a una organización fachada ‘de lucha social’ denominada OCEZ u OPEZ.” El comunicado de prensa no menciona específicamente a Chema; el comunicado en el principio justifica que el traslado de Chema a Nayarit hace el vínculo explícito entre el arsenal y Chema.

El 13 de octubre la Procuraduría General de la República (PGR) emitió un comunicado de prensa donde afirma que el gobierno de Chiapas puso a los tres hombres referidos bajo custodia del gobierno federal para su procesamiento y enjuiciamiento. El comunicado de prensa de la PGR declara que los tres hombres admitieron ser sicarios y “halcones” (fuerza de élite) de Los Zetas, el ejército privado del cártel del Golfo que ocasionalmente trabaja con la organización de tráfico de drogas de los hermanos Beltrán Leyva. El comunicado de prensa de la PGR no menciona ni a la OCEZ ni a la OPEZ, ni a Chema. Asimismo, el comunicado de prensa previo del gobierno de Chiapas no menciona a Los Zetas.

Contradicciones Compensan Consistencias

Los tres comunicados de prensa (dos del gobierno de Chiapas y uno de la PGR) incluyen una serie de inconsistencias que arrojan una sombra de duda sobre sus afirmaciones, particularmente la, así llamada, evidencia que incrimina a Chema y a la OCEZ.

Las inconsistencias de los comunicados de prensa comienzan en el momento en el que los hombres son detenidos. El comunicado de la PGR reporta que la Policía Estatal Preventiva (PEP) de Chiapas, detuvo a los hombres en un retén. Según la PGR, los hombres trataron de evadir el puesto de control. El comunicado de prensa del gobierno chiapaneco establece que los hombres fueron detenidos en una inspección de rutina (la cuál podría ser el retén que la PGR menciona, pero la redacción es demasiado vaga como para estar seguros) en una carretera que conecta las ciudades de Frontera Comalapa y Comitán. He aquí el problema: La carretera Frontera Comalapa-Comitán es una carretera federal. La policía estatal no tiene jurisdicción en las carreteras federales; solamente la tienen la Policía Federal y el Ejército. La policía estatal no puede realizar arrestos en las carreteras federales a menos que estén participando en una operación conjunta con las autoridades federales (ninguno de los tres comunicados de prensa hace referencia a una operación conjunta en esa carretera en el momento). Y ciertamente, la policía estatal no puede instalar puntos de revisión en las carreteras federales. Entonces ¿por qué los comunicados de prensa dicen que la policía estatal detuvo a los hombres en un retén de una carretera federal?

Los comunicados de prensa también dan razones contradictorias en el por qué de la detención de los hombres. El comunicado de prensa del gobierno chiapaneco establece: “Al practicarles una revisión de rutina [a los tres hombres detenidos] cuando viajaban sobre la carretera que conduce del municipio de Frontera Comalapa a Comitán de Domínguez, a bordo de un vehículo marca Chrysler, tipo Pick up Ram, color gris, doble cabina, los indiciados respondieron de manera nerviosa, tratando de sobornar a los efectivos policiacos.” El comunicado de la PGR establece que los hombres trataron de evadir el punto de revisión carretero.

Aún más interesante es que ninguno de los comunicados de prensa emitidos afirma que los hombres tuvieran algún tipo de contrabando con ellos al momento de su detención. Así que aparte del intento de soborno que pudo o no haber ocurrido, parece que los agentes que los detuvieron no tenían ninguna evidencia en contra de ellos. Ésto plantea la pregunta: ¿por qué los hombres habrían intentado sobornar a los oficiales si no tenían algún objeto de contrabando en el vehículo?

Las Organizaciones

Una de las contradicciones más llamativas en los tres comunicados de prensa es la información que incrimina directamente a Chema y a la OCEZ: los testimonios de los tres detenidos en relación a para quién trabajan. Los comunicados de prensa del estado de Chiapas afirman que los tres sospechosos dijeron a la policía que eran miembros de la “OCEZ u OPEZ”. Es muy raro que los hombres detenidos no estén seguros a que organización pertenecen. Lo que es aún más raro es que las dos organizaciones a las que dicen podrían pertenecer: la Organización Proletaria Emiliano Zapata (OPEZ) se separó de la OCEZ hace años, y ambas organizaciones y sus miembros no se llevan bien en absoluto. Es muy poco probable el sobreponer la pertenencia en ambas organizaciones.

La pertenencia de los hombres a la OCEZ es aún más cuestionable si se considera de donde son los hombres. De acuerdo al gobierno chiapaneco, los hombres son de Tabasco y Tamaulipas, no de de Chiapas. El nombre completo de la organización de Chema es Organización Campesina Emiliano Zapata-Región Carranza (OCEZ-RC). “Región Carranza” fue añadido al nombre con el fin de distinguirla de otras organizaciones chiapanecas que también se nombraban OCEZ. “Región Carranza” se refiere al municipio chiapaneco donde la organización está localizada. En otras palabras, el nombre de “OCEZ” no solamente se refiere a una organización chiapaneca, sino que la OCEZ-RC de Chema, pertenece a un municipio chiapaneco en particular. Es poco probable que la OCEZ-RC tenga miembros tabasqueños, y es todavía más improbable que la OCEZ-RC tenga miembros de Tamaulipas, que está localizado al otro extremo del país. Los miembros de la OCEZ de Chema son de comunidades del municipio de Carranza, Chiapas.

Supuestamente, dos de los tres hombres también dijeron a la policía que estuvieron un mes en Guatemala recibiendo entrenammiento Kaibil. Los kaibiles son soldados de élite guatemaltecos, remanentes de la guerra sucia de ese país. Tienen la reputación de ser monstruos inhumanos; supuestamente su entrenamiento incluye el arrancar con la boca las cabezas de pollos vivos. Los kaibiles tienen una historia de reprimir a organizaciones campesinas insurgentes, no de entrenarlas. El gobierno mexicano afirma que muchos kaibiles se han aliado a muchas organizaciones narcotraficantes mexicanas, y que entrenan a los sicarios de éstas y a sus ejércitos privados.

De acuerdo con el gobierno, esos dos hombres declararon que la diócesis de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, los puso en contacto con los kaibiles. Desde que don Samuel Ruiz, defensor de los derechos indígenas y presidente del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba), fuera obispo de la diócesis de San Cristóbal de las Casas durante el levantamiento zapatista de 1994, la diócesis ha estado muy orientada hacia la teología de la liberación. Como tal, tanto el Frayba como la diócesis han sido blanco frecuente de intimidación por parte del gobierno y de campañas de difamación. Además, durante la guerra sucia guatemalteca, los kaibiles y otras fuerzas de seguridad de ese país, eran conocidas por reprimir y asesinar a teólogos y catecistas, no por entrenarlos.

Pero ¿por qué los tres hombres incriminarían a organizaciones locales campesinas y religiosas, con las que ni siquiera parecen estar vagamente familiarizados? La respuesta podría estar en el programa de testigo protegido en México: los funcionarios mexicanos ofrecen a sospechosos detenidos la “condición de testigo protegido”, lo que daría lugar a que sus cargos fueran reducidos o eliminados si aceptan testificar en contra de objetivos mucho más importantes, en este caso, podría ser Chema, la OCEZ, y la diócesis de San Cristóbal. Éste podría ser el caso de los tres hombres: en una acción muy inusual, el comunicado de prensa del gobierno chiapaneco sobre la detención de los hombres y del supuesto arsenal, solo presenta fotos de las armas; las fotos de los tres detenidos no son incluidas en el comunicado. Generalmente el gobierno prefiere hacer desfilar a los detenidos frente a las armas incautadas para la prensa. Con ésta incautación, siendo la más importante en la historia del estado de Chiapas y la más grande del país en lo que va del año, uno podría pensar que el gobierno le quisiera dar a la prensa una imágen de los hombres que supuestamente los llevaron al histórico arsenal.

En contraste con el comunicado de prensa del estado de Chiapas, el comunicado de la PGR en relación con los mismos hombres y el mismo arsenal, dice que los tres hombres admitieron ser parte de Los Zetas. Curiosamente, el comunicado de la PGR no menciona nada acerca de alguna organización que use la “lucha social” como fachada, ni la OCEZ ni la OPEZ. Sin embargo, el comunicado de prensa de la PGR si establece que los hombres declararon ante la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) haber trabajado como sicarios y “halcones” para Los Zetas. Si la PGR es confiable, esta parece ser información importante que debería estar incluida en el comunicado de prensa del gobierno del estado de Chiapas. Así que ¿por qué el gobierno de Chiapas descuidó esta importante pieza de la información, y eligió en su lugar centrarse en vincular a la OCEZ y Chema con la incautación del histórico arsenal?

El Arsenal

Según el gobierno de Chiapas, durante el interrogatorio los tres hombres dijeron a las autoridades la ubicación de la casa de seguridad donde se guardaban las armas. Ahí, el gobierno de Chiapas encontró el mayor arsenal en la historia del estado. Sin embargo, el arsenal mismo plantea dudas sobre la veracidad de las afirmaciones del gobierno.

El gobierno de Chiapas reporta que no hubo detenidos en el rancho donde fue descubierto el arsenal—éste encontró armas y animales ahí, pero no personas. En otras palabras, el gobierno de Chiapas quiere hacernos creer que el mayor arsenal en la historia del estado se había quedado sin vigilancia.

El arsenal fué descubierto en Frontera Comalapa, que está localizado a cinco horas del municipio de Carranza, donde la OCEZ-RC se encuentra. Es más creíble que las principales organizaciones narcotraficantes, que debido a sus inmensos recursos financieros están posiblemente mejor armados que el gobierno mismo, tengan un inmenso arsenal almacenado en una casa. Sin embargo, no es muy probable que una organización campesina pobre cuyos miembros viven en pequeñas casas de bloques de concreto, escondan un arsenal de ésta magnitud tan lejos de su base de operaciones—después de todo las armas son inútiles si se encuentran a cinco horas de distancia de la base. Además, las armas requieren una limpieza y mantenimiento de rutina: esto es algo que una organización campesina insurgente podría hacer si sus armas se encontraran dispersas y escondidas entre sus miembros, pero un mantenimiento más regular sería mucho más difícil si la mayor parte de las armas estuvieran almacenadas en un rancho abandonado a cinco horas de distancia de su comunidad.

Las organizaciones campesinas son, por definición, demasiado pobres como para tener una gran cantidad de armamento almacenado a tantas horas de distancia de su base. Caso en cuestión: durante el levantamiento zapatista en 1994, muchos indígenas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) estaban armados con palos en lugar de con armas de fuego. Esto es debido a que muchos campesinos indígenas, los más pobres de los pobres en México, no pueden permitirse el lujo de comprar un arma, incluso si ello significa la diferencia entre la vida y la muerte. Por ejemplo, en el video abajo mostrado del levantamiento de 1994, en los minutos 1:28, 2:09, y 2:32, uno puede apreciar como los soldados del EZLN están armados con palos o completamente desarmados. Aquellos que están armados llevan consigo armas obsoletas. Un soldado del EZLN puede verse llevando un lanzador de gas lacrimógeno como su única arma.





El típico arsenal de un ejército campesino está muy lejos de la supuesta reserva encontrada en el rancho de Frontera Comalapa. Además de las 306 granadas para aditamento, las 22 granadas de fusil antipersonal, y de los 8 cuerpos útiles con carga propulsora, la policía chiapaneca presuntamente encontró nueve vehículos y dos caballos de carreras. Campesinos cuyos líderes viven en casas de bloques de concreto de dos recámaras (como el caso de Chema), mantendrían sus vehículos cerca de casa para el uso diario en vez de dejar una flota de ellos estacionados en un rancho abandonado. Asimismo, la mayoría de los campesinos no son propietarios de costosos caballos de carreras; ellos poseen animales de carga.

El gobierno de Chiapas también informa que incautó del rancho una pistola con joyas incrustadas en ella. Mientras no muestra dicha pistola en las fotos que difundió en la prensa, es visible una pistola que parece tener un mango de oro y marfil. Pistolas con joyas y oro incrustados no están disponibles en las estanterías. Éstas se consiguen a través de pedidos especiales y son muy caras. El estilo es muy popular entre los traficantes de droga ricos y de alto rango, lo que ha hecho que esas armas con joyas incrustadas sean parte de la “narco-moda”. La existencia de esas armas en el arsenal, pone en duda, igualmente, la veracidad de los argumentos del gobierno, debido a que a diferencia de las organizaciones del narcotráfico, las organizaciones insurgentes campesinas tienen mucha dificultad en armar a todos sus integrantes. Si por algún golpe de suerte una organización guerrillera campesina pudiera obtener un arma con joyas u oro (por ejemplo, en un confrontación con narcotraficantes), sería muy probable que quitaran las joyas y el oro del arma para venderlas y así poder comprar más armas.

Asimismo, la policía informa que uno de los vehículos del rancho estaba blindado. Es muy común que los narcotraficantes viajen en autos blindados; los campesinos rara vez tienen el dinero suficiente para tener un auto barato, ya no digamos uno blindado.

La policía también informa la incautación de un remolque en el rancho de Frontera Comalapa. La comunidad 28 de Junio, donde se asienta la OCEZ, y donde Chema vive, está localizada a 3 kilómetros del camino pavimentado más cercano. ¿Que harían con un remolque en la comunidad? El remolque se voltearía si trataran de llevarlo a la comunidad.

A pesar de que la policía dice que recuperó granadas de aditamento y de fusil antipersonal en el rancho, ni en las fotos ni en la lista de armas recuperadas aparecen lanza granadas. ¿Quién poseería granadas sin las armas para dispararlas?

Además, las fotos del gobierno de Chiapas del arsenal, incluyen ocho radios portátiles. Tres de ellos parecen ser completamente nuevos; todavía tienen la protección de plástico en las pantallas. Todos los cables que aparecen con las radios son nuevos: algunos aparecen con las ataduras de plástico originales de fábrica, mientras otros carecen de la tierra y suciedad que tendría una radio instalada en un vehículo. La gran parte del municipio de Carranza carece de señal de celular. En lugar de dejar radios portátles nuevos en un rancho abandonado a cinco horas de distancia, ¿no sería más lógico que los miembros de la OCEZ los usaran para la comunicación cotidiana?

La Ubicación

La ubicación del arsenal también plantea interrogantes sobre la afirmación del gobierno de Chiapas de que éste pertenece a la OCEZ. Frontera Comalapa, como mencionamos anteriormente, está a cinco horas de distancia del municipio de Carranza, donde se basa la fracción de la OCEZ de Chema.

Frontera Comalapa no es conocido por actividad insurgente. Con ésta incautación de armas, si ésta ocurrió, sería la primera vez que el gobierno mexicano declara públicamente que se ha detectado actividad insurgente en la zona. Sin embargo, ésta no es la primera incautación de armas en Frontera Comalapa.

Frontera Comalapa, como su nombre lo dice, está localizado en la frontera de Chiapas y Guatemala. Esta región fronteriza es la primera ruta terrestre de los narcotraficantes para introducir drogas a México. Ésta área esta supuestamente dominada por Los Zetas.

El gobierno mexicano y la prensa han informado en varias ocasiones acerca de la presencia de Los Zetas y de actividad de tráfico de drogas en Frontera Comalapa y en la zona circundante.

El 15 de octubre, tan solo tres días después de que el gobierno de Chiapas emitiera el comunicado de prensa acerca del arsenal atribuido a la OCEZ, el Ejército Mexicano decomisó 40.66 kilogramos de cocaína en Frontera Comalapa.

En julio pasado, el gobierno de Chiapas informó que supuestos Zetas atacaron a la policía estatal con armas de fuego y granadas en Frontera Comalapa, en represalia por la detención de un líder de Los Zetas en Chiapas.

Y tan solo el año pasado, el gobierno de Chiapas reportó el decomiso de otro histórico arsenal en Frontera Comalapa. Este arsenal contenía el mayor número de granadas decomisadas hasta entonces. El gobierno del estado de Chiapas atribuyó el arsenal al crimen organizado, no a insurgentes locales.

Acusaciones Débiles Conducen a Resultados Útiles

Frontera Comalapa es territorio del narcotráfico, no insurgente. El arsenal contiene elementos que una guerrilla campesina no poseería o no almacenaría. El inmenso arsenal y los dos caballos de carreras (que requieren agua y comida) estaban sin vigilancia. Los gobiernos federal y estatal no se ponen de acuerdo sobre las circunstancias del arresto de los tres hombres, ni de sus supuestas afiliaciones a una organización. La PGR, que es responsable del proceso judicial de los hombres, afirma que los detenidos son Zetas, no guerrilleros. Algo huele mal aquí.

Pero ¿por qué el gobierno de Chiapas llega a tales extremos para vincular a Chema y a la OCEZ con este arsenal si su historia tiene tantos vacíos e incoherencias?

El gobierno de Chiapas ha desatado una campaña sin precedentes de represión legal en contra de la OCEZ, y tan frágiles como las acusaciones podrían ser, sirven a sus propósitos. El arsenal proporcionó al gobierno la justificación del traslado de Chema, prisionero estatal y líder de la OCEZ, a una prisión federal de máxima seguridad localizada al otro extremo del país. Y tan solo esta mañana, oficiales de policía no identificados irrumpieron en las casas de Rocelio de la Cruz González y de José Manuel De la Torre Hernández, otros dos líderes de la OCEZ, para secuestrar a ambos hombres. Debido a que los agentes no presentaron órdenes de aprehensión cuando se llevaban a los dos hombres, no se saben los cargos que el gobierno imputará a los hombres.

Una cosa es cierta: con el 2010—centenario y bicentenario de las dos revoluciones mexicanas—a la vuelta de la esquina, el gobierno está empezando a utilizar ataques preventivos en contra de la oposición.


Traducción del inglés por Fernando León

Share |

Haz click aquí para más del Otro Periodismo con la Otra Campaña

Read this article in English
Lisez cet article en français

Discussion of this article from The Narcosphere


Enter the NarcoSphere to comment on this article

For more Narco News, click here.

The Narco News Bulletin: Reporting on the Drug War and Democracy from Latin America